1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Lo inédito viable frente a la antipolítica recusable

Las derechas no van a hacer oposición al gobierno, sino a la democracia. Las izquierdas deben huir de intereses particulares y trabajar por una acción transformadora

José Antonio Pérez Tapias 8/01/2020

<p>Pedro Sánchez toma la palabra en la tercera jornada de la Sesión de Investidura.</p>

Pedro Sánchez toma la palabra en la tercera jornada de la Sesión de Investidura.

Congreso de los diputados

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Un fantasma recorre España –el fantasma del “podemismo”, podría decir quien osara escribir un nuevo Manifiesto–, bajo cuya sombra las derechas lanzan siniestras acusaciones de comunismo a todo lo que se mueve, y de claudicación al PSOE. Y como en drama representado en castillo de Elsinor reubicado entre La Moncloa y el palacio de la Carrera de San Jerónimo, Pedro Sánchez, protagonista de toda una agónica lucha política, ha tenido que afrontar su “ser o no ser” ante el público de todo un país –ya no Dinamarca, sino España, donde también se acumula un fuerte olor a podrido–. La ciudadanía repartió los roles con sus papeletas de voto y dejó a los actores que decidieran si el drama lo volcaban hacia la tragedia o si, por el contrario, lo encauzaban hacia una salida a través de la cual pudieran sobrevivir. Ha ocurrido lo segundo, por fortuna. 

con notable déficit democrático en sus modos, las derechas dan muestras de cómo su oposición, si no enderezan el rumbo, la van a conducir por los caminos de la antipolítica

Ante el proceso de investidura que había de abrir la puerta a un nuevo gobierno, el candidato socialista, en medio de una noche electoral de amarga victoria, decidió dónde iba a quedar su no-ser y dónde iba a estar su ser: iba a dejar atrás una disparatada verborrea, cargada de temores oníricos, contra la izquierdista Unidas Podemos, a la vez que aparcaba los fervores en torno al artículo 155 de la Constitución y las incontenibles fobias contra el independentismo catalán. Cuando la necesidad aprieta, la virtud, si hay inteligencia, encuentra un camino pragmático: el ser del candidato Sánchez y, con él, el ser de un PSOE desprendido de su anterior autobloqueo –los otros, arrastrados por la ultraderecha, pueden ser el infierno, pero no por ello tienen la exclusiva del bloqueo–, pudieron encaminar sus pasos hacia un pacto de gobierno con Unidas Podemos y un acuerdo de investidura –abstención mediante– con ERC. 

Se dio, por tanto, un proceso de conversión que, al modo de paulina caída del caballo, y como acabamos de ver, ha desembocado en que el secretario general socialista ha accedido a la presidencia del gobierno –y el secretario general de Podemos, a la vicepresidencia–. La duda hamletiana, cual nudo gordiano, quedó resuelta de un tajo que hubiera sido la envidia de Alejandro Magno. Parece una evidencia de nuevo confirmada que el protagonismo político se afirma cuando la ambición de quien lo pretende viene a coincidir con la necesidad histórica. No es que sea el destino de algún espíritu hegeliano, sino que astucia y azar se conjugan con el acierto que Maquiavelo requería para el gobernante. 

Las derechas anuncian la amenaza de la antipolítica 

Tenemos gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos, y es para celebrarlo. Nos hemos permitido hasta echar las campanas al vuelo, sin de momento vernos agobiados en las izquierdas por el exiguo margen resultante de una votación durante la cual, con el silencio propio de los grandes momentos de suspense, se estaba a la espera de un recuento que se sabía ajustado: 167 votos a favor, 165 en contra y 18 abstenciones. Todo un anticipo de las cuentas que habrá que echar en una legislatura en la que el llamado “bloque de progreso”, el que ha apoyado al candidato para investirlo de presidente del gobierno, va a tener delante un abusivamente autodenominado “bloque constitucionalista” –abusiva y falsamente así autonombrado desde el momento en que sus actuaciones y discursos colisionan con el respeto que se debe a la Constitución que tanto invocan y que en verdad tratan de patrimonializar–. 

No obstante, más allá de la aritmética parlamentaria, las emociones y alegrías por una votación parlamentaria que permite un gobierno plural de izquierda en España –en la etapa democrática que vivimos desde la Transición no se ha conocido gobierno de coalición en el Estado– no han hecho olvidar lo que va a ser la brutal oposición de las derechas en la legislatura recién iniciada. La tríada PP, Vox y Ciudadanos –coloquialmente conocida como “Trifachito”– es amalgama de las derechas en la que las fronteras entre ellas se difuminan, siendo así desde que el discurso ultra –neofascista– de Vox arrastra a un PP que se desplaza hacia él tratando de no perder apoyos por ese flanco; a la vez, Ciudadanos, con grupo parlamentario residual, sigue apegado a un mimetismo letal respecto de los tópicos de un españolismo a ultranza que sus vecinos de escaños esgrimen en competencia nada virtuosa. 

Sobrepujándose unas a otras a ver quién decía palabras más gruesas, todos hemos podido ser testigos de cómo las derechas, al alimón, han mentido al decir que en el hemiciclo se insultaba al rey, o cómo han manipulado una vez más a las víctimas del terrorismo, o cómo han emprendido el torticero camino de extender sobre el gobierno que se formara a partir de la sesión de investidura la sombra de su ilegitimidad por un acuerdo con los independentistas de ERC que, de suyo, no contiene más que el compromiso de diálogo para hallar un encauzamiento civilizado al conflicto político que se vive en Cataluña. Negando toda legitimidad a una negociación de la que se dice, muy razonablemente, que lo que resulte de ella podrá someterse a consulta de la ciudadanía catalana –subrayando que ello no se identifica con referéndum de autodeterminación–, las derechas no apuestan por otra cosa que la intransigencia política y el enrocarse en una mitificada unidad nacional reluctante a la pluralidad de naciones existente en el Estado español. Profiriendo insultos en el mismo hemiciclo, alentando al transfuguismo haciendo gala de la mayor indignidad política y dejándose llevar a reiterados “vivas” al rey y a la Constitución con ostensible y preocupante tono cuartelario, todo parecía dar pábulo a palabras de cariz golpista de las que algunos diputados o diputadas no se privaron. En definitiva, con notable déficit democrático en sus modos, las derechas dan muestras de cómo su oposición, si no enderezan el rumbo, la van a conducir por los caminos de la antipolítica, es decir, por esos derroteros por los que se transita en la política cuando desde ella, de forma perversa, se erosionan las condiciones mismas que la hacen posible, generando una distorsión de la política que la lleva, no ya a una oposición al gobierno, sino a quedar en oposición a la democracia como tal. 

Lo inédito de la frágil promesa de un pacto de gobierno

El peligro que supone la antipolítica es la verdadera amenaza que hemos de afrontar. Lo demás son problemas que resolver, unos urgentes, otros muy importantes y alguno muy grave. Cabe decir que el programa de gobierno pactado entre PSOE y Podemos presenta un buen conjunto de medidas concretas y propuestas de largo recorrido para dar respuesta a demandas de libertades y derechos, de igualdad y justicia social, de empleo y desarrollo económico, de ecología y transición energética, de educación y cultura, de política nacional e internacional… Es verdad que hay cuestiones que no aparecen con el despliegue que sería de desear –como la cuestión migratoria–, respecto a las cuales cabe esperar que así se haga en el futuro. Y no es menos cierto lo llamativo de las escuetas dos líneas –¡en cincuenta páginas!– dedicadas al conflicto de Cataluña. Siendo efectivamente meritorio que el conflicto sea reconocido como tal, dicha expresión programática tan lacónica se ha visto complementada con los términos del acuerdo hecho público con ERC. 

a nadie se le oculta que el compromiso contraído en políticas sociales, además de exigir apoyo fiscal suficiente, supondrá lidiar con los requerimientos de una Comisión Europea que va a seguir pidiendo recortes 

Es obligado decir que el conjunto de la política de gobierno anunciada es prometedor. Por el lado de las políticas sociales a nadie se le oculta que el compromiso contraído, además de exigir apoyo fiscal suficiente, supondrá lidiar con los requerimientos de una Comisión Europea que va a seguir pidiendo recortes en época de dificultades económicas. Por el lado del reconocimiento de la plurinacionalidad, el asunto clave se va a situar en la posibilidad de fijar ese punto en el que se encuentre lo que el PSOE se disponga a ofrecer en cuanto a pasos efectivos de una federalización más consecuente del Estado de las autonomías, con respuesta a la especificidad nacional de Cataluña y otros territorios del Estado, y lo que desde el independentismo se esté en disposición de aceptar en clave de avance en cuanto a soluciones políticas e integración social. Todos los actores son conscientes de que no es fácil lo pretendido, pero es de todo punto necesario, incluyendo dilucidar el tratamiento jurídicamente posible a los líderes independentistas presos. 

El pacto para un gobierno de coalición de izquierda es, como se ha dicho, algo hasta ahora inédito. E inédita es también la vía de negociación entre Gobierno de España y Govern de Catalunya que se ha abierto. Las dificultades inducen a preguntar si ese doble inédito va a ser en verdad viable. Quienes hemos apostado por ello desde mucho tiempo atrás pensamos que puede y debe ser viable. Aun así los interrogantes no se disipan, pero no por ello ha de menguar la apuesta por lo inédito viable, lo cual, dicho sea de paso, era para el brasileño Paulo Freire la manera en que lo utópico podría presentarse atendiendo a la posibilidad real. Sabemos bien que no estamos en las proximidades de utopía alguna, pero no por ello dejamos de necesitar un horizonte para lo factible. Movernos hacia él se podrá hacer si se trabajan las condiciones adecuadas desde la misma acción política, teniendo en cuenta especialmente que un recorrido tan complejo como el que queremos hacer necesita esa acción transformadora que es política también porque le acompaña la palabra que orienta, el discurso que esclarece sus razones y la comunicación que permite compartirlas. Si ello no se logra, entonces habremos malgastado la ocasión generada y el tiempo disponible, el cual no es tampoco recurso indefinido. ¿Aprovecharemos este tiempo para la mayor cohesión social que se reclama y para la rearticulación del Estado que ha de hacerse? ¿O todo quedará en que cada cual recorte la oportunidad para lo (difícil) viable a la medida de sus intereses particulares? De nada valdrá que converjan ambición y necesidad si no hay un proyecto compartido que posibilite que cuajen metas políticas que, en un tiempo futuro, avalen decir que hubo progreso gracias a que lo inédito fue viable y tuvo sentido (políticamente emancipador y socialmente solidario). Lo prometido es deuda. Respecto a ella, bien podemos traer a colación las palabras del Talmud que Erich Fromm gustaba de citar: “No seremos nosotros quienes completarán la tarea, pero no tenemos derecho a abandonarla”. 

Ya está abierto El Taller de CTXT, el local para nuestra comunidad lectora, en el barrio de Chamberí (C/ Juan de Austria, 30). Pásate y disfruta de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

José Antonio Pérez Tapias

Es catedrático en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada. Es autor de 'Invitación al federalismo. España y las razones para un Estado plurinacional'(Madrid, Trotta, 2013).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí