1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Alberto Garzón, el estudiante que escupió al dogma económico

Frente a la poderosa influencia de las empresas de apuestas, las metas del nuevo y testarudo ministro de consumo no serán fáciles

Andrés Villena 13/01/2020

<p>Alberto Garzón</p>

Alberto Garzón

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En 2006, el ‘Fin de la Historia’ decretado en 1989 se extendía también a la Ciencia Económica. En sus facultades, Rodrigo Rato representaba un referente milagroso para ‘arreglar’ países, como entonces hacía desde el Fondo Monetario Internacional. Esta miopía interesada había permitido al banquero Mario Conde ser el mito financiero previo al exministro que ahora habita en Soto del Real. En tierra de constantes dogmas, los dioses se hacen necesarios.  

La Facultad de Económicas y Empresariales de la Universidad de Málaga celebraba en enero de aquel año, 2006, una conferencia de la socióloga marxista Marta Harnecker. Entre la audiencia, aparte de los de siempre, llamaba la atención un personaje nuevo: un chaval insultantemente joven y de extrema delgadez que repartía entre los asistentes un pequeño panfleto de medio folio en blanco y negro. Por una vez en estos círculos, su mensaje no llamaba a una concentración contra los crímenes sionistas –especialmente sangrientos aquel año–, ni contra la monarquía borbónica, ni siquiera contra las políticas neoconservadoras de George W. Bush.

No era un hombre de Matrícula de Honor, ni de trabajos voluntarios, ni siquiera de encendidos debates en clase

De haber sido así, me hubiera hecho con el panfleto sin apenas intercambiar impresiones con su repartidor, Alberto Garzón Espinosa, un malagueño procedente de La Rioja que vivía con sus padres en la localidad costera de Rincón de la Victoria. En aquellas octavillas que repartía, Garzón presentaba algo que me pareció tristemente original: una asociación universitaria dedicada a fomentar el aprendizaje teórico y práctico de la Economía a través del estudio de las distintas doctrinas económicas, con especial énfasis en aquellas que los planes docentes no habían considerado prioritarias. 

‘Economía Crítica Málaga’ no logró derribar el dogma universitario dominante –la crisis de 2008 apenas lo ha hecho tampoco–, pero, pese a carecer de medios, se convirtió en un refugio para aquellos estudiantes que percibían el peso alienante de unas clases en las que la formalización matemática y la unilateralidad de los supuestos teóricos hacían más práctica la memorización que el aprendizaje. Economía Crítica sirvió como modesto dique a ese ‘pragmatismo craneoencefálico’ estudiantil, pero también como punto de reunión de una serie de economistas que ahora destacan en algunas universidades y centros de pensamiento. 

Garzón, a veces, una desconcertante combinación de testarudez y de escucha atenta, era un conversador entusiasta con el que el debate, si bien inacabable, resultaba enriquecedor. Empeñado en saber y cansado del dogma lectivo de ese ‘Hombre unidimensional’ universitario del que nos alertara Herbert Marcuse, ocupaba casi siempre el mismo sitio en la biblioteca de la facultad, donde devoraba bibliografía obligatoria y alternativa a la que se le exigiría en los exámenes. 

No era un hombre de Matrícula de Honor, ni de trabajos voluntarios, ni siquiera de encendidos debates en clase. Recordaba, más bien, al personaje autodidacta de La náusea de Sartre, amotinado en una gigantesca sala de libros, rodeado por estudiantes que, al estar dedicados exclusivamente a memorizar sus apuntes, no podían entenderlo.  

De esta singular actitud quedan anécdotas que merece la pena recordar ahora: la primera, su afición a la lectura de Jean Baudrillard, autor de varios textos situacionistas, pero también de La sociedad de consumo, un ensayo sobre la complejidad y los infinitos significados de un fenómeno social que  Garzón va a gestionar desde una posición de máxima responsabilidad. 

La segunda de las historias nos remite, de nuevo, a su cabezonería: en un examen en el que se pedía a los estudiantes la formalización de un modelo matemático que demostrara que los planes de pensiones privados presentaban cuantiosas ventajas con respecto al modelo de reparto vigente, Garzón respondió con una explicación argumentada, pero bien diferente a la exigida. El papel de su ejercicio se perdió.

Dirigentes históricos, como Francisco Frutos, consideran que Garzón ha vaciado de contenido el proyecto comunista gracias a su convivencia con Podemos

Garzón dio sus primeros pasos en la investigación científica al lado del maestro Juan Torres López –otro economista profundamente multidisciplinar, empeñado también en que la mayoría pudiera comprender los fundamentos de la Economía– en la Universidad de Sevilla. Por aquel entonces, ambos formaban parte del Consejo Científico de la organización Attac, promotora de un impuesto a las transacciones financieras, que será de aplicación por parte del gobierno entrante, y una de las entidades impulsoras de lo que posteriormente se denominaría el Movimiento 15M. 

Todo fue muy rápido a partir de ahí: su escaño de diputado por IU –donde había militado desde que vestía con pantalones cortos– en diciembre de 2011 le precipitaría a gestionar la eterna crisis y regeneración de una organización, Izquierda Unida, donde la antigua familia madrileña –implicada en parte en el escándalo de CajaMadrid– le acusaría de su injusta expulsión y escarnio; algunos dirigentes históricos, como Francisco Frutos, consideran que Garzón ha vaciado de contenido el proyecto comunista gracias a su convivencia con el populismo de Podemos; otros antiguos secretarios generales, como Gaspar Llamazares y Cayo Lara, tampoco han agradecido especialmente su progresión meteórica. Como irónico colofón a esta etapa de fontanería forense, otro convencido comunista como el locutor Federico Jiménez Losantos le felicitaría por haber llegado más lejos que Franco en su persecución de las siglas del PCE. 

Unas siglas que, no obstante, han de ponerse en movimiento para no quedar definitivamente oxidadas. Alberto Garzón tiene bien claro que la izquierda en estos tiempos líquidos y de cuestionada soberanía nacional tiene que adoptar posiciones estratégicas para demostrar que la gestión no es solo cosa de aquellos hombres y mujeres grises que tan bien memorizaban a su lado en la biblioteca.  

El reto de hacer que el juego sea solo un juego  

La cartera de Consumo representa una oportunidad para transformar la realidad, más allá de las chanzas editoriales de periodistas con más prisa que curiosidad, que se refieren a un ministro comunista decidido a acabar con uno de los principales motores del sistema capitalista. El Ministerio que se constituye en pocos días y que Garzón presidirá importa las competencias regulatorias sobre juego que antaño controlara el poderoso Ministerio de Hacienda.

La cartera de Consumo representa una oportunidad para transformar la realidad, más allá de las chanzas editoriales de periodistas con más prisa que curiosidad

Controlar los excesos de un sector especulativo por definición no solo depende de tener ciertas ideas muy claras y buenas teorías que las fundamenten. El nuevo ministro se encuentra en el Rubicón: la labor de seleccionar un equipo de técnicos especializados, bien conectados entre sí, así como con otras áreas ministeriales y, además, en contacto con la industria del juego, es el primero de sus retos. La élite funcionarial que apenas se modifica con los cambios electorales representa, en esta etapa, un arma de doble filo: son muchos los altos funcionarios –inspectores de Hacienda, economistas del Estado o administradores civiles– los que estarán dispuestos a ejercer de mecánicos estatales para imprimir cambios duraderos.  

Enfrente le espera el lobby, ese compendio de altos funcionarios de vuelta, de grandes empresas organizadas en patronales y grupos de presión y de bufetes litigadores con personal importado de las tripas jurídicas del Leviatán. El mejor ejemplo de todo ello quizá sea el exministro de Justicia Rafael Catalá Polo, administrador civil del Estado, asesor de la gran empresa de juego y apuestas Codere, miembro de la Fundación Atlético de Madrid y socio de un bufete de abogados excelentemente situado. Su remuneración es acorde a sus funciones: en la última legislatura de Zapatero, cuando se elaboraba la Ley de Juego, Catalá protegió los intereses de Codere con la colaboración de la consultora Equipo Económico, fundada por los hermanos Montoro e integrada por diversos técnicos fiscales y comerciales, en su mayoría procedentes de la Administración. De nuevo, funcionarios expertos de ida y vuelta, sustancia del poder en red de la élite española. 

Ante estos círculos de influencia solapados en consejos de administración, alta burocracia y apellidos repetidos –con los grandes medios de comunicación regados por una publicidad sobre juego y apuestas que han hecho que este sector esté cada vez más presente–, las metas de este economista no serán precisamente fáciles. Nunca lo han sido: si ha logrado convencer a muchos de que la economía convencional tiene más de política que de axiomas científicamente comprobados, y si su testarudez se mantiene en la forma de antaño, quienes, hasta ahora, han hecho de las Administraciones Públicas una palanca para multiplicar sus plusvalías, encontrarán dicha barrera un poco más difícil de bajar en la presente legislatura. Y quizá tengan que pagar alguna que otra tasa para hacerlo.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. M.G.

    "No era un hombre de Matrícula de Honor, ni de trabajos voluntarios, ni siquiera de encendidos debates en clase". Significa que era un hombre corriente y vulgar, el autor solamente rebaja e humaniza el nivel del sujeto al que se refiere. El "posmodernismo" es tanto como poco, es humo y cajón de sastre para contenidos muchos, variopintos e inconexos entre sí; es un no-concepto que produce risas y acalorados debates. Es como hablar del sexo de los ángeles. En cuanto a Garzón: confiar o no confiar, he aquí el problema.

    Hace 1 año 6 meses

  2. matt

    "Alberto Garzón, el estudiante que escupió al dogma económico". ¿Y exáctamente que escupió? Porque creó un grupo universitario que no dió resultados, contestó con argumentos ideológicos a la petición de una argumentación matemática y "No era un hombre de Matrícula de Honor, ni de trabajos voluntarios, ni siquiera de encendidos debates en clase". Es decir: como economista bien flojo.

    Hace 1 año 6 meses

  3. Sovi

    Me parto con el artículo: reivindicar al protagonista como "lector de Baudrillard" cuando es el máximo líder del partido comunista español. Estos economistas sabrán mucho de economía pero no saben nada de ciencias sociales (y Economía tmb es una ciencia social). Aprended lo que es el posmodernismo y luego publicad las cosas, por favor.

    Hace 1 año 6 meses

  4. Soviet

    Alberto Garzón es un farsante intelectual cuyo único mérito académico es haberse juntado con autores realmente buenos y de renombre. Pero su aportación académica es prácticamente nula. Hay muchos economistas críticos que han hecho mejores trabajos que él, pero que no son tan conocidos por no ser trepas políticos como él Y lo de farsante intelectual lo demostró en su "debate" con Bernabé sobre los efectos perversos de la izquierda posmoderna en la política actual. Garzón, apoltronado de la izquierda posmo que nos ha vendido, en vez de contestar clara y serenamente con argumentos comprensibles, prefirió tirar de jerga hiper-técnica, pedante y academicista para ocultar su total carencia de argumentos. Pero impidió cualquier tipo de réplica por parte de Bernabé que, siendo periodista, no estaba preparado para digerir tanta cháchara vacía. Ahora hay que aguantar este tipo de artículos, pura propaganda mediática del nuevo gobierno, ¿esperando recibir la próxima subvención?

    Hace 1 año 6 meses

  5. Tiberio Gutiérrez

    De las realizaciones concretas y reales que lleve a efecto el gobierno de coalición, el primero desde 1936, va a depender el desarrollo de la izquierda democrática en Europa, en América Latina y en el mundo entero, por lo cual hago votos para que sus programas de gobierno lleguen a las mayorías populares de la República Española, haciendo frente a la jauría reaccionaria y antidemocrática de los que van a querer obstaculizar su por todos los medios, los propósitos de democracia social, política y económica para las mayorías de España. Solidaridad y muy buen año del 2020.

    Hace 1 año 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí