1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Nuevos mercados

Por qué la ‘crisis del capitalismo’ no existe

Confundimos el malestar en los países ricos de occidente, que resulta de una distribución desigual de los beneficios de la globalización, con una crisis mundial del sistema económico

Branko Milanović 11/02/2020

<p>Indicaciones para llegar a Wall Street, en Nueva York.</p>

Indicaciones para llegar a Wall Street, en Nueva York.

Paul Sparkes

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En los últimos tiempos se han escrito un montón de artículos y libros sobre la “crisis del capitalismo” en los que se predice su colapso o superación. Quienes sean lo suficientemente viejos como para recordar la década de 1990 se darán cuenta de que existe un extraño parecido con la literatura que sostenía que el fin hegeliano de la historia había llegado. Esto último se demostró que no era verdad; lo primero, en mi opinión, es una suposición basada en hechos erróneos y un mal diagnóstico del problema.

Los datos de los que disponemos muestran que el capitalismo no está experimentando una crisis. Al contrario, está más en forma que nunca, tanto en términos de extensión geográfica como de expansión hacia nuevas esferas como el tiempo de ocio, o las redes sociales, en las que ha creado mercados completamente nuevos y ha mercantilizado cosas que, históricamente, nunca habían sido objeto de transacción.

El capitalismo, ya sea en Suecia, donde el sector privado da empleo a más del 70% de la fuerza de trabajo, en Estados Unidos, donde emplea al 85%, o en China, donde el sector privado (organizado de forma capitalista) produce el 80% del valor añadido, es hoy en día el modo de producción dominante (o incluso único) en todo el mundo. Evidentemente, esto no era así antes de que cayera el comunismo en el Este de Europa y Rusia, ni tampoco antes de que China se embarcara en lo que se conoce eufemísticamente como su “transformación”, aunque fuera, en realidad, la sustitución del socialismo por las relaciones capitalistas de producción.

Gracias a la globalización y a la revolución tecnológica, han surgido una serie de mercados antes inexistentes

Asimismo, gracias a la globalización y a la revolución tecnológica, han surgido una serie de mercados nuevos, y hasta ahora inexistentes: un enorme mercado de datos personales, mercados para alquilar tu propio coche o tu casa (ninguno de los cuales eran importantes hasta que aparecieron Uber, Lyft, Airbnb, etc.), un mercado para albergar a trabajadores autónomos (que no existía antes de WeWork) y una serie de mercados adicionales, como por ejemplo el del cuidado de las personas mayores, de niños o de mascotas, un mercado para cocinar y repartir comida, un mercado para hacer las compras, etc.

La importancia social de estos nuevos segmentos es que crean capital nuevo y que, al poner precio a cosas que no lo tenían antes, transforman simples bienes (valor de utilización) en mercancías (valor de cambio). Esta expansión capitalista no es tan diferente de la expansión del capitalismo que se produjo en Europa durante los siglos XVIII y XIX, esa que abordaron tanto Adam Smith como Karl Marx. Cuando se crean nuevos mercados, se establece un “valor sombra” para todos estos bienes o actividades. Eso no significa que todos correremos a alquilar nuestros hogares o conducir nuestros coches como si fueran taxis, pero sí significa que somos conscientes de la pérdida financiera en que incurrimos si no lo hacemos. Muchos de nosotros, cuando el precio sea justo (ya sea porque cambian nuestras circunstancias o porque aumenta el precio relativo), nos sumaremos a estos nuevos mercados y los fortaleceremos.

Estos nuevos mercados están fragmentados, en el sentido de que pocas veces hace falta trabajar durante una jornada laboral completa. Por lo tanto, la mercantilización va de la mano de la gig economy (economía digital). En este tipo de economía, somos tanto proveedores de servicios (podemos repartir pizzas por las tardes) como compradores de muchos servicios que antes no estaban monetizados (los ya mencionados: limpieza, cocina o cuidados). Esto, a su vez, hace que sea posible que los individuos satisfagan todas sus necesidades a través del mercado y, a la larga, plantea otras cuestiones, como por ejemplo la utilidad y supervivencia de la familia.

Pero si el capitalismo se ha propagado tanto en todas las direcciones, ¿por qué hablamos de su crisis? Porque confundimos el malestar en los países ricos de occidente, que resulta de una distribución desigual de los beneficios de la globalización, con una crisis mundial del capitalismo.

Cuando comenzó este nuevo brote de globalización, se “vendió” políticamente en occidente (sobre todo porque se produjo poco después del “fin de la historia”) bajo la premisa de que beneficiaría de manera desproporcionada a los países ricos y a sus poblaciones. El resultado fue el contrario: benefició a Asia, en particular a países muy poblados como China, India, Vietnam e Indonesia. De ahí que lo que alimenta el descontento con la globalización sea la brecha que existe entre las expectativas que albergaban las clases medias de occidente y el reducido crecimiento salarial que han experimentado. Y esto se ha diagnosticado erróneamente como descontento con el capitalismo.

Hay también otro asunto. La expansión de una perspectiva de mercado en las sociedades hacia todas (o casi todas) sus actividades, algo que sin duda es una característica del capitalismo avanzado, ha transformado la política en una actividad de negocios. En principio, la política no estaba consideraba como una esfera de transacciones mercantiles más de lo que lo era nuestro tiempo libre. Pero las dos se han convertido en eso. Esto ha provocado que la política se vuelva más corrupta. Ahora está considerada como cualquier otra actividad, en el sentido de que si uno no participa de la corrupción durante su mandato político, utilizará los contactos y el conocimiento que adquirió a través de la política para hacer dinero después. Ese tipo de mercantilización ha generado un cinismo y un desencanto generalizados con la política y los políticos convencionales.

La crisis posterior no es una crisis del capitalismo en sí, sino una crisis ocasionada por los efectos desiguales de la globalización y por la expansión del capitalismo hacia esferas que no se consideraban tradicionalmente aptas para la comercialización. En otras palabras, el capitalismo se ha vuelto demasiado poderoso y, en algunos casos, ha chocado con unas convicciones fuertemente arraigadas. Puede que siga conquistando más esferas, aún sin comercializar, o habrá que controlarlo y reducir su “campo de acción” al que solía ser.

---------------------------

Traducción de Álvaro San José.

Este artículo se publicó en inglés en Pro Market.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. cayetano

    Branko Milanovic suelo ser provocador y en esta ocasión le ha llevado a desbarrar y pasarse de largo unos pocos de pueblos. Es cierto todo lo que dice, pero ¿Qué fue la Gran Crisis financiera que inició la caida de Lehman Brother? ¿una ampliación de mercado, la invasión mercantil de la vida familiar? ¿Por qué el status quo internacional esta roto, aun prevaleciendo globalmente el capitalismo? . Sí, el capitalismo esta en Crisis o Catarsis como prefiera, pese a que cada vez valorize con trabajo más áreas de la vida. Y esta en Crisis porqué conviven las instituciones conceptuales, normativas y orgánicas del viejo modelo, con los medios y modos producción, intercambio y relación nuevos. Porque estos últimos portan otro modelo de sociedad capitalista, postcapitalista o no, que confronta con los intereses del Ancien Regime. Confronta en los nuevos status quo que surgen de la posibilidad de recuperación de tasas ganancias productivas (de un nuevo modelos social), frente a las resistencias al cambio que se sostienen en la desposesión manteniendo a la especulación financiera como motor de crecimiento económico, con la consiguiente desposesión y empobrecimiento (mengua de clases medias y miserización social en el Orbe). De ahí que las quiebras convencionales de las stablishment políticos sean en todo tipo de Estados, del mundo dominante, emergente y sobreviviente. Branko acierta cuando nos habla de los nuevos mercados, de la invasión de esferas vitales del mercado, pero no se atreve a hablar de la valorización, se agarra al mundo de los valores morales para criticar estas incursiones del mercado. Pero no entrar a valorar como las mismas generan menos valor, y ahí es donde se encuentra el meollo de la cuestión, con este modelo social no se puede crear más valor. Si la relación u organización social son en base al trabajo, el concepto del mismo y la importancia para la supervivencia han de ser modificados cuando la elevación de la productividad tecnológica va a ser exponencial. La cuestión no es si el capitalismo esta en Crisis o no, es si este modelo esta en Crisis y el status quo internacional roto, y a dónde vamos en esta mutación. Si las tensiones de esta mutación nos llevaran a superar una nueva Guerra Mundial extintiva o no, si seremos capaces de responder al reto Climático y ambiental, si responderemos a la valorización del crecimiento económico en base a más depredación o arbitraremos la regeneración como valor, si podremos arbitrar un modelo de relación con un nuevo concepto de trabajo y valorización que permita con productividad tecnológica decrecer a la población humana. Lo demás, la disolución de la familia mediterránea o europea, los vinculos sociales, la plaza pública..., los nuevos mercados intromisivos y aislaindividuales ahogados en el tsunami de la relaciones digitales, son sólo expresiones de un desarrollo determinado por lo dicho, pero para nada son rasgos de vigor del capitalismo, son rasgos de las propias dinámicas del capitalismo en lo que ya estaba de acuerdo Marx con Branko hace algunos años, pues la dinámica del capitalismo provoca sus propias crisis como parte de su proceso evolutivo. En fin muy pobre el artículo de Milanovic. Un cordial saludo.

    Hace 1 año 3 meses

  2. miguel strogonof

    solo falta ya que los vendedores de humo les pongan precio a su mercancía y hagan lo propio con el aire

    Hace 1 año 3 meses

  3. Federico Soto

    "Todo se vende este día / todo el dinero lo igual / la corte vende su gala / la guerra su valentía / y hasta la sabiduría vende la universidad / Esto que digo es verdad” (Luis de Góngora, 1601). La transformación de TODO en mercancía –es decir, en precio monetario– viene, como se ve de lejos. Cuando alcanza, de modo conjunto, a la tierra y a la fuerza de trabajo, la “economía de mercado” se transforma en capitalismo. Y la pulsión expansiva de este modo de producción (el crecimiento económico es un rasgo característico y exclusivo del capitalismo) no es solo cuantitativo; también, se apodera de TODO aquello –además de la “gala, la valentía y la sabiduría”– que se coloca a su alcance. Donde no existen, crea necesidades nuevas, que no surgen de una supuesta naturaleza humana, sino que son fruto de la Grande, y perpetua, Transformación en que consiste el capitalismo; en palabras de Pedro Schwartz: “El sistema fiduciario moderno contribuye a crear una estupenda prosperidad, pero punteada con dolorosos vaivenes. En cambio, las sociedades primitivas vivían una interminable repetición, sometidas sólo a los azotes de la cruel naturaleza". Sí, una estupenda prosperidad” que incluye un estupendo calentamiento global. John S. Mill (1848) confiaba “sinceramente en que, para el bien de la posteridad, la humanidad se contentará con el estado estacionario, mucho antes de que la necesidad le obligue a ello”; un optimismo que la humanidad capitalista ha desmentido y defraudado.

    Hace 1 año 4 meses

  4. Federico Soto

    "Todo se vende este día / todo el dinero lo igual / la corte vende su gala / la guerra su valentía / y hasta la sabiduría vende la universidad / Esto que digo es verdad” (Luis de Góngora, 1601). La transformación de TODO en mercancía –es decir, en precio monetario– viene, como se ve de lejos. Cuando alcanza, de modo conjunto, a la tierra y a la fuerza de trabajo, la “economía de mercado” se transforma en capitalismo. Y la pulsión expansiva de este modo de producción (el crecimiento económico es un rasgo característico y exclusivo del capitalismo) no es solo cuantitativo; también, se apodera de TODO aquello –además de la “gala, la valentía y la sabiduría”– que se coloca a su alcance. Donde no existen, crea necesidades nuevas, que no surgen de una supuesta naturaleza humana, sino que son fruto de la Grande, y perpetua, Transformación en que consiste el capitalismo; en palabras de Pedro Schwartz: “El sistema fiduciario moderno contribuye a crear una estupenda prosperidad, pero punteada con dolorosos vaivenes. En cambio, las sociedades primitivas vivían una interminable repetición, sometidas sólo a los azotes de la cruel naturaleza". Sí, una estupenda prosperidad” que incluye un estupendo calentamiento global. John S. Mill (1848) confiaba “sinceramente en que, para el bien de la posteridad, la humanidad se contentará con el estado estacionario, mucho antes de que la necesidad le obligue a ello”; un optimismo que la humanidad capitalista ha desmentido y defraudado.

    Hace 1 año 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí