1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

GOBERNÁNDOSE ENCIMA (I)

Fiscalizar lo nuevo

Parece ser que se está creando un lenguaje que posibilita que el gobierno hable con otros objetos, por encima de los berridos del Constitucionalismo

Guillem Martínez Madrid , 10/01/2020

<p>Pablo Iglesias saluda a Iván Redondo, después de firmar un preacuerdo de gobierno con Pedro Sánchez.</p>

Pablo Iglesias saluda a Iván Redondo, después de firmar un preacuerdo de gobierno con Pedro Sánchez.

Emilia Gutiérrez (La Vanguardia)

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- Las instituciones modulan a sus usuarios. Es decir, también el modo en el que se accede a ellas. Manuel Vázquez Montalbán, cuando el PSE y el PP iban a reevangelizar Euskadi en modo constitucionalismo, decía que ojalá, que un lehendakari del PP miraría la ikurriña y escucharía el himno vasco con otra retina y con otra oreja, no previstas ni en sus peores pesadillas. Nunca lo sabremos, en todo caso, lo que tampoco es mala noticia.

2- Sobre el-modo-en-el-que-se-accede-a-ellas: este Gobierno ha accedido al gobierno por los pelos, y a través de un mecanismo no deseado por ningún grupo parlamentario que lo integra o que ha participado en ello. El Me-la-envaino system. Es decir, el reconocimiento del desacuerdo, ese reconocimiento de razones distantes a las propias. Reconocer el desacuerdo en un momento de crisis de régimen tiene su miga. Es importante. Augura un futuro fracaso. O, todo lo contrario, el nacimiento de una nueva cultura democrática por aquí abajo. Por definición, más democrática. Supone, al menos, varias trincheras menos.

3- De hecho, si nos fijamos, desde que todo empezó a irse al pedo –electoralmente, que es lo que le interesa a los partidos, en 2014–, todo indicaba que la solución de gobierno más verosímil y más esperada, en Europa y, todo lo contrario, el IBEX, era la gran coalición. Y, en efecto, PP, C’s –y a tramos y en dosis lejanas, Vox– y PSOE tienen una cultura común. Pero poseen otra que les separa, que es la que ha imperado, se ha radicalizado y se ha atrincherado, y que es la que ha alejado al PSOE de su evolución prevista. Por ello, el PSOE está jugando en una cultura que no es la suya, pero que es la que tiene más próxima. Exactamente igual que el resto de partidos que le han apoyado.

Reconocer el desacuerdo en un momento de crisis de régimen tiene su miga. Es importante. Augura un futuro fracaso. O, todo lo contrario, el nacimiento de una nueva cultura democrática por aquí abajo

4- El periodismo tendrá que evaluar esa cultura por hacer. Carece aún de forma y de nombre. También, y en lo que ya es pedir mucho al periodismo patrio –tertulias+canutazos+identificación más allá de lo decoroso con algún poder–, tendrá que evaluar la cultura de las derechas esp, un producto finalizado, si bien dinámico, así como el hecho de que, ganen o pierdan elecciones, las derechas esp son Estado. Es más, es deep Estado. Se llama Constitucionalismo. Hace escasas horas, Ortega Smith, un influencer en la familia constitucionalista, ha formulado el concepto, en modo niquelado, a través de unas declaraciones –este periodista no utiliza declaraciones, salvo que sean lacanianas–. Ahí van: “Este es un gobierno legal, pero ilegítimo e inmoral”. El Constitucionalismo es, vamos, la superación de la legalidad por otros medios, no necesariamente constitucionales o legales. Pero sí, glups, ‘constitucionalistas’, un palabro muy cercano a ‘constitucional’ pero, por lo general, tan opuesto que lo aplaza. Hay cosas, así, que, siendo legales y democráticas, no lo son. Ayer jueves y hoy, viernes, por cierto, hemos tenido de eso a lo bestia y como para una boda. No se pierdan la juerga que arranca en el punto 18. 

5- El Constitucionalismo es la evolución natural de la cultura de la transición, esa asfixia, hacia el derechismo y el nacionalismo. Algo chungo. La evolución natural de la cultura de la transición hacia su izquierda –lo bien-queda, la sentimentalización, la homeopatía, el aplazamiento, la suspensión de lo problemático, el soldadismodesalaminismo– ha quedado, al menos momentáneamente, aplazada. Algo chachi. Por fin hay, en principio, dos culturas políticas a la greña, explícitamente diferentes, contradictorias y en combate. Es decir, por fin hay beligerancia política. Que es para lo que sirve la cultura y la política. 

6- Y, aquí, importante: si no se produce en su esplendor esa cultura de la beligerancia, las derechas y su lectura posdemocrática de la democracia, su cultura del enemigo –que no alude a beligerancia, sino a guerra, a dialéctica de los puños, las pistolas y los tribunales, que diría José Antonio si estuviera vivo y fuera, por tanto, tertuliano–, nos comen con patatas. Socorro.

7- Lo único que sabemos de esa cultura de izquierdas –que nace o nos vamos pa Alemania, Pepe– es que está en crisis. Profunda. Ha fallado en la anterior crisis y en sus pasos previos. Alemania emite alguna izquierda sexy. Y en Escandinavia, países que negociaron muy bien su soberanía en la UE, la socialdemocracia existe. Dicen que la belga es la más meditada. Ni idea. En UK, se la ha comido, ñam-ñam, el nacionalismo. En Portugal está salvando los muebles, unos muebles, el Bienestar, que son de la abuela y nadie quiere. En los USA emite cosas nuevas y sorprendentes. Las izquierdas, fuera de la cosa socialdemocracia, y en ocasiones dentro o cerca, poseen una agenda programática intuitiva, mundial, más formulada de lo que creemos, si bien fuera del Estado. Se irá colando/se está colando. Cambio climático, ampliación y efectividad de derechos, ampliación del trade-mark democracia, feminismo, políticas anti antiinmigración, corrección de la pobreza a través de mecanismos no únicamente fiscales, como lo es una Renta Básica. Hay, por otra parte, una izquierda I+D con mayor acceso –al menos intelectual– al Estado. Cuando el Estado se pone divino e interesante. Lakoff, que desdramatiza la izquierda, la formula como mentalidad e, importante, la contrapone a las nuevas derechas, a sus mitos, que son la antesala, sala y patio de sus políticas. Y Piketty, lo contrario a Lakoff, un itinerario supranacional, programático y material de las izquierdas de Estado. Admirado, leído y levemente aplicado, Piketty es una suerte de Marx del siglo XXI. Es decir, trae regalos para todos.

8- Claro que las izquierdas pueden optar por lo contrario a todo esto tan sexy/punto 7 y volver a su estadio previo a la crisis. Limitarse a ser la parte amable de la que está cayendo, y apostar, para ello, por la identidad. Es decir, por el léxico. Por un léxico chorras que pretende ser su única diferenciación. Apostar por el yo soy, de manera que tengo este léxico que lo demuestra. O lo suple. Es el yo-por-mi-léxico-mato. El léxico sirve poco para cambiar el mundo. O para paliarlo. O para acariciarlo siquiera. La prueba del algodón: si el léxico tuviera esa incidencia sobre los cambios –más bien, sucede lo contrario–, hace siglos que ya hubiéramos acabado con la propiedad, tan solo eliminando los pronombres posesivos. El léxico, por definición, camufla la ausencia de cambios. Por definición, las políticas sustentadas en léxico son falsas. Es decir, reaccionarias. Es decir, crispantes. Por lo que sea, a una parte de las izquierdas locales, a nivel usuario o profesional, les va, snif, ese rollo.

9- Volviendo al punto 7, en casa somos muy de Lakoff.

10- Lakoff puede ayudar a explicar este momento fundacional en Esp. Y ver si, en efecto, se está fundado algo. Así, explica que “no puede ser que (las izquierdas) presenten programas (de gobierno) que parezcan una lista de la compra. Es preciso que presenten una alternativa moral”. Supongo que la alternativa moral que puede, o no, aportar este gobierno, jamás producida y que tendremos que evaluar y fiscalizar, es su capacidad de integrar esa mayoría parlamentaria en un proyecto que excede al de todos sus integrantes. Eso sería algo histórico. Algo que contradijera las dinámicas de las izquierdas y objetos raros peninsulares desde 1937 hasta esta mañana a primera hora. Si se logra, eso excedería el patrimonio de la Transición. Sería, por tanto, otra cosa. Si no, es la XXXX Transición de siempreZzzzzz. Y su léxicoZzzzzz.

11- En su definición de progresismo, Lakoff también ayuda a describir este gobierno. Es más, la clava, al desglosar lo que es el progresismo. Son varias familias. Seis. Que enumera. Se trata de 1) el progresismo socioeconómico –que observa la cosa pasta y la cosa clase–, el 2) identitario –el grupo oprimido; o que así lo cree, que es otra forma de serlo–, el 3) ecológico, el 4) el defensor de las libertades civiles, 5) el espiritual –judíos que, lamentablemente, no tenemos en demasía, lo que es una historia política abreviada de este país; y cristianos, y musulmanes, y budistas, y del pack Pachamama, o veganos– y, 6) el antiautoritario –algo muy amplio y desde lo que les saludo; hola–.

Las izquierdas, fuera de la cosa socialdemocracia, y en ocasiones dentro o cerca, poseen una agenda programática intuitiva, mundial, más formulada de lo que creemos, si bien fuera del Estado

12- Lakoff, si se fijan, no sitúa el patriotismo como progresismo. Es una propiedad de las derechas. Es difícil acercarse a él sin acercarse a ellas. Plof. Lo más parecido es el progresismo 2), que no tiene por qué ser patriota. Si lo es, apaga y vámonos. El progresismo 1), en dos grados diferentes, es el PSOE y UP. Y, menos el 6) –presente en Nueva Zelanda y poco más; suele colarse en los USA, en presidencias demócratas–, la mayoría que sustenta al gobierno suponen los otros 5 progresismos. Pas mal. Lakoff explica también por qué es más frecuente el pacto en las derechas que entre estos progresismos. Es decir, expone por qué este gobierno se puede ir al guano en cualquier momento. Ahí va: “[los diversos progresismos] no comprenden que el suyo sea un caso particular de un planteamiento más general, y no ven la ligazón entre todos los tipos de progresismo”. Comprenderlo sería un/el éxito histórico. Y, en ese sentido, no hay otra: o lo comprende PSOE y UP, pero también ERC y PSOE, o esto acabará como el rosario from the aurora. O comprenden todos que deben hacer algo conjunto y poseedor de cambios profundos y sólidos, en absoluto anecdóticos o léxicos y, además, a gusto de ninguno, o, tras la inoperancia, unas derechas reaccionarias arrasarán en breve –tanto en Esp como en Cat–, a través tan sólo de la cosa léxico.

13- Gracias, por cierto, por permitirme un periodismo que entra en la actualidad más obvia en el punto 14. Gracias por permitirme la cosa petting. El petting lo es casi todo en las cosas divertidas, según he leído en algún sitio. Creo que no era la Biblia, pero no me hagan caso.

14- Sánchez ha aplazado la formación de Gobierno. Lo que no es normal. Por lo que debe de ilustrar algo. Que puede ser nada. O puede ser que le falle un fichaje en el mercado de invierno de ministros –nota mental: espero que no sea Neymar–. Es decir, que pretenda iconografía. Lo que no mola. La coreografía, la comunicación muy barroquizada, son primas del léxico. Empobrecimiento y ocultación del mensaje político. Pero también puede ser una huelga sanchista ante el hecho de que UP comunicara al mundo su listado de ministros, saltándose la jerarquía del presi de Gobierno. Es decir, indicios de futuros problemas.

15- Cabe decir, si es así, que no hay para tanto. Un gobierno de coalición requiere otra lógica de la jerarquía adhoc. En efecto, un gobierno de coalición no es la comuna de Calanda, sigue siendo su contrario, pero requiere otra lógica del mal rollo. Que, por lo visto, se está empezando a dibujar con medidas internas, como el pacto de que ningún ministro hable de otro ministerio. Una dinámica que, por otra parte, siguen todos los ministros planetarios que no quieren ser expulsados de su gobierno. Hay indicios de que a UP, por otra parte, no le ha sentado bien la orgía de vicepresidencias que ha diseñado Sánchez, en tanto que con ello disminuye la impronta de la suya. Si eso es así, el silencio de UP al respecto es un indicio de que hay cierto criterio inicial de no querer liarla. Que debería ganar simetría. También hay indicios, en el PSOE, de lo que Lakoff alude bajo las palabras “no comprenden que el suyo sea un caso particular de un planteamiento más general”. La transformación de direcciones generales en ministerios. Es decir, el vaciado de competencias en algún ministerio UP. Puede ser que la socialdemocracia tenga memoria, y recuerde que así es como Mitterrand se peló a sus ministros comunistas y, posteriormente, ñaca, al PCF. También es posible que los tramos eurocomunistas de UP tengan memoria al respecto. Y, por lo tanto, una táctica. O un verlas venir.

16- En general, un gobierno de coalición es otro lenguaje. Es decir, la capacidad de entender varios lenguajes. Eso, y si bien los lenguajes no son lenguas, es una cosa muy poco esp. Hay indicios, no obstante, de que se progresa adecuadamente en ese sentido. El día de la investidura, ERC emitió un discurso procesista. Vamos, que lo que decían –“nos importa un pepino la gobernabilidad de Esp”; bueno, con otras palabras– se diferenciaba de lo que hacían –garantizar la gobernabilidad de etc.–. Y ese lenguaje complicado fue entendido al vuelo y no fue contestado ni problematizado. Hace 48 horas, el Govern Torra anunció que tenía un plan infalible, la habitual trama de trama de Ed Wood, para sacar a Junqueras del trullo. Lo que es procesismo, esa emisión continuada de un plan de desobediencia institucional, siempre secreto en sus detalles, que no se lleva a término jamás de manera nítida. Pues bien, en esta emisión, no se envió a los Navy Seals del TC, sino que Sánchez, se colige, entendió que eso no significaba nada y, al día siguiente, llamó a Torra para quedar algún día para hablar de lo de la mesa. El conocimiento de los lenguajes –algo básico en política y en la vida en pareja, ese otro sitio en el que nadie dice o hace necesariamente lo que dice o hace– hubiera evitado varias toneladas de dramas en los últimos diez años. Y, hoy, puede evitar un gobierno progresista que no la pringue en el minuto uno. Por no ser progresista. Por no entender los lenguajes de sus interlocutores.

el TS dificulta la solución de un conflicto político. Es decir, en su contexto, dificulta la creación de un gobierno de coalición, su convivencia, sus apoyos, en la estela de la JEC, pionera y avanzada a su tiempo

16- Iba a hablarles de lo del TS/Junqueras. Pero, piticlín-piticlín, me llama Pedro Vallín. Que habíamos quedado para ir a ver un concierto de los Manel, y que me he columpiado, pollo. Así que me pasan a buscar en moto. Conduce a toda leche la señora Vallín, mientras él y yo vamos en el sidecar. En mi caso, duchándome y, luego, vistiéndome. Hace tiempo que no voy a un concierto. El último fue de Mozart. Salzburgo, 1773. Muy bueno, pero con bises poco entregados. El concierto de los Manel es divertido, brillante. La sala, repleta de chicos y chicas MAD. Manel, por cierto, es un grupo que no se ha significado en la cosa procesista, esa máquina de inventariar tipos y tipas significados o tibios. Algo bestia: es lo que está haciendo Vox con Teruel. Supongo que Manel habrá recibido presiones à gogó. O no, que no hablo de ello. En los últimos años la cultura oficialista en Cat ha llegado hasta el pop. Lo que es significativo. Imagínense una cultura de Estado que llega hasta el pop. Imagínense una cultura de Estado en la que todo el pop es Bertín Osborne. Socorro. Descubro que a) Manel no es Bertín etc., que b) uno de los Manel es hijo de una compi luminosa de cuando El País. Yupi. Y que c) el manager del grupo no es otro que Gerardo Sanz, de mi pueblo, cinturón ex-rojo de BCN. Hacía años que no nos veíamos. El abrazo es apoteósico. Acabamos hablando de nuestra vida, que es lo que hacen los amigos después de abrazarse. Nos ponemos en progresismo 1) hasta el punto de que Gerardo va y dice: “venimos del limo”. Vuelvo a casa echando leches en la limousine de CTXT, que me tocaba esa noche, oliendo a limo fresco y con tiempo para hablarles de lo del TS/Junqueras, después de meterme una lamproie à la bordelaise, que yo mismo cocino con estas manitas, pues el servicio, los doce, libra los jueves.

17- TS/Junqueras. En su sesión matinal, el TS, subsector contencioso, ha establecido que Junqueras no era eurodiputado, adoptando el criterio de la JEC, si bien condicionando su decisión a lo que dijera el TS, subsector penal. En una segunda sesión del programa continuo, el TS, subsector penal, ha establecido que Junqueras no es eurodiputado, en tanto pringa con condena firme. Por lo que no es necesario reclamar al Parlamento Europeo un suplicatorio. Para todo ello, el TS ha emitido un texto meditado, lógico, de nota, brillante y chorras. Que, no obstante, no responde a la pregunta del millón: ¿para qué diantres el TS preguntó al respecto al TJUE sobre la condición de eurodiputado de Junqueras si, luego, la respuesta no iba a ser pertinente? Respuesta: supongo que era una pregunta en voz alta, para evitar una respuesta posterior, no solicitada, del TJUE, o del TEDH. Una triquiñuela, vamos. Argucias más propias de una defensa que de un tribunal. Lo que indica que el TS se estaba defendiendo. Estaba defendiendo una justicia que, sabía, no era exportable ni comprensible más allá del país favorito de la Divina Providencia.

18- Con esa respuesta restrictiva, Constitucionalista, el TS se degrada, si bien él cree que ha vuelto a triunfar. Pero es preciso decir que lo emitido por el TS responde a lo pedido por el TJUE, que le solicitó que solucionara el embrollo. Lo ha hecho. Desde la política. Y embrollando más. Primando posicionamientos políticos y nacionalistas –casi obviando al TJUE– a judiciales. He hablado con diversos chicos y chicas listos, y no han ni he podido establecer si el TJUE se dará por satisfecho con la respuesta reaccionaria del TS, que cumple con el encargo del TJUE alejándose, con ello, de la cultura que le proponía el TJUE. Ya veremos. A lo largo del día ha corrido la sensación de que el Parlamento Europeo la liaría y presentaría batalla. Tal vez, a través de una consulta al TJUE, lo que parecía lógico. Y lo que hubiera creado una situación nunca vista antes en Esp, pero sí en Polonia o Hungría. Pero al final de la tarde de hoy viernes, el Parlamento Europeo ha aceptado la decisión de TJUE, contradiciendo, al menos, la beligerancia puesta en el caso por parte de su presi. Game over. O no. La cosa cambia de velocidad. El único tramo esp que le queda, por otra parte, a todo este embolado para reconducirse con tecnología propia, es el recurso de amparo frente a la sentencia, que los condenados han lanzado al TC, esa institución que, con el procés, le sucedió como al amor. Se nos murió de tanto usarlo. Desde 2010, en chapuzas.

19- La visualización del hecho de que Junqueras esté en prisión, como el resto de condenados por cosas no tan gravemente ilegales –desobediencia, camuflada de léxico y trilerismo–, “pero ilegítimas e inmorales”, que diría Vox –y, visto lo visto, el TS–, visualiza en Europa el carácter político de la condena de los presos, no obstante. 

20- Desde ese idealismo jurídico, el TS dificulta la solución de un conflicto político. Es decir, en su contexto, dificulta la creación de un gobierno de coalición, su convivencia, sus apoyos, en la estela de la JEC, pionera y avanzada a su tiempo. Es posible que en breve hasta el Tribunal de las Aguas esté en ese plan, actitud y programa constitucionalista. Este no es el primer problema del futuro gobierno, sino que puede ser EL problema.

La visualización del hecho de que Junqueras esté en prisión, como el resto de condenados por cosas no tan gravemente ilegales, “pero ilegítimas e inmorales”, que diría Vox –y, visto lo visto, el TS–, visualiza en Europa el carácter político de la condena de los presos

21- Lo que nos lleva a la pregunta: ¿qué ha fallado en algunos tramos de la Justicia esp? ¿Por qué su alto grado de politización en algún tramo, según se sube, a la derecha? ¿Falló el CGPJ? ¿El acceso a la Fiscalía y la judicatura, mediatizados por la clase social y la ideología? ¿El sistema de formación? ¿El de promoción? Y, lo que es más importante, ¿cómo solucionarlo? ¿Cómo evitar que una región del Estado, la Justicia, se coma con patatas a otra, el gobierno, cuando lo considera “ilegítimo e inmoral”, y mire para otro lado cuando lo considera legítimo y moral?

22- El Gobierno tiene en su mano la corrección de este alejamiento de la cultura europea por parte de la Justicia esp, a través de varios mecanismos. Uno de ellos es el indulto, esa cosa que se utiliza cuando la justicia no ha funcionado, y que no sólo no viola, sino que confirma el Estado de Derecho como algo democrático, verificable, y no como una barra libre de dura lex sed lex nacionalista. El indulto existe, en fin, en todas las democracias como una corrección del desastre legal, eso que pasa en todas las familias. UGT cat ha anunciado que solicitará el indulto de Bassa. Sería ocurrente que también lo solicitara UGT esp. Y, para otros casos, otras entidades civiles, imprevistas. Se trata de abordar un problema político gordo –no es el procesismo; es la judicialización de la política, es decir, la politización de la justicia–. Se trata de crear respuestas solventes, legales, imaginativas, a ese exceso denominado Constitucionalismo. Y condiciones, lenguajes, complicidad, entre progresismos diferenciados. O malamente, trá-trá, mumal, mumal, mumal. Rayos, qué tarde es. Me voy a la camita. Con mi peluchito Lakoff.

23- Amanezco con otro volcado de doctrina del TS. El pack contencioso rechaza las medidas cautelarísimas solicitadas por Torra. Es decir, mantiene la inhabilitación de la JEC, ese órgano administrativo con, al parecer, más poder y determinación que el Senado de la Guerra de las Galaxias. En segunda sesión, el TC da la estocada al recurso presentado por Torra. En la línea, se supone, más satisfactoria para el Constitucionalismo. Es decir, dando un rol al Parlament, que tendrá que decidir, en última instancia, si Torra, un ex-dipu, es o no presi. Es decir, satisfaciendo las necesidades escenográficas y de léxico de la derecha cat, y facilitando el enfrentamiento a muerte con ERC, un partido que debidamente presionado por el procesismo, como el PSOE, debidamente presionado por el Constitucionalismo, puede cambiar de carácter. Supongo que esa es la meditación implícita de la JEC y del TS.

24- La buena noticia es que, con mucho menos pitote que el emitido por la JEC y el TS, la mesa de negociación Gobierno-Gene hubiera muerto hace unas semanas. Como un pajarito. Y hoy no es el caso. Parece ser que se está creando un lenguaje que posibilita que el gobierno hable con otros objetos, por encima de los berridos del Constitucionalismo. Ya veremos si esto es así y se traduce en algo.

Ya está abierto El Taller de CTXT, el local para nuestra comunidad lectora, en el barrio de Chamberí (C/ Juan de Austria, 30). Pásate y disfruta de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Antonio

    "Uno" tiene toda la razón. Este gobierno va a defender lo indefendible en tiempor record.

    Hace 1 año 8 meses

  2. zyxwvut

    Penoso, y cada vez más penoso, y cada vez más retórica manipuladora para decorar, maquillar y sublimar a los neogolpistas y su proyecto de "república neocon del tres al cinco por ciento". Y manipulación y verborrea para vincular la existencia de la Constitución y el Estatut a la extrema derecha, y silencio clamoroso sobre el portazo de la UE a las maniobras de leguleyos como el señor Boye. Empecinarse en no reconocer una metida de pata en su análisis de la situación está llevando a lo que era un periodismo imaginativo y crítico a una caricatura de si mismo. Lástima, señor Martínez.

    Hace 1 año 8 meses

  3. Laki

    Además de interesante y divertido creo que es un análisis original. No lo veo por ahí. Tampoco veo que lo citen mucho (lo cual es bueno, creo, o por lo menos confirma sus tesis). Gracias, saludos.

    Hace 1 año 8 meses

  4. Uno

    Es increíble lo rápido que se ha pasado de "la PSOE es un partido reaccionario y autoritario de derechas al servicio de la oligarquía y la casa real" (percepción por otra parte muy adecuada) a "el PSOE es un partido de izquierdas, progresista". La misma miopía que lleva a percibir que Negrín mola, que la guardia civil tiene credibilidad de algún tipo, cosa que haría que determinados cargos estuvieran obligados a condenar no sé qué cómo en los old good Times del todoeta, o que "los aliados, a diferencia del 45, nos salvarán". Los aliados esos, en el 36, jugaron a favor de Franco, en el 39 también, y en el 78, a favor de la monarquía. Es decir, a favor de la reacción, de la oligarquía. Como viene siendo costumbre últimamente, poco después de que Martínez escribiera esto, los aliados lo han vuelto hacer. El TJUE ese se ha comido con patatas el vacile del inmundo-TS. Van a tragar con todo porque lo que pase de Pirineos hacia abajo importa una mierda, siempre que se pague la deuda y se garantice que a la población se le extraen rentas inmobiliarias.

    Hace 1 año 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí