1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Catástrofe medioambiental

Zaldibar: ¿fue la acumulación de basura lo menos sucio?

El derrumbe del vertedero vasco debe abrir el debate sobre el decrecimiento y la insostenibilidad del modelo actual

Antonio Aretxabala 19/02/2020

<p>El vertedero de Zaldibar tras el derrumbe.</p>

El vertedero de Zaldibar tras el derrumbe.

RTVE

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Si buscamos qué hay tras la tragedia de Zaldibar vamos a encontrar una serie de cuestiones no muy agradables. El derrumbe de medio millón de metros cúbicos de residuos colapsó carreteras y la autopista AP-8 que vertebra el País Vasco. Comenzaron las labores de retirada de escombros. Parecía un accidente, pero enseguida se supo que había dos operarios sepultados y, horas después, también se conoció la presencia de toneladas de amianto en el vertedero. Para entonces, voluntarios, técnicos y bomberos llevaban ya horas de exposición sobre el terreno. La empresa gestora del vertedero (Verter Recycling) tenía los permisos y fue rápida en la comunicación. Sin embargo, hubo que interrumpir los primeros movimientos desesperados de trabajadores, bomberos y geólogos, que advirtieron del peligro de inestabilidades y más derrumbes. Por su parte el Gobierno Vasco y el Ayuntamiento no fueron tan rápidos en la gestión de una información vital para tantas y tantas personas que se vieron expuestas. Durante horas cavaron a mano y sin protección –acompañadas en algún momento por perros– en un lugar donde en los últimos tres años se han depositado cerca de 10.000 toneladas de amianto.

El Gobierno Vasco y el Ayuntamiento no gestionaron rápido la información. Muchas personas cavaron durante horas sin protección en un lugar donde en los últimos tres años se han depositado casi 10.000 toneladas de amianto

Por si fuera poco, la zona alta comenzó a arder. Pasaron días antes de empezar a hacer análisis, más días hasta conocer los resultados y más aún en hacerlos públicos, con el aterrador mensaje de concentraciones de dioxinas, furanos y otras sustancias altamente cancerígenas en concentraciones decenas de veces por encima de lo tolerable. Los medios de comunicación trasladaron al público las reacciones contradictorias que iban recibiendo de las distintas instituciones: desde el “no pasa nada” hasta los consejos de usar máscaras, no comer los productos de alrededor, no hacer deporte al aire libre, o no beber agua del grifo. En menos de una semana, Zaldibar pasó a ser una tragedia humana, un desastre ecológico y un enorme problema de salud pública que ha alterado radicalmente la vida de decenas de miles de personas. 

Ha sido calificada como la peor catástrofe medioambiental en Euskadi de las últimas décadas. Casi dos semanas después, continúan las labores de rescate de los dos trabajadores sepultados, se sigue tratando de atajar los incendios y de estabilizar la ladera, y parece que las tareas se alargarán. Al mismo tiempo, se mantienen las consignas de analizar el agua, el aire, los alimentos y de no realizar ciertas actividades.

¿Una gestión ejemplar?

Va a ser inevitable hablar de responsables en los próximos días, semanas, meses, y posiblemente años. Se han abierto expedientes que apuntan a más de una veintena de incumplimientos, tanto de estabilidad geotécnica como de contaminación o gestión de residuos. El Gobierno autonómico ha incoado los correspondientes expedientes sancionadores a Verter Recycling. Ante este caos, el lehendakari, Íñigo Urkullu, finalmente compareció doce días después para afirmar que se habían encontrado “ante una situación excepcional, impredecible y de urgencia”. Su discurso estuvo plagado de cumplidos y deferencias hacia la gestión de lo que todo el mundo vio rápidamente como una verdadera catástrofe; catástrofe, por otro lado, anunciada: uno de los trabajadores sepultados había avisado de grietas, que es la manera que tienen las laderas de comunicar su inmediata desestabilización o inminente hundimiento. Una mínima formación geotécnica sería necesaria no sólo para los operarios de estos depósitos artificiales, sino también para los directivos y quienes toman las decisiones.

La gestión no fue ejemplar y se tardó demasiado en encajar las diferentes piezas del puzle para declarar la catástrofe. Al frente de este tipo de emergencias no puede tolerarse pixka bat (ni una pizca) de torpeza. Quizás la vertiente política de esta grave crisis es la más sonrojante de todas y sin duda traerá consecuencias.

Pero analicemos el fondo del asunto una vez  traspasadas las capas de cebolla de la sucesión de acontecimientos; hagamos un ejercicio de sondeo y prospección al estilo geológico de por qué, cómo y cuándo comenzó este caos.

Euskadi en la modernidad

Euskadi es, tras Madrid, el territorio más densamente poblado de la península. En el último siglo, la vida se ha articulado en torno al extractivismo, la industria, la tecnología, y las bases de la misma se han externalizado. El sector primario, al igual que en la capital del Estado, es anecdótico. El País Vasco tiene una tasa de población urbana por encima del 80%, y la segunda mayor densidad. Supeditar un alto nivel de vida a la industria, la tecnología y los servicios de calidad supone confiar en altos flujos de energía barata y creciente que los sustenten. 

Tras la revolución del carbón a finales del siglo XIX, la gran aceleración del siglo XX y la irrupción de la alta tecnología en el XXI, se hizo necesario un flujo cada vez mayor de energía fósil (no renovable) que viajaba desde las minas vascas, asturianas o castellanas por el tren de la Robla; grandes petroleros, que dejan su oro negro en Muskiz; gas proveniente de cualquier parte del planeta, autopistas eléctricas… Su destino fueron los altos hornos, los centros tecnológicos o de arte más pioneros del mundo, las infraestructuras urbanas de vanguardia y un estilo de vida de muy alto nivel, generador de ingentes cantidades de residuos. La gestión de estos requiere, a su vez, el gasto de ingentes cantidades de energía para su gestión, transporte y tratamiento.

Euskadi es además un territorio con más de un 80% de áreas susceptibles de deslizamiento (más de un 15% de pendiente y una geología propensa). Gipuzkoa es el territorio más densamente poblado con mayor superficie potencialmente deslizable (95%) de Europa. Circunstancias que suponen un gran y complicado reto a la hora de urbanizar, distribuir los servicios o planificar actividades industriales. Todo ello se suma a que solventarlo a través de obra pública de ingeniería civil o modificación del territorio requiere aún más energía, maquinaria, hormigón, puesta en obra, mantenimiento, durabilidad…

La crisis

Como en todo el planeta, la crisis también irrumpió en la vida de los vascos y las vascas. 2006 fue el año en que se produjo el pico de extracción de crudo convencional, según los estudios de la Agencia Internacional de la Energía (AIE, OCDE), y supuso, entre otras cosas, un vapuleo a las economías mundiales que se tradujo, en 2008, en el colapso de unos mercados desvinculados de una economía física real. En 2010, pasamos un ecuador en nuestra evolución como seres supuestamente inteligentes que habitan la Tierra: más de la mitad de la población vivimos ya en ciudades y comienza así una nueva era para el planeta. Los núcleos de más de 5.000 habitantes, pero sobre todo las grandes ciudades nunca vistas en la historia, se convierten en las células estructurales de una urbanosfera que comienza a dar señales muy agudas de insostenibilidad, requiere ingentes cantidades de energía y recursos, y genera tantos desechos que el planeta ya no puede digerirlos.

Euskadi cuenta con más de un 80% de áreas susceptibles de deslizamiento (más de un 15% de pendiente y una geología propensa). Gipuzkoa es el territorio más densamente poblado con mayor superficie potencialmente deslizable (95%) de Europa

Pasamos a vivir en la era de una deuda ecológica y económica (de la que probablemente nunca veremos sus desenlaces) y de enfrentamientos entre territorios. En este camino vertiginoso hacia la complejización, globalización y jerarquización de las sociedades, lo sorprendente es que sólo hemos aprendido a quemar madera, aceite de ballena, carbón, uranio o petróleo, pero su efecto sobre el PIB se considera un éxito, a pesar de los daños secundarios para la salud del planeta que habitamos y de nuestros propios cuerpos. 

Así es Euskadi, un pequeño territorio del llamado mundo desarrollado que replica los mismos problemas de sostenibilidad globales cuando la energía para crecer y crecer ya no es ni barata ni versátil, y las economías se han convertido en extractivas, las sociedades en comunidades cada vez más desposeídas, y los individuos en potenciales productos mercantilizados.

El inevitable declive de la producción es clave para prever escenarios realistas. Pero las previsiones económicas de los gobiernos no están considerando la geología, que, al fin y al cabo, es la que manda. Son los mercados financieros los que están guiando a los inversores. En los próximos meses, el barril continuará, como hasta ahora, volátil. Los mercados no visualizan que en unos años habrá una escasez severa de petróleo y la transición ecológica está siendo de todo menos justa. Crecer más ya no es ni posible ni deseable, y si lo es, es de manera ineconómica, hasta que reviente la deuda. Ninguna tendencia política contempla la innegociable realidad: decrecer. A su vez, esta imposición geológica trae la inevitable descomplejización de la sociedad, su desjerarquización, la desglobalización y la descentralización. Ir a contracorriente es un suicidio. Cuanto antes se asuma, mejor transitaremos hacia un mundo con menor consumo material y, por tanto, con muchos menos residuos. Y ahí está la clave. Cuando observemos nuestros actos y hábitos de consumo, pensaremos en la responsabilidad que nos ha tocado en esta catástrofe.

Nuestras opulentas sociedades convierten en desechos un tercio de los alimentos. El dato está certificado por concienzudos estudios de diferentes organismos e investigadores. Nuestros abuelos prácticamente no llegaban a una décima parte, mientras que nuestros hijos rozan la mitad. Eso quiere decir que del territorio que utilizamos para procurarnos alimentos (el 37% de la superficie terrestre emergida), un tercio (más de un 12%) se labra, rotura, cultiva, se prepara, se fertiliza, se riega para nada. Una tercera parte de la energía utilizada se disipa en la atmósfera para nada; una tercera parte del agua y la energía derivada para regadío (el 80% del uso de agua en España) se utiliza y contamina para nada y, finalmente, uno de cada tres productos acabados, transportados, envasados, almacenados, distribuidos, comprados, refrigerados, congelados, cocinados (o no) van a los vertederos.

¿Qué vamos a hacer ahora aparte de más muros de contención, inyecciones de estabilización y, hablando en plata, de trasladar la mierda más dañina a otra parte? ¿No nos vamos a replantear nuestras opciones de vida para que sea más sostenible dentro del territorio que nos garantiza la existencia? ¿Queremos seguir creciendo sin poder hacerlo o intentándolo a costa de un mayor deterioro del medio que nos da la vida? ¿Vamos a ser más responsables a través de nuestros estilos de movilidad urbana, relación con el mundo rural o hábitos de consumo o vamos a esperar a que se repita la historia para morir poco a poco envenenados? 

El consejero vasco de Medio Ambiente, Iñaki Arriola, se ha llenado la boca de economía circular desde un púlpito eminentemente desarrollista, depredador y cada vez más necesitado de sumideros (vertederos, incineradoras, escombreras). ¿Sabe realmente a qué se refiere? ¿Vamos a ser responsables y a exigir a nuestros dirigentes que articulen políticas y asuman responsabilidades acordes con la era que nos toca vivir? ¿Vamos optar por tendencias políticas que hablen claro y ofrezcan soluciones que favorezcan el bien común y no el lucro de unos pocos? ¿Vamos a cooperar y poner en el centro del debate la vida comunitaria y el consumo de cercanía? ¿Queremos vivir tranquilas? ¿Queremos vivir?

--------------------

Antonio Aretxabala es geólogo investigador en la Universidad de Zaragoza.

Si buscamos qué hay tras la tragedia de Zaldibar vamos a encontrar una serie de cuestiones no muy agradables. El derrumbe de medio millón de metros cúbicos de residuos colapsó carreteras y la autopista AP-8 que vertebra el País Vasco. Comenzaron las labores de retirada de escombros. Parecía un accidente, pero...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. David

    ¿Periodismo de calidad ilustrando con una captura de pantalla del Telediario? De risa. 

    Hace 1 año 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí