1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Un cambio. O ninguno

Lo que dificulta el pacto de ERC con el PSOE no es el PSOE. Es el terror a JxC. Como todos los terrores, el de ERC necesita tiempo

Guillem Martínez Madrid , 13/12/2019

<p>Negociaciones. </p>

Negociaciones. 

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- Cuidadín, que si esto de la coalición sale –o, incluso, si no sale, siempre que no sea una catástrofe; una catástrofe no es necesariamente una catástrofe, es que se comunique algo en clave catástrofe; en los medios, por ejemplo–, puede ser el nacimiento de una nueva cultura. En estas líneas les explico una suerte de estado de la cuestión –con los retales que tengo; tengo algunos muy chulos, pero no tengo un traje; en PSOE-UP no sueltan prenda/trajes–, y algún apunte de posibles cambios en muchas cabezas a corto-medio plazo.

2- La cosa sigue. Con reuniones continuas, en las que participan pocas personas. Con tono amigable. Con la mesa repleta de papeles. Me dicen que, más que discusiones y enroques en algún punto, el PSOE suele soltar que la persona que debería tratar un punto chungo no está en la sala, por lo que la discusión se aplaza. Lo que es una buena idea, que copiaré en casa cuando haya marrón. El punto de partida de todo son los acuerdos Pedro-Pablo –una suerte de marco de todo este pacto–. Y, muy importante –no se pierdan el punto 7–, los presupuestos PSOE-UP que en su día, recordemos, hermanos, no fueron apoyados por ERC, lo que supuso una posterior orgía electoral –no se pierdan el punto 14–.

El pacto, que se está pactando –que ya está pactado en sus grandes tramos–, supone un conflicto dialogado entre dos culturas de la izquierda. 

4- Sobre la importancia de los presupuestos rechazados este año –si bien de eso hace miles de años– por ERC: suponen la primera discusión seria entre PSOE y UP. Y el primer acuerdo serio. Presuponen un escenario ya transitado, unos límites, un tono, y un precedente en este tipo de negociaciones. Por lo mismo, suponen, ya, un enfrentamiento cultural. Y eso, en principio, mola. Presupone una cultura que asume el conflicto. Algo, snif, inexistente antes de 2011, cuando la única cultura política posible era la de la inquebrantable adhesión y el ahogo, por tanto, del conflicto. Sí, una cultura abierta al conflicto se ha traducido en una cultura de la identidad, de la autoformulación, de la reafirmación, de la imposibilidad de diálogo. Uno ve eso, diariamente, en regiones ruidosas de la política esp, de la política MAD, de la política cat, y del lóbulo frontal de tu cuñado. Pero la cultura del conflicto supone, a diferencia de la cultura democrática dibujada en los 80 y muerta en el 15M, el diálogo. Sobre el conflicto. Yupi. 

5- El pacto, que se está pactando –que ya está pactado en sus grandes tramos–, supone un conflicto dialogado entre dos culturas de la izquierda. La del 78 y la que no entró en el 78. Algunos datos estéticos de esas culturas: PSOE diferencia mucho lo escrito –es decir, lo pactado– de su posterior traslación a la realidad. Evita los compromisos cerrados y tiende a compromisos menos formales. UP es más de afinar. O de dar la vara, supongo, desde el punto de vista del PSOE. En economía, la cosa se articula en tres pilares. Transición energética, política industrial –estos dos pilares pueden suponer un cambio de modelo; o no–, y Estado del bienestar. Aquí, en los tramos dependencia y educación es donde se produce el salseo entre el alma liberal del PSOE y el alma socialdemócrata de UP, más que en otros tramos. Lo que indica que esos otros tramos ya están pactados, supongo –que no se pierdan el punto 7–. Sobre el salseo aludido, una voz de UP me explica que se están produciendo el tipo de negociaciones que antaño el PSOE desarrollaba en su interior. Lo que dibuja un PSOE sin interior, sumamente vertical, sin participación de tramos fuera de su vértice. Un nuevo PSOE. Más opaco que el anterior.

6- No hay precedentes de coalición en el gobierno del Estado desde lo de Negrín –con la que estaba cayendo, fue un buen gobierno, por cierto; bueno, varios–. Pero sí que hay precedentes autonómicos –Euskadi, País Valencià, Cat... y ahora Andalucía, MAD...–. En los precedentes autonómicos lejanos –y, me temo, en los recientes–, nunca se produjo un gobierno de coalición tipo alemán, sino gobiernos estancos, divididos en regiones/partidos que, si bien contemplaban la jerarquía del presi de gobierno, tenían carteras relativamente autónomas, copadas, a su vez, por cargos políticos procedentes de las canteras de cada partido, que iban a la bola del partido. En esta ocasión parece que no se contempla ese reparto milimétrico de cargos –hablamos de unos 10.000; UP carece de tanto cuadro medio-pelo–. Y, respecto a la formalidad del gobierno –comprometido en su conjunto, o estanco sin que llegue la sangre al río–, no se sabe nada. Hay un debate sobre ello, me dicen. Supongo que lo veremos en tiempo real.

7- Y ya que el precedente y la herramienta anterior a todo esto son los anteriores presupuestos –tumbados por ERC; no se pierdan el punto 14–, démosles un repasete. La cosa se estructuró en una serie de puntos llamativos. Verlos otra vez es verlas venir. Ahí van: 1) Subida del SMI –un 22%; volverá a subir, al parecer–. 2) Aumento del IRPF para rentas superiores a 130.000 euros. 3) Mayor presupuesto para el pack vivienda –subió un 41%–, y mejoras en la protección del inquilino –que no llegaron a materializarse en la XIII legislatura; en esta, puede haber medidas concretas para zonas concretas, a través del municipio; a ver–. 4) Revalorización de pensiones vía IPC –y no vía güija, y subida del 3% para las no contributivas–. 5) Transición energética, que supondría un cambio radical –o, snif, no– respecto del modelo del PP, inspirado en la ingente producción de energía a través de turbinas instaladas en puertas giratorias. Revisión, en ese sentido, de los beneficios de las eléctricas. Copadas en sus altos cargos, por cierto, también por chicos/as PSOE. 6) Ayudas a la dependencia –esta medida, de ZP, que debería haber supuesto un antes y un después en el bienestar, hasta ahora se ha traducido en un antes y un después en el escaqueo del Estado–. 7) Ampliación de los permisos de paternidad y maternidad –con realizaciones en la XIII legislatura–. 8) Aumento de las prestaciones por hijo a cargo hasta 373 pepinos/año. 9) Becas –estaban previstos 150 millones, lo que supondría el gasto más elevado en los últimos 7 años, que se dice rápido–. Reducción de tasas. 10) Reforma de la ley electoral. Por la cosa mailing. Se hizo. En la dirección contraria a la esperada. 11) Recuperación del subsidio de desempleo para los mayores de 52 años. En general, la cosa desempleo suponía el 8,7% del total de los Presupuestos. 12) Recuperación de la cotización de las horas extras a la Seguridad Social –se hizo, y no se hundió el mundo–. 13) Reformita penal-laboral, de manera que los piquetes no fueran al trullo. 14) Impuestos a transacciones y plusvalías en las grandes empresas. Reforma del impuesto de sociedades. Las grandes empresas no tributarían por menos del 15%. Cuidadín: entonces no fue posible canear a la banca, otro parque temático de la puerta giratoria, un impuesto. Se supone que ahora, pues tampoco. 15) Subida del 1% en el impuesto patrimonial para fortunas de más de 10 millones. 16) Límite de 1.000 pepinos para los pagos en metálico entre empresarios. 17) Autorización a los municipios con superávit a cierto gasto. 18) Reforma de la cotización de los autónomos. 19) Regulación de la publicidad de los juegos de azar. 

8- Eran unos presupuestos de crisis, pero menos. Tanto que, por tercera vez consecutiva, se subía la partida de Casa Real –en este caso, 100.000 pepinos; para yoga–. En total, se aumentaba un 0,5% el gasto. Y, glups, se dedicaban 31.398 millones al pago de intereses de la deuda –el 2,5% del PIB–. La Comisión, que visto lo visto, no llegó a tomarse muy en serio aquellos presupuestos, pidió no obstante rebajar gasto. En el ínterin hasta esta mañana a primera hora, la Comisión ha pedido también un ajuste –le llaman ajuste, y no parricidio o alpargata– de cerca de 8.000 millones. De hecho, el pacto que vendrá será una mezcla, o una tensión, entre aquellos presupuestos y la Comisión. Más una tensión más, exterior al pacto, y que haría reír si no hiciera llorar: ERC.

De conseguirse esta coalición, de conseguirse que sea operativa, de conseguirse que ERC participe en ella de perfil, supondría un cambio en la recepción de la CE78, de manera que dejara de ser una suerte de Código Penal

9- Tanto en UP como en PSOE, por otra parte ven en el gobierno de coalición –que se dibuja en los anteriores presupuestos– un giro social –lo es; podría ser mayor; o menor; o, como en el Rajoyato, inexistente–, y algún tipo de solución al conflicto cat –de la mano, supongo, de un nuevo Estatut, al que se le podría llamar constitució; ya veremos si cuela–. Y la clave de todo esto la tiene ERC. 

10- La idea, por tanto, es establecer una nueva mayoría. Una suerte de compromiso histórico, un bloque gubernamental que integraría a PSOE, UP, PNV, nacionalismos valenciano y gallego. Y ERC. Para ver la fragilidad de todo esto, que por otra parte puede llegar a ser algo sólido, solo hay que recordar que este invento se pudo haber ido al garete por dos de sus partidos integrantes más importantes. ERC, por una parte, lo dicho, hizo caer el anterior Gobierno. Y PSOE, tras las penúltimas elecciones, cambió de opinión, y quiso construir otro bloque, fundamentado también, al parecer, en impresiones nacionalistas. Glups.

11- El PSOE en esta edición va a por champiñones. ¿ERC va a por Rolex? En PSOE-UP, que confían en la consecución del pacto, hay, no obstante, cierto mosqueo con ERC. De hecho, están más preocupados al respecto que los padres de Greta Thunberg. ¿ERC puede pasar de la posibilidad de modificar la política esp? 

12- Hay dos respuestas. Y lo inquietante es que, en efecto, una puede ser ‘sí, con un par’. De hecho, ERC, en su día, votó lo que votó. Por escenografía. Lo que nos lleva al estudio escenográfico de la actualidad.

13- Es perceptible el descenso en la tensión en cat. Lo que conduciría a escenografías más débiles, menos épicas. A un chicken game menos exigente con ERC. A saber: 1) La Fiscalía ha pedido fianza para unos detenidos que, hace cuatro días, eran del Mau-Mau, según la Fiscalía. 2) La Junta de Tratamiento ha catalogado a los condenados del juicio al procés como usuarios del segundo grado penitenciario. Lo que no es mala noticia. Si les hubieran dado el tercero, la Fiscalía o/y el juez de vigilancia podrían haber llevado la cosa al TS. Y ya estaba liada. Con el segundo grado, vía articulete 100.2, pueden acceder a un tercer grado de facto. En breve, a partir de enero, en el caso de algunos detenidos, pueden salir de la cárcel. El pack JxC encuentra ese segundo grado –establecido, por otra parte, por ellos, por cargos técnicos de la Gene–, insultante. Lo deseable para JxC sería la amnistía, la posterior beatificación en Montserrat, y la conversión de Rusia al procesismo, ese Palmar de Troya. Pero ERC, en lo que es un indicio, no ha desautorizado a los técnicos. Es decir, aprueba esa vía de salida de la cárcel. Es decir, puede aprobar otras vías de salida, que no sean la amnistía, inviable, electoralista. 3) JxC que iba a votar una resolución resolucionando una resolución resolucionadora, que resolvía otro referéndum, ha decidido no resolucionar nada –es decir, no someter, por ahora, a ERC, a otra partida de chicken game–. Para facilitar el pacto y chupar cámara. Supongo que sacarán el tema después, en campaña electoral cat. 4) El próximo 19-D, en Luxemburgo, se establece si Junqueras es o no eurodiputado. Pinta que sí. Ya veremos. De serlo, también lo sería Puigde, lo que supondría un cambio de coreografía importante. E incalculable. Una cascada de colores en la que, sí o sí, tendría que participar ERC, o ser aclamado como traidor a la causa –la causa no es Cat; es JxC; sí, es un lío, pero es así–. 5) El 21-D es la segunda parte del congreso de ERC. En Cat todo es tan líquido que hacen los congresos en dos partes, para cambiar de coreografías de manera ordenada, según la que caiga. Es –muy– posible que esa segunda parte del congreso aporte la coreografía necesaria –en Cat, ante su público; es decir, ante el público de JxC que quiere birlar en unas autonómicas– para votar un gobierno de coalición.

14- Se están pactando encima. Lo razonable es que ERC ya hubiera pactado con el PSOE su abstención –hablamos de eso, de abstención; imagínate si fuera un voto afirmativo–. Es posible que tarde. Mucho. Por ejemplo, es poco probable que se decida esta semana que viene. La razón: la coreografía de Tsunami –ya, definitivamente, una organización gubernamental– para el Barça-Madrid –que, por cierto, ganará el Barça con un gol de mano de Messi–. Una coreografía que tiene ya la misma función que todos los objetos del procesismo: el consumo interno, la reafirmación y, si se puede, chulear a ERC para que no participe en la coalición. Lo que dificulta el pacto con el PSOE, vamos, no es el PSOE. Es el terror a JxC. Como todos los terrores, el de ERC necesita tiempo. Parece ser que se lo están dando. El PSOE invertirá varias semanas en comunicación. Es decir, en marear la perdiz por otro punto para dejar a ERC tranquila.

15- La coalición es, lo dicho, un jalón cultural. La CE78, un texto en principio abierto, que debía cumplir un itinerario social –en la uni nos pasábamos 6 meses estudiando el entramado social de la CE78,  y total pa qué–, y conducir a una progresiva realidad federal –interrumpida, wala, en el 81–, fue substituida por una interpretación superior al texto y anclada en el nacionalismo y la derecha. En palabras de uno de los negociadores de UP con PSOE, “lo que escribió la izquierda en ella, no se completó. El 15M, de hecho, puso de manifiesto que la CE78 estaba rota”. “No se trata de establecer un vínculo con el R’78, sino de establecer un vínculo con esa CE78 genérica”. De conseguirse esta coalición, de conseguirse que sea operativa, de conseguirse que ERC participe en ella de perfil, supondría un cambio en la recepción de la CE78, de manera que dejara de ser una suerte de Código Penal, de manera que dejara de ser una sola interpretación, de manera que dejara de ser un objeto, otro, nacionalista, de manera que pudieran participar de ella, sin ceremonias medievales, sin estupor ni temblores patrios, sujetos no españoles, pertenecientes a otros nacionalismos. Uno tiene tanto mono de cambios, y ve tan pocos, que ver al constitucionalismo –la escuela de pensamiento más nefasta de las últimas décadas– sin su juguete, ya molaría. Enric Juliana ha hablado al respecto de un futurible enfrentamiento entre constitucionalistas y lo nuevo e hipotético, que él llama constitucionales. Ojalá no se llamen ni eso. 

16- Claro que también puede pasar que todo esto solo sea un gobierno. O ni eso. Que ERC, por chicken game, no lo vote. Algo poco probable. Pero todo en ERC es poco probable. Estos días estoy leyendo Cròniques Parlamentàries de Pla. En 1934, antes del tsunami, el diputado y ministro Companys, de ERC, ya provocó una crisis por una palabra, marxismo, con la que afeaba al PSOE. Pla se lo pasaba teta. Yo no.

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. amaia

    El P$0€ no es de fiar y ERC lo sabe perfectamente y por eso lo quiere todo atado, firmado y calendarizado. ¿Quién puede tener prisa con presos condenados a 100 años?... Pues eso.

    Hace 1 año 4 meses

  2. Uno

    Un libertario negrinista y cada vez más emocionado con un pacto con el psoe. Vivir para ver.

    Hace 1 año 4 meses

  3. Muriel H_

    Una pequeña y clandestina aplicación informática llamada 'Tsunami Democrátic' tiene al borde de un ataque de nervios a toda la españolada del R78. Seguím !

    Hace 1 año 4 meses

  4. Maribel R.

    ¿ERC?... ERC tiene todas las de ganar, porque no tiene nada que perder. El R78 está agotado, arrinconado judicial y politicamente por toda su estrategia reaccionaria. El P$0€ tiene un dilema vital y esta obligado a hacer política y/o morir en el intento de ambigüedad permannte en el que ha sobrevivido. Una cosa más, en primavera es muy posibl/probablee que EhBildu gane las elecciones en Euskadi.

    Hace 1 año 4 meses

  5. jay

    Otras menciones al rajoyato: https://blogs.20minutos.es/veinte-segundos/?s=rajoyato

    Hace 1 año 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí