1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Parásitos

Nuestra imaginación global continúa siendo neoliberal

Bong Joon Ho consigue en su premiada película que el espectador goce del resentimiento trumpiano de clase trabajadora desde una posición de élite progresista

Joseba Gabilondo 13/02/2020

<p>Un fotograma de Parasite.</p>

Un fotograma de Parasite.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Atención: este artículo contiene spoilers.

La película Parasite, de Bong Joon Ho, ha sido elogiada globalmente por presentar una nueva perspectiva sobre el conflicto de clases y por situar a la clase trabajadora precarizada en el centro de la misma. Los premios solo corroboran dicho consenso global; los dos más prestigiosos serían la Palma de Oro del festival de Cannes y el Oscar a la mejor película del año (Oscar sin precedentes ya que nunca se le había otorgado antes a una película de habla no inglesa). Pero creo que es todo lo contrario. Parasite es una narración rebuscada y enrevesada sobre la imposibilidad de superar, desmantelar o salir del capitalismo neoliberal. Literalmente, la película coreana es una versión cinematográfica de la infame frase de Fredric Jameson de que “es más fácil imaginar el fin del mundo que el fin del capitalismo”. Por lo cual, lo interesante es analizar cómo todas y todos hemos disfrutado globalmente, en comunión casi eclesiástica, de nuestra última rendición cinematográfica a la ideología del capitalismo tardío. Y ahí, sí, hay que admitirlo, Parasite es una obra genial.

Dado que Parasite presenta a la nueva clase de élite neoliberal (surcoreana), en el mejor de los casos, como ingenua, crédula, narcisista y, en última instancia, como insuficientemente inteligente para defender su estatus y riqueza (representada principalmente como de género femenino a través del papel de la esposa crédula), dicha película crea una sensación de rabia, de resentimiento, que no se articula políticamente sino afectiva o sentimentalmente. No es casualidad que el hijo de la familia trabajadora, al final, fantasee con amasar una gran fortuna para comprar la casa y, así, liberar al padre preso en la misma. La película da lugar a la misma afectividad que la derecha neoliberal de Occidente (con Trump como epicentro) ha podido desplegar con éxito contra lo que Nancy Fraser ha denominado “la élite neoliberal progresista”, desde Bill Gates hasta los liberales de Hollywood. Pero Parasite lo ha hecho de una manera muy sutil, mezclando comedia picaresca y violencia gótica de horror, para que ese resentimiento de clase se codifique de una manera muy benigna, inteligente y humorística, y, como resultado, una audiencia progresista global pueda celebrarlo y disfrutarlo sin culpa. En el fondo, esta audiencia respetable se dice a sí misma, “esto es una farsa, es humor negro”. Es decir, la película es una representación fetichista global del conflicto de clases, por lo que la audiencia puede identificarse con la pobre clase trabajadora, sentir su resentimiento, disfrutar de su violencia, pero al final desconectar, sin darse cuenta de que la película nos sitúa en la posición de élite progresista neoliberal que supuestamente ataca.

Parasite representa una Corea del Sur carente de inmigrantes, étnica y/o racialmente homogénea

No es casualidad que Parasite represente una Corea del Sur carente de inmigrantes y, por lo tanto, como étnica y/o racialmente homogénea, ya que esto permite a un público progresista global disfrutar del resentimiento de clase a través de una representación de clase muy anticuada que ya no es prevalente en Occidente: “la clase trabajadora constituida por la familia nuclear tradicional, blanca y heterosexual, con dos hijos”. Así, la película termina creando, en Europa y América del Norte, una nostalgia por la vieja clase trabajadora nacional (de la generación de nuestros padres) que no tiene nada que ver con la nueva clase precarizada del presente, donde los inmigrantes poscoloniales, las minorías raciales o las familias no nucleares encabezadas por mujeres trabajadoras empiezan a ser la norma. No es una coincidencia que, en la película, padre e hijo, separados al final por la casa-prisión, terminen dialogando a través de la forma instantánea de comunicación más antigua: el código Morse, una forma anacrónica característica de la industrialización incipiente occidental. Esto explicaría el sentido universalmente aclamado de reivindicación de clase de la que todo el mundo ha disfrutado en la película: como espectador o espectadora puedes ser el precariado indignado (racialmente homogéneo y moralmente conservador) que Hillary Clinton desestimó en Estados Unidos como “despreciable” (the deplorables) y, sin embargo, también puedes seguir siendo parte de la audiencia de clase media alta progresista que puede disfrutar del espectáculo de una película política sobre una “clase trabajadora real” sin conflictividad poscolonial-racial-migratoria-precarizada-feminizada norteamericana o europea. No es una coincidencia que el padre de la familia de élite desprecie al chófer y padre de la familia de clase trabajadora refiriéndose repetidamente al “olor despreciable de clase baja” de este, de modo que, en las escenas finales de la película, cuando el “despreciable” padre de clase trabajadora mata a cuchilladas a su jefe despreciante y clintonesco, el público celebre este asesinato, motivado por el resentimiento de clase, en toda su violencia abyecta. La audiencia disfruta del resentimiento de clase (es decir, de clase blanca, homogénea, tradicional, nostálgica, siempre al borde del racismo y del odio a cualquier minoría étnica, sexual o de género).

En resumen, esta película le permite a la audiencia disfrutar del resentimiento trumpiano conservador de clase trabajadora y, al mismo tiempo, odiar (acuchillar) a la élite neoliberal desde la distancia que el sillón y el televisor crean, y así asegurarnos que somos lo suficientemente progresistas y liberales para ver y disfrutar de un conflicto “real” de clases sociales, como no se ha representado antes en Occidente. Este es el disfrute político (sublimación) logrado por Parasite a través de una versión global neoliberal de orientalismo progresista: creemos reconocernos en un espejo oriental mejor que en cualquier reflejo occidental. En mi análisis, Bong Joon Ho sería el informante nativo (asiático, oriental) que simula o imita la representación patriarcal racialmente homogénea de la clase trabajadora coreana para el Occidente global, para su audiencia principal, en clave de resentimiento trumpiano nostálgico. El hecho de que la película desafíe los límites de género cinematográfico y los reorganice de una nueva manera, mezclando violencia y humor negro a lo Tarantino y agregando convenciones góticas de horror, realza su novedad e impacto global. Por lo cual, necesitamos un nuevo nombre para este nuevo género híbrido: comedia gótica neoliberal. Si no fuera demasiado largo, lo llamaría “comedia gótica neoliberal oriental global”.

Si denunciaba más arriba la “narrativa rebuscada y enrevesada sobre la imposibilidad de superar, desmantelar o salir del capitalismo neoliberal” es precisamente porque la película se presenta de manera gótica, siguiendo las convenciones del género gótico de horror británico de finales del XVIII y primeros del XIX (The Monk, Melmoth the Wanderer, The Mysteries of Udolpho,The Castle of Otranto, etc.). Al menos desde el libro canónico The Coherence of Gothic Conventions, de Eve Sedgwick, sabemos que la regla principal del gótico de horror es que precisamente uno o una no puede escapar del castillo o de la mansión. El género gótico se sirve de la claustrofobia para generar un horror universal. También en Parasite, dos familias de clase trabajadora no conectadas quedan atrapadas, de una manera muy dieciochesca-decimonónica, al quedar presos sus respectivos patriarcas en el nuevo castillo neoliberal y arquitectónicamente de moda de élite capitalista global. Así, el castillo emerge nuevamente como el centro de esta nueva alegoría global. Pero en la convención gótica británica, es la clase protestante colonialista-imperialista en el poder la que experimenta la ansiedad de estar atrapada al retratar monjas y monjes españoles, irlandeses e italianos y freaks de la nobleza. Es una ansiedad que se exacerba aún más en narrativas posteriores como Drácula, ya que ahí se pasa a lo que S. D. Arata ha denominado “colonización invertida”: Drácula viaja de las periferias del imperio británico en Transilvania a Londres para comerse y colonizar a todos los británicos.

En resumen, las ansiedades góticas de claustrofobia (de no poder salir del castillo) son siempre un signo de hegemonía, de poder, de privilegio y, por lo tanto, de miedo a perder el estatus de élite. Pero en Parasite es más bien lo contrario: la clase trabajadora es la que sufre la ansiedad, una ansiedad que se presenta como el último símbolo de la tecnología afectiva del neoliberalismo: la inseguridad, el miedo a la precarización, el terror a quedarse sin hogar y terminar desahuciado en la calle. En otras palabras, las convenciones del género gótico se invierten en la película para que nadie pueda soñar con abandonar o superar el neoliberalismo. Esto representa un regreso a las convenciones góticas más antiguas, pero en versión global, y por lo tanto la película va más allá de lo que se podría caracterizar como el gótico norteamericano más reciente que inauguraría Hitchcock, el cual sería de clase media y estadounidense. En Pyscho, por ejemplo, Slavoj Zizek observa una triple organización espacial de clase media, por la cual el superego materno se encuentra en el primer piso, el ego de Norman en la planta baja y el inconsciente, encarnado por el cadáver de la madre, en el sótano.

La picaresca se combina con un toque cómico e irónico que, sin embargo, no se convierte en comentario y crítica social

La lógica gótica inversa de Parasite –la ideología hegemónica del neoliberalismo– está integrada en su núcleo narrativo hasta tal punto que, una vez que el hijo de la familia trabajadora se convierte en profesor de inglés de la hija rica, el resto de su familia no tiene más remedio que seguir el ejemplo del hijo y entrar en un castillo que aún no saben que no van a poder abandonar. Esta clase trabajadora actúa con una “lógica carente de toda ética” y una “deshonestidad universal” que sitúa a la familia más cerca del género picaresco español que de cualquier discurso posterior social de clase (socialismo, anarquismo…), de modo que el castillo neoliberal se convierte en el espacio gótico de horror que toda la familia piensa que puede invadir de manera parasitaria y abandonar ilesa sin repercusiones. Aquí, nuevamente, la picaresca se combina con un toque cómico e irónico que, sin embargo, no se convierte en comentario y crítica social.

No obstante, es en ese momento picaresco, precisamente cuando los propietarios de élite neoliberales del castillo salen de acampada para exorcizar la inquietud gótica que perciben indirectamente a través de su hijo menor, cuando la familia trabajadora pobre se encuentra con su futuro en la forma del esposo de la criada anterior que ha sido despedida. A partir de este momento, la película se adentra en un violento frenesí de accidentes narrativos, coincidencias y encuentros fortuitos que simplemente están diseñados para atrapar a la audiencia, para que ésta tampoco pueda abandonar la película. Esta es la parte más manipuladora y forzada de la película, donde las coincidencias se amontonan con el único objetivo de que el público sienta el efecto fantasmal del castillo neoliberal a nivel cinematográfico: yo, como espectador, me sentí manipulado y forzado gratuitamente –me sentí empujado a las mazmorras de la película– de modo que no podía salirme de una película manipuladora y afectivamente dolorosa que claramente no iba a ninguna parte. La película incluso manipula la naturaleza y el clima para que la familia trabajadora no pueda regresar a su casa: después del fiasco inicial, toda la familia sale ilesa del castillo gótico neoliberal, pero las lluvias torrenciales inundan su hogar subterráneo y, como consecuencia, a la mañana siguiente, la misma no tiene más remedio que regresar al castillo neoliberal. Solo la fiesta de cumpleaños y su celebración surrealista y violenta del resentimiento de clase trabajadora, siempre atenuada a través de toques cómicos de hilarante exceso a la Tarantino, liberan a la audiencia del atrapamiento cinemático-gótico, y le permite finalmente ver la película por lo que es: una celebración del gótico neoliberal que muestra de forma nostálgica, resentida y anticuada a familias de clase trabajadora atrapadas en una tierra lejana, en el nuevo Oriente global de Hallyu (la cultura popular coreana), que, a su vez, nos permiten sentir todas las emociones del conflicto de clases, pero, eso sí, sin contaminarnos con los mismos.

Bong Joon Ho era conocido por dos de sus películas anteriores, The Host y la hollywoodiana Snowpiercer. Parece que lo que en Host era una clara denuncia del imperialismo estadounidense y de la complicidad del gobierno de Corea del Sur contra una clase trabajadora que tenía que defenderse por sí misma y triunfaba al final, una vez que ha sido filtrado por las convenciones hollywoodenses de Snowpiercer ha terminado convirtiéndose, en Parasite, en una reivindicación muy sofisticada del capitalismo neoliberal global.

------------------

Este texto ha sido traducido y adaptado del inglés por su autor.

 

Joseba Gabilondo es profesor de Literatura y cultura peninsulares en Michigan State University, acaba de publicar Globalizaciones. La nueva Edad Media y el retorno de la diferencia, editado por Siglo XXI de España.

Atención: este artículo contiene spoilers.

La película Parasite, de Bong Joon Ho, ha sido elogiada globalmente por presentar una nueva perspectiva sobre el conflicto de clases y por situar a la clase trabajadora precarizada en el centro de la misma. Los premios solo corroboran dicho...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí