1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Festivos trabajados

La Navidad es temporada alta de contrataciones, pero también de precariedad. Hablamos con los que la sufrirán este año

Dalia Rajmil Bonet 23/12/2019

<p>Luces de Navidad en Barcelona.</p>

Luces de Navidad en Barcelona.

Pepe Molina/Barcelonactiva

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Que la Navidad no es igual para todos no es ninguna novedad. No todas las personas tienen la misma capacidad adquisitiva para hacer gastos extras, ni viven la festividad de igual manera. Incluso hay quien no tiene un entorno social próximo con quien sentarse a la mesa. O sí, pero declina ser parte de este engranaje. A pesar de ello, conviene recordarlo año tras año, el impulso consumista nos lleva a hacer gastos sin miramientos y, sobre todo, a no tener en cuenta a quien nos está atendiendo o a quién nos está haciendo más amena la jornada, quizás a costa de un gran esfuerzo físico y psicológico para estar allí. Porque hay quien surfea para superar los obstáculos del sistema y debe aceptar condiciones laborales precarias porque es eso o nada. Porque tiene que pagar un alquiler que se le llevará un 40% de su sueldo, o porque tiene que devolver deudas, o por la razón que sea, pero lo hará. Cataluña se sitúa un año más al frente de las previsiones de la campaña navideña. Es, según el informe de The Adecco Group, la comunidad autónoma donde más contratos se firman en esta época, situándose por encima de los 214.000. Y la segunda que más crece respecto al 2018, un 9,5%. Y sin embargo, el panorama no es ni mucho menos festivo.

Cataluña se sitúa un año más al frente de las previsiones de la campaña navideña. Es la comunidad autónoma donde más contratos se firman en esta época, situándose por encima de los 214.000

¿En qué se traduce este aumento de la demanda profesional en un período de tiempo determinado? Según Ricard Bellera, secretario de Trabajo y Economía de CC.OO. de Cataluña, esta estacionalidad intensiva genera problemas en tres ámbitos: “En el de las personas, a las que no les permite tener un proyecto de vida con una mínima calidad y les genera incertidumbre y precariedad permanente; en el del modelo de bienestar, porque reduce los ingresos a lo largo del año, y por tanto también disminuye las cotizaciones; y finalmente, en el tejido productivo, que se terciariza sin generar la calidad necesaria”. Además, añade Bellera, “con contrataciones esporádicas y de corta duración, no se invierte en las personas y sus capacidades, ni se aprovecha tampoco las competencias que tienen”.

Repartir ilusión

Isaac Rodergas, de 42 años, diplomado en comunicación integral, marketing y relaciones públicas, hace de repartidor de Glovo y es miembro de la Intersindical Alternativa de Catalunya (IAC). Esta es la tercera campaña navideña que trabajará para la startup catalana.

Lo entrevisto entre entrega y entrega. Mientras habla conmigo sabe que se le está acumulando el tiempo de espera del próximo cliente y esto puede repercutir en el algoritmo que mide su rendimiento como trabajador. Aun así, cree que es importante explicar las condiciones en las que los repartidores de estas plataformas deben hacer su trabajo, especialmente en estas fechas. “La empresa no sabe qué pasa en la calle y las implementaciones que se hacen en la aplicación son para controlar más a los trabajadores, no para facilitarles el trabajo”, señala Rodergas, que ya hace años que es autónomo y colabora con Glovo, porque, remarca, la empresa habla de “colaboradores” y no de trabajadores.

Estos días no difieren mucho del resto del año. Según explica, un repartidor puede llegar a hacer 60 horas semanales siendo novato y “con ello se va los 1800 euros brutos. De aquí se le debe restar unos 300 euros de autónomos, un 10% en gasolina, el seguro de la moto, el del teléfono que ya sabes que durará un año, etc. Al final te queda un sueldo de mileurista, pero no tienes vida ni margen para ahorrar. Y esto sin tener en cuenta que te estás jugando la vida por repartir”.

Durante estas fiestas, a excepción del 24 y el 31 por la noche, se podrá seguir pidiendo comida y realizar cualquier tipo de gestión a través de la aplicación. “Ellos nunca cierran la web. ¡Ni el día en que murió un compañero en un accidente cerraron! Ese día podías pedir una hamburguesa tranquilamente, que alguien te la llevaba seguro”, afirma Rodergas.

¿A quién se debe culpar de la precariedad laboral? ¿A los trabajadores/as que la sufren y aceptan las condiciones? ¿O al empresario que calcula la rentabilidad de su negocio sin tener en cuenta los derechos laborales?

Sin embargo, el problema de base es el concepto de este tipo de servicio: “Ellos lo llaman economía colaborativa porque es un término que confunde a la gente. Pero la realidad es que este sistema no pone en contacto gente con necesidades similares ni hay valores éticos detrás. Esto que hacemos ahora es externalizar la pereza a cambio de denigrar a otra persona. Yo no tengo ningún problema en ir a buscar el tabaco a alguien que no quiere bajar al estanco a comprar, pero sí que tengo un problema si esto se hace en detrimento de mis derechos laborales y a un coste bajísimo”.

Nos sorprenderíamos de todo lo que se puede solicitar mediante una aplicación como esta. “Hay quien te pide que le hagas cola para entregar documentación. O que está enferma y quiere que le vayas a buscar su portátil al trabajo. Pero lo más curioso es que antes tener un mayordomo era un lujo, ahora han reventado los precios y están creando precedentes de cara a otras empresas del sector logístico”. Durante la Navidad no se reciben muchas más propinas. De hecho, explica, “muchos se sienten culpables y abren la puerta de casa sin casi asomarse ni abrir boca porque sienten vergüenza de lo que están haciendo”.

No obstante, Rodergas debe seguir trabajando de repartidor. Asegura que la precariedad que vive no es muy diferente de la que tenía cuando trabajaba en hostelería. 

Y además no es el único que la padece. Así lo explica Núria Gilgado, secretaria de política sindical de UGT Cataluña: “Desgraciadamente esta Navidad no variará mucho el panorama. Hablaremos seguro de unas condiciones laborales muy precarias, contratos temporales de muy corta duración, de tres o cuatro días; de sueldos ridículos que en muchas ocasiones no llegarán a los 1.000 euros para jornadas maratonianas y con una carga de trabajo desmedida”.

Hacer de maniquí

Sandra, de 28 años, es graduada en periodismo y trabaja como vendedora en una gran multinacional del sector textil. Prefiere no decir su nombre real ni el de la empresa donde trabaja.

“Hoy en día la campaña navideña comienza con el Black Friday y termina el segundo fin de semana de enero, con el inicio de las rebajas. O sea que es un mes y medio en el que trabajamos todos los fines de semana y nos toca pelear con la empresa para que nos pague los festivos. Especialmente el 5 de Enero, porque ese día es víspera de Reyes y, además, preparamos las rebajas de invierno. Esto significa que trabajaremos desde las 7 de la mañana a las 12 de la noche (o cuando sea que acabemos de etiquetar toda la ropa)”, explica Sandra.

Cuando una persona comienza a trabajar para esta multinacional, después de pasar por varias fases de selección muy fundamentadas en el aspecto físico, el primer contrato que le hacen es siempre de un mes. Una vez se le acaba este contrato, pueden renovárselo de forma gradual, hasta que llega a los seis meses de duración. En este punto, o lo despiden o le hacen un contrato indefinido. Por lo tanto, la empresa, basándose en ratios de productividad y objetivos de facturación anual, está contratando y despidiendo gente continuamente. Sandra advierte que “tienen equipos legales muy potentes que pueden justificar muy bien sobre el papel la organización interna de los equipos. Pero lo cierto es que se nota que los cálculos que hacen del tiempo que se tarda en abrir, clasificar y colocar las piezas de ropa están pensados para alguien que no ha hecho nunca este trabajo”.

Dentro del convenio del comercio textil en la provincia de Barcelona hay cinco categorías laborales. “Según las tablas salariales, en la categoría más baja puedes cobrar siete euros brutos la hora y en la más alta, 10 euros brutos. Puedes llegar a hacer una jornada de 9,5 horas y, según el convenio, puedes estar hasta 14 días sin librar”.

“Hablemos de los descansos. Porque solo podemos hacer un descanso de 15 minutos cuando hace seis horas que trabajamos. Cuando hacemos ocho horas, podemos descansar 30 minutos. Pero si hacemos cinco horas, no tenemos derecho a descansar. Durante este tiempo, no podemos sentarnos ni parar. En seis horas yo he llegado a hacer 12 kilómetros. ¡Claro que estamos delgadas! ¡No comemos y no paramos!”.

Sin embargo, ¿a quién se debe culpar de la precariedad laboral? ¿A los trabajadores/as que la sufren y aceptan las condiciones que les proponen? ¿O al empresario que calcula la rentabilidad de su negocio sin tener en cuenta los derechos laborales de los trabajadores? Sandra sabe que son las reglas del juego y, “si dices que no, tienes que asumir que no te renovarán el contrato, porque detrás hay cientos de personas como tú que están dispuestas a aceptar estas condiciones. ¡Cada día aquí se contrata a cincuenta personas!”.

Sí, durante las fiestas navideñas se mantienen las dinámicas habituales pero con la diferencia de que hay más gente que las padece y más rotación. “En general hay mucho clasismo respecto a la gente que trabajamos en esto. Se da por hecho que somos tontas. Y a mí eso me hace reír, porque la mayoría estamos sobrecualificadas”, asegura Sandra.

Pero lo que es preocupante es que el consumidor no se dé cuenta del poder que tiene. “El problema en realidad lo tiene la gente que compra un domingo o festivo, o un sábado a última hora. No es consciente de que, para que esa persona compre los regalos de Navidad, yo debo perder mi vida personal y encima debo ser rápida y sonreír, cuando tal vez hace nueve horas que estoy trabajando a un precio irrisorio”, resume Sandra.

En este sentido, Ramón González, secretario de Acción Sindical de la  Federación de Servicios de CC.OO. Cataluña, recuerda que hay que reivindicar el papel central de los consumidores a la hora de condicionar los horarios de apertura de los comercios: “Hay que informar a la ciudadanía del impacto que tienen los hábitos de consumo en el entorno laboral, social y medioambiental en el que vivimos”.

Actuar como si nada

Carles es actor. Tiene 45 años y estas fiestas ha optado por no quemarse tanto como otros años. Ha decidido no actuar a cualquier precio. Trabajará en una cena de empresa en la que interpretará una serie de personajes mientras los comensales comen, y el día 5 participará en un espectáculo de calle durante la cabalgata de Reyes.

Estudió tres años en el Col·legi del Teatre y ha actuado en el Teatre Nacional, la Sala Beckett, en el Teatre Lliure, Tantarantana y muchos otros. Sin embargo, comenta, “el trabajo de actor va por épocas. Hay temporadas que lo coges todo y luego te viene un ataque de dignidad y dices nunca más”.

La Navidad tampoco es una excepción en la dinámica habitual de Carles, porque su profesión, reconoce, ya es precaria de por sí. La única diferencia, dice, “es que en Navidad te ofrecen más cosas. Si aceptas el juego, tienes más trabajo”. “A veces parece que el tema del dinero sea lo de menos. Cuando era más joven me costaba mucho hablar de ello, pero ahora es lo primero que quiero saber: ¿cuánto pagarán? La gente se sorprende de que sea así, porque parece que todo lo que es cultura no merece un sueldo digno”.

En Navidad, empresas y consumidores parecen volverse responsables, altruistas y solidarios. Pero la realidad muestra que hay un trasfondo perverso en este sainete

En cuanto a la retribución, hace diez años se podía cobrar 300 euros por una noche en la que se trabajaba cuatro o cinco horas, sostiene Carles. “A raíz de la crisis, se empezaron a reventar precios y ahora se están pagando unos 120 euros, o sea menos de la mitad”. Otro factor añadido al de la precariedad de la profesión de actor es que se tardan un mínimo de sesenta días para cobrar una factura y “encima nadie te contrata. Todo el mundo te pide factura y no es tan fácil hacerla cuando no eres empresa, porque pagar la cuota de autónomo cuesta más de lo que facturas”.

El problema de esta rueda en la que se ve inmersa la profesión es que cuando no se pagan bien los trabajos, el servicio se degrada. “Si coges un actor barato, puede que el servicio no sea lo que esperabas. Yo nunca he actuado mal por cobrar poco, porque tengo demasiado orgullo por lo que hago, pero puede ocurrir si se siguen pagando estas cantidades”, denuncia Carles. 

En Navidad, empresas y consumidores parecen volverse responsables, altruistas y solidarios. Pero la realidad muestra que hay un trasfondo perverso en este sainete y, al menos en lo que se refiere al mundo laboral, los Reyes Magos tienen mucho carbón que repartir.

Ya está abierto El Taller de CTXT, el local para nuestra comunidad lectora, en el barrio de Chamberí (C/ Juan de Austria, 30). Pásate y disfruta de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Dalia Rajmil Bonet

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí