1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EVIDENCIAS

Tres cuadernos, I

Cuento de Navidad

Alain-Paul Mallard 27/12/2019

<p>Bengala de navidad.</p>

Bengala de navidad.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

L., ¿con cuántos años murió?

En 1992 yo cumplí 22; él, algo menor, andaría rondando los 20.

A sus 19, 20 años, mucho guardaba L. de niño: candor, esbeltez, ternura, la risa fácil y un regocijo inmediato en la comedia. Era estudiante de teatro. Un típico tímido a quien «ponerse en personaje» tornaba desinhibido, L. imitaba con maliciosa maestría gestualidades ajenas, acentos, maneras, andares. Cuando conjuro su presencia lo veo —inmune ante las distorsiones de la memoria— al final de una larga mesa sembrada de cervezas vacías —¿es la Fonda Taurina Belmont? Me aparece en jersey de cuello de tortuga. Asido de una cuchara a modo de micrófono, homenajea a media voz, con un aguijón de parodia y por encima apenas del barullo, a alguna cantante juvenil. Sin ser propiamente amigos, nos teníamos afecto.

El bullicio en el entorno era constante, apasionado, ocurrente. Agudezas y traiciones, mucha truculencia y muchas carcajadas. Se trataba de un corrillo de estudiantes de teatro al que yo, prendado de una hermosa muchacha, aspirante a actriz, no pertenecía sino de manera tangencial. El grupo, tan unido como arrebatado, hallaba siempre manera y fondos para demorarse por ahí tras las clases vespertinas. Y yo, por estar cerca de A., me sumaba a ellos.

De manera repentina corrió la noticia de que L. estaba hospitalizado. La cosa era más bien seria. Había, en torno al mal que lo aquejaba, zonas de sombra y de silencio. De momento, el enemigo a vencer era la cándida, una levadura más bien inofensiva que  solemos albergar en la boca.

L. dejó de asistir a las reuniones —que, para mí, perdieron un poco en fantasía.

Quien despachaba noticias desde el frente era J.M., pareja de L. y estudiante también en la escuela de teatro. Alto y adusto, J.M. llevaba siempre una bufanda al cuello. También él era seropositivo. (Estando ambos ausentes, se debatía airadamente la urgente y espinosa cuestión de quién había contagiado a quién.) 

Una única vez acompañé a A. al IMSS (Instituto Mexicano de la Seguridad Social)de La Raza, gigantesco hospital de especialidades en cuya unidad de Infectología L. había sido ingresado. Era diciembre, inminente ya la Navidad. Así que anochecía temprano y más bien de sopetón.

Sabíamos a L. —y él se sabía— solo. Su familia le había vuelto radical y terminantemente la espalda cuando se mudó a vivir con J.M. Vista desde fuera, la relación entre ambos distaba de ser plácida: eran dos garrapatas imbricadas que se vaciaban recíprocamente en una vertiginosa comunidad de sangres. A ratos ni ellos mismos sabían dónde terminaba uno y comenzaba el otro... Pero de que era amor quedaba poca duda.

En el hospital, J.M. dosificaba celosamente las visitas, y tenía yo contemplada la posibilidad que no se me permitiera entrar.

Ya en planta, se nos pidió ponernos cubrebocas. J. M. no andaba por ahí.

L. estaba en un cuarto compartido. Cada cama, separada por una cortina azul claro cuyo riel el yaciente vería como una U en el cielorraso —un proscenio isabelino. Bajamos la mirada para no asomarnos a las vidas ajenas.

L. había perdido peso.

Su cama era la última de tres, cercana a un ventanal sellado que enmarcaba la vía elevada del Circuito Interior. Sobre la mesa de noche, entre confuso instrumental de enfermería, se erguía, radiante en su incongruencia y vívida aún hoy, una de esas flores que bailan, un girasol de terciopelo con gafas oscuras y saxofón dorado. Afuera, casi a la altura de la mirada, engañosamente cercano, se dejaba ver un puente peatonal sobrevolando un torrente de vehículos.

La ingeniería de la cama hospitalaria, amén de un par de almohadas, le permitía yacer medianamente incorporado. La bata sin mangas, verde, nada se guardaba de la extrema y pálida delgadez de los brazos. L. llevaba en la muñeca izquierda una vía intravenosa de pinta complicada. Una manguerita de oxígeno le aportaba aliento.

En aquel remoto arranque de los años 90, por más enterado que se estuviera, se habían de  vencer reticencias diversas para tomarle la mano a un enfermo de SIDA. L. me devolvió el saludo con una tenue presión. Dos dedos afilados y fríos.

En Intensiva, al intubarlo de emergencia días atrás, le habían lacerado las cuerdas vocales. Se había quedado sin habla —solo fisiológicamente, vaya, que no privado de palabra... Así que J. M. le había procurado un cuaderno.

Con gestos tenues, pausados, L. pidió nos retiráramos el cubrebocas.

Interrogué a A. con la mirada. Ella, por toda respuesta, se zafó de cada oreja un elástico. Del verde y rectangular anonimato surgió su claro rostro. Eso añoraba L.: humanidad. La secundé.

La mirada de L. recobró algo de luz.

–¿Cómo te sientes? —preguntamos.

Asintió.

Callamos. Un momento.

Luego, L. tomó el cuaderno escolar que estaba a su lado, sobre la sábana, y dibujó un corazón. Sin soltar el bolígrafo nos apuntó sucesivamente con el índice, primero a A., luego a mí. Aprobaba —interpreté— nuestro incipiente amor. 

A. cambió el tema de inmediato. Comenzó a platicarle, a ponerlo al día de sus hallazgos de vestuario para la obra de teatro, de atribulado montaje, que se estaba preparando como examen de curso. Iba sobre una mudanza y ella y él debían encarnar una pareja en crisis.

L. escuchaba y aceptaba esas asequibles imágenes del futuro. Ante las preguntas, asentía o negaba con un movimiento de cabeza. O bien echaba mano del bolígrafo y hacía algún dibujito de trazo suelto e infantil. Como en una partida de Pictionary. Una partida impuesta, no muy reñida.

De cuando en cuando su mirada divagaba hacia la ventana. Entonces se ensimismaba frente al incesante flujo de autos, ante el pardo anochecer y el silencioso río de luces. Ante el escorzo de un puente peatonal.

Un brumoso olvido me escatima el momento de la despedida. (También los tiempos se colapsan y comprimen, y veo con nitidez sólo ciertos momentos clave de la dramaturgia, sólo lo más vivo de la vida.)

Sabía yo que en el Hospital de La Raza había unos murales tardíos de Siqueiros y de Rivera y le propuse a A., un poco por distraerla —la veía esforzarse por retener las lágrimas—, que me acompañara a buscarlos.

De los murales y sus reivindicaciones tampoco recuerdo mayor cosa. Sí sé que ya afuera, en el breve andador frente al pabellón de Infectología, el fuego cruzado de opiniones y pronósticos era, cuando llegamos, febril. J.M., bien envuelto en su bufanda, estaba ahí. Acababa, fríamente, de poner a sus camaradas al tanto de una última y brutal entrevista, recién ocurrida, con el equipo médico: «no había nada que hacer».

Los médicos se lo habían puesto claro: un sistema inmune colapsado nada podía contra la cándida. El hongo, entonces en boca y esófago, proliferaría descontroladamente hasta invadir pulmón y pasar a sangre. Ya con infección sistémica, le daban tres días. El único consuelo que atinaron: llegado el momento, se sedaría al paciente para ahorrarle la angustia, indecible y atroz, de una muerte por asfixia.

Los escépticos teatreros se rehusaban a aceptarlo. Exasperado, J. M. los trató de comemierdas. Les (nos) volvió las espaldas, y se perdió de nuevo tras las puertas ahumadas del hospital.

Quedamos aturdidos, aunque al cabo de una ronda de cigarrillos se decidió por unanimidad (yo no alegué derecho a voto) que J. M. estaba pendejo, agresivísimo, que quién diablos se creía, y que ¡por supuesto que L. se iba a reponer!

Algunos metros más allá, sobre la acera, arrancaban los puestos de quesadillas, ya sus ristras de focos encendidas. Estábamos en época prenavideña y en la Ciudad de México el comercio ambulante se adapta, oportuno, a la demanda de temporada: entre los comales de fritanga y parrillas de hot dogs se había abierto plaza una vendedora de decoraciones navideñas. Esferas, guirnaldas, figuritas de barro para el Nacimiento, musgo, papel celofán, lucecitas parpadeantes, coronas de pino natural.

No sé qué nos llevó a asomamos, a curiosear. Tampoco recuerdo de quién fue la idea; se trató, quiero ahora pensar, de una inspiración colectiva. Sin negociarlo demasiado, compramos un atado de luces de bengala, de esas enormes de más de medio metro, pesadas como varillas para soldar.

Saltando los escalones de tres en tres, corrimos escalera arriba al paso peatonal sobre el torrente de luces del Circuito Interior. Seríamos cuatro o cinco.

Acuclillado con el encendedor, fui prendiendo y pasando una a una las bengalas. Tardaban bastante en prender.

Bellas e inútiles luces de bengala.

Luces de bengala inútiles y bellas.

Ahora que quisiera darlas a ver me percato de lo arduo que resulta asirlas con palabras ¿Con qué compararlas? ¿Qué símil pertinente hallar para su chispeante danza de luz? Las bengalas suelen más bien estar —me parece— on the receiving end de una metáfora...

Cada imprevisible chispa es un universo fugaz e inasible. Alguna ataca a traición —un fiero alfilerazo— el dorso de la mano.

Un núcleo enceguecedor —hervidero de chispas— va paulatina aunque ineluctablemente descendiendo por el alma de metal hasta que, consumidas las sales explosivas, la cascada de destellos fenece. No queda en la noche más que un punto de roja incandescencia. Que termina también por apagarse. Vidas breves, de singular esplendor y desmedido entusiasmo. No el sacrificio, grávido de intención, de un fósforo, no; una luz de bengala es puro derroche, carnaval, extravagancia.

El botón del mechero me quemaba el pulgar. Nada sino calor, y de un instante a otro, una chispa y de inmediato mil —aunque esté uno a su acecho, el arranque de una bengala siempre resulta sorpresivo. Chisporroteo. Siseo crepitante. Un olor bien definido, venido de la infancia. Entregaba una bengala y comenzaba con otra.

Al inicio, cada quien iba por su lado, inventando su ritmo. Pronto, alguien con inquietudes de puesta en escena organizó en coreografía los movimientos libres. Y los nuestros eran ya pases mágicos de hadas y de silfos, salpicando la noche con esquirlas de luz.

Imposible saber si L. nos veía —y si, de vernos, se sentía aludido.

Ahí, sobre el puente peatonal, de cara a las ventanas del tercer piso, estuvimos dando eufóricos molinetes luminosos: un espectáculo —luz sin sonido— para un ángel exangüe en una cama de hospital. También, supongo, para el azoro pasajero del caudal de motoristas que nos corría debajo.

Ocho o nueve minutos duró el hechizo —hasta que las varillas, candentes, no pudieron tenerse más en mano.

El diccionario aclara que es cándido el «ingenuo, [aquél] que no tiene malicia ni doblez». En femenino remite, de manera bastante ingenua, a un «hongo unicelular responsable de ciertas enfermedades de piel y mucosas». Hay profecías que se cumplen muy a corto plazo. L. murió puntualmente: el telón azul cayó dentro del plazo previsto por el equipo clínico.

Cuando debió desalojar su tercio de habitación, J.M. echó en bolsas las pertenencias varias que se habían acumulado. Días más tarde, cuando se pudo hablar con él, mencionó que pensaba «hacer una gran pira, quemar toda esa bazofia».

A. pidió recuperar el cuaderno.

Me acuerdo luego, vagamente, de un cementerio en la húmeda grisura matinal del invierno capitalino. Quedaba lejos, en rumbos de una ciudad inabarcable ajenos para mí. También dentro del cementerio me perdí y me fui a topar con el modesto cortejo ya en contraflujo. El entierro había terminado y la sólida familia de estudiantes de teatro debatía —airadamente, como siempre— dónde ir a beber algo para calentar el cuerpo, ¿ahí por el rumbo?, ¿o más cerca de la civilización?

Ya instalados en una cafetería, J.M. hurgó un poco en su morral.

—Ten —le dijo a A. entregándole la ajada libreta—.  Querías esto, ¿no?

El cuaderno, solo pudimos mirarlo juntos varios días más tarde. Entre tanto, se habrá  atravesado la cena de Navidad, un fin de semana en Tepoztlán, no sé qué más... Lo miramos sentados en el piso de duela de la habitación de A., ella con su gato en el regazo. Teniendo las claves, no requerimos de imaginación en demasía para reconstituir, al menos esquemáticamente, los diálogos truncos de sus hojas rayadas.

Varias entradas eran peticiones prácticas, elementales:

“Gasa c/agua. P. fvr.” “La cobija”. Cosas así.

Había también alguna frase en que una herida, una historia, un pesar, se dejaban intuir:

“T contestó mi mamá?”

Pero no todo era desesperanza en esas páginas que J.M. había pensado dar a las llamas: un púdico “T kiero, ¿sabes?” le estuvo sin duda destinado.

Hacia el final, en las últimas hojas utilizadas, reconocimos nuestro corazón y descubrimos luego una explosión, un ramillete de estrellitas. Y a su lado, en la página opuesta, una carita sonriente de tres tristes trazos.

Dos tercios del cuaderno quedaron vírgenes.

Tan expresivo en su mutismo, aquél cuaderno escolar con dos cachorritos de labrador en la portada, ¿dónde pudo parar?

Imposible saberlo.

Tampoco es que importe: quien hoy —ya con un pie en el 2020— lo hojeara sin asideros, sería inmune a la inefable elocuencia de unas caritas tristes, alegres, preocupadas.

L., ¿1972?-1992. Un bouqué de centellas y el más simple de los autorretratos (y luego, ya en página nueva, un misterioso “sí” parco y sin acentuar) fueron sus últimas palabras.

Autor >

Alain-Paul Mallard

Escritor, coleccionista, fotógrafo, viajero, cineasta, dibujante, Alain-Paul Mallard (México, 1970) es autor de 'Evocación de Matthias Stimmberg', 'El don de errar' y 'Nahui versus Atl' y miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte - FONCA, México. En su filmografía destacan las películas 'Evidences' y 'L'adoption'. Enseña la escritura y dirección del cine documental. Tras dieciocho años de vida parisina, radica hoy en Barcelona.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí