1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Juan Tomás Ávila Laurel / Escritor guineano

“España ha intentado poner un velo sobre su pasado colonial”

Mar Calpena Barcelona , 14/02/2020

<p>Juan Tomás Ávila Laurel, en un momento de la entrevista.</p>

Juan Tomás Ávila Laurel, en un momento de la entrevista.

Mireya de Sagarra

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¿Cómo ser escritor en un país en el que no hay librerías? Esta paradoja vital es sólo una de las tantas que impregnan la vida de los guineanos, esa excolonia a la que España parece no querer mirar más que de reojo. Y es también el título del documental de Marc Serena sobre Juan Tomás Ávila Laurel (Malabo, 1966), escritor guineano exiliado en España. Tras completar una ruta por varios festivales –entre ellos, la Seminci–, la película se exhibe desde hace varias semanas en los Cines Girona de Barcelona. El documental explica las maneras, sutiles y menos sutiles, que utiliza la dictadura de Obiang para meterse en las vidas de los guineanos, y lo muestra a través de un viaje de vuelta a Guinea de Ávila Laurel, el escritor guineano más traducido, ganador de múltiples premios por sus obras de ensayo y ficción, estudiado en universidades… y que no cuenta con un editor en España.

¿Le molesta que esta entrevista vaya a centrarse más en Guinea que en su obra literaria? ¿La política se come a la vida?

A veces el destino elige a los individuos, prefiero decirlo así. Yo no diría que mi obra queda en segundo plano, puesto que yo soy una persona conocida por mi obra. Y aunque llegara un momento en que no se hablara de mis libros, si yo hubiera sido un carpintero o un albañil, o incluso un médico, nadie hablaría de mí porque estaría haciendo mi trabajo en el anonimato. La posibilidad que dan las palabras de que haya algún tipo de luz sobre ti hace que des las gracias a la vida por haber empezado a escribir. 

¿Qué responsabilidad tiene España en la dictadura guineana?

Si hubiera una ley reconociendo el pasado, habría personas de origen guineano ocupando puestos de poder en España. Pero no la hay

Desde el punto de vista político, la República de Guinea Ecuatorial es una creación de España. Reconocer esto no siempre implica echar la culpa a España, pero la colonización es un proceso que alguien intenta introducir en una sociedad mediante ideas racistas. Al haber sido una sociedad racista, España tiene su responsabilidad. Esto no puede cambiarse de un día para otro e influye en la vida de los guineanos, aunque no genere protestas públicas.

¿De qué manera influye?

Por ejemplo, yo nací cuando Guinea aún era España. Cuando vine, esperaba que mis papeles me dieran alguna posibilidad suplementaria, alguna ventaja. Nada. Si hubiera una ley reconociendo el pasado, habría personas de origen guineano ocupando puestos de poder en España. Pero no la hay. España ha intentado poner un velo sobre su pasado colonial que invisibiliza a las personas de origen guineano, porque el subtexto es que estas tienen menos capacidad para sobrevivir intelectualmente. Y si esa es la idea, habría que ver qué recorrido escolar pudieron desarrollar en España. Hay un barniz de clasismo que impide que esas personas salgan a flote.

¿Y en la actualidad? ¿Qué papel juega España en Guinea?

Es dilatado, es confuso y es complicado. No se puede pedir que España deje de tener intereses o negocios en Guinea, pero es fácil ver que hay aspectos delictivos en esa relación. ¿Sabe España que hacer negocios en Guinea implica validar o asumir esos aspectos? Supongo que sí. ¿Sabe España que Guinea Ecuatorial es un Estado criminal? Cuando andas con criminales no puedes salir indemne moralmente. España sabe, pero no sé qué argumentos habría que utilizar para pedir que España dejara de tener relaciones con Guinea. Es verdad que si no las tuviera, otros países sí las tendrían. Tenemos que tener otras razones para defender que España no debería estar en Guinea cuando otros países no tendrán escrúpulos al respecto.

En el documental explica que no tiene miedo a volver a su país. Y de hecho no ha pedido asilo político aquí para poder hacerlo… ¿De verdad no siente temor?

Yo nací en Guinea y viví allí hasta los 40 años. Si has vivido en un lugar, acabas haciendo tuyo todo lo que te da miedo para poder sobrevivir y hacer una vida más o menos normal. Para mí no tiene sentido vivir en un país en el que piensas que cualquier cosa te puede llevar a la muerte. Sería un sinvivir. También me he dado cuenta de otra cosa: yo no tengo miedo porque estoy en una posición distinta del resto de guineanos, porque desde que vi que lo de Guinea iba para largo mi postura ha sido la de no resignarme a que la historia pase sobre nosotros, sino a tratar de incidir en la historia. Eso explica mi falta de miedo.

Estuvo en huelga de hambre y en el documental da la sensación de que está un poco enfadado ante la actitud pasiva de sus compatriotas con el régimen…

Efectivamente. No puede ser que el país sea el que es y tu proyecto vital no incluya cuestionar el estado de las cosas. Es como si creyeras que no se puede incidir en nada. Por eso digo que no tengo miedo, porque ya estoy en una situación activa. 

Pero precisamente, aquí en España, el dictador murió en la cama…

Nosotros estamos convencidos de que en Guinea también pasará eso. Pero puede pasar que porque nos durmamos, se muera el dictador y no tengamos la fuerza de decir “no vamos a vivir más así” y no tengamos fuerza para reconducir la historia. ¿Por qué aquí se habla tanto de la Transición y se dice que está mal hecha? Porque hubo elementos que se dejaron de la mano de Dios, sin insistir en hacer cambios para adecuar el Estado a la realidad de aquel tiempo. Si seguimos así, cuando se muera el dictador, nada cambiará. 

¿El petróleo ha sido una maldición para Guinea?

Lo que es una maldición para cualquier comunidad es que la gente no tenga conocimientos que la empodere. Por más que el petróleo no nos haya beneficiado, viendo sus consecuencias, hay cosas positivas. Aunque no nos beneficie, el hecho de que los poderosos quieran mostrar su ostentación hace que aflojen su represión sobre la población porque en el país hay testigos. La maldición es que la falta de recursos no te empodere ni te dé valor para enfrentarte a tu opresor.

¿Qué papel juega la oposición que está fuera?

Está fuera, con lo que tampoco sirve. Solo la ONU podría mandar soldados, y ya sabemos que no lo hará. Los guineanos que están en España tampoco están visibilizados ni tienen poder económico ni capacidad para influir en los medios. Es respetable que sigan pensando en incidir en el país, pero no hay que poner mucha esperanza en gente tan desarmada y tan lejos del foco. Quitar a un dictador del poder es una tarea para los que están en el país. Al final es muy complicado, porque el que hace política entiende que su objetivo inmediato es sobrevivir al tiempo, y no arriesga nada. 

A menudo me preguntan quién traduce mis libros. ¡Escribo directamente en castellano! Vivo aquí, escribo en castellano, mi caso es asimilable al de cualquier otro escritor

En el ámbito personal, ¿qué sensación le produce a usted volver a su país?

Tiene algo de lo que yo llamo “el engaño de la naturaleza”. ¿Por qué estando en España, donde al menos teóricamente estás mejor tienes necesidad de ir a un país con tantos peligros? Porque en el pasado la naturaleza metió en ti la creencia de que tú donde estás mejor es en tu país. En España tampoco es que encontremos una comunidad que nos acoja y nos haga olvidar las raíces. Sí se echan de menos la familia, las costumbres, los amigos… pero sabes que si vuelves ya nada va a ser igual, porque tú ya has cambiado.

¿Por qué es más fácil encontrar su obra fuera que en España?

A menudo me preguntan quién traduce mis libros. ¡Escribo directamente en castellano! Vivo aquí, escribo en castellano, mi caso es asimilable al de cualquier otro escritor. En España se funciona con etiquetas. España fue potencia colonial y como tal es racista, para decirlo llanamente. Oyes cosas como “mira, tus libros muestran una realidad muy distinta a los lectores…” pero se traducen libros de culturas como la china o la japonesa, y eso te hace cuestionar ese planteamiento. Insistiré siempre, porque sigo escribiendo. No por desconocido soy mejor, pero me gustaría someter mi obra a juicio de los lectores.

¿Cree que habrá algún cambio en política exterior con el nuevo gobierno?

El poder en España tiene la lección aprendida y difícilmente habrá un cambio. Lo que me gustaría que pasara algo que no pueden hacer, porque argumentarían que Guinea Ecuatorial es un país independiente y no pueden meterse en sus asuntos internos. España no puede hacer mucho, pero la comunidad de españoles, sí. Tienen que hacer presión sobre sus líderes para que dejen de tener amigos malvados y corruptos. Un ejemplo reciente es la Supercopa. La han jugado en un país donde objetivamente se maltrata a la gente. Cuando la población española tenga conciencia de que no se pueden permitir estas cosas también será beneficioso para Guinea.

¿Cómo ser escritor en un país en el que no hay librerías? Esta paradoja vital es sólo una de las tantas que impregnan la vida de los guineanos, esa excolonia a la que España parece no querer mirar más que de reojo. Y es también el título del documental...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Mar Calpena

Mar Calpena (Barcelona, 1973) es periodista, pero ha sido también traductora, escritora fantasma, editora de tebeos, quiromasajista y profesora de coctelería, lo cual se explica por la dispersión de sus intereses y por la precariedad del mercado laboral. CTXT.es y CTXT.cat son su campamento base, aunque es posible encontrarla en radios, teles y prensa hablando de gastronomía y/o política, aunque raramente al mismo tiempo.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí