1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Reportaje

¿Un Benidorm sin playa?

En 2050, la localidad habrá pasado de temperaturas suaves en invierno y altas en verano a altas en invierno y altísimas en verano, según un estudio. Las precipitaciones serán muy escasas y torrenciales

Josan Piqueres 25/02/2020

<p>Tras las gota fría la arena retrocedió y cambió la línea de playa en Benidorm.</p>

Tras las gota fría la arena retrocedió y cambió la línea de playa en Benidorm.

J. P.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Año 2050, Benidorm se ha quedado sin su bahía característica y con la mitad de uno de sus símbolos, la Isla. Ha sido engullida por el nivel del mar a causa del calentamiento global. El Benidorm que conocemos ya no es esa joya turística del Mediterráneo plagada de jubilados y guiris. Para que esta fecha catastrófica llegue tan solo quedan 30 años.  Este es el escenario que dibuja un estudio de Climate Central, publicado en Nature Communications y del que se hizo eco el diario Levante en noviembre. En 2014 Greenpeace en un informe llamado España hacia un clima extremo: Riesgos de no frenar el cambio climático y la destrucción del Ártico alertó sobre las posibles consecuencias del deshielo de los polos y del calentamiento global. Junto con el informe, la organización ecologista difundió imágenes que hacían una proyección de la subida del nivel del mar en algunas ciudades españolas, entre ellas Benidorm. Hasta la mismísima Greta Thunberg en su libro Cambiemos el mundo advierte del aumento del nivel del mar. ¿Es realmente posible que Benidorm se quede sin playa a mitad de siglo?

El Ayuntamiento de Benidorm mide cuatro veces al año la línea de seguimiento del agua que es la referencia que marca la arena de la playa respecto al mar. Los datos indican que la franja varía por los temporales y se acumulan diferentes cantidades de agua en los dos mayores arenales (Levante y Poniente). Sin embargo, no existen parámetros significativos para que se puedan comparar con el nivel del Mediterráneo y el cambio climático, según ha informado el consistorio. El nivel del mar y la línea de playa son conceptos diferentes. El primero de ellos se mide en Alicante y es la referencia para toda España y el segundo es específico de cada localidad y depende en mayor medida de los temporales y estaciones.

“Estamos en unos límites que tampoco han cambiado desde el año 94. Hay una disminución pero luego está más o menos estable. Se puede observar que en invierno disminuye pero en verano vuelve a su lugar de origen”, señala la concejala de Playas y Medio Ambiente, Mónica Gómez, del PP, a CTXT. “Nos ocupa y nos preocupa aunque no hay un plan a largo plazo por la desaparición de las playas. Este tipo de noticias pueden generar una alarma”, defendió la regidora en una entrevista en su despacho. “La isla tiene una cota de 75 metros, que llegue a hundirse la mitad es un poco tremendista y genera alarma social”, añade Vicente Fuentes, técnico de medioambiente del Ayuntamiento de Benidorm.

Benidorm es la tercera ciudad de España en pernoctaciones, según el INE. Los hoteleros serían los grandes damnificados en un cambio de paradigma

Los vecinos de la ciudad se muestran preocupados. “Directamente e indirectamente vivimos del turismo. Si perdemos la playa lo perdemos todo pero no hemos notado que hubiera un aumento del nivel del mar en los últimos años”, comenta Christian Corraini, presidente de la asociación de vecinos de la Playa de Poniente. “Esa información era más alarmista que realista pero como cualquier persona estamos preocupados", subraya Batiste Más Pérez, responsable de limpieza y medioambiente del Consejo Vecinal. En las reuniones del órgano compuesto por el alcalde y los representantes de las asociaciones vecinales de la ciudad el tema del nivel del mar no ha sido prioritario. Otros como la limpieza de las playas o las obras del puerto de Dénia, por su posible afección al litoral benidormense, han copado el debate.

Benidorm es la tercera ciudad de España en pernoctaciones, según el INE. Los hoteleros serían los grandes damnificados en un cambio de paradigma. “En cuanto al nivel del mar, esperemos actuar a tiempo. Eso asusta, no vamos a alarmarnos, pero vamos a trabajarlo. Son modelos de predicción que deben cumplirse en mayor o menor medida. Deben ser cuestiones prioritarias, por sostenibilidad económica, medioambiental y social”, expone Mayte García Córcoles, responsable de Calidad, Formación y Proyectos en HOSBEC, la patronal hotelera. “Se está produciendo un cambio de paradigma en fuentes energéticas aunque es verdad que hay algunos lo tienen en su primera posición de inversión y otros en cuarta. El cambio generacional supondrá un ajuste más de tuerca”, reconoce.

¿Es posible que se haya pecado de exageración al hablar de cambio climático? “Alguna gente ha sido más catastrofista, seguro que con la mejor de las intenciones pero si hablas a 30 o 40 años el personal lo ve muy lejano. Lo que piensan es que todo será una mierda y que hay que aprovechar. El catastrofismo genera reacción. A la gente lo que le preocupa es salir a correr, playa y paella pero, de repente, seguir disfrutando de ello está relacionado con el cambio climático, esto es lo que hay que divulgar”, reconoce Andreu Escrivà, ambientólogo, doctor en biodiversidad y autor del libro Encara no és tard.

En el último informe del International Pannel on Climate Change (IPCC) publicado en septiembre de 2019 hay un apartado en el que se tratan estas problemáticas: Aumento del nivel del mar e implicaciones para las islas bajas, costas y comunidades. El informe está redactado por un grupo de científicos que se dedican al estudio del cambio climático y que han hecho el seguimiento más exhaustivo desde 1988. En él se afirma que el deshielo de los polos ya es una realidad y se asegura que el aumento de 0,25 cm del nivel del mar ya se ha producido.

En el mismo documento se reconoce la especificidad de cada lugar respecto a factores que no tienen que ver con el cambio climático, como por ejemplo las mareas, las corrientes o el oleaje. A lo largo del texto se especifica que en torno al 30% de la variación de un océano es regional. Además, se reconoce que las acciones humanas son las que tienen una mayor incidencia sobre esta línea que separa la tierra firme del gran azul. No obstante, el nivel subirá y el punto de referencia en el Mediterráneo para los científicos en los últimos años, Venecia, ya ha dado síntomas de saturación con las mayores inundaciones en décadas. Ante esta situación, el Ministerio de Transición Ecológica ha confirmado a este medio que por el momento se encuentran en proceso de establecer una estrategia al problema tras el quinto informe de IPCC.

 Cambio del nivel del mar relativo 1990 - 2015. Fuente: Internacional Pannel on Climate Change (IPCC).

Los expertos de la zona reconocen la subida. “La expansión térmica es el motivo, que es el mismo que hace cuando aumenta el nivel del mar entre 20 o 30 cm, dependiendo del juego, pero ya ha subido en todo el mundo”, revela el ambientólogo Andreu Escrivá. Sin embargo hay otros factores que influyen en el nivel del mar como las mareas, las corrientes y la geografía. “Las elevaciones de terreno enmascaran algunos datos sobre el nivel del mar. Ahora mismo no hay una tendencia clara y los movimientos tectónicos también pueden afectar en este aspecto”, reconoce Carlos Arribas, coordinador local de Ecologistas en Acción Alicante.

La ONU ha alertado recientemente de que el Mediterráneo es una de las zonas que más rápido se calienta

Ante esta situación es fácil que los ciudadanos, y en concreto los turistas y vecinos que aman Benidorm, se sientan un tanto perdidos. A quién se ha de creer, a quién dice que se genera alarma social o a quién alerta. “La subida del nivel del mar es uno de los aspectos que más preocupa debido a su enorme repercusión socio-económica. A partir de ahora es imprescindible llevar a cabo una monitorización precisa de las zonas litorales en aquellos espacios más vulnerables para comprobar el grado de fiabilidad y cumplimiento de estos modelos”, señala Jorge Olcina, Catedrático de Análisis Geográfico Regional en la Universidad de Alicante. Sobre el lenguaje alarmista el profesor Olcina es muy claro: “Siempre he pensado que si se abusa del lenguaje catastrofista se corre el riesgo de que la sociedad deje de tener interés por este tema. Benidorm no va a perder sus playas. Este tipo de mensajes no pueden lanzarse con tanta alegría como a veces se está haciendo. En el peor de los casos se habla de una subida de un metro hasta finales de siglo, que ya es mucho. Hay margen para actuar y prepararse en todo caso”, responde Olcina sobre las proyecciones más negativas.

Entonces, ¿sobre qué cabe preocuparse? Aquí entran en juego dos características climáticas que sí cambiarían Benidorm: precipitaciones y temperatura. “Lo más notorio va a ser la pérdida del confort climático (aumento de las denominadas ‘noches tropicales’, con temperaturas nocturnas por encima de los 20º C) y el aumento de episodios de tipo extremo (lluvias torrenciales, temporales, olas de calor). Estos dos son los aspectos que ya empiezan a manifestarse y para los que los modelos climáticos señalan un incremento notable en las próximas décadas. Ello nos obliga a preparar nuestras ciudades y nuestras viviendas para adaptarnos a estos efectos”, expone Olcina, quien ha profundizado en este tema a través de su investigación Turismo y cambio climático: una actividad vulnerable que debe adaptarse.

La ONU ha alertado recientemente de que el Mediterráneo es una de las zonas que más rápido se calienta, en el tiempo que se lleva haciendo mediciones se ha calentado un grado, cifra que parece insignificante, a no ser que se tenga en cuenta que en 2040 serán 2,2 grados y más de 3 en 2100. Este fenómeno no solo tiene incidencia en el nivel del mar, sino también en las precipitaciones. AEMET de la Comunitat Valenciana recomendaba el año pasado acostumbrarse al nuevo modelo climático, altas temperaturas y menos lluvias pero más intensas. El mes de febrero está siendo un claro ejemplo de ello. Temperaturas 4ºC por encima de lo que es habitual, tal y como informó la propia AEMET.

 Torre de tensión abandonada en Serra Cortina Octubre de 2019. J. P.

El temporal Gloria, que asoló el litoral mediterráneo en enero de este mismo año, dejó daños por valor de 15,3 millones de euros en toda la Comunidad Valenciana, según el Consorcio de Compensación de Seguros, órgano dependiente del ministerio de asuntos económicos y transformación digital. A su vez, la DANA, (Depresión Aislada en Niveles Altos) causó la muerte de 6 personas y sus consecuencias requirieron ayudas por valor de 31,5 millones de euros aprobadas por parte del Consell de la Generalitat Valenciana. Este desastre que asoló parte de la costa de Alicante en septiembre de 2019 es una característica del clima de la región. La popularmente conocida como gota fría está cambiando. Los expertos alertan de su mutación a un modelo más destructivo. En ese caso la ciudadanía tendría más  motivos para preocuparse por los desprendimientos o por la limpieza de cauces y montes que por la playa.

“Benidorm no va a perder sus playas”, son las palabras del profesor Olcina, pero el último informe IPCC señala que el aumento del nivel del mar es una realidad. En este nuevo panorama Benidorm tiene varios retos más allá del nivel del mar, el confort climático y las precipitaciones torrenciales. ¿Cómo se adaptará a ello? Se lo contaremos antes de que se asemeje todavía más a Miami. Año 2050, Benidorm ha pasado de temperaturas suaves en invierno y altas en verano a altas en invierno y altísimas en verano. Además, las precipitaciones se han transformado de escasas y concentradas a muy escasas y torrenciales. Quedan 30 años para que llegue este escenario. “El cambio climático está pasando ahora”, afirmaba categóricamente John Kerry, secretario de Estado de Barack Obama, a Leonardo DiCaprio en 2016 en el documental After the flood.

Año 2050, Benidorm se ha quedado sin su bahía característica y con la mitad de uno de sus símbolos, la Isla. Ha sido engullida por el nivel del mar a causa del calentamiento global. El Benidorm que conocemos ya no es esa joya turística del Mediterráneo plagada de jubilados y guiris. Para que esta fecha...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Josan Piqueres

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Gmf

    Muy interesante artículo. Sólo un detalle, el documental que nombra al final es Before the flood, no After the flood.

    Hace 1 año 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí