1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

REPORTAJE

La batalla de las pensiones pone a Macron contra las cuerdas

El arquitecto del nuevo sistema de jubilaciones dimite por un escándalo de conflicto de intereses. En la calle persisten las movilizaciones

Enric Bonet 18/12/2019

<p>Grupo de estudiantes en la cabecera de la manifestación el 10-D </p>

Grupo de estudiantes en la cabecera de la manifestación el 10-D 

E.B

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Emmanuel Macron ha batido un nuevo récord del que no se sentirá demasiado orgulloso. Tras la dimisión, el lunes 16 de diciembre, del ministro de las Pensiones, Jean-Paul Delevoye, el Ejecutivo ya ha perdido a 16 integrantes en dos años y medio de mandato. Ningún otro presidente había sufrido antes tal sangría. Aunque en el marco constitucional de la Quinta República la figura del presidente es casi intocable, el juego de las sillas en el que se ha convertido su gobierno refleja la inestabilidad política en Francia, una inestabilidad que acecha también a buena parte de Europa. La crisis social ha entrado en su segunda temporada con la fuerte contestación a la reforma de las pensiones.

Delevoye, el reformador de las pensiones, ha sido el primer soldado en caer en esta batalla. Tras haber olvidado declarar diez cargos ante el organismo de transparencia pública, su puesto en el gobierno pendía de un hilo. Además de sus responsabilidades gubernamentales, este histórico chiraquista ocupaba otros once puestos en paralelo –un total de 14 en los últimos cinco años–. Por algunos de ellos, recibió salarios netos de 5.600 y 6.500 euros. Una acumulación que no solo es ilegal, sino que evidenciaba un conflicto de intereses al tratarse, entre otros, del puesto de consejero del IGS, un instituto especializado en formación en el campo de los seguros, o de la presidencia del instituto Parallaxe, también en el mismo sector.

Además de sus responsabilidades gubernamentales, Delevoye, un histórico chiraquista, ocupaba otros once puestos en paralelo –un total de 14 en los últimos cinco años–

Aunque Macron peleó por la permanencia de Delevoye, este terminó saltando como un fusible la víspera la tercera huelga general convocada en diciembre. La fuerte presión social se cobra así su primera víctima: el arquitecto de la reforma de las pensiones, que desde el otoño de 2017 preparaba el nuevo sistema. Delevoye se va, pero sus polémicas medidas permanecen.

Tras la movilización masiva del 5 de diciembre, el Ejecutivo centrista sigue ignorando el malestar popular. Catorce días de huelga en los transportes ferroviarios y metropolitanos no han frenado, por ahora, la reforma del modelo de pensiones francés, uno de los más avanzados y progresistas del viejo continente. Pese a algunas concesiones menores, la ley presentada el 11 de diciembre es una de las versiones más duras de los proyectos esbozados en los últimos meses. No solo se mantiene la transformación del actual modelo de 42 regímenes de cotización en un único sistema por puntos, con la amenaza de una disminución significativa de las prestaciones públicas, sino que se retrasa la edad de jubilación de los 62 a los 64 años.

Primer frente sindical unido desde 2010

La subida de la “edad de referencia” a los 64 unió a todos los sindicatos en las protestas. Macron se sacó de la chistera este concepto de “edad de referencia” para evitar incumplir su promesa electoral de que no modificaría la edad legal más allá de los 62. Pero en realidad su propuesta equivale a retrasar dos años la edad de jubilación. El gobierno “ha sobrepasado claramente una línea roja”, lamentó Laurent Berger, secretario general de la moderada CFDT, el sindicato con un mayor número de afiliados que hasta la semana pasada se oponía a las protestas.

El 17 de diciembre la movilización no solo aumentó, sino que en numerosas localidades se situó en niveles parecidos o incluso superiores a los del 5-D. Y los sindicatos ya han anunciado nuevas acciones para las vacaciones

Por primera vez desde 2010, todas las organizaciones sindicales se movilizaron conjuntamente el martes 17 de diciembre. Al menos 615.000 personas, según el Ministerio del Interior, 1,8 millones según los sindicatos, participaron en centenares de protestas. Tras años de impotencia ante la ofensiva neoliberal, los sindicatos revivieron viejos tiempos el 5 de diciembre, primer día de huelga general, al sacar cerca de un millón de personas a la calle, en la mayor movilización social desde la lucha contra la reforma de las pensiones de Nicolas Sarkozy hace nueve años.

La participación decayó, sin embargo, a la mitad en la huelga del 10 de diciembre. “Eso explica los motivos por los que el gobierno no quiso finalmente hacer ninguna concesión”, explica Dominique Andolfatto, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Borgoña, experto en sindicalismo francés. Una inflexibilidad por la que el ejecutivo macronista puede ahora pagar un alto precio.

El 17 de diciembre la movilización no solo aumentó, sino que en numerosas localidades se situó en niveles parecidos o incluso superiores a los del 5-D. Y los sindicatos ya han anunciado nuevas acciones para las vacaciones. “¿Vamos a hacer una tregua durante las Navidades? ¡Para nada! El regalo que le quiero hacer a mis hijos es la jubilación a los 62 años”, cuenta Leila Saib, de 41 años, profesora de secundaria y militante de la CGT, desde las primeras filas de la manifestación en París, más imponente que la del primer día de huelga.

Brigitte Baly-Borrull, de 66 años, en la manifestación junto con una amiga jubilada

Brigitte Baly-Borrull, de 66 años, en la manifestación junto con una amiga jubilada

En la cabecera de la marcha parisina, en medio de un grupo de Chalecos Amarillos, militantes antifascistas y anarquistas, también está Brigitte Baly-Borrull, de 66 años: “Soy una moderada, no una revolucionaria. Pero ahora están intentando destruir el sistema de pensiones. En los momentos importantes hace falta salir en la calle. Lo hice en 1995 y aún me acuerdo de Alain Juppé que no paraba de repetir que se mantendría firme en su reforma de las pensiones y de la seguridad social”. Al final, el entonces primer ministro conservador terminó cediendo.

Según un sondeo publicado en el Journal du Dimanche, el 54% de los franceses apoya o simpatiza con la huelga (un punto más que la semana pasada) y solo se opone a ella el 30%

“Estas movilizaciones son comparables a las que de 1995 y 2010. En ambos precedentes hubo manifestaciones masivas contra medidas que afectaban al sistema de pensiones”, explica Jean-Marie Pernot, reputado especialista en organizaciones sindicales. Según recuerda este politólogo del Instituto de Investigación Económica y Social, “en Francia hay memoria histórica de lo que significa ser un jubilado pobre. Antes la jubilación era sinónimo de gran precariedad, pero desde principios de los ochenta ya no”. Así lo reflejan los datos: en Francia hay un 8% de pensionistas en riesgo de pobreza, mientras en Alemania son el 18%, y en España un 15% .

El 54% de los franceses, a favor de la huelga

Pese a los contratiempos en los transportes, sobre todo en la región parisina, la opinión pública sigue respaldando las protestas. Según un sondeo publicado en el Journal du Dimanche, el 54% de los franceses apoya o simpatiza con la huelga (un punto más que la semana pasada) y solo se opone a ella el 30%. El ejecutivo se concentró en presentar la huelga como una movilización exclusiva de trabajadores de empresas públicas que disponen de regímenes especiales de cotización, como el grupo ferroviario SNCF, la RATP de los transportes metropolitanos de París o las eléctricas EDF y Engie. Es decir, tachar de “privilegiados” a trabajadores con condiciones de jubilación dignas, que les permiten jubilarse un poco antes.

Sin embargo, esta estrategia comunicativa ha resultado un fracaso. “No nos manifestamos solo para defender nuestros intereses privados”, defiende Christian, de 46 años, agente ferroviario en la Gare de l’Est de París, en huelga desde el 5 de diciembre y presente en las sucesivas manifestaciones parisinas. “Los regímenes especiales no son ningún privilegio, sino el resultado de luchas sociales del pasado”, afirma este conductor de trenes que vive la banlieue parisina. Equipado con el distintivo chaleco naranja de los cheminots y una gorra azul de conductor, Christian enumera las fatigas de su empleo: trabajo nocturno, cambios constantes de horarios, tener que dormir fuera de casa o la responsabilidad de un empleo que no se ejerce a cualquier edad.

“Quieren instalar un clima de división entre los trabajadores, enfrentar a unas profesiones contra otras”, lamenta Christian. No obstante, la indignación impera en numerosos sectores. Agentes ferroviarios, maestras, abogados, artistas, enfermeras, estudiantes, periodistas de Radio France, la radio pública... Entre ellos destaca el sector educativo, con niveles de niveles de seguimiento de la huelga inéditos desde 2003.

Los profesores, en lucha

“Si la reforma se aprueba, los profesores podemos llegar a perder hasta 1.000 euros de pensión al mes”, dice François H., de 32 años. “Los servicios públicos no han parado de degradarse en los últimos años: los hospitales, las residencias de ancianos, las condiciones laborales de policías o bomberos…”, explica este maestro de escuela en el nordeste de París, quien recuerda la fuerte pérdida de poder adquisitivo experimentada por los profesores, que “a principios de los noventa cobraban el doble del salario mínimo y ahora este solo representa 1,3 veces”.

Este maestro participó como representante del distrito XIX en la asamblea que los trabajadores en huelga de la educación primaria de París celebraron el 10 de diciembre. En el pabellón de la escuela Saint-Jacques del Barrio Latino, decorado con una foto de Macron en una pared y una estatua de Marianne en la de enfrente, más de 200 representantes del sector educativo votaron declararse en huelga indefinida. Una decisión que no era vinculante para todo el sector, pero que sí reflejó la importancia de las asambleas en la organización de estas protestas, después de que en las últimas semanas proliferaran en diversos sectores y localidades.

Trabajadores de la RATP en la manifestación del 10-D

Trabajadores de la RATP en la manifestación del 10-D

“En  empresas como la RATP o la SNCF, las bases impulsaron acciones espontáneas y esto ha obligado a las direcciones sindicales a salir de sus rutinas y superar sus divisiones para construir conjuntamente este movimiento social”, explica Dominique Andolfatto, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Borgoña, experto en el sindicalismo francés y autor del libro La démocratie sociale en tension. Las movilizaciones de este mes ya empezaron a gestarse el 13 de septiembre cuando los trabajadores del metro de París organizaron una primera huelga con un seguimiento masivo. “Como ya sucedió con los chalecos amarillos, esta movilización se caracteriza por haber sido impulsada desde abajo”, defiende el politólogo Thomas Guénolé.

“La revuelta de los Chalecos Amarillos empezó con el aumento del precio del combustible. En Líbano fue por un tasa sobre el uso de WhatsApp y en Chile por el precio del metro. Ahora en Francia la reforma de las pensiones no es más que un pretexto. En realidad estamos hartos del sistema”, asegura Sandrine, de 29 años, militante de los chalecos amarillos y que dice ser “la única asalariada de mi empresa que hace huelga”. “Muchos trabajadores del sector privado tienen miedo de desertar  de su puesto de trabajo ya que no quieren que los despidan”, reconoce.

Sandrine, de 29 años, militante de los chalecos amarillos

Sandrine, de 29 años, militante de los chalecos amarillos

Hace un año la revuelta de los chalecos amarillos logró sacar de la resignación a personas poco asiduas a manifestarse. Doce meses después un frente sindical reforzado ha tomado el relevo del malestar en Francia. Pese a la presión de la calle, Macron se aferra a su ofensiva neoliberal contra el sistema de pensiones. Una sordera social que puede resultar contraproducente.

“Todas las manifestaciones actuales evidencian el fracaso de todas las iniciativas adoptadas por el gobierno francés para zanjar la crisis de los chalecos amarillos”, asegura Perno, quien considera que “el gran debate nacional no sirvió para nada”. Según advierte este politólogo, “el menosprecio a las formas de contestación tradicionales no hará más que dar la razón a aquellos que apuestan por manifestarse cometiendo disturbios y violencias materiales”. Y reforzará aún más la crisis de régimen de la Quinta República.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Herodoto

    Excelente cronica. Sobre todo porque no hace suya la serie de tópicos y tergiversaciones que caracterizan el informe de la prensa y radio establecidos sobre la protesta en Francia.

    Hace 1 año 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí