1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El Gobierno de las togas

Si vis bellum, para bellum

Esto es una guerra, amigos, entre dos regiones del Estado: el Ejecutivo y el Judicial. El Gobierno es el canijo, el menos Estado. Y al fondo asoman ya, incluso, los carlistas

Guillem Martínez Madrid , 18/01/2020

<p>Enrique López.</p>

Enrique López.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- Se va a liar la del pulpo. O, al menos, todo apunta a ello. 

2- Si no les gusta la judicialización de la política, pues tomen dos cazos.

3- La judicialización es un objeto no deseable. Impide la vida inteligente. Atonta. En el cuento de la Bella Durmiente impide incluso, el final, cuando el chico besa a la chica en lo que, según el constitucionalismo, es un ejemplo palpable de delito de necrofilia, que tanto les gusta a los socios separatistas y bujarras de Sánchez que bla-bla-bla. Bannon decía que “hay que freírles a noticias”. La judicialización es la adaptación de Bannon al país favorito de la Divina Providencia, por la vía católica, escuela de pensamiento que necesita un poder superior hasta para emitir fakes. 

4- No obstante, la judicialización es también un objeto que explica que estamos en un punto diferente a 2011, cuando todo empezó a acabar. Es un momento de recomposición del R’78, ese objeto con poder policial y judicial, pero frágil, que ya no depende tanto de una cultura de la unanimidad como de la poli y los jueces. En este momento –no se pierdan el punto 16–, son altas instituciones judiciales del Estado las que se comportan como si esto fuera el Rif. Pero en el ínterin 2011-14, cuando esto iba en serio, eran instituciones financieras y europeas –Troika, FMI, CE– las que cumplían el rol del Ejército en un momento de, glups, involución. Rayos, qué de recuerdos.

5- Lo que indica el punto 4 es que, lo dicho, el R’78 se recompone. Pero en un punto diferente a donde lo dejó. Y con otros muebles. No dejen de leer, en ese sentido, el punto 20, que la OMS recomienda leer sentado en su mejor sillón, salvo que viva con un faquir.

6- Bueno, vamos que nos vamos. El presente artículo, como ya habrán adivinado, es a) un estado de la cuestión judicial de la política, desde la nació Cat hasta la nación Murcia, pasando por el nuevo staff de Fiscalía. Un primer acercamiento b) a ese colectivo humano denominado Justicia esp, para finalizar con un simpático popurrí denominado c) el R’78 se recompone a tomar pol XXXX del R’78. Empezamos, como no podría ser de otro modo, con el Pin Murciano. 

El R’78 se recompone. Pero en un punto diferente a donde lo dejó. Y con otros muebles

7- La cosa Pin Murciano será útil para ver los excesos de judicialización con la cosa procés, pues la cosa Pin Murciano y la cosa Procés tienen grandes parecidos. Algo por otra parte común entre naciones hermanas. Si depuramos todos los ingredientes declarativos y comunicacionales, ambos casos tienen un contacto estrecho. Ahí va. Cuando un Parlamento emite una ley anti-Consti, el Gobierno le avisa –lo que es algo anecdótico– y, posteriormente, el TC declara inconstitucional e inaplicable la ley. Y a otra cosa. No pasó en Cat –donde se votaron leyes antes del posicionamiento del CT, pero donde se cuidaron mucho de aplicarlas con posterioridad–, pero supongo que pasará en Murcia. Si no pasara, si la nación murciana prosiguiera en su empeño pinivista –de pin y de procesismo–, se aplicaría el 155. Es decir, el 155, no lo que se aplicó en su día en Cat, y que coincidía con la ponencia constitucional al respecto de Fraga, rechazada en su día en el 78, e incorporada, zas, by The Constitucionalismo System, en 2017, y no apercibida como anticonstitucional por el TC, lo que tiene guasa y nos lleva al punto 20 –el constitucionalismo es, amiguitos, una puerta, de una sola dirección, a la ilegalidad absoluta–. El 155 tal y como queda en la Consti de la RFA y, por lo tanto, en la Esp, es un poco esto: un Man in Black del Gobierno, con el 155 bajo el sobaco –un artículo pensado para cuando Baviera se negara a aceptar, pongamos, una ley de aborto federal, que es un tanto el caso murciano–, entra al Palacio de la Moneda Murciana, o como se llame la sede del Gobierno Murciano, y aprieta el botón de off de la ley a offeizar. Luego, se va a comer con su familia. O a una sauna. Y no hay cadáveres ni encarcelados. Total, pa qué.

8- Por lo demás, el caso murciano es en parte como el caso Cat: una guerra cultural. Hace escasos minutos he estado viendo una rueda de prensa de Teodoro García Egea, secre general del PP. Esta gente está aún torpe, pero en breve funcionará a tutiplén. En el caso de hoy, nos freía a noticias facilitadas por la judicialización. Cuando acometía el pack murciano, se adentraba en el léxico procesista como un poseso. Una ley que no tendrá mucho recorrido, en fin, era utilizada para crear un marco de democracia, de pueblo, de libertades y derechos diferenciada de una democracia mangui, degenerada, de bolcheviques y separatistas ucranianos en un documental de la UFA, en plena juerga. Ofrecía, por otra parte, datos falsos. Todos. La derecha esp no ha tardado en encontrar y jugar con la mejor aportación comunicativa de una derecha peninsular. El procesismo. Que puede recrear más y mejor al disponer de la judicialización, una herramienta que sólo poseen dos objetos en Esp: el Estado y el PP. De la unión de los modos del procesismo y del constitucionalismo sólo puede salir Alien, el octavo pasajero. El caso murciano explica, por otra parte, lo que creía hacer el procesismo. Nada. O al menos, nada nuevo, declaraciones y políticas falsas, como todo el mundo, para beneficio electoral. 

9- La cosa Cat, pero rapidito. Respecto de Torra. Gracias a la borroquización de la judicialización en este momento, según la JEC, y el TS, Torra es presi, pero no diputado. Vamos, que no es Presi, en tanto el Estatut especifica que para ser presi se debe ser dipu. Ha dejado de serlo gracias a legislaciones constitucionalistas/anti-ETA, emitidas por la JEC, no desmentidas por el TS, y sin que el TS falle el recurso de Torra a su juicio. Lo que es grave. Submodalidad bananero. Consecuencias: la próxima semana hay pleno, y si Torra se sienta en el hemiciclo –no te digo ya votar– se adentrará, vía judicialización, en el campo semántico usurpación-de-funciones. Que son 1-3 años de trullo, según el Código Penal, lo que puede equivaler, en el TS, a 356 años. Al menos, PP, C’s y Vox le demandarán por ello. Es posible, incluso, que los Mossos le impidan el acceso, o –paisaje soñado por Torra– lo saquen a rastras del Parlament mientras canta Els Segadors. O cualquier otro tema que no sea de los Camela. La única solución es que el TS haga público su fallo antes del pleno, y desjudicialice la cosa. Algo poco probable en quien ha judicializado la cosa, con la intención de beneficiar los posicionamientos murcianos de JxC frente a los de ERC, partido de la mayoría de Gobierno en Esp. La Fiscalía, por cierto, y en lo que puede ser un indicio de la paulatina desjudicialización que pretende el Gobierno, ha comunicado que se inclina por no considerar a Torra inhabilitado hasta que el TS abra la boca de la cara. Que, total, será en breve. Lo que es quitar testosterona murciana al asunto. Yupi.

El caso murciano explica lo que creía hacer el procesismo. Nada. O al menos, nada nuevo, declaraciones y políticas falsas, como todo el mundo, para beneficio electoral 

10- Sobre la cosa Junqueras. La respuesta del TS a la sentencia del TJUE fue histórica. Es decir, señala un momento de nacionalismo, de defensa de la soberanía de la Justicia esp frente a Europa, alejándose de ella. Una soberanía inexportable, un conjunto de autoatribuciones entre las que recae su facilidad para emitir política. El éxito –momentáneo– del TS, parece no contemplar su descrédito en Europa. Insensible a su humillación, no ve que ha sido humillado en todas sus aproximaciones a Europa del caso procés –una desobediencia de cajón, de 155 alemán, no una sedición ni, mucho menos, una rebelión–. El caso Junqueras, por otra parte, ha cambiado de velocidad. Vía Parlamento Europeo, puede volver a llamar a la puerta del TJUE, o a la del TGUE. Y lo hará pero, lo dicho, a otra velocidad. Volverá al terruño, como un bumerán o una llamada de un operador de Vodafone a quien envías a freír espárragos. Y con ello, una nueva humillación, en este caso ya obvia y densa. Y tardía.

11- Precisamente por ello, aparece en el horizonte la idea de un indulto. No como una forma de paliar una judicialización desproporcionada y politizada y con resultados absurdos, sino como una  manera de frenar la erosión de la Justicia esp. Como una manera, en fin, de proteger de sí misma a la Justicia esp. Con indulto, todo el recorrido en Europa –TEDH, tal vez, lo dicho, TJUE y TGUE– que le queda a esa sentencia dadá sería paralizado. Zas. Sería un momento cero, para relajarse y mirar atrás sin ira. Y, luego, hala, a volver a judicializar.

12- Puigde y Comín –en breve, Ponsatí– son otro caso. Su suplicatorio ya ha llegado al Parlamento Europeo. Es cuestión de tiempo que se vote y acepte. Si para entonces ya ha sucedido el indulto, puede que no haya ni juicio. O que sea por desobediencia/inhabilitación. El pack Puigde, por otra parte, carece en Europa del respeto que suscita el pack Junqueras. Percibido como usuario del nuevo autoritarismo populista nacionalista, no ha sido aceptada su incorporación en el Grupo Verde. Cuando Puigde lo pidió, el Grupo Verde buscó, me dicen, la cámara oculta. Por otra parte, los parlamentarios europeos están haciendo chiribitas con la llegada, junto a Puigde, de todo el monto del periodismo procesista, incomprensible, y que ayuda a visualizar lo de Puigde como nueva extrema-derecha ejerciendo política en medios. En general, en el Parlamento Europeo, hoy se pueden ver en tiempo real dos derechas radicales que no se consideran tal cosa. Como la derecha PP-C’s-Vox, que en sus alocuciones miente –aluden a que Puigde robó, un delito que en la sentencia es tan endeble que no suma condena, pero un indicio de que no pueden hablar en el hemiciclo de sedición sin que nadie muera de risa, y sin que la erosión de la Justicia esp aumente–. Puigde miente también: habla de estricta obediencia a la ley en sus actos, en tanto que la desobediencia institucional, esa cosa húngara y polaca, está culturalmente penalizada en Europa. El Parlamento Europeo votará el suplicatorio, todo apunta a ello, más contento que una chinche, pero con la pena de no ampliarlo a PP-C’s-Vox. 

La judicialización se ha visto como un potencial tras el nombramiento de los cargos gubernamentales de la cosa justicia. El ministro del ramo y la fiscal

13- La judicialización se ha visto como un potencial tras el nombramiento de los cargos gubernamentales de la cosa justicia. El ministro del ramo y la fiscal. Quizás esos dos cargos se han de leer como un pack.

14- Juan Carlos Campo, me informa un amigote que estuvo en su toma de cartera –no asistió la derecha judicial ni la derecha judicial pepera, dos conceptos parecidos, pero diferentes; no se pierdan el punto 16; ese no asistir es guerra fría, próxima a la guerra a secas–; es un tipo afable y perteneciente al mundo judicial, esa manera de hablar y de pensar. Hace unos meses hablé con él informalmente. Me impresionó su defensa y valoración profesional de Marchena, juez a quién no veía como a un juez más, sino como a uno especialmente competente y demócrata. Quizás, Campo es el poli bueno del binomio ministro-fiscal. Y su rol es el de facilitar, desde la mano izquierda, la renovación del CGPJ, entre amigos, con rollo profesional, sin que la sangre llegue al río. Algo difícil, pues el CGPJ es el río, que es el morir. Una institución deteriorada. En países con pasado fascista, esa institución contribuyó a desnazificar los juzgados –en Alemania fue un éxito: se consiguió bien entrados los 60. Vamos, que contribuyó el CGPJ, pero también, y mucho, la biología; el CGPJ alemán, impidió, por tanto, la reproducción, que es parte importante de la biología–. Aquí, pues no está tan claro. Salvo individualidades, la Justicia Esp carece de grandes franquistas, que pueden ejercer su cargo siempre que no digan las palabras mágicas en una sentencia. No suelen hacerlo. Lo que hay, y por un tubo –no se pierdan el punto 16– es su continuidad biológica, una cultura democrática, pero autoritaria, restrictiva, nacionalista, idealista y reaccionaria denominada constitucionalismo. 

15- La fiscal general sería, por tanto, el poli malo. Fiscal de carrera, se la ha relacionado con el comisario Villarejo. Uno de los motivos es que, en efecto, estaba relacionada con Villarejo. Para algunos, eso significa que es a) usuaria de las cloacas de la Justicia esp. Para otros, que b) es usuaria de la Justicia esp, ese punto opaco, inexplicable, ilógico, autosuficiente, con férreas leyes internas. No sé si es más inquietante a) que b). En todo caso, su acceso a la Fiscalía General se interpreta como un gesto agresivo de Sánchez ante la agresividad PP-C’s-Vox que viene. Es alguien que conoce las reglas del juego –como atestigua su relación con Villarejo–, y no sólo las reglas del juego que conocemos. El PP ha recibido su nombramiento en modo guerra cultural. Ha aducido que es un cargo político –momento en el que murieron diez gatitos–, que no está preparada –en efecto, lo estaría más si cada mañana desayunara un bebé, dato que no he podido confirmar, denme tiempo–, y que su nombramiento es “judicialización de la política húngara o polaca” –son grandes; están resignificando el concepto judicialización y el concepto Hungría y Polonia–. El PP ha interpretado que el CGPJ no haya evaluado por unanimidad su acceso al cargo, de manera que su secretario general, y hasta el gato, anda diciendo que el CGPJ se ha pronunciado en contra. Las guerras culturales son eso. Fakes. Si participan instituciones de justicia en ello, pues lo son más profundamente. En principio, me dicen, Delgado es una persona que se encargará de desactivar supercicutas para la cosa Cat, en un intento de desjudicializar aquel murcianismo. Pero los monstruos siempre acaban haciendo cosas para los que no estaban fabricados. Frankenstein, un monstruo fabricado para hacer un mundo mejor y sin muerte, en su primera escapada se peló una niña. El monstruo del Lago Ness, fabricado para aparecer en el Lago Ness, nunca ha aparecido en el Lago Ness. Los monstruos van a su bola. De ahí su nombre.

El acceso de Dolores Delgado la Fiscalía General se interpreta como un gesto agresivo de Sánchez ante la agresividad PP-C’s-Vox que viene 

Un indicio llamativo de que habrá guerra, de que están preparando la guerra, y del bando que está invirtiendo más en armamento, es otro nombramiento. En el PP. El consejero de Justicia, Interior y Víctimas de la Comunidad de Madrid –el constitucionalismo y el procesismo tienen nombres tan largos porque siempre debe aparecer en ellos el palabro víctima– ha sido nombrado secretario de Justicia e Interior del PP. Conocerán a Enrique López de otras películas, como Voy beodo en moto y sin casco, me para la poli y me, hips, hacen dimitir del TC. Me comentan que este nombramiento equivale a comunicar en público que el PP va a hacer la guerra judicial, que lo va a llevar todo –cualquier ley; se puede hacer con cualquier ley que suponga aumento de gasto, pues desde enero es aplicable la reforma constitucional exprés– a instancia judicial. Que la renovación del CGPJ irá a bayoneta y casa por casa. Que esto va a ser la guerra total. Lo que nos lleva al famoso punto 16.

16- Enrique López es miembro de una de las dos familias que integran el bando hegemónico en el poder judicial en Esp. Es decir, que integran una parte fundamental e importante del Estado. Y que va a ir a la guerra. Una familia son los peperos –se les llama así, no es cosa mía–. Se trata de altos cargos judiciales que lo son por la vía política. López, pepero, así, ha sido vocal del CGPJ y miembro de TC, dibujando ahí, como tantos otros, su carrera judicial y la politización de esas instituciones. Siendo importantes y de peso, ese tipo de personas no concilian el respeto del grupo que conforma la mayoría en el mundo judicial esp, denominados conservadores, a secas. La dimisión de López del TC por ir trompa en moto, por ejemplo, fue una decisión de esa mayoría conservadora, que no del PP. ¿Quién o qué es esa mayoría conservadora? Es una respuesta difícil: es el PP, pero no es el PP. Es algo por encima de él. Los jueces conservadores –se autodenominan así– se consideran a sí mismos Estado. Y/, por lo mismo, Esp. Es decir, una tradición solo interrumpida, desde el siglo XIX, en dos ocasiones, con dos breves repúblicas. Es más, se consideran los lectores de esa tradición a través de los siglos y Regímenes. Lo que explica la existencia de valores por encima de la ley que cualquier ley debe confirmar.

17- Hay pocos jueces de izquierdas, de hecho. Y no están bien considerados. La razón: no acceden, mayormente, vía oposiciones, sino por el cuarto turno, tras 6 años como abogados. Forman parte de otra casta. Es decir, no forman parte de la casta. José Luis Requero, un juez-tipo conservador –ultraconservador, Opus, rollo anti-gay, TS, exCGPJ por voto PP– lo explica en una entrevista que veo en Los Genoveses –el mayor y mejor estudio del PP, en su deriva desde el Aznarato; trabajo sólido, de titanes, que explica la precariedad intelectual del periodismo local: sigue estando en la Red y en libre acceso–. Preguntado por el hecho de que el PP manda sobre los jueces, Requero corrige al periodista. Viene a decir que es lo contrario, que los jueces –conservadores– mandan sobre el PP y le nutren de ideas. Por así decirlo, los jueces son como creía ser la ANC respecto del Govern en los glory days. O como, absolutamente distinto y distante –salvo en su efectividad–, el PNV respecto del Gobierno Vasco, cuando gobierna el PNV. En esta guerra que viene, el PP pondrá las fakes, la comunicación y la campaña de acoso y derribo. La rentabilidad política. Pero las órdenes y las tácticas vendrán de sus jueces. Sin comunicarlas, sin verticalidad. Comparten una cultura, esa cosa que funciona sin palabras ni planos. Mandan. Hay que tenerles en cuenta. Hay que respetar sus tiempos y lenguaje. Y no quieren meterse en política. Entendiendo política como un brazo político, en el que no participan, porque está debajo de ellos, que para eso hicieron oposiciones. En esta guerra está en juego la soberanía. Es decir, la autonomía de amplias zonas del Estado frente al mismo Estado, la soberanía también frente a Europa, ese ente que no entiende la democracia esp. Y la soberanía del Estado frente a unas autonomías, pero no frente a otras, con las que no se comparte cultura, ese lenguaje sin palabras. E, importante, también se luchará por el gran legado de Aznar. MAD como capital financiera de Iberoamérica. MAD como pelotazo. En negocios que necesitan un socio que mire a otra parte cuando toca: el Estado. Requiere, en fin, del poder político, que con el judicial solo todo es más torpe y menos fluido.

Preguntado por el hecho de que el PP manda sobre los jueces, Requero corrige al periodista. Viene a decir que es lo contrario, que los jueces –conservadores– mandan sobre el PP y le nutren de ideas

18- Esto va a ser una batalla entre dos regiones del Estado. El Gobierno y el Judicial, donde el Gobierno es el canijo, el menos Estado. Y, como decían los clásicos: “¿Quién detiene palomas al vuelo / volando a ras del suelo / Poder contra Poder?”. Lo que nos lleva al punto 19.

19- Supongo, a su vez, que el alto mando aliado está en la Oficina Nacional de Prospectivas y Estrategia de País a Largo Plazo, que es el nombre de lo de Iván Redondo. Y que, o bien está planificando qué hacer si en el futuro cae un meteorito en Écija, o está viendo venir todo esto que les he dibujado. En todo caso, el Gobierno esp, como cualquier otro Gobierno mundial salvo el chino –planifica con 100 años de margen; sí, el de Corea del Norte, con 5.000 años, pero tiene poco que planificar, es cierto–, carece de tiempo y capacidad de planificar futuros. Los fondos de pensiones se los peló Rajoy, el Estado del Bienestar está suprimido de la Consti desde este enero, no hay una idea clara de socialdemocracia. Por todo ello, cabe suponer que esa oficina de planificación del futuro está planificando el presente, el momento en el que los jueces lleguen con el cuchillo nepalí en la boca. 

20- El Bienestar ha desaparecido. Este Gobierno son sus últimos minutos, que pueden crear un legado y una velocidad inesperadas en la plaza. O no. Quitar el Bienestar es un hecho violento. Y, en efecto, en la última década se ha producido violencia legislativa. Con ella, con contrarreformas, la policía y el judicial tienen nuevos roles, aún no exhibidos en toda su fortaleza. Es lo que les decía que el R’78 se ha consolidado, pero lejos del R’78. El rey, con sus ausencias –no ha evaluado la transformación de la Consti en su título territorial y en el de Bienestar, ni las reformas constitucionalistas, que no constitucionales–, y sus presencias –por lo contrario, el 3-O evaluó la payasada procesista/murciana como golpe de Estado; ni los hechos, ni la sentencia del TS, que se aplicó, ni la justicia alemana, ni el TSJE le han dado la razón–, parece ser una pieza clave en todo este cambio sin moverse de sitio. O, al menos, así lo ha entendido la competencia. Bienvenidos al punto 21.

21- Carlos Javier Borbón Parma es el heredero de la cosa carlista. Es decir, del ala liberal. El carlismo conservador, en los 70, estaba vinculado al Estado y al fascismo italiano –dos herramientas con las que se peló el carlismo social y popular, en Montejurra, en el 76, y que podía haber tenido algún papel determinante en Navarra y en algún otro punto–. En su momento, en el 76, ese carlismo popular era pro-autodeterminación y federalista, estaba por el socialismo autogestionado, en plan yugoslavo, y se integraba en los partidos de oposición al Régimen. Llegó a estar, creo incluso, en el momento fundacional de IU. Durante la Transi, el entonces heredero, Carlos Hugo, fue haciendo oposición a Juan Carlos. En cada momento en el que Juan Carlos se decantaba hacia una opción conservadora y de Régimen, emitía comunicado. Lo que era emitir presión. Emitir un eh-estamos-nosotros. Si todo esto falla, si esto se queda corto, estamos nosotros para emitir monarquía. Bien, pues esto es lo que ha hecho –por primera vez en décadas– Javier Borbón Parma en un comunicado. Es un texto que, necesariamente, tiene poco itinerario político y presencia en la realidad política y mediática. Salvo la de percibir un desgaste en la monarquía, un perceptible cambio de orientación en el negocio, del que surge ese comunicado, ese eh-estamos-ahí por si la metéis hasta el cuello. El comunicado explica el meterla-hasta-el-cuello. A saber: a) habla de un mundo global, en el que lo interno no existe ni es exportable ni traducible, b) habla del peligro de cerrarse a Europa, como UK y algunos países orientales, c) habla de partidos esp –que, por contexto conforman la derecha esp– que carecen de “servicio al bien común”, con un discurso que d) “abandona el diálogo para crear relato populista e identitario”, e) alude al concepto “Régimen del 78”, f) pondera favorablemente el Gobierno de coalición, g) aboga por el diálogo en política, h) aboga por el diálogo y una solución pactada en Cat, i) que “frente a los pueblos de las Españas (...) no podemos caer en politización de la justicia, ni judicialización de la política”. Y, j), viene a calificar de populismo a la oposición a este Gobierno de coalición. Vamos, que presenta, punto a punto, una monarquía diferente a la vitoreada en el Congreso. Y que, además de vitoreada, puede llegar a ser la bandera de un bando en esta guerra. Si no quiere serlo, ya está tardando. Más que su primo, el carlista. ¿Son primos, no? 

1- Se va a liar la del pulpo. O, al menos, todo apunta a ello. 

2- Si no les gusta la judicialización de la política, pues tomen dos cazos.

3- La judicialización es un objeto no deseable. Impide la vida...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. zyxwvut

    Y bla, bla, bla; lo de siempre: ironías amables hacia los neogolpistas y mucha caña dura y venenosa hacia la parte de Cataluña que tenemos que soportar que una parte de la sociedad, del 30,7% según los resultados de las últimas elecciones generales contrastados con el censo, hable en nombre de todos e imponga su agenda. Mejor dedicar tiempo a otras lecturas, mejor la realidad cruda y dura. http://slopezarnal.com/mesas-y-ausencias-entre-la-marginacion-y-el-menosprecio/#more-867

    Hace 2 años 8 meses

  2. Moinante

    El poder judicial es determinante en la configuración de un Estado, por tanto no puede ser ajeno a la voluntad de los ciudadanos; sus cargos tienen que ser electos por votación entre la ciudadanía, todo lo demás es una farsa.

    Hace 2 años 8 meses

  3. vint20

    Caótica descripción del caos !

    Hace 2 años 8 meses

  4. Bixente

    Excelente

    Hace 2 años 8 meses

  5. Antonio G. Casals

    Gracias por tanto Guillem, siempre yendo un paso más allá. No deje de hacer lo que hace se lo pido por favor.

    Hace 2 años 8 meses

  6. Pilar L.

    No es fácil leer sus artículos-jeroglífico y desde luego muchas veces no estoy de acuerdo con las tesis que plantea, aunque reconozco que siempre aporta claves interesantes que se alejan de los tradicionales lugares comunes para armar la idea central de sus columnas.

    Hace 2 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí