1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El salón eléctrico

Odiar al nazi: del cineclub a la Fiscalía

La crítica al nazismo representa un género cinematográfico en sí mismo que apuntala una filmografía apabullante, desde Chaplin hasta Spielberg

Pilar Ruiz 28/01/2020

<p>Indiana Jones agrediendo a un nazi.</p>

Indiana Jones agrediendo a un nazi.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“Nazis. Odio a esos tipos”.

Indiana Jones

 

Nazis. Fascistas. Esos tipos. En las postrimerías del siglo XX estaban bien definidos: eran los malos de las películas. Ya no. Los que crecieron con el imaginario y el convencimiento de que nazi era sinónimo de persona execrable estaban equivocados: han mutado por obra y gracia de la modernidad de perversos racistas genocidas a pobres víctimas de un odio injustificado. El siglo XXI trae consigo nuevas sensibilidades, Zozulyas mediante. La Fiscalía española, ahora tan traída y llevada por aquellos de “Eso te lo afina la Fiscalía” siempre vigilantes de la independencia judicial puesta en peligro por la llegada al gobierno de peligrosos antifascistas, decidió enviar una circular en mayo de 2019 sobre “pautas para interpretar los delitos de odio tipificados en el art. 510 CP” en la cual se especificaba que “una agresión a una persona de ideología nazi, o la incitación al odio hacia tal colectivo, puede ser incluida en este tipo de delitos.” 

Un asunto de índole menor para el público en general puesto que pocos comentarios se han hecho al respecto, pero todo un problemón para el cine mundial. Ya ven, cosas de artistas, que solo piensan en lo suyo, los muy egoístas.

Resulta que la crítica al nazismo representa un género cinematográfico en sí mismo que apuntala una filmografía apabullante, con obras maestras y películas buenas, malas, regulares y hasta de zombis. Para el cine, la Segunda Guerra Mundial ha sido el tema histórico con mayúsculas, mucho más que la Primera – aunque desde su aniversario en 2014 rescatada como precuela– la guerra fría o el fin de los imperios coloniales, que no pueden competir con unos buenos nazis con sus campos de exterminio, esvásticas y uniformes impecables diseñados por Hugo Boss. Pura puesta en escena, como bien supo ver alguien de tanto talento visual como Leni Riefenstahl.

 

Los simpatizantes de esta ideología tan perseguida han acusado siempre a la industria cultural de estar en manos de lobbies subversivos de izquierdistas tocapelotas, pacifistas antipatriotas y judíos respondones que estarían haciendo apología del marxismo y del sionismo internacional a través del cine y la televisión, la literatura, el cómic, la comedia. No les falta razón: esos tipos siempre han sido de lo más rencoroso desde que Hitler la liara parda –nunca mejor dicho– pero, a partir de ahora, los equidistantes de guardia podrán dormir tranquilos, ya que sobre estos directores, guionistas, productores y artistas caerá todo el peso de la Ley.

En fin, tendremos que renunciar a los mejores villanos de todos los tiempos. Por supuesto, entendemos que estas relecturas jurídicas sobre ciertas ideologías políticas nada tienen que ver con el ascenso e influencia de los nuevos fascismos y neonazismos aquí y en medio mundo; en absoluto, señoría. La pregunta que hacemos a la autoridad competente es si la norma se aplicará con efectos retroactivos –queda clara para los cineastas en activo, gracias– que, a la sazón, supondría una revisión a la totalidad del legado audiovisual universal. Con este chivatazo proponemos una lista de obras y autores a los que cualquier cinéfilo podría acusar de incitación de odio al nazi. Así nos adelantamos por si fuera menester esgrimir esta denuncia como defensa en el futuro, que nunca se sabe.

   Leni riéndole la gracia a Adolf

El primero de la lista de delincuentes es, por supuesto, Charles Chaplin y su archiconocida parodia El gran dictador (1940), que volvería a ser película prohibida en España: se estrenó en 1975 después de la muerte del dictador. Del nuestro.

    No lo hagas, Charlie, que te metes en un lío.

Engrosan la lista la miríada de guionistas y directores judíos exiliados por el ascenso de Hitler, la persecución y la guerra: olvídense de clásicos como Casablanca (del judío húngaro Michael Curtiz, 1942); Gilda (Charles Vidor –otro judío húngaro de malas intenciones–, 1946); Encadenados, también de 1946 –Hitchcock era católico, pero siempre tuvo malas intenciones– porque desaparecerían si les quitaran del argumento el odio a los nazis. Simplemente, no existirían.

Hablando de judíos, no se libra el maestro Lubitsch y ese monumento llamado Ser o no ser (1942), como tampoco se escapa su alumno aventajado, Billy Wilder, ni sus mil chistes antinazis –un filón para la Audiencia Nacional, ahí lo dejo– desperdigados por toda su filmografía de judío rencoroso, seguramente porque su madre y tías fueron asesinadas en Auschwitz.

¿Y qué decir de Los Productores de Mel Brooks (de 1968, con remake de Susan Stroman en 2005) y su Hitler con pluma de musical? Mel: todos saben que eres judío ¡y ruso! Si empezaste como cómico en la radio de la Marina durante la Segunda Guerra Mundial parodiando a los nazis… Cumplir 93 primaveras no te libra de ser un odiador consumado.

Stanley Kramer –de abuelos judíos polacos y crecido en Hell's Kitchen– estaría metido en un lío por ¿Vencedores o vencidos? (1961) y rojos rusos como Tarkovski, por La infancia de Iván (1962). Toda esta odiosa propaganda deja fuera a víctimas tan dignas como las SS, Ustachas, Cruces Flechadas y colaboracionistas en general, menos mal que ahí está el partido del PIN para recordarlo:

Tampoco se admiten las bromas macabras: ya sabemos lo que opinan algunos tribunales españoles del humor negro. Así que cuidado, Roberto Benigni: La vida es bella (1997) es de juzgado de guardia. Porque con los italianos se puede hacer un batallón de cineastas odiadores, no en vano el PCI fue el partido comunista más importante de Europa. Rosellini va al trullo por abrir la veda con Roma città aperta (1945) y habría que secuestrar el material incendiario de Saló (1975) aunque seguramente ya le costara la vida a Pasolini. A la lista negra van también Visconti, Pontecorvo, Scola y por supuesto, Bertolucci por Novecento (1976), panfleto que se regodea en el odio típico de un antifascista y marxista declarado. Gracias al Ayuntamiento de Madrid, ahora sabemos de los crímenes del marxismo, esa teoría económica escrita por filósofos que estudiamos en el instituto e incluso en la universidad por ser los más influyentes en la sociedad contemporánea. ¿Qué será lo siguiente? Quizá reparar a las víctimas de Hegel, Descartes, Voltaire y no digamos de los semióticos, esos genocidas han machacado a generaciones enteras. Todo hay que decirlo: la Fiscalía no contempla como delito la apología de odio al marxismo –Groucho, ¿dónde estás?– puesto que tendría que encausar a patriotas, obispos y otras gentes de bien.

Pero mejor sigamos con la lista delatora, apunten:

En Francia no se libran a pesar de que siempre tuvieron sus cosillas antisemitas: el affaire Dreyfuss colea en el Front National y en la última peli de Polanski –que se la carga por El pianista (2002) y no por pederastia– y no les salva ni su colaboracionismo, porque la Nouvelle Vague en pleno podría ser acusada de delito de odio, valgan como ejemplo Louis Malle por Lacombe Lucien (1974) y Adiós, Muchachos (1987), Alain Resnais por Noche y Niebla (1955) y Truffaut por El último metro (1980). Tampoco se libraría su antecesor, el gran Jean Renoir; ¿a quién se le ocurre hacer Esta tierra es mía en 1943? Y está tardando el anticapi afrancesado Costa Gavras en dar con sus huesos en la trena por haber rodado descarados vehículos de odio como La caja de música (1989) y Amén (2002).

Ya ven que el dedo acusador alcanza todo tipo de géneros: el thriller en Marathon Man (Schlesinger, 1976); el de autor en Europa, Europa (Agnieszka Holland, 1990) o el musical en Cabaret (Fosse, 1972). También encontramos apología del odio en El extraño (Orson Welles, 1946) y la misma pérfida propaganda en La decisión de Sophie (Alan J.Pakula, 1982), no digamos en la alegoría brutal de Los niños del Brasil (Schaffner, 1978): de paso que investiguen también a su escritor, el muy sospechoso Ira Levin. Los neonazis de American History X (Tony Kaye, 1998) tendrían que ser reparados públicamente y por culpa de sus Malditos Bastardos (2009) Tarantino podría pasar una temporada a la sombra.

               Los Malditos Bastardos están muy contentos.

Y ningún hijo de Saúl, ningún fotógrafo de Mauthausen ni niño con pijamas a rayas o con amiguitos Hitlers imaginarios (Jojo Rabbit, Waititi, 2020) se librarán de ir a la lista negra. Tampoco las series de TV: esperemos que metan mano a Ridley Scott por haber producido The Good Fight que, además de mostrar una verdadera inquina al pobre Trump, llama a la agresión contra honrados ciudadanos nazis.

Y es que en algunos casos el delito es flagrante: Steven Spielberg –apellido de odiador genético– no solo es el autor de un libelo como La Lista de Schindler (1993) sino, sobre todo, responsable de haber adoctrinado a millones de niños y adolescentes con su saga de Indiana Jones, el odiador de nazis por antonomasia. Todo tiene un límite, señor Spielberg.

Para terminar esta ominosa lista, habría que incluir uno de los aspectos más peligrosos del delito de incitación al odio: el que hace el cine bajo la sinuosa marca de “documental”, apoyándose en imágenes que nada tienen de ficción. Dejemos que juzguen la película que supervisó Alfred Hitchcock con las imágenes filmadas por soldados británicos en el campo de Bergen-Belsen en 1945, y al más prestigioso de todos los documentos audiovisuales sobre crímenes de lesa humanidad: Shoah (Lanzmann, 1985).

Es solo una muestra, pero hay muchas más. Esperemos que este Index de películas peligrosas sea tan útil como aquel de la Inquisición, según los imperiofílicos y rocabareistas, un tribunal tan justo y ecuánime como los de hoy en día. Respecto a los delitos de odio: el paso siguiente es la pira.

“Nazis. Odio a esos tipos”.

Indiana Jones

 

Nazis. Fascistas. Esos tipos. En las postrimerías del siglo XX estaban bien definidos: eran los malos de las películas. Ya no. Los que crecieron con el imaginario y el convencimiento de que nazi era sinónimo...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Pilar Ruiz

Periodista a veces y guionista el resto del tiempo. En una ocasión dirigió una película (Los nombres de Alicia, 2005) y después escribió tres novelas: "El Corazón del caimán", "La danza de la serpiente" (Ediciones B) y "El jardín de los espejos". (Roca, 2020).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Candido Fernández Gonzalez-Calero

    Es de esperar que Dolores Delgado actúe contra esos fiscales fascistas odiadores a quienes odiamos todos los bien nacidos

    Hace 1 año 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí