1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La colchonería

Felipe toma el mando

Convertido en un fijo para Simeone y con el reconocimiento de los seguidores rojiblancos después de unos inicios difíciles, la trayectoria del central brasileño se sale del camino habitual que siguen los futbolistas

Ricardo Uribarri 10/01/2020

<p>Felipe Augusto de Almeida Monteiro.</p>

Felipe Augusto de Almeida Monteiro.

Atletico de Madrid

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Llegó el pasado verano procedente del Oporto sin hacer demasiado ruido, convirtiéndose en el primer fichaje oficial para la presente temporada a cambio de 20 millones de euros. El Atleti iniciaba con él la obligada reestructuración de su defensa tras la marcha de varios de sus pilares en los últimos años, entre ellos la de Godín, una leyenda rojiblanca y el extranjero con más partidos en la historia del club. Por desempeñar en esa misma función de zaguero central y por tratarse de un jugador con 30 años que atesoraba una experiencia tanto en su país natal, Brasil, como en la liga portuguesa, muchos vieron en él a su sustituto natural. Y aunque se suele decir que las comparaciones son odiosas y más teniendo en cuenta la huella dejada por el uruguayo, Felipe Augusto de Almeida Monteiro está empezando a demostrar en el césped el acierto de su contratación.

Así lo corroboran los aficionados colchoneros, que en dos encuestas celebradas en estos pasados días en diarios deportivos le han elegido en una de ellas como el mejor del equipo en lo que llevamos de temporada y el segundo mejor en la otra, igualado con el inglés Trippier, estando tan sólo por detrás de Oblak. No es extraño, por lo tanto, que dentro de la irregular campaña protagonizada hasta el momento por los rojiblancos, sea uno de los dos únicos jugadores de la plantilla, junto al brasileño Lodi, que ha visto revalorizado su valor desde principio de temporada, según la página web especializada Transfermarkt. Sus actuaciones en la Liga española no han pasado desapercibidas para el seleccionador brasileño, Tite, que el pasado mes de octubre le convocó para el equipo nacional, una circunstancia que el defensa sólo había disfrutado dos veces en su carrera, la última hace más de un año.

Conoce sus virtudes y sus debilidades y no se complica la vida. Por sus características, es un futbolista que encaja perfectamente en el sistema de Simeone

Este buen momento que vive Felipe era difícil de imaginar hace cuatro meses, cuando arrancó la temporada, y tiene mérito por dos hechos: primero, porque ya se sabe que no es fácil para los nuevos jugadores que llegan al Atleti adaptarse rápidamente a lo que pide Simeone. Alguno, de hecho, nunca lo consigue. Y segundo, porque en una línea del campo tan importante para el técnico argentino como es la defensa, pilar de todo su sistema, parecía obvio que de inicio iba a apostar por dos futbolistas que ya conocían el sistema, como Giménez y Savic. De hecho, Felipe no jugó más que un minuto en los cinco primeros compromisos oficiales del equipo, cuatro de Liga y uno de Champions, quedándose incluso una vez fuera de la convocatoria. Su oportunidad de empezar a formar parte del once inicial llegó a través de las sucesivas lesiones que sufrieron tanto el uruguayo como el montenegrino, pero él ha sabido aprovecharla. Tras ser titular en las jornadas quinta y sexta volvió al banquillo dos partidos, pero desde entonces lo ha jugado todo. Lleva 16 partidos consecutivos como titular, entre Liga y Champions, disputando todos los minutos. En total ha participado en 20 encuentros, siendo el sexto integrante de la plantilla con más minutos y habiendo marcado ya dos goles, uno en la Liga y otro en la Champions.

¿Cómo se ha ganado Felipe la confianza de Simeone y el respaldo de los aficionados en tan poco tiempo? Demostrando las condiciones que le hicieron un defensa cotizado, primero en el Corinthians y luego en el Oporto. Su principal virtud es el poderío físico. Su 1,91 de altura le permite dominar el juego aéreo, convirtiéndose en un baluarte defensivo a la hora de despejar los centros rivales y en un arma más en ataque en jugadas de estrategia. Su corpulencia le sirve además para salir habitualmente victorioso en los duelos con los rivales y su zancada larga le permite aguantar con solvencia las disputas en carrera. Además tiene una alta concentración e intensidad en los partidos, demostrando una buena colocación y capacidad de mando. Quizá le falta más precisión a la hora de sacar el balón en largo desde su propio campo y algo de cintura para corregir cambios de dirección, pero lo arropado que suele jugar el equipo en defensa le ayuda en esa faceta al reducir los espacios. Conoce sus virtudes y sus debilidades y no se complica la vida. Por sus características, es un futbolista que encaja perfectamente en el sistema de Simeone. Tan bien está rindiendo actualmente que aún con la vuelta de Giménez, el Cholo ha decidido dejarle en el lado derecho del centro de la defensa y colocar al uruguayo a su izquierda, en una zona que no es su favorita ni en la que más ha jugado. Pero cuando las cosas funcionan conviene no tocarlas y el técnico no quiere mover ahora a Felipe de sitio ni por un jugador con más jerarquía y recorrido en el equipo.

Con mucha paciencia, el entrenador de Corinthians, Tite, actual seleccionador brasileño, junto a otros técnicos le enseñaron la base que le faltaba

La historia de Felipe se diferencia a la de la mayoría de futbolistas. Nacido en 1989 en Mogi das Cruces, estado de Sao Paulo, no fue de los niños que  estaba todo el día con el balón. De hecho, era un deporte que no le empezó a interesar hasta los siete años. Jugó hasta los 10 pero era hiperactivo y lo dejó de lado por otros que también le atraían, como el voleibol, el skate o el baloncesto, al que se dedicó cuatro años de forma amateur, llegando a ganar un concurso de mates, y donde asimiló conceptos como el salto y la coordinación que tiempo después le vendrían bien. A la edad en la que la mayoría de los jugadores están cerca de dar el paso a la élite o incluso ya lo han hecho, los 18 años, fue cuando Felipe decidió volver al fútbol. Probó en varios clubes, la Portuguesa, Corinthians, Sao Paulo…pero en ningún sitio llegó a estar más de tres meses. Cuando se le empezaba a pasar por la cabeza la idea de desistir, porque quería ganar dinero para no depender de sus padres, le llegó la oportunidad. Con 20 años se incorpora al Uniao Futebol Clube y un año después se hizo profesional en el Bragantino, de Segunda división. A pesar de no tener la formación que adquieren los que pasan desde pequeños por las academias de clubes, sus condiciones físicas le permitieron destacar y uno de los grandes clubes brasileños, el Corinthians, se fijó en él y le incorporó en enero de 2012.

Pero el salto que dio fue grande y el camino al principio no resultó fácil para Felipe, que venía de un equipo con un sistema de tres centrales y donde prácticamente su única misión era despejar el balón como fuera cuando le llegara. Le faltaba técnica y tenía carencias tácticas. Todo lo que un jugador a la edad que él tenía en ese momento, 22 años, ya tiene bastante adquirido. Le costaba hasta jugar a dos toques o dirigir los cabezazos. El camino que no había hecho en años anteriores lo tuvo que realizar entonces. Con mucha paciencia, el entrenador de Corinthians, Tite, actual seleccionador brasileño, junto a otros técnicos le enseñaron la base que le faltaba. Fueron dos años de formación en los que Felipe apenas jugó. En una entrevista en el diario As, reconoció que “me fueron construyendo poco a poco”. Desde el club se le pedía que tuviera paciencia, que el trabajo que estaba haciendo tendría recompensa.

Y el premio llegó a final de 2014, cuando empezó a jugar con regularidad. Entre octubre y diciembre disputó 11 partidos, siendo titular en nueve de ellos, cuando en los dos años y medio anteriores apenas había participado en 10. A partir de ahí se hizo con la titularidad y la campaña 2015-16 fue muy importante para él, jugando 49 encuentros, ganando el campeonato brasileiro y siendo elegido en el mejor once del campeonato paulista. Esa temporada le valdría para cruzar el charco, fichando en junio de 2016 por el Oporto, que pagó seis millones por él. Apenas llevaba una temporada jugando con regularidad en el Corinthians pero ya tenía 27 años y pensó que los trenes sólo pasan una vez y que Portugal era un buen destino por el idioma. En el club luso rindió a un alto nivel desde el primer día, lo que hizo que aparecieran rumores de equipos interesados en su contratación, entre ellos el Real Madrid. Fue en Portugal donde los seguidores rivales le pusieron el apodo de “Felipe, vale tudo” por su contundencia en el juego, algo que lejos de molestarle le servía de motivación.

En la liga del país vecino, además de destacar por su solvencia en una de sus grandes cualidades, el juego aéreo (en su última temporada ganó el 85,6% de las disputas aéreas defensivas siendo el mejor del torneo en esa faceta), llamó la atención que no se perdió un partido por lesión en las tres temporadas que estuvo. Además de la genética, el hecho de que no haya tenido tanto desgaste al empezar tarde su carrera y la atención que pone a la recuperación tras los partidos tienen que mucho que ver en ese aspecto.

En el Atleti han jugado centrales brasileños inolvidables, como Luiz Pereira, alguno que es apreciado y que dejó huella, como Joao Miranda y varios que pasaron con más pena que gloria, como Andrei Frascarelli, Iván Rocha y Fabiano Eller. No parece que Felipe vaya a estar entre estos últimos. Y es que el único motivo que ha dado hasta ahora de preocupación a los seguidores es que vaya a tener algún percance físico con la espectacular pirueta que realiza para celebrar sus goles y que firmaría el mejor gimnasta. 

Ya está abierto El Taller de CTXT, el local para nuestra comunidad lectora, en el barrio de Chamberí (C/ Juan de Austria, 30). Pásate y disfruta de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí