1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PRIMARIAS EE.UU.

Seamos realistas, por favor

Bernie va a ganar las primarias y seguir intentando evitarlo solo ayuda a Trump

Nathan J. Robinson (Current Affairs) 27/02/2020

<p>De derecha a izquierda los candidatos demócratas a la Casa Blanca Bernie Sanders, Joe Biden, Elizabeth Warren y Pete Buttigieg</p>

De derecha a izquierda los candidatos demócratas a la Casa Blanca Bernie Sanders, Joe Biden, Elizabeth Warren y Pete Buttigieg

RTVE

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Bernie Sanders ha ganado los caucus de Nevada por una mayoría abrumadora. El viernes obtuvo el 46,8% de los votos; más del doble que su contrincante más próximo, Joe Biden, que recibió el 20,4%. Bernie ya ha conseguido ser el más votado en los tres primeros estados y encabeza las encuestas en casi todos los demás. Su grado de aprobación es el más elevado de todos los demócratas. Sanders ganó entre todo tipo de personas; ganó incluso entre los miembros del sindicato culinario, cuyos líderes le acusaron de intentar arrebatarles el seguro médico.

Bernie Sanders ya ha conseguido ser el más votado en los tres primeros estados (Iowa, New Hampshire y Nevada) y encabeza las encuestas en casi todos los demás

Sea cual sea el candidato que apoyes, ha llegado la hora de hacerse una pregunta muy seria: ¿a estas alturas cómo va a conseguir exactamente la nominación cualquier otro candidato que no sea Bernie? Les está ganando a todos en la recaudación de fondos y posee una organización que funciona mejor. Consideremos los candidatos uno a uno: ¿Joe Biden? Su campaña se ha desmoronado por completo porque ni siquiera ha estado cerca de ganar ninguno de los tres primeros estados, además, todo el mundo tiene ya claro (hasta los miembros de su campaña) que no está a la altura de la tarea de enfrentarse a Trump. Así que Biden descartado. ¿Elizabeth Warren? El viernes obtuvo un 9,8% del voto de Nevada; Sanders tiene casi cinco veces más. La última encuesta predice que perderá incluso en su estado natal frente a Sanders. La campaña de Warren se está quedando sin dinero y está teniendo que pedir préstamos. ¿A estas alturas cómo podría superar a Sanders? Le ha ido mal en todos los estados. En Nevada, quedó demostrado que no conectaba con los votantes negros como Sanders y su campaña no ha despegado de la forma en que tendría que haberlo hecho. 

¿Pete Buttigieg? A la gente joven y racializada nunca les terminará de gustar y la izquierda progresista lo desprecia. Aun si fuera capaz de obtener la nominación, ¿cómo podría vencer a Trump sin el apoyo de las bases del partido? ¿Amy Klobuchar? En Nevada, celebró que terminar en sexto puesto “superaba las expectativas”. (¿Cómo de bajas eran esas expectativas?). ¿Y Michael Bloomberg? Como se ha podido observar, aunque pudiera comprar la nominación demócrata sin más, su largo historial de racismo, sexismo, transfobia, elitismo y políticas abiertamente plutocráticas harían difícil que pudiera convencer a la gente con verdaderos valores progresistas de que le siguiera. Pero después de su deprimente aparición en el debate anterior a Nevada (tras el cual su grado de aprobación disminuyó en un 20%) todo el mundo debería tener claro que Bloomberg no es un político hábil y que es incapaz de cohesionar al partido.

Y eso son todos los candidatos. Así está la competición. Seamos sinceros: el nominado tiene que ser Bernie. Después de Nevada, ¡ha llegado la hora de ponerse serios! Llevamos pendientes de estas primarias desde hace dos años. Bernie recaudó más dinero, armó la mejor organización y es el más popular. Si alguien cree que hay otro candidato más viable, me gustaría escuchar sus argumentos. Pero cualquier persona honrada tiene claro que no lo hay.

¿Y ahora qué? Las buenas noticias son que Bernie es un muy buen candidato para enfrentarse a Trump. Como ya se ha publicado en esta revista [Current Affairs] tropecientas veces, Bernie Sanders es capaz de neutralizar el mensaje populista y antiestablishment de Trump. Cuenta con una fantástica base de organizadores comprometidos con la causa, un mensaje y una visión poderosos y la gente respeta su autenticidad. Es capaz incluso de ablandar a gente como Joe Rogan que podría parecer más inclinada a votar por Trump.

Pero lo que tenemos que hacer lo antes posible es dedicarnos a luchar contra Trump. Donald Trump es un presidente sólido. No hay que subestimarlo. Se presenta con una economía en buen estado, posee un mensaje bien armado y cuenta con una sólida financiación. Vamos a necesitar todo lo que tenemos para derrotarle. Todo el mundo tendrá que apuntarse. “Unidad” tiene que significar unidad de verdad. Todo el que diga que se opone a Trump tiene que apoyar a Bernie lo antes posible. Cada momento que pasa sin apoyar a Bernie sirve para fortalecer a Trump.

Estoy hablando en serio. No podemos hacer el tonto con esto. ¿Sabes las barbaridades que Trump inflige sobre los inmigrantes? ¿Sabes la amenaza que supone para la salud de este planeta y la gente que vivimos en él? Claro que lo sabes. Entonces escucha: tenemos que hacer todo lo que haga falta para derrotarlo. Y como no hay ninguna otra candidatura demócrata que parezca viable aparte de la de Bernie Sanders, eso significa que desde ya, todo el que comprenda la amenaza que supondría una segunda legislatura de Trump tiene que estar pensando cómo ayudar para que Bernie derrote a Trump. 

Es posible lograrlo. Ahórrate esa mierda del “radicalismo”, las propuestas que definen a Bernie, recordémoslas por un instante, son: 

  • Un seguro nacional de salud, del mismo tipo que ya existe en otros lugares del mundo (y que es mucho menos radical que el totalmente razonable sistema público de hospitales que tiene el Reino Unido).
  • Matrículas gratis en todas las escuelas públicas, y las universidades que adopten el mismo modelo que ya existe en la enseñanza infantil, primaria y secundaria.
  • Un plan nacional para combatir el cambio climático, del tipo que todos los analistas climáticos serios admiten que tiene que llevarse a cabo.
  • Un salario digno, lo que significa asegurarse de que la gente cobra lo suficiente para pagar el alquiler. 
  • Un sistema más justo que permita a las personas mudarse a EE.UU. y trabajar allí. Un sistema que no deporte brutalmente a los que ya han invertido innumerables horas de trabajo en el país y han pagado sus impuestos.

¡Estas son sus grandes y ambiciosas propuestas! Unas propuestas que sin duda se suavizarán antes de ser aprobadas. Cualquiera que piense que esto es demasiado radical para llevar en un programa político está mal de la cabeza. ¿Cómo de poco ambicioso tienes que ser? ¿Cómo de miserablemente poco comprometido con unas condiciones de vida mínimas y universales tienes que estar? ¿De verdad crees que todo esto es tan estrafalario que puede considerarse veneno electoral? Pues lo cierto es que los resultados de las encuestas son favorables a estas propuestas cuando realmente planteas las preguntas de forma precisa y no pretendes asustar a la gente describiendo un plan para mejorar su seguro como un plan para “arrebatarles su seguro”.

El índice de aprobación de Trump no hace más que subir a medida que los demócratas siguen discutiendo

Sin embargo, como te estoy diciendo, ahora mismo no hay ninguna alternativa, te guste o no. En noviembre, Trump saldrá reelegido o será depuesto, y si quieres verle abandonar el cargo, aunque creas que un “salario digno” es una idea socialista radical y descabellada, eso es lo que el candidato demócrata lleva en su programa. Así que deja de lado tu opinión al respecto. Ninguna persona del partido demócrata debería estar gastando su aliento en atacar el Medicare para Todos, porque tenemos que vencer a Trump, y si atacas la propuesta insignia del candidato del partido durante unas elecciones cruciales, casi que podrías ponerte directamente a trabajar para el equipo de comunicaciones de Trump. El momento de expresar tus objeciones o de proponer una alternativa al “Medicare para todos aquellos que puedan comprender cómo utilizar nuestro portal online complicado y disfuncional”, es durante la batalla legislativa que tendrá lugar una vez que Sanders salga elegido presidente. Entonces es cuando podrás ponerte manos a la obra e intentar paralizar su agenda para mejorar la vida de las personas, y luego, si tienes éxito, puedes vanagloriarte de lo ambicioso que era y de cómo fracasó a la hora de aceptar la realidad política (esa realidad política que defendiste con uñas y dientes). Será un glorioso triunfo para ti ver cómo se desploma y esfuma el proyecto de ley para aumentar el salario mínimo a 15 dólares por hora, y millones de familias siguen luchando para evitar que les desahucien en nombre de la eficacia del mercado.

Pero todo eso vendrá después. Por ahora tenemos un objetivo y ese objetivo es expulsar a Donald Trump de la Casa Blanca. Si estamos de acuerdo en ese objetivo, entonces ahora que Bernie Sanders ha ganado las primarias demócratas, el único camino posible para conseguir ese objetivo es apostarlo todo por Bernie. El tiempo se está acabando. El índice de aprobación de Trump no hace más que subir a medida que los demócratas siguen discutiendo. Se podría utilizar el argumento de que si no nos unimos a Sanders inmediatamente seremos moralmente responsables de las consecuencias humanas que provocará una segunda legislatura de Trump, en el caso de que saliera elegido por un estrecho margen. No seas la persona que ve cómo Trump gana por los pelos y luego se lamenta de no haber pasado menos tiempo atacando a Sanders, o de no haberse sumado un poco antes.

Como dice Killer Mike, ahora es el momento. Tenemos que acabar con la presidencia de Trump y podemos hacerlo este mismo año. Podemos deshacernos de él para siempre, pero tenemos que terminar con las primarias demócratas lo antes posible. Tenemos que recaudar dinero, desarrollar la organización, difundir el mensaje, persuadir a la gente para que apoye el programa. La demora ayuda a Trump. Podemos darle la patada en noviembre, pero por favor: basta ya de disparatados noticiarios de televisión diciendo que “Putin ganó Nevada”; basta ya de mentiras sobre cómo Medicare para Todos dejará a la gente sin seguro; basta ya de comentarios ridículos que afirman que a Bernie Sanders lo apoyan “grupos en la sombra”. Bernie es un moderado, su agenda es perfectamente razonable y el miedo que despierta entre las élites demócratas y entre los medios no solo es extremadamente desmesurado, sino que además ha servido para ayudar a Trump de forma significativa. Cualquiera que insinúe que Bernie representa una especie de amenaza existencial para el país, en lugar de ser un socialdemócrata que persigue un conjunto básico de reformas que casi cualquier país de Europa da por sentadas, se está comportando de manera irresponsable. La pregunta que hay que formularle es: ¿te das cuenta o no de la amenaza que Trump representa? Porque solo hay una manera evidente de detener esa amenaza. O Bernie derrota a Trump o al revés, y si Bernie no gana no será porque era demasiado radical, sino porque un puñado de personas que debería haber estado en su equipo se pasó el tiempo diciéndole a los demás que era demasiado radical.

Cada generación está compuesta por aquellos que persiguen el necesario cambio social y aquellos que se pasan el tiempo distorsionando cuáles son los objetivos de los activistas, o diciéndole a los activistas que el cambio es imposible y que fracasarán. Echa la vista atrás y dime en cuál de estos grupos te gustaría haber estado. Y luego asegúrate de que cuando se escriban los libros de historia sobre nuestra época, te sentirás orgulloso del bando que apoyaste y de las consecuencias que tuvo para ti. Tenemos que poner a este horrible presidente de patitas en la calle. Pongámonos ya manos a la obra.

--------------

Este artículo se publicó originalmente en inglés en Current Affairs.

Autor >

Nathan J. Robinson (Current Affairs)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí