1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Priscillia Ludosky / Impulsora de los chalecos amarillos

“En Francia no hay justicia social ni climática”

Enric Bonet París , 23/12/2019

<p>Priscillia Ludosky, figura e impulsora de los chalecos amarillos. (Imagen cedida por la entrevistada)</p>

Priscillia Ludosky, figura e impulsora de los chalecos amarillos. (Imagen cedida por la entrevistada)

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“Populistas”, “racistas”, “ultraderechistas”, “antisemitas”, “antiecologistas”... Tras su aparición explosiva, los chalecos amarillos fueron acusados de todos los males. Priscillia Ludosky se asemeja más bien a todo lo contrario. Mientras sacaba adelante una tienda digital de productos cosméticos biológicos, esta joven de 34 años impulsó a mediados del año pasado una petición en internet contra el aumento del precio del combustible. Esta reunió más de un millón de firmas. Y propició que el 17 de noviembre de 2018 las rotondas, carreteras y calles de Francia se llenaran de gente contra la vida cara y la injusticia social. 

“No es normal que hayamos salido a la calle todos los sábados durante doce meses y no nos hayan escuchado”, asegura a CTXT Ludosky, de origen martiniqueño y que reside en la periferia sur de París. Los chalecos amarillos conmemoraron su primer aniversario con un sentimiento agridulce. Aunque lograron frenar la ofensiva neoliberal de Emmanuel Macron, consideran que sus reivindicaciones no han sido escuchadas. El número de manifestantes ha decaído de forma significativa. El movimiento busca la manera de estructurarse y perdurar en el tiempo más allá de las protestas en la calle. Durante una extensa entrevista telefónica, Ludosky analiza la situación actual y los futuros desafíos de los chalecos amarillos.

¿Cuáles son sus sentimientos un año después de la emergencia de los chalecos amarillos?

Los chalecos amarillos han permitido poner en contacto a muchas personas de orígenes y orientaciones políticas distintas

Por desgracia, aún debemos seguir manifestándonos, ya que nuestras reivindicaciones no han obtenido una respuesta política satisfactoria. No es normal que hayamos salido a la calle todos los sábados durante doce meses y no nos hayan escuchado. Ha habido una gran represión policial y a pesar de todo lo que hemos sufrido, nos vemos obligados a continuar protestando. Como punto positivo, me quedo con que los chalecos amarillos han permitido poner en contacto a muchas personas de orígenes y orientaciones políticas distintas y ahora estas trabajan en proyectos de reforma a largo plazo. 

Según el Ministerio del Interior, solo 28.000 personas –4.700 en París– se manifestaron el 16 de noviembre para conmemorar el aniversario de los chalecos amarillos. ¿Cómo explica esta caída significativa en el número de manifestantes?

Hace un año que nos manifestamos. No es normal que se organicen manifestaciones todos los fines de semana durante doce meses. Ningún movimiento lo había hecho antes en Francia. Que sigamos en la calle ya es de por sí sorprendente. Además, la gente tiene sus obligaciones personales y familiares. Muchas personas también están hartas de no obtener respuestas y prefieren quedarse en casa.

¿Cómo valora las medidas adoptadas por el gobierno francés (una serie de rebajas de impuestos y medidas sociales valoradas en 17.000 millones de euros) en los últimos doce meses para calmar la indignación? 

A finales de noviembre del año pasado transmitimos diez reivindicaciones al gobierno y prácticamente ninguna de ellas ha sido escuchada

Solo una de nuestras peticiones ha sido aceptada de manera parcial: la creación de una convención ciudadana, cuyos miembros son escogidos por sorteo. Pedimos que esta tratara sobre distintas cuestiones, pero el presidente solo quiso incluir el cambio climático. Pero el resto de nuestras reivindicaciones no han sido aceptadas ni mencionadas. A finales de noviembre del año pasado transmitimos diez reivindicaciones al gobierno y prácticamente ninguna de ellas ha sido escuchada. Solo aceptaron suspender el aumento de los impuestos sobre el combustible. Pero el resto de medidas anunciadas en diciembre y abril solo benefician a una franja reducida de la población y no se corresponden con lo que pedimos inicialmente.

Junto con Jérôme Rodrigues, un conocido miembro de los chalecos amarillos que perdió un ojo a finales de enero por el impacto de una pelota de caucho lanzada por la policía, y otros manifestantes, pedisteis a finales de octubre una reunión con el presidente francés, Emmanuel Macron. ¿Por qué queréis reuniros con él?

Queríamos transmitirle oficialmente el manifiesto que reúne los resultados del “Verdadero debate”, una plataforma impulsada por los chalecos amarillos en respuesta al “Gran debate nacional” organizado por Macron. También queríamos denunciar la violencia policial. Pero no nos ha respondido. Lo que es una muestra de menosprecio y de falta de consideración respecto a la existencia del movimiento y sus reivindicaciones.

¿En qué consistió el “Verdadero debate” organizado por los chalecos amarillos?

El “Verdadero debate” es la respuesta de los chalecos amarillos al “Gran debate” organizado por Macron. El gobierno francés creó una plataforma en que las preguntas estaban orientadas y no se podían hacer propuestas libremente. Una iniciativa que costó 12 millones y aún no hemos percibido sus resultados. Para hacer frente a esta operación de comunicación, que el presidente aprovechó para desplazarse por toda Francia durante tres meses como si estuviera en campaña para las europeas, decidimos impulsar una plataforma de reivindicaciones con la misma empresa que aportó las recursos técnicos al ejecutivo para organizar el “Gran debate”. Esta sociedad nos contactó  y nos ofreció las mismas herramientas. Pero nosotros las utilizamos sin hacer preguntas cerradas y permitiendo a la gente que elaborara libremente sus propuestas sobre diferentes temáticas. 

La plataforma del “Verdadero debate” estuvo abierta durante 30 días en la pasada primavera, se transmitieron 25.000 propuestas y hubo un millón de votos

La plataforma del “Verdadero debate” estuvo abierta durante 30 días en la pasada primavera, se transmitieron 25.000 propuestas y hubo un millón de votos. De ahí, extrajimos 59 reivindicaciones sobre cuatro temáticas: restablecer la igualdad fiscal, una importante transformación del sistema político, la conservación de los servicios públicos que no paran de cerrar y medidas justas socialmente para combatir el cambio climático y preservar el medio ambiente. Para que todos los ciudadanos estuvieran informados de ello, enviamos los resultados de la plataforma con un comunicado a todos los medios y prácticamente ninguno habló de ello. Por este motivo, nos gustaría transmitir los resultados de la plataforma a Macron.

Además, quiere impulsar un lobby ciudadano...

Sí, lo presentamos el 15 de noviembre en París. Queremos que haya una antena en cada departamento y así poder apoyar las luchas locales. Vamos a seguir defendiendo las reivindicaciones del “Verdadero debate”, pero sobre todo queremos apoyar y que emerjan demandas regionales y locales. Queremos seguir luchado a través de estructuras, ideas y acciones más organizadas. Hemos apostado por la estructura de una asociación para disponer de un organismo reconocido. Es una iniciativa impulsada por chalecos amarillos, pero cualquier ciudadano puede formar parte de ella. Con nuestra lucha queremos involucrar a todo el mundo.

Queremos seguir luchado a través de estructuras, ideas y acciones más organizadas

Uno de los logros de los chalecos amarillos ha sido conseguir que las rotondas y otros lugares se convirtieron en espacios de encuentro, debate y solidaridad. ¿Ha nacido una nueva cultura política en Francia?

Hemos promovido la educación popular y sensibilizado a la sociedad sobre diversas cuestiones. Este movimiento ha servido para concienciar a personas que antes no se interesaban por la política ni las injusticias sociales. La sociedad promueve que la gente solo mire por sus intereses. Pero ahora esto está cambiando. Con los chalecos amarillos, hemos logrado que personas de distintas clases sociales y orientaciones ideológicas trabajen conjuntamente. 

Pero este movimiento ha tenido una gran dificultad para movilizar a los habitantes de la banlieue –el extrarradio, con una gran presencia de población de origen extranjero–, donde usted misma vive. ¿Cómo lo explica?

Hace decenas de años que los habitantes de la banlieue denuncian buena parte de los problemas que llevaron los chalecos amarillos a manifestarse, como la precariedad, las desigualdades, la discriminación, la violencia policial... Pero nadie les ha hecho caso. Por este motivo, muchos de ellos perdieron la esperanza y ahora se preguntan de qué sirve manifestarse.

La justicia francesa anunció a principios de noviembre que dos agentes serán juzgados por supuestos abusos policiales contra chalecos amarillos. Es la primera vez que se lleva a policías al banquillo de los acusados tras la intensificación de la violencia policial contra manifestantes en los doce últimos meses en Francia. ¿Es un primer paso para afrontar este problema?

Denuncié un caso de violencia policial, pero mi denuncia fue desestimada, aunque había testigos de lo que sufrí

Sí, es un primer paso, pero sobre todo un pequeño paso. Esperamos que en este caso se haga justicia y que otras investigaciones policiales sigan avanzando. Denuncié un caso de violencia policial, pero mi denuncia fue desestimada, aunque había testigos de lo que sufrí. La Inspección General de la Policía Nacional (IGPN) [organismo policial encargado de supervisar la acción de las fuerzas de seguridad] no ha actuado para nada de forma imparcial. Ha preferido proteger a sus compañeros. Así pues, hace falta suprimirla y crear otro organismo independiente que se encargue de supervisar realmente la acción de las fuerzas de seguridad.

Un año después dos agentes serán juzgados, mientras que más de 3.000 manifestantes fueron condenados por la justicia, y 1.000 de ellos a penas de prisión. ¿Ha habido una doble vara de medir?

Sí, creo que ha habido una doble vara de medir. Una de las cuestiones más presentes entre los chalecos amarillos es la independencia de la justicia. Es decir, ¿los jueces son realmente independientes respecto al ejecutivo y al resto del aparato estatal? Muchos manifestantes fueron condenados, pero en cambio la mayoría de las investigaciones terminan resolviéndose a favor de los intereses de los agentes.

Hace un año las protestas de los chalecos amarillos surgieron tras el malestar suscitado por el aumento del precio y los impuestos sobre el combustible. Entonces, impulsó una petición en internet que obtuvo más de un millón de firmas contra el aumento del precio del combustible. ¿Qué revelaron los chalecos amarillos sobre la manera en que el gobierno francés intenta combatir el cambio climático?

Que apuestan sobre todo por medidas punitivas. El aumento de los impuestos sobre el combustible no fue aplicado para financiar la transición ecológica, sino el CICE, una bajada de 20.000 millones de euros a las grandes y medianas empresas. Dijeron que era una medida ecológica, pero hubo una falta evidente de transparencia. Solo pretendían utilizar para hacer frente a la urgencia climática una cuarta parte de los recursos obtenidos con este impuesto. Además, Emmanuel Macron y su gobierno no han demostrado una gran valentía a la hora de enfrentar el cambio climático. Autorizaron que se siga utilizando glifosato en los cultivos, no hacen nada para evitar el uso de la clordecona (un pesticida muy tóxico) en las Antillas francesas, se permite la perforación de pozos petroleros en la Guayana francesa…

Con los chalecos amarillos habéis denunciado que las clases populares pagan buena parte de las consecuencias del cambio climático, mientras que las grandes empresas y fortunas asumen una responsabilidad menor.

Los campesinos y los camioneros pagan la mitad en impuestos por cada litro de gasoil que consumen

Sí, las grandes fortunas se ven favorecidas. No pagan impuestos por el queroseno de los aviones, tampoco por el fuel del transporte marítimo. En cambio, los campesinos y los camioneros pagan la mitad en impuestos por cada litro de gasoil que consumen. Los ciudadanos modestos asumen buena parte de la responsabilidad, a pesar de que las grandes empresas son los actores más contaminantes. Emiten mucho más dióxido de carbono y también pueden beneficiarse del tráfico de permisos de CO2, que permiten a las empresas intercambiar sus derechos a contaminar. Por desgracia, no hay justicia social ni climática.

Ha participado en varias iniciativas para lograr una mayor convergencia entre chalecos amarillos y colectivos ecologistas, como Greenpeace o Extinction Rebellion. ¿Es posible esta convergencia?

En los chalecos amarillos, ya había mucha gente que estaba interesada en las cuestiones medioambientales, pero no lo sabíamos. Esto ha facilitado que hayamos podido organizar acciones con otros colectivos ecologistas. Fue sobre todo el gobierno de Macron quien quiso presentar a los chalecos amarillos como antiecologistas y la ecología como una causa de los ricos. Separar a las clases sociales diciendo que solo las clases medias y acomodadas pueden consumir productos biológicos es una estrategia para aislar las luchas. En realidad, la conservación del planeta afecta a todo el mundo. Simplemente, hay que dar los medios a todo el mundo para que pueda consumir mejor.

El gobierno de Macron quiso presentar a los chalecos amarillos como antiecologistas y la ecología como una causa de los ricos

¿Cómo se puede permitir a las clases trabajadoras de consumir mejor y así promover un ecologismo popular?

Hace falta adoptar medidas para que los productos biológicos sean más accesibles. En este sentido, creo que es necesario promover los comercios de proximidad y los circuitos cortos de producción. También dinamizar los centros urbanos de las pequeñas y medianas localidades, cuyos habitantes se ven empujados a ir a grandes centros comerciales, cuando en realidad podrían comprar directamente a productores locales. También hace falta potenciar el transporte público en todos los territorios. Es muy fácil pedir a la gente que no utilice el vehículo privado, pero, con la excepción de la región parisina, existen muchas localidades en el resto de Francia en las que no hay prácticamente ninguna alternativa de transporte público a viajar en coche.

En grandes localidades, como Burdeos, Niza o Grenoble, pero también en pequeñas y medianas, grupos de chalecos amarillos ya han anunciado su voluntad de presentarse a las elecciones municipales de marzo del año que viene. ¿Apoya la creación de estas “listas ciudadanas”?

Puede resultar una opción interesante en los pequeños municipios en los que hay un mayor margen de maniobra para cambiar las cosas. En cambio, en las grandes ciudades no hay esperanza de lograr un cambio político. Todos los dados están trucados. 

¿Se plantea dar el salto a la política?

No, no es una opción que me interese. Al menos por ahora.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Breizh

    Esto ni es como ella lo cuenta ni la república es el "régimen" détestable q ella quiere hacer creer.Esta respetable senora se représenta a ella misma y a casi nadie más ( excepto algunos "cassos" y gente de origen étnico no europeos para los cuales la classe média q trabaja somos el enemigo...) Soy un gallego,votante de SIEMPRE del B N G,antifascista pero no gilipollas,Vivo en Bretanha/Breizh desde hace 6 anos,integrado y con un buen trabajo ( soy ingeniero)

    Hace 1 año 3 meses

  2. Breizh

    Esto ni es como ella lo cuenta ni la república es el "régimen" détestable q ella quiere hacer creer.Esta respetable senora se représenta a ella misma y a casi nadie más ( excepto algunos "cassos" y gente de origen étnico no europeos para los cuales la classe média q trabaja somos el enemigo...) Soy un gallego,votante de SIEMPRE del B N G,antifascista pero no gilipollas,Vivo en Bretanha/Breizh desde hace 6 anos,integrado y con un buen trabajo ( soy ingeniero)

    Hace 1 año 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí