1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La victoria (temporal) de los hinchas antifascistas en EE.UU.

La Liga estadounidense de fútbol prohibió la exhibición de símbolos “políticos”, incluidos aquellos contra el nazismo. Las aficiones de izquierda han conseguido paralizar el veto. Por ahora

Shane Burley (The Baffler) 6/01/2020

<p>Hinchada del Portland Timbers.</p>

Hinchada del Portland Timbers.

Carol Munro

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Los aficionados que accedieron el pasado 7 de septiembre a las gradas del estadio Providence Park, sede del equipo de fútbol Portland Timbers, se encontraron con un folleto en sus asientos. Era de la Fundación de Aficionados Independientes 107, la entidad sin ánimo de lucro que gestiona el Timbers Army, la hinchada de los Timbers, y los Rose City Riveters, la del equipo femenino de Portland, los Thorns.

El volante era un recordatorio de la contienda que está librando el Timbers Army contra dos rivales: la Liga estadounidense de fútbol (MLS, por sus siglas en inglés) y el consejo administrador de los Timbers, la entidad gestora del equipo. La disputa versa sobre la prohibición “arbitraria”, según la hinchada, del discurso político. En el panfleto se incluía el logotipo del Iron Front (el frente de hierro): tres flechas apuntando hacia abajo en el interior de un círculo, un símbolo de casi cien años de historia, utilizado por primera vez por las organizaciones que combatían el auge del fascismo en la Alemania nazi. Los aficionados exhiben este logo en los partidos y está impreso en todo en el merchandising del Timbers Army como recordatorio de que están en contra de la extrema derecha. 

“Si estás en contra del odio, la opresión y el fascismo, entonces eres un antifascista. No tiene vuelta de hoja”, se podía leer en el folleto que explicaba por qué el Timbers Army y los Rose City Riveters habían decidido luchar para seguir portando símbolos y apología antifascistas en la grada norte del estadio. “Estamos a favor de esta imagen precisamente por lo que representa: un símbolo de nuestra firme postura contra el odio en el fútbol, en nuestras comunidades y en el mundo”. Para el partido del 7 de septiembre, el Timbers Army ya había decidido renunciar a algunos de tradiciones como afición, como por ejemplo prender bengalas de humo cuando su equipo marca un gol.

La liga utilizó esta prohibición para tomar medidas contra los símbolos antifascistas, que se han convertido en parte integrante de las hinchadas de fútbol

Los bandos enfrentados (una franquicia deportiva en crecimiento y unos cinco mil forofos del Portland) ejemplifican lo que hace precisamente que el fútbol sea diferente. Así, lo que desautoriza la nueva directiva de la Liga de fútbol estadounidense es “utilizar (incluido cualquier símbolo o cualquier otra representación visible) lenguaje o gestos políticos, amenazadores, inapropiados, insultantes u ofensivos, entre los que se incluyen el lenguaje y el comportamiento racista, homófobo, xenófobo, sexista o inapropiado en cualquier forma”. La manzana de la discordia era una única palabra: la definición de “político”. En principio, prohibir el discurso político podría sonar inocuo (ese tipo de prohibiciones por lo general se entiende como una prohibición de opinar sobre las elecciones, y no sobre asuntos sociales generales), pero la interpretación al respecto que hizo la MLS conmocionó a los aficionados. 

La Liga utilizó esta iniciativa para tomar medidas contra los símbolos antifascistas, que se han convertido en parte integrante de las hinchadas de fútbol. El logotipo del Iron Front lleva años apareciendo entre los forofos, y las hinchadas, una parte sustancial del conjunto de aficionados, tienen a menudo un componente político. Más aún, operan de forma independiente a la Liga y establecen una relación simbiótica con el equipo. 

“Soy un hincha y en ese sentido soy mucho más que un aficionado. Un aficionado solo ve un partido, pero el hincha ofrece su voz y su energía”, confiesa Stephan Lewis, un miembro directivo de la Fundación de Aficionados Independientes 107. Por lo general, los seguidores más entusiastas despliegan pancartas y ondean banderas, tocan los tambores en las gradas, animan, entonan cánticos y alientan a su equipo, además de mejorar la experiencia en el estadio, y todo por un simple sentimiento de compromiso con el partido. Y no están dispuestos a permitir que un importante organismo deportivo les dicte qué aspecto debe tener su hinchada. “Están intentando orientar el mercado hacia los aficionados, pero no comprenden la cultura hincha y siempre han tenido dificultades con eso”, explica Lewis.

En todo el mundo, donde el fútbol es un deporte mucho más importante que en Estados Unidos, las hinchadas son conocidas por crear lazos en la comunidad. En ocasiones, comparten poco más que un simple amor por el equipo, pero en otras, este vínculo se extiende a apoyar a su ciudad e incluso, a veces, estos grupos se forman a partir de un sentimiento de solidaridad política. Las hinchadas de izquierdas en el Reino Unido y Alemania han convertido la política en un elemento central de su visión del fútbol como una experiencia multicultural, y a menudo se enfrentan a grupos de extrema derecha vinculados al Frente Nacional o el Partido Nacional Británico. Aunque habitualmente se los describe como una extensión del hooliganismo, los clubes de fútbol antifascistas son en realidad mucho más diversos. La experiencia del aficionado se cimenta en la cultura que se desarrolla a partir de las hinchadas y estas representan una parte considerable de las ventas de entradas y artículos promocionales. 

El Timbers Army lleva siendo la hinchada del Portland Timbers Football Club desde 2001 –antes de que fuera un equipo de la MLS– y ha aumentado en miles de integrantes desde entonces. Aunque la ciudad de Portland se inclina hacia la izquierda, también cuenta con una historia de violencia fascista en las calles. En el pasado, Oregón llegó a ser uno de los centros más grandes del Ku Kux Klan en la década de 1920; un hervidero de violencia skin y neonazi durante las décadas de 1980 y 1990; y hace poco fue testigo de violentos ataques de miembros de grupos de extrema derecha como los Proud Boys y los Patriot Prayer. Por ese motivo no sorprende que el Timbers Army haya decidido incluir manifestaciones antifascistas en su hinchada, y que haya utilizado al grupo para ayudar a impulsar causas caritativas y alzar la voz contra el racismo en el estadio y en la comunidad. 

En Europa los campos de fútbol han sido testigos de la reacción de los grupos de extrema derecha ante la reciente llegada de refugiados, y esto ha dado pie a que las hinchadas desplegaran pancartas prorrefugiados en los estadios. El Timbers Army ha seguido el ejemplo y se ha unido a la Organización Comunitaria de Inmigrantes y Refugiados (IRCO, por sus siglas en inglés) para realizar campañas de donaciones y recaudar dinero para financiar la comida y educación de estudiantes inmigrantes. Además, el logotipo del Iron Front comenzó a utilizarse con regularidad en 2017, después que se produjera una serie de ataques racistas y cambios en las políticas públicas. En la actualidad, figura en las camisetas, los parches y otros artículos repartidos en las gradas de los aficionados incondicionales del equipo.

“A lo largo de los últimos años hemos visto cómo muchos miembros de nuestra comunidad se sentían menos seguros, amenazados”, comenta Lewis. “Y existen personas que quieren hacer que se sientan amenazados en el exterior. Por eso es importante contar con espacios seguros en las zonas en las que vivimos. Y existe un símbolo en contra de eso. Existe un símbolo que es antiodio”, explica.

Este es el contexto en el que la decisión de la MLS parece contradecir la cultura futbolística. Su nueva política no solo desvirtúa las hinchadas, sino que directamente prohíbe sus consagradas expresiones de solidaridad. 

El consejo administrador de los Portland Timbers decidió aplicar las reglas fijadas por la Liga y hacer cumplir la prohibición en todos los equipos, incluidos los Thorns, que están en la Liga Nacional de Fútbol Femenino y no en la MLS, por lo que en principio no estaría sujeto a la prohibición. “La MLS considera que el símbolo del Iron Front es intrínsecamente político porque se lo ha apropiado el movimiento antifa”, explicó en un comunicado la dirección de los Timbers.

En comparación con sus equivalentes en la industria del baloncesto, del fútbol americano y del béisbol, la MLS está todavía en pañales. La Liga celebró su primer partido en 1996 y solo ha logrado adquirir una afición de masas en la última década. Entre sus aspiraciones, parece estar el imitar a la NFL (la Liga Nacional de Fútbol Americano) en sus enormes acuerdos televisivos y patrocinios. Don Garber, el comisionado de la MLS que ha ocupado el cargo durante las últimas dos décadas, estuvo en la NFL durante 16 años, en la etapa en la que esta se caracterizó por la progresiva comercialización de productos para la hinchada y los acuerdos con empresas. Garber se ha propuesto convertir a la MLS en el próximo deporte de masas en televisión y está claro que los símbolos “antifa” no entran dentro de su apuesta por conseguir audiencias a lo largo y ancho de Estados Unidos. 

La Liga celebró su primer partido en 1996 y solo ha logrado adquirir una afición de masas en la última década

“Si observas las ligas internacionales, la política siempre ha formado parte del juego, ya sea en hinchadas abiertamente de izquierdas como la del FC St Pauli [un club con sede en el distrito de San Pauli en Hamburgo] o en la infiltración en el fútbol europeo de extremistas de extrema derecha que provocan a los jugadores negros tirándoles plátanos y llamándoles monos”, dice Megan Rabone, una miembro del Timbers Army. En otros países, las hinchadas de los equipos, como por ejemplo el AS Livorno (Italia), el Rayo Vallecano (España) y el Olympique de Marseille (Francia), son también agentes políticos; a medida que la extrema derecha avanza en toda Europa, sus aficiones desempeñan un papel muy importante combatiendo los comportamientos antinmigratorios y xenófobos de los hooligans de extrema derecha. En Estados Unidos, el New York Football Club (NYFC) comenzó a ser el lugar de encuentro por excelencia para grupos de skinheadsy neonazis como los Proud Boys, y muchos comenzaron a pedir que la MLS hiciera algo al respecto.

En Seattle, el Gorilla Football Club (GFC), la hinchada de los Sounders, tuvo la política siempre presente en sus entrañas desde su fundación por parte de unos activistas. El grupo recauda dinero para diversas causas, entre las que se encuentra la construcción de “casas pequeñas” para la comunidad sin techo de la zona, crear jardines comunitarios para los centros de refugiados y ayudar en la resolución de catástrofes en Haití. “Utilizamos abiertamente la palabra antifa para describirnos a nosotros mismos. Somos un grupo antifa… y no vamos a dejar de usarlo”, explica Cameron Collins, el vicepresidente del GFC y anterior líder de la Asociación Nacional de Abogados de la Universidad de Seattle. “Hemos albergado estas ideas desde el primer día, así que ya se nos reconoce por eso”. 

Para los aficionados al fútbol, las bufandas son un elemento clave (se agitan durante el partido), y el GFC ha incluido el logotipo del Iron Front en casi todas. Por lo general, la dirección de los Sounders ha tenido cierta manga ancha con el grupo de hinchas; hasta hace poco, esto incluía también determinar qué se considera un símbolo “político”. Es decir, hasta que la MLS tomó medidas contra el Timbers Army, y los eligieron para mandar un mensaje ejemplarizante. “Las hinchadas tienen una relación única con el club que no existe en otros deportes… Cuánto puedes llegar a presionar depende por completo de la relación que la hinchada tenga con ese club”, explica Collins.

El Gorilla FC se sumó a la hinchada de los Sounders más numerosa, el Emerald City Soccer (ECS), para hacer público un comunicado en apoyo de la utilización de símbolos antifascistas tras la prohibición por parte de la Liga. La Section 8, una hinchada de Chicago con inclinaciones de izquierdas, también emitió un comunicado en el que desaprobaba la prohibición, y muchos otros grupos del país se sumaron para censurarla.

El Gorilla FC se sumó a la hinchada de los Sounders más numerosa, el Emerald City Soccer (ECS), para hacer público un comunicado en apoyo de la utilización de símbolos antifascistas tras la prohibición por parte de la Liga

Las protestas aumentaron cuando la dirección de los Portland Timbers extendió la prohibición al equipo femenino, los Thorns. Su hinchada, los Rose City Riveters, se había unido al Timbers Army para apoyarlos porque el logo del Iron Front –y una firme defensa antifascista y LGBT–  también es uno de sus componentes fundamentales. “Los Rose City Riveters son antifascistas. Punto y final… No creemos que los derechos humanos sean algo ‘político’. Pero tampoco tenemos miedo de profundizar en asuntos que otras personas podrían considerar ‘políticos’”, afirma Jo Thompson, una de sus líderes. “Seguiremos ondeando la bandera y animando a nuestra gente para que utilice la insignia dentro del estadio en sus objetos personales”. 

En agosto, el sindicato de jugadores de la MLS usó Twitter para expresar su solidaridad con la hinchada: “Como ya demostraron infinitos atletas en el pasado, todos tenemos una voz y deberíamos sentirnos empoderados para utilizarla, para apoyar la inclusión y para rechazar a aquellos que pretendan silenciar las opiniones. Nuestras hinchadas son la columna vertebral de la liga y cuentan con todo nuestro apoyo”. Este mensaje de unidad, de un “frente unido”, un concepto que reúne a personas de grupos diferentes y a menudo rivales para combatir al enemigo común,  el fascismo, ha recibido el apoyo del Consejo de Aficionados Independiente, la organización que representa a las hinchadas y negocia con la Liga el reglamento para los aficionados. 

El pasado 23 de agosto, los Portland Timbers jugaron contra los Seattle Sounders en el que prometía ser uno de los encuentros más emocionantes de la temporada. La enemistad entre los equipos impidió en el pasado que sus hinchadas se coordinaran, pero en esta ocasión encontraron una causa común para juntarse. En lugar de participar con sus habituales cánticos y ovaciones, ambos grupos permanecieron en silencio durante 33 minutos completos, en referencia a 1933, el año en el que los nazis aplastaron al Iron Front. “Contra todo pronóstico y por primera vez en la historia, se había organizado una protesta entre las hinchadas de los principales rivales de la Liga de fútbol de EE.UU.”, comenta Alex Kowalski, miembro del Timbers Army e integrante también del Rose City Antifa, un grupo antifascista de Portland. “Todos los hinchas juntos para demostrar que aunque no siempre estemos de acuerdo, hay asuntos más importantes y más acuciantes que la rivalidad regional”. 

A pesar de este frente unido, la MLS sigue adelante con sus planes de implementar su nueva política y cuando varios aficionados del Portland ondearon el símbolo del Iron Front en el partido del 31 de agosto contra el Real Salt Lake, tres de ellos recibieron una sanción de tres partidos. Dos semanas antes en Atlanta, varios seguidores fueron expulsados de un partido por llevar pancartas contra el fascismo (en uno de los casos, tan solo contra la violencia con armas de fuego). Algunos recibieron sanciones por un período de un año o les dijeron que solo podían regresar al estadio tras haber completado una formación que costaba 250 dólares. En septiembre, la hinchada de Seattle llevó a cabo una movilización y abandonó el estadio.

La MLS sigue adelante con sus planes de implementar su nueva política. Cuando varios aficionados del Portland ondearon el símbolo del Iron Front en el partido del 31 de agosto contra el Real Salt Lake, tres de ellos recibieron una sanción de tres partidos

“Si los nazis se ofenden, lo más probable es que estemos haciendo algo bien”, expone Abram Goldman-Armstrong, uno de los aficionados que ha sido sancionado por exhibir el logotipo del Iron Front. Goldman-Armstrong es también el propietario del bar Cider Riot, un establecimiento que nacionalistas blancos han destrozado en alguna ocasión debido a sus inclinaciones de izquierda. Cuando la prohibición entró en vigor, Goldman-Armstrong decidió lanzar una sidra Iron Front para demostrar su apoyo al equipo y al antifascismo. “El antifascismo ha formado parte de la filosofía del Timbers Army desde el principio… Sentí que era particularmente oportuno vincular ese mensaje con esta sidra, que se opone a las fronteras y a la discriminación”, explica.

El 10 de septiembre, la dirección de los Timbers se sentó por fin con el Timbers Army, quienes iban acompañados por miembros de organizaciones locales como la sección de Oregón del Consejo de Relaciones Islámico-Estadounidenses (CAIR, por sus siglas en inglés), el Museo Judío de Oregón, el Centro para la Educación sobre el Holocausto y la organización sin ánimo de lucro antirracista Western States Center. “El código actual se presta a la existencia de procesos y resultados como estos a los que estamos asistiendo en la actualidad en la MLS. Hace tan solo unos años, una bandera del orgullo se interpretó como una declaración política, pero ahora la Liga dice que no lo es”, denuncia Zakir Khan, un empleado del Western States Center y presidente de CAIR-Oregón. “Prohibir el discurso político no tiene ningún sentido. Lo que sí defenderíamos es una prohibición del discurso de odio que se hiciera cumplir de manera clara y consistente”. 

Como demostró el pasado 15 de septiembre el muy publicitado partido entre los Timbers y el D.C. United, transmitido en el canal de televisión especializado en deportes ESPN, la pelea no ha terminado. Una vez más, el Timbers Army comenzó el partido en total silencio, sin animar ni corear durante tres minutos y 33 segundos. En ese preciso instante, la multitud explotó y se detonaron granadas de humo verde y amarillo (los colores de los Timbers), y durante el resto del partido entonaron cánticos al unísono sin interrupción.

Posteriormente, algunos miembros del Timbers Army acudieron a Las Vegas para participar en una reunión entre el Consejo de Aficionados Independientes y la Liga en la que transmitieron sus preocupaciones, y en la que la MLS finalmente escuchó. En un comunicado publicado el 24 de septiembre, esta anunció que interrumpiría el veto: “La MLS ha suspendido la prohibición del símbolo del Iron Front en los partidos para lo que queda de la temporada 2019 y las eliminatorias de la MLS Cup, mientras el grupo de trabajo realiza sus análisis”, dijo su presidente, Mark Abbott.

Esto supone una gran victoria para el Army, porque demuestra el poder de influencia que tiene sobre la Liga, pero dista mucho de ser un caso cerrado. La fase regular de la temporada ya ha finalizado, y la MLS tiene hasta febrero para decidir exactamente cómo quiere mostrarse a sí misma en la temporada 2020.

“Puedo conseguir que alguien entienda el problema en dos minutos y puedo conseguir que nos apoye en cinco”, dice Stephan Lewis. “No hay nada malo en ser un antifascista en el día a día”. 

--------------

Este artículo se publicó en The Baffler.

Shane Burley es un escritor y realizador que vive en Portland, Oregón. Es el autor de El fascismo en la actualidad: qué es y cómo acabar con él (AK Press, 2017). Sus artículos han aparecido en medios como The Independent, Jacobin, Truthout, In These Times, Political Research Associates y Commune.

 

Autor >

Shane Burley (The Baffler)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí