1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Españaza

Un país paupérrimo: del pobre de solemnidad al nuevo pobre

David Felipe Arranz 27/01/2020

<p>Pobreza</p>

Pobreza

J.R. Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Empecemos por el principio, que siempre es el verbo. Desde que, según Mateo, Jesucristo aseguró que era más fácil que un camello entrase por el ojo de una aguja, que el que un rico lo hiciese en el Reino de los Cielos, el mundo de la pobreza se ha dividido entre los que repiten el versículo y practican la generosidad de los ricos, y los pobres, que nunca están de acuerdo con nada. Así de levantiscos y poco dóciles son ellos y el lujo lo necesitan menos, porque la Moraleja les queda lejos y no les suele gustar hincharse a vitamina D en la cubierta del yate. Vivimos una apoteosis de la paradoja lujuriante.

Muchos interesados tomaron el rábano del mensaje evangélico por las hojas, hicieron de la indigencia dogma de fe y mantuvieron durante siglos que padecer los rigores de la pobreza era un modo de alcanzar el cielo y la salvación del alma, en definitiva. El “pobre de solemnidad” pedía limosna en las fiestas solemnes, dice el Diccionario de la Real Academia, que definió al pobre muy pobre. “Se prohíbe la mendicidad”, rezaba un cartel de una gran ciudad en un paseo muy solemne, sí, pero sin desamparados a la vista. La cosa de la definición viene de antiguo. El derecho civil, que andaba muy inspirado entre 1833 y 1868, recogió la figura jurídica del “pobre de solemnidad”, que era el ciudadano acreedor de los “beneficios” procesales de la pobreza, si así lo acreditaba: eran los oficialmente pobres, los que recibían los últimos beneficios sociales del Estado, como la justicia gratuita. 

En nuestro país, casi la cuarta parte de la población se encuentra en riesgo de exclusión social, el 18,4% –1,2 millones más que en 2007 –

No se ha inventado nada como el sentimiento de culpa hacia el menesteroso y desde la berlanguiana Plácido (1961), esa obra maestra de la comedia negra corrosiva, crispante y denunciante que alborotó un poco el “orden” del Régimen, la mirada hacia el pobre ya no es la misma. Afortunadamente. Y sin esta conmoción celtibérica, Irwin Shaw no hubiese podido escribir su best seller Hombre rico, hombre pobre (1969), que protagonizaron lustrosos y esbeltecidos en la televisión Peter Strauss –el rico– y Nick Nolte –el pobre–. Al final de Plácido, una voz angelical canta los últimos versos de un villancico que en su primera estrofa dice: “Madre, en la puerta hay un niño, más hermoso que el sol bello, y dice que tiene frío, porque viene medio en cueros. Pues dile que entre, se calentará, porque en esta tierra, ya no hay caridad; ni nunca la habido, ni nunca la habrá”. Que de Azcona a Shaw hay dos civilizaciones de pobres hermanadas por el “júbilo” de serlo.

Al español le sale de dentro un pobre de solemnidad con las fiestas navideñas, pero se marcha a comienzos de enero y ya no se le vuelve a ver hasta el año siguiente. El pobre, pues, tiene vida efímera, navideña y belenística, y es patrimonio exclusivo de la mala conciencia. Así como el rico ha inventado la brecha salarial, el pobre ha creado el jornal, el paro, el arrabal, el lumpemproletariado, el salario mínimo interprofesional, los números rojos, el desalojo de la vivienda y las muchas bocas que hay que alimentar. En nuestro país, casi la cuarta parte de la población se encuentra en riesgo de exclusión social, el 18,4% –1,2 millones más que en 2007–: la honradez es una cosa que nunca ha dado para vivir, solo para un malvivir sin convicción; porque en España somos honrados, mayormente y a lo que se ve. Además, están los “expulsados”, un colectivo de 1,8 millones de personas más que padece las dificultades económicas suficientes como para recibir auxilio inmediato.

Las democracias del Estado del bienestar tienen su cuota de desheredados y España no podía ser menos: el VIII informe FOESSA de Cáritas acaba de señalar que en 2019 se ha producido un aumento de la desigualdad en España y que el Ejecutivo socialista no ha abierto aún ese melón, ocupado en la campaña, la reunión, el pacto inspirado... En su desespero, la masa de los desfavorecidos no vota porque está ocupada en su monologante sobrevivir, no suma su calderilla al PIB y no hace Marca España, en definitiva. Ahora la oficialidad que marca las tendencias del discurso dice que al pobre hay que llamarlo “persona vulnerable”, que es una manera de aligerar la parte de culpa y demás, y de no arreglarle nada al pobre: ni la dignidad. Pero al pobre le da igual cómo se le llame: lo que quiere es que lo ayuden a encontrar trabajo, a buscar un modo de vida digno. Los pobres españoles, con su hambre y su “sinhogarismo”, le tienen apego a la pobreza, se afianzan en ella, piensan muchos. Ni quieren pertenecer a las grandes familias ni a los grandes consejos corporativos. Lo suyo es puro vicio al que los ricos no le encuentran explicación. Los voluntarios de las ONG pasan cada noche con la religión de la comida y el café caliente y es suficiente para irse uno a la cama tranquilo: los vagabundos se quedan a la intemperie de su acracia, su anarquía, su cartón de vino, su borrachera monumental y complaciente cuota de malestar democrático...

Total, que “yo a las cabañas bajé, yo a los palacios (de Moncloa) subí”. Ningún presidente investido ni desvestido, que sepamos, se ha interesado por favorecer una legislación de ámbito estatal que garantice los ingresos de los hogares en situación de pobreza, ni ha promovido la adopción de políticas públicas que hagan efectivo el derecho a la vivienda de las personas y familias en situación de extrema pobreza; tampoco ha impulsado una reforma legislativa que proteja a los hogares vulnerables en caso de desalojo o que garantice la protección de los menores extranjeros no acompañados. Se ha instalado institucionalmente, pues, la “nueva pobreza”, representada, simplemente, por las familias que trabajan, pero que no pueden llegar a fin de mes sin perder la autoestima, la dignidad. Lo que era la otrora llamada clase media.

La oficialidad dice que al pobre hay que llamarlo “persona vulnerable”, que es una manera de aligerar la parte de culpa y de no arreglarle nada al pobre: ni la dignidad

El pobre es irreversible, no sabe de macroeconomía, y el rico puede devenir en pobre si no sabe de ingeniería fiscal en la bolsa lejana, se lo ha pulido todo, se ha rodeado de malos asesores o ha alcanzado su estatus ilícitamente. En realidad, casi nadie ha sabido nunca a ciencia cierta lo que es un multimillonario de cerca, aparte de la gente de Forbes y otro millonario, y, por el contrario, al pobre se lo encuentra uno cada día, porque es barrial, reiterante y cotidiano. Por eso, según el IX informe El estado de la pobreza de AROPE (At Risk of Powerty or Social Exclusion) de la UE, España es el séptimo país de la Unión Europea en número de pobres, por debajo de Bulgaria, Rumanía, Grecia, Lituania… Nuestra cotidianidad es al pobre lo que los Emiratos Árabes al petrodólar. Esa es la verdadera democracia de la Unión Europea, la unidad de pobreza del pueblo, que sigue votando y rescatando cajas y bancos. Porque a gobernar se empieza por el reparto de arriba, la asignación de salarios, el prorrateo de prebendas, el cabildeo de los lobbies y el establecimiento de las dinastías y las blancas camisas de seda. 

En el índice paupérrimo de AROPE, capítulo español, se ha tenido en cuenta la renta, los niveles de empleo de la familia, la capacidad que tiene de afrontar el alquiler o los gastos de la calefacción en estas fechas. El rico sabe adaptarse al entorno financiero porque ha estudiado todos los másteres ejecutivos y de control de gestión en una “business school”: las crisis y bandazos que se producen en su entorno no le afectan, porque ha puesto la bolsa a buen recaudo en un paraíso fiscal con un gestor que luce camisa estampada llameante de tucanes y palmeras. La política española, sin embargo, tiene sus ricos y ha aportado su cuota a la plutocracia europea: el exministro de Asuntos Exteriores Josep Borrell, por ejemplo, posee un patrimonio de 2,77 millones de euros; y el de la ministra de Educación, Isabel Celaá, es de casi 4 millones. No queda claro si el Ejecutivo atrae a los ricos o los hace, pero desde Charles Wright Mills sabemos que los “muy ricos”, los “altos directivos”, los “ricos corporativos” y el “directorio político” dominan el mundo. Aunque el récord de los políticos archirricos de los últimos tiempos lo ha batido el exsecretario de Defensa con el PP de 2012 hasta 2016, Pedro Argüelles, con activos de casi 30 millones de euros. El político lo es por antonomasia y el rico también, porque son enteradillos de las finanzas; y eso no es más que la heráldica del poder o la endogamia aristocratizante. 

Siempre es menos molesto el dolor del pobre que el dolor de espalda o de ciática. Si el pobre de solemnidad era una cosa que inventaron los notables decimonónicos en sus discursos en las Cortes y el Ateneo, el “nuevo pobre” es fruto directo de la feroz e insolente inopia del político y de una “civilización” construida sobre la injusticia social, que compatibiliza sin mayor problema la agonía de personas entre cartones con el trajín consumista: de la mugre al eau de parfum. La España paupérrima es así.

-----------------------

David Felipe Arranz es escritor, filólogo, periodista y profesor de periodismo en la Universidad Carlos III de Madrid.

Empecemos por el principio, que siempre es el verbo. Desde que, según Mateo, Jesucristo aseguró que era más fácil que un camello entrase por el ojo de una aguja, que el que un rico lo hiciese en el Reino de los Cielos, el mundo de la pobreza se ha dividido entre los que repiten el versículo y practican la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

David Felipe Arranz

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí