1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

2019: el año en el que las aseguradoras se conjuraron contra el cambio climático

Ha comenzado la guerra contra el carbón. Solo en EE.UU 18 grandes empresas de seguros ya han decidido no firmar pólizas con proyectos empresariales basados en combustibles fósiles

Aníbal Malvar 16/02/2020

<p>Huracán Dennis a su paso por Cayo Hueso (Florida)</p>

Huracán Dennis a su paso por Cayo Hueso (Florida)

David Mark (Pixabay)

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

España se inunda, se huracaniza, se desertiza y las compañías de seguros tiemblan. Tanto que ya están tomando medidas para convertirse al ecologismo urgente. El cambio climático está multiplicando sus riesgos. Es un fenómeno mundial. El pasado año, nueve aseguradoras de todo el mundo se sumaron a una campaña para restringir la cobertura a las industrias vinculadas al carbón. En lo que va de 2020, al menos dos más se han sumado desde EE.UU. Son en total 18 grandes aseguradoras las que han decidido no firmar pólizas con proyectos empresariales basados en combustibles fósiles. “Las aseguradoras juegan un papel clave en la lucha contra el cambio climático ya que, sin aseguramiento, los proyectos basados en combustibles fósiles, que son los que más gases efecto invernadero emiten, no podrán desarrollarse”, señala Quentin Aubineau, abogado de IIDMA (Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente).

Pero no todas las que llegan desde el sector son buenas noticias. El aumento de riesgos a causa del cambio climático también puede dejar daños colaterales, sobre todo entre las clases más desfavorecidas. Las pólizas de cobertura del hogar tienden a subir en las zonas más expuestas, hasta el punto de que se podrían convertir en inasequibles para salarios bajos. Desde EE.UU. incluso, informa Aubineau, ya llegan informaciones sobre compañías que no aceptan dar cobertura a viviendas y explotaciones agrarias en regiones que han vivido catástrofes reiteradas en los últimos años. “Las aseguradoras podrían dejar de asegurar bienes en zonas donde la probabilidad de ocurrencia de eventos climáticos es más alta, como es el caso de las zonas costeras. Esta hipótesis aumentaría la vulnerabilidad de las personas, ya que podrían perder todo por culpa de un evento climático”, asegura el abogado.

Las pólizas de cobertura del hogar tienden a subir en las zonas más expuestas, hasta el punto de que se podrían convertir en inasequibles para salarios bajos

“En España, los perjuicios económicos provocados por este tipo de fenómenos no se han disparado en la última década, a pesar de la aparatosa  DANA (depresión atmosférica a niveles altos o gota fría) que inundó en septiembre de 2019 el levante español, o el más reciente temporal bautizado como Gloria”, señala Ricardo González, director experto de análisis sectorial del Servicio de Estudios de Mapfre. “Aunque es un poco pronto, las cifras preliminares tienen dos caras. En cuanto a los siniestros de alto impacto, catastróficos, como huracanes, los que se llaman de primer nivel, el año 2019 fue benigno. Las cantidades económicas abonadas han sido inferiores a las de 2018 y las pérdidas aseguradas, también. Lo que sí ha ocurrido es que los siniestros de segundo nivel, por ejemplo tormentas, tempestades ciclónicas atípicas, de esas que no llegan a alcanzar la celeridad de los de primer nivel, esas sí han aumentado en frecuencia e intensidad. Por ejemplo en el área mediterránea. Sobre todo por la DANA de septiembre. La estimación global de 2019 es menor a la de 2018 y está muy lejos de 2017, que fue el peor año de toda la historia. 2017 sí provocó un reajuste en los precios del reaseguro”. Al alza, por supuesto. 

Mapfre ha sido una de las firmas pioneras en vetar la cobertura a industrias contaminantes, un fenómeno muy reciente, que se observa desde hace apenas un año. Participa en la Asociación de Ginebra, el principal think tank internacional sin ánimo de lucro de las compañías de seguros. Las cifras obligaban a tomar medidas. Los daños provocados por desastres naturales han aumentado un 827% desde el quinquenio 1980-1985 hasta el periodo comprendido entre 2012 y 2017. Los países más afectados han sido Filipinas, EEUU, China, Japón e Italia. En nuestro país, el impacto económico de estos daños ha aumentado un 191% desde 1985, según datos del segundo informe Situación Seguros de BBVA Research publicado en diciembre de 2018.

Sin embargo, la implicación internacional de las aseguradoras sigue siendo algo perezosa aun ante la evidencia. Nueve de cada diez estrategias de inversión en la industria mundial no están alineadas a los objetivos centrales del Acuerdo de Cambio Climático de París. Las firmas europeas superan a las de América y Asia-Pacífico que toman medidas concretas sobre cambio climático. En el continente americano, tres de cada cinco compañías de seguros (61%) no están adoptando medida alguna contra el calentamiento global, poniendo 860.000 millones en riesgo, lo que supone un 32% de los activos del sector.

Son datos provenientes del Ceres (ONG internacional que trabaja en sostenibilidad con grandes empresas e inversores), cuya vicepresidenta de Clima y Energía, Sue Reid, advertía en un informe reciente que “las principales aseguradoras de EEUU continúan rezagadas respecto de sus pares mundiales a la hora de abordar los riesgos relacionados con el clima. Las compañías de EEUU y de todo el planeta deben integrar, sin demora, consideraciones de riesgo climático en sus productos e inversiones”.

Sin embargo, a pesar de la resistencia inicial, desde Mapfre Ricardo González está convencido de que “va a ser un fenómeno global. Es incipiente. Está empezando. La Autoridad Europea de Seguros y Pensiones ya ha hecho un estudio sobre esto. Han llegado a la conclusión de que en torno a un 13% de las inversiones de las aseguradoras estarían en riesgo si no dejan de invertir en acciones y bonos de empresas contaminantes”. Y puntualiza que no se trata solo de concienciación ecológica. También de dinero. Porque las aseguradoras no viven solo de las pólizas. Son grandes inversoras en todo tipo de corporaciones: “Ya solo por la propia gestión de tus riesgos tienes que tener cuidado, porque las acciones o bonos de las empresas contaminantes se pueden depreciar simplemente porque todo el mundo coincida en no comprarlas”. 

En España, las grandes catástrofes climáticas exceden a la responsabilidad de las aseguradoras convencionales. Son asumidas por el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS)

Los resultados de estos vetos a las industrias contaminantes suponen, además, un ahorro para los estados y un beneficio para la salud. Según un informe de IIDMA, “entre 2015 y 2016 se redujo en un 30% la producción de energía del carbón [en España]. Esta reducción se asoció con una disminución del 40,5% en los impactos sobre la salud y ahorró entre 499 y 952 millones de euros a la población española”.

En España, las grandes catástrofes climáticas exceden a la responsabilidad de las aseguradoras convencionales. Son asumidas por el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS). Se trata de una entidad sin parangón en todo el mundo. Fue creada en 1941 para paliar los desastres de la guerra civil. Aunque está adscrita al Ministerio de Economía, tiene patrimonio y entidad jurídica propios, y no depende de los presupuestos del Estado. Su reserva de estabilización bruta (la que garantiza su solvencia ante imponderables) era en su última contabilidad pública, la de 2018, de 8.615 millones de euros. Las previsiones para 2019 contemplaban un aumento de sus reservas de un 3,3% hasta los 9.293 M€, con una previsión de beneficios de 357 M€. Ctxt ha intentado sin éxito confirmar desde el Consorcio estas previsiones.

Tras la DANA que afectó al levante peninsular del 10 y el 15 de septiembre de 2019, el CCS registro 67.531 solicitudes de indemnización (el mayor número de su historia en siniestralidad por inundación), por un importe estimado de 505,6 millones de euros (cantidad solo una vez superada en este tipo de fenómenos). Entre 1995 y 2018 ha provisionado por inundaciones 4.074 millones de euros (actualizados al IPC). Forma parte también del sistema español de seguros agrarios, coparticipado por  Entidad Estatal de Seguros Agrarios, la dirección general de Seguros y Fondos de Pensiones, los gobiernos de las comunidades autónomas, las Organizaciones Profesionales Agrarias y las Entidades Aseguradoras, agrupadas en Agroseguro.

Evidentemente, la industria agraria y ganadera es una de las más atacadas por esta clase de fenómenos. La DANA de septiembre de 2019 se llevó, solo en en las explotaciones de la Vega Baja valenciana, unos 84 millones de euros, según estimaciones de octubre pasado. El verdadero montante solo se conocerá una vez se recojan las cosechas. 2018 fue el segundo año de mayor siniestralidad en la historia del seguro agrario, por detrás de 2012, con más de 755 millones de euros y una superficie total siniestrada de 1,4 millones de hectáreas.

A pesar de su ingente patrimonio, también el CCS es susceptible de entrar en quiebra si no se pone freno a la amenaza climática, señala desde el IIDMA Quentin Aubineau. “El Consorcio español funciona bastante bien. Pero porque hasta hoy había pocos eventos así de extraordinarios. Ahora vemos, y se percibió sobre todo en los dos o tres últimos años, que se generan tantos daños que, con las actuales primas, ese consorcio no va a tener dinero suficiente. Necesitará más ingresos, provenientes del aumento de las primas, o el Estado tendría que compensar el modelo con aportaciones presupuestarias adicionales”. Un modelo semejante al del seguro agrario, cubierto al 65% por los presupuestos estatales. 

En esta percepción de Aubineau coincide también el directivo de Mapfre consultado: “El Consorcio tiene un patrimonio potente, muy potente, como para predecir que pueda llegar a estar en peligro. Y hay que tener en cuenta que el CCS se financia en parte con un recargo incluido en todas las primas de seguros [815M€ fueron recaudados en 2018 por este concepto]. Si es cierto que este tipo de fenómenos empiezan a repetirse con más frecuencia, ese recargo va a ser insuficiente”. O sea que el asunto adquiere también una dimensión de clase. ¿Podrá llegar el día, si no se pone freno al calentamiento global, en que los pobres no puedan asegurar sus bienes? “Claro. Un siniestro catastrófico puede hundir a una compañía privada. De hecho, no quedan cubiertos por los propios contratos. Y los que quedan es porque tienen reaseguros fuertes, diversifican mucho a nivel geográfico o temporal, tienen sus modelos. Pero sí que puede llegar a ocurrir lo que dices que sucede en EEUU si no existe una cobertura o un mecanismo como el Consorcio, que es peculiar de aquí de España”.

Un siniestro catastrófico puede hundir a una compañía privada. De hecho, no quedan cubiertos por los propios contratos. Y los que quedan es porque tienen reaseguros fuertes

De momento, el CCS está funcionando a la perfección. Así lo confirma el concejal de servicios sociales de Almoradí, Alfonso García (PP). Esta localidad alicantina de 20.000 habitantes fue considerada el epicentro de la DANA del pasado septiembre. “Parece ser que el Consorcio está respondiendo bien. Los seguros privados, no sé. Algunos dicen que no están respondiendo, pero ese es un tema que nosotros no tocamos”. También desde fuentes de Izquierda Unida local confirman la correcta gestión de la catástrofe por parte del Consorcio, y no constatan queja alguna sobre las aseguradoras privadas (encargadas de tramitar los siniestros ante el CCS).

Almoradí se ha librado de la borrasca Gloria (pérdidas estimadas en toda España de 76 M€). Entre otras razones, porque solo una de sus pedanías, el Saladar, está levantada sobre tierra inundable (tres millones de españoles viven en zonas de alto riesgo de inundación). Pero todavía se están recuperando de la DANA otoñal. “Nosotros  [el ayuntamiento] hemos invertido unos 800.000 euros en reparaciones de urgencia: caminos, alumbrados, retirada de enseres, limpieza de calles... Nos pusimos en seguida manos a la obra con nuestros recursos No esperamos a nadie. Queríamos volver a la normalidad lo antes posible”. También recibieron ayudas de Cáritas, Cruz Roja y entidades bancarias por valor de 80.000 euros. El presupuesto del consistorio roza los 12 M€.

“El área de servicios sociales que yo dirijo”, completa el concejal, “se ha centrado en solventar los problemas de algunas familias que han tenido que abandonar sus casas. Once familias están todavía realojadas. Hasta que no lleguen las ayudas del ministerio y de la Generalitat, nosotros debíamos buscarles una solución momentánea. A día de hoy, te podría decir que el 90% de las ayudas a vivienda, familias, etcétera las tenemos solventadas. Aunque todavía nos falta alguna familia con alguna lavadora, un colchonico… Esperaban que les llegaran las ayudas, pero no les están llegando con la rapidez con que pensaban”.

 

España se inunda, se huracaniza, se desertiza y las compañías de seguros tiemblan. Tanto que ya están tomando medidas para convertirse al ecologismo urgente. El cambio climático está multiplicando sus riesgos. Es un fenómeno mundial. El pasado año, nueve aseguradoras de todo el mundo se sumaron a una campaña para...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí