1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

The BAffler

El poder de las huelgas clásicas

Las movilizaciones de los trabajadores del transporte en países como EE. UU. y Francia han demostrado que estos tienen la llave de la economía y de nuestra sociedad

Kim Kelly (The Baffler) 27/01/2020

<p>Huelga ferroviaria de 1886 en Illinois </p>

Huelga ferroviaria de 1886 en Illinois 

Nebinger, G. J

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El Día de Acción de Gracias es posiblemente el peor día festivo de Estados Unidos. Incluso si obviamos la historia genocida que enmascara, los días que rodean al consumo ritualizado de grandes aves resecas y chorreantes guarniciones (por lo general en presencia de nuestros parientes menos favoritos) es sin duda uno de los períodos de viaje más frenéticos del año, y 2019 no ha sido una excepción. La AAA [Asociación de Automóviles de EE.UU.] calculó que 49 millones de estadounidenses se desplazarían al menos 80 km en coche, mientras que Airlines for America [el lobby de las aerolíneas] previó que 41 millones de personas volarían entre el 22 de noviembre y el 3 de diciembre. El impacto medioambiental es brutal y el estrés de atender a todos esos iracundos pasajeros es una pesada carga para los trabajadores aeroportuarios. Un cierto grado de caos es previsible, pero gracias a la labor de los siempre sobreexigidos y con frecuencia mal pagados trabajadores del transporte, la mayoría de los pasajeros llega a casa a tiempo para comerse el pavo.

Sin embargo, este año [por 2019] ese viaje podría ser un poco más complicado. El 26 de noviembre, los trabajadores de abastecimiento de comida de 17 de los principales intercambiadores aéreos (incluido el aeropuerto JFK de Nueva York, el O’Hare de Chicago, el LAX de Los Ángeles y el DCA de Washington), escenificaron lo que su sindicato, UNITE HERE, denominó la manifestación más numerosa del personal de servicios en tierra de los aeropuertos estadounidenses en años. Las protestas formaban parte de una redoblada campaña para llamar la atención sobre la grave situación que viven los trabajadores de catering del aeropuerto, muchos de los cuales “viven en la pobreza”, mientras la aerolínea American Airlines, que utiliza los servicios de estos trabajadores a través de subcontratas como LSG Sky Chefs y Gate Gourmet, declaró un beneficio neto de 1.400 millones de dólares en 2018. Como destaca UNITE HERE, una encuesta reciente que se realizó entre cientos de trabajadores de Sky Chefs concluyó que un “30 % de los trabajadores carecía de seguro médico y un 35 % dependía de la asistencia sanitaria del gobierno para sus tratamientos o los de sus hijos”.

La vigencia del convenio de los trabajadores de catering de aerolíneas finalizó el 31 de diciembre del 2018: Gate Gourmet comenzó la mediación el 26 de septiembre de 2018 y Sky Chefs el 21 de mayo de 2019. El sueldo, los seguros de salud y las peligrosas condiciones de trabajo son los principales temas que los trabajadores de ambas empresas llevaron a la mesa de negociación: “Trabajo en el principal intercambiador de American Airlines, DFW, que también es la ciudad natal de la empresa y donde American Airlines acaba de edificar unas nuevas y lujosas oficinas centrales”, comenta la miembro de UNITE HERE, Stephanie Kopnang, “y, sin embargo, estamos entre los servicios de catering peor pagados del país. Si no hago horas extra, no puedo pagar el alquiler ni las facturas”.

En julio, los trabajadores del catering de 33 aeropuertos votaron mayoritariamente a favor de ir a la huelga una vez que la Comisión Nacional de Mediación los liberara

Los miembros de UNITE HERE llevan meses cuestionando estas insostenibles y explotadoras condiciones de trabajo con acciones que van desde el simulacro de muerte escenificado hace un par de meses en Filadelfia, hasta las manifestaciones que se llevaron a cabo en numerosos aeropuertos durante el verano del año pasado. En julio, los trabajadores del catering de 33 aeropuertos votaron mayoritariamente a favor de ir a la huelga una vez que la Comisión Nacional de Mediación los liberara. El tiempo se está agotando para que las aerolíneas comiencen a tomar en serio a estos trabajadores y satisfagan sus exigencias porque, como han dejado suficientemente claro, están dispuestos a hacer lo que sea necesario para conseguir el convenio que ellos (y sus familias) se merecen. “Yo estoy en esta lucha por mi hija de 12 años, Ariana; pago 400 dólares al mes por el seguro de la empresa solo para poder llevarla al médico y que la traten el asma crónico que padece”, explica Shandolyn Lewis, una empleada del catering de Detroit. “Nosotras trabajamos para una subcontrata de LSG Sky Chefs, pero nuestro trabajo hace que las aerolíneas ganen dinero. Sin nosotras, las aerolíneas no tendrían comida o agua que ofrecer a sus pasajeros. No podemos permitirnos esperar más por algo que nos merecemos”.

Junto a los trabajadores del catering de aerolíneas, los tripulantes de cabina de pasajeros, que ya se están preparando mentalmente para la afluencia de ansiosos y desagradables pasajeros del Día de Acción de Gracias (¡eso sí que es control emocional!), también están luchando por su cuenta. Los auxiliares de vuelo de Hawaiian Airlines también han votado a favor de convocar una huelga (la primera en los 90 años de historia de la aerolínea), tras la ruptura de las negociaciones contractuales que comenzaron en enero de 2017. Los auxiliares de Hawaiian Airlines cobran menos que los de otros estados de EE.UU., a pesar del elevado coste de vida de las ciudades en las que viven. Llevan 6 meses organizando piquetes informativos en el aeropuerto internacional de Honolulu con el apoyo de su sindicato, la Asociación de Tripulantes de Cabina de Pasajeros (AFA-CWA, por sus siglas en inglés), y su presidenta, Sara Nelson, que en junio se sumó a los piquetes. Al igual que los trabajadores de UNITE HERE, no podrán convocar una huelga legalmente hasta que la Comisión Nacional de Mediación los libere de la negociación y pase un “período de enfriamiento” de 30 días. Pero después de ese tiempo, todo es posible.

Los trabajadores de aerolíneas no son ni mucho menos los únicos que están en lucha. Los conductores de autobuses de la zona metropolitana de Washington (WMATA, por sus siglas en inglés), contratados por la estación Cinder Bed Road de Virginia, llevan meses en huelga. Los trabajadores son miembros del sindicato Amalgamated Transit Union (ATU), filial 689, y la estación Cinder Bed Road está operada por Transdev, una multinacional francesa: la primera estación metropolitana de Washington que se gestiona con capital privado en 40 años. Los trabajadores convocaron la huelga el 24 de octubre de 2019 por las preocupaciones en materia de seguridad, por unas prácticas laborales injustas y por problemas con el servicio, además de por el evidente asunto del desequilibrio salarial (según el sindicato, los conductores de Transdev realizan exactamente el mismo trabajo que los contratados directamente por el WMATA y cobran 12 dólares menos la hora). Asimismo, se les desgravan 6000 dólares por el seguro sanitario, mientras que a los otros trabajadores del WMATA no se les desgrava nada. Este doble sistema de sueldos y prestaciones, en el que se clasifica y paga a los trabajadores de manera diferente, aunque realicen el mismo trabajo, se asemeja a las condiciones laborales que provocaron la huelga general de General Motors a comienzos del año pasado y casi hicieron lo mismo con UPS en 2018. Los jefes adoran los diferentes escalones salariales porque pueden ahorrarse dinero en indemnizaciones y, en algunos casos, hasta conseguir que los miembros del sindicato se enfrenten los unos con los otros. Pero la injusticia intrínseca de este sistema irrita a los trabajadores, y los intentos que ha realizado la dirección para dividirlos ya está empezando a jugar en su contra. El espíritu de grupo del sindicato ATU, filial 689, ha permitido que consigan llegar a este punto y ahora no van a tirar la toalla. Como cantaban en un reciente vídeo musical que realizó el huelguista Otis Price: “No juegues con mi dinero, no juegues con mi familia”.

Los auxiliares de Hawaiian Airlines cobran menos que los de otros estados de EE.UU., a pesar del elevado coste de vida de las ciudades en las que viven

La huelga del Cinder Bed Road ha contado con el apoyo de otros miembros del sindicato, incluidos los que trabajan en el Fairfax Connector, que es la red de autobuses más grande de Virginia y la tercera más grande de la zona de Washington D.C. Los trabajadores sindicados de Fairfax Connector, cuyo convenio finalizó su vigencia hace 4 meses, también autorizaron una huelga el 9 de noviembre de 2019; su red de autobuses, como seguramente hayas adivinado, también está operada por Transdev [NdT: los trabajadores acordaron detener la huelga hasta nuevo aviso el 10 de diciembre de 2019]. Y estas no son las primeras situaciones de conflicto laboral que ha tenido la empresa francesa en el ámbito del DMV (Departamento de Vehículos Motorizados); en 2018, Transdev llegó a un acuerdo para evitar el juicio por una demanda que presentaron cinco conductores de paratránsito [transporte flexible para pasajeros cuya discapacidad les impide acceder al servicio de rutas fijas de autobús] que afirmaban que cobraban “4 o 5 dólares la hora”, según uno de los demandantes. De igual forma, a comienzos del año pasado, la ciudad de Baltimore demandó a Transdev por una supuesta sobrefacturación de 20 millones de dólares para operar el servicio gratuito de autobuses del Charm City Circulator.

Es difícil imaginar a la empresa intentando este tipo de conducta abusiva en sus sucursales de París. Los trabajadores franceses son conocidos por su perpetua disposición para la huelga, y los que trabajan en el sector de los transportes no solo realizaron numerosos paros el año pasado, sino que tienen planificados más aún para este año. Apenas al otro lado de la frontera norte de EE.UU., unos 3000 trabajadores del Ferrocarril Nacional de Canadá declararon el 19 de noviembre del año pasado su primera huelga en una década. No obstante, el 26 de noviembre de 2019 se anunció que el sindicato de transportistas de Canadá y la empresa de ferrocarriles habían llegado a un acuerdo preliminar: la huelga planteaba problemas muy graves al débil gobierno del primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, porque paralizaba el transporte de petróleo y agrícola a lo largo y ancho del país.

Mientras tanto, Lufthansa se enfrentó a una huelga potencial durante las fechas navideñas; el 25 de noviembre del año pasado los controladores aéreos italianos interrumpieron bruscamente el tráfico aéreo y dejaron en tierra más de cien vuelos de Alitalia; y los trabajadores de South African Airlines pusieron fin hace poco a una complicada huelga. Finnair, la aerolínea nacional de Finlandia, tuvo que cancelar casi 300 vuelos el 24 y 25 de noviembre por la huelga de solidaridad que declararon los trabajadores de la aerolínea en respuesta al conflicto laboral que afectaba a unos 9000 trabajadores del servicio postal del país. La huelga también se extendió a los autobuseros de Helsinki, y en lo que supuso un duro golpe para el turismo, además de para la economía, el Sindicato de Marineros de Finlandia suspendió la navegación de todos los barcos de carga y pasajeros con bandera finlandesa hasta nuevo aviso.

Este tipo de huelgas de solidaridad son mayoritariamente ilegales en Estados Unidos, a raíz de la odiada Ley Taft-Hartley de 1947, que impuso restricciones a los boicots secundarios, a las huelgas jurisdiccionales y a las denominadas huelgas “salvajes” (es decir, huelgas que violan las cláusulas de no hacer huelga, o que se realizan sin la autorización oficial del sindicato). Los profesores de Virginia Occidental que iniciaron la corriente actual del #RedforEd declararon una huelga salvaje, al igual que aquellos que les siguieron en Kentucky y Oklahoma. Los transportistas que se negaron a entregar los vehículos de General Motors a los concesionarios durante la reciente huelga de GM también realizaron posiblemente algo similar al tipo de boicot secundario que prohíbe la Ley Taft-Hartley. Algunas reglas están para romperlas. Aun así, la existencia de la ley complica que los trabajadores estadounidenses organicen el tipo de paros a gran escala que sus equivalentes en otros países realizan con una regularidad pasmosa. Chile y Colombia declararon huelgas nacionales en noviembre de 2019; las calles de Roma se llenaron de huelguistas en octubre; Sudan, India y Cataluña convocaron huelgas generales en 2019; los manifestantes de Hong Kong declararon una en agosto; y a principios del año pasado, cientos de miles de mujeres en España llevaron a cabo una huelga coordinada durante todo un día para reivindicar el Día Internacional de la Mujer.

Aunque es posible que las restricciones de la ley Taft-Hartley compliquen la rebelión a gran escala de la clase obrera en términos similares a los que se han visto en otros países, también demuestran la importancia de las acciones que están llevando a cabo los trabajadores de tránsito en la actualidad: la estructura de transporte en EE.UU. es vulnerable y los trabajadores sindicados provocan verdaderos estragos en ella.

Esto es algo que sindicatos como el de Camioneros (Teamsters) y el Sindicato Internacional de Estibadores y Trabajadores Portuarios (ILWU, por sus siglas en inglés) siempre tuvieron muy claro. Los transportistas y los trabajadores de tránsito se encuentran en una situación perfecta para manipular (con dureza) los hilos del poder. Hace pocos meses, más de 300 miembros de la filial 455 del sindicato de camioneros de Denver, Colorado, hicieron huelga en la planta distribución de alimentos de Sysco por problemas en materia de seguridad. Aunque tampoco se puede subestimar la destacada historia militante de la ILWU: el sindicato está amenazado en la actualidad por un fallo judicial que le condena a pagar 93,6 millones de dólares por reducciones y paros laborales en Portland, que sus abogados alegan que fueron provocados por las prácticas laborales.

Como aclaran estos y otros trabajadores de tránsito mencionados anteriormente, una forma segura de atraer la atención hacia un problema es interferir con los planes de viaje de las personas, con el envío de sus productos de consumo, con la entrega de sus paquetes o con transportarlos del punto A al punto B. En el Festival Workers’ Revival, un evento organizativo y de artes celebrado en 2018 en Kansas City y organizado por el colectivo Missouri Jobs With Justice, me senté con un señor canoso que había trabajado durante décadas en los ferrocarriles. Según él, la gente no se da cuenta del tremendo poder que todavía tienen los ferrocarriles y la importancia decisiva que tienen las infraestructuras de transporte para permitir que el país siga funcionando: “Podríamos paralizar al país en tres días”, afirmó.

Tras el estallido de las manifestaciones que se produjeron en los aeropuertos en 2017 en respuesta al repugnante veto de Trump a la entrada de ciudadanos de países musulmanes (que sigue estando en vigor y con probabilidades de ampliarse), los tribunales primero pudieron bloquear la prohibición y luego consiguieron suavizarla. Cuando los mineros de Blackjewel detuvieron un tren de carbón de Kentucky hasta que les pagaran los sueldos atrasados, atrajeron la atención de la opinión pública nacional, y finalmente consiguieron su dinero. Menos de una semana después de que la presidenta de AFA-CWA, Sara Nelson, solicitara a los demás dirigentes sindicales que consideraran la idea de una huelga general para terminar con el cruel y fútil cierre de la Administración que impuso Trump, varios vuelos de los aeropuertos principales tuvieron que permanecer en tierra por motivos de seguridad, ya que varios controladores aéreos de la costa este avisaron de que no irían a trabajar porque estaban enfermos. Al día siguiente se reanudaron todas las actividades de la Administración. Existen motivos para que la simple idea de que los trabajadores del metro se declaren en huelga provoque pánico en el corazón de todo neoyorkino, o que la mera posibilidad de una cancelación de vuelos en cascada hiciera dar marcha atrás a un tirano miserable. Los trabajadores del transporte tienen la llave de la economía y de nuestra sociedad en su conjunto; sin ellos, nada ni nadie puede ir donde necesita ir, por muy importante que se crea.


-------- 

Kim Kelly es una escritora independiente y organizadora sindical cuyos escritos sobre el trabajo, las políticas radicales y la cultura han aparecido en New York Times, el Washington Post, el Guardian, The New Republic, Teen Vogue, Pacific Standard y muchos otros. Se enorgullece también de ser una miembro y concejal del Sindicato de Escritores de Estados Unidos, filial este.

--------

Este texto se publicó originalmente en The Baffler. Traducción de Álvaro San José.

El Día de Acción de Gracias es posiblemente el peor día festivo de Estados Unidos. Incluso si obviamos la historia genocida que enmascara, los días que rodean al consumo ritualizado de grandes aves resecas y chorreantes guarniciones (por lo general en presencia de nuestros parientes menos favoritos) es sin duda...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Kim Kelly (The Baffler)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí