1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

In memoriam

Una leyenda llamada Peiró

Fue un futbolista adelantado a su tiempo, referencia en el Atleti, fichaje millonario del fútbol italiano y emblema del Málaga en su etapa como técnico

Ricardo Uribarri 27/03/2020

<p>Joaquín Peiró. </p>

Joaquín Peiró. 

Atlético de Madrid

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Aquellos que dejan huella, los que destacan, suelen pasar a la historia con algún sobrenombre. Joaquín Peiró está en esa categoría. Por eso se le recuerda como ‘El Galgo del Metropolitano’ o por ser el 50% del Ala Infernal que junto a Enrique Collar tantas tardes de gloria dio a los aficionados. Peiró fue un adelantado a su tiempo, tanto en sus características como jugador como en marcharse al extranjero –algo inusual en su época– gracias a un traspaso millonario. Allá donde estuvo, en el Atleti, en su periplo por Italia o en Málaga, ya en su etapa como técnico, dejó una estela exitosa que ahora, tras su fallecimiento a los 84 años, merece ser recordada al nivel de lo que fue: un grande de nuestro fútbol.

Allá donde estuvo dejó una estela exitosa que ahora, tras su fallecimiento a los 84 años, merece ser recordada al nivel de lo que fue: un grande de nuestro fútbol

Basta echar un vistazo a las estadísticas y a su palmarés para darnos cuenta de la importancia de su carrera. Llegó a jugar siete temporadas completas en el Atlético de Madrid, disputando 219 partidos en los que anotó 129 goles –ninguno de ellos de penalti–. Fue fundamental para lograr el primer título internacional del club, la Recopa de 1962, cuando marcó el gol rojiblanco en una final que al acabar con empate a uno se repitió cuatro meses después. Ahí logró un nuevo tanto en la victoria por 3-0 ante la Fiorentina. También resultó decisivo en las primeras Copas del Generalísimo, las del 60 y 61, ganadas en el Bernabéu al Real Madrid de Di Stefano y compañía, partidos en los que anotó un gol en la primera y un doblete en la segunda. De hecho, es el único jugador atlético en salir vencedor de todas las finales que jugó, marcando en todas ellas. En Italia ganó una Copa de Europa, dos Intercontinentales y dos Ligas con el Inter, además de una Copa con la Roma. Y llegó a disputar dos Mundiales con la selección española, los de 1962 y 1966. En una época donde se jugaban muchos menos partidos que ahora, fue 12 veces internacional, logrando cinco goles.

Nacido en 1936, se quedó huérfano de padre en la Guerra Civil, una contienda que su familia la pasó en la localidad conquense de Honrubia. Posteriormente se vino a vivir a Madrid, al barrio de Canillas. En esa etapa  trabajó como marmolista y en un taller de bicicletas de un familiar, lo que hizo que tuviera mucha afición por el ciclismo, llegando a participar en certámenes juveniles. El fútbol fue ganando peso en su vida y tras pasar por varios equipos modestos llegó a la Agrupación Deportiva Ferroviaria. 

Peiró empezó a ser conocido como ‘El galgo de Cuatro Caminos’, el lema que le puso un periodista y caricaturista de la época por su zancada larga, su velocidad y su físico longilíneo

En ese momento se produce un hecho que pudo haber cambiado su trayectoria profesional, como recuerda José Antonio Martín Otín Petón, escritor, comentarista, vicepresidente de la Asociación Los50 y responsable de una agencia de representación que llevó la carrera de Peiró en sus últimos años como entrenador. “La Ferroviaria, igual que el Mediodía, estaban vinculados al Real Madrid, lo que significaba que el club blanco tenía preferencia a la hora de quedarse con los jugadores que le interesara de esos equipos. Viendo las condiciones que tenía, tras entrenar unas semanas con los merengues, le dijeron a Peiró que se pasara por las oficinas de Concha Espina para firmar. Cuando uno de los empleados, Miguel Malbo, le sacó la ficha para que la firmara, Joaquín vio que era amateur. Y dijo, ‘¿cómo, que me vais a fichar con categoría amateur? No, yo si vengo aquí es para dedicarme ya al fútbol. Para esto me quedo en la Ferroviaria y hago lo que quiero’. La respuesta que le dieron, con cierta arrogancia, fue ‘que te está fichando el Real Madrid, ¿tú que haces? ¿Cómo vas a decir que no?’. Y cogió la puerta y se fue. A los pocos días estaba fichando en el Atleti con ficha profesional. Curiosamente, del Mediodía llegó otro futbolista histórico de los rojiblancos, Adrián Escudero”.

Con 18 años, Peiró se marchó cedido al Murcia, que militaba en Segunda división. Allí se fraguó una amistad eterna con Collar, que había seguido el mismo camino. Ambos volverían en 1955 al club rojiblanco para iniciar una etapa brillante, que en el caso de Joaquín duraría siete temporadas y en el de Collar se alargaría hasta las 16 campañas. Peiró empezó a ser conocido como ‘El galgo de Cuatro Caminos’ (por la zona donde estaba el antiguo campo), el lema que le puso un famoso periodista y caricaturista de la época, Cronos, por su zancada larga, su velocidad y su físico longilíneo, que años después el propio Petón transformó en ‘El galgo del Metropolitano’. 

“Era un jugador muy moderno para esa época. Es lo que llaman ahora el tercer hombre. Un interior en punta, un futbolista invisible que, de repente, llega al área. Él podía arrancar desde medio campo, no era de abarcar de área a área, pero ayudaba a los de la media tapando para desde esa posición llegar constantemente a la portería contraria. Hoy en día sería un segundo delantero en un 4-2-3-1 detrás del punta. Tenía la característica de que era ambidiestro, más derecho que zurdo, pero le pegaba igual con la izquierda y salía por los dos perfiles. Era rapidísimo y tenía unas condiciones atléticas de futbolista moderno. A lo largo de la historia ha habido jugadores buenísimos en el Atleti, pero para mí está entre los 10 mejores. No hay más que ver su influencia en los títulos de los inicios de los 60”, explica Petón.

De su etapa colchonera resulta imposible no hacer una mención a ese “ala infernal” que formó con Collar por la banda izquierda. Se entendían con la mirada y se buscaban en el campo, hasta el punto de que practicaban una jugada que culminaron con éxito varias veces, como recuerda el componente de la Asociación Los50: “Enrique era muy listo y tenía un saque poderoso con la mano. Joaquín se acercaba a él y aprovechando un movimiento de distracción de otro delantero que arrastraba a un defensor, salía corriendo en dirección a la portería aprovechando el espacio libre que había quedado. Collar le mandaba el balón por encima de la cabeza del defensa que le seguía y le dejaba en ventaja. Así marcaron un montón de goles”.

En el Torino sólo estuvo dos años. El Inter de Helenio Herrera, que estaba formando el equipo más fuerte del continente, le fichó en 1964

La actuación estelar de Peiró en la final de la Recopa ante la Fiorentina llamó la atención del fútbol italiano, poderoso económicamente en esa época. De hecho, casi al mismo tiempo se fueron a la liga transalpina el barcelonista Luis Suárez, el madridista Luis del Sol y en octubre de 1962 también Joaquín Peiró, fichado por 25 millones de pesetas por el Torino, el traspaso más caro hecho en España hasta ese momento, igualando lo que desembolsó poco antes el Inter por Suárez. Peiró había empezado la temporada como un cañón, marcando seis goles en las dos primeras jornadas. Las dificultades económicas del club hacían que los rumores sobre su traspaso fueran cada día mayores. Petón recuerda que, en el viaje de vuelta de La Coruña tras jugar la tercera jornada de Liga, “los propios compañeros le pedían a Joaquín que se fuera al Torino porque veían que era la solución para que ellos cobrasen”. Finalmente, el traspaso se consumó entre fuertes protestas de la afición, que en el partido posterior mostró pancartas en el campo en contra de la operación, entre ellas la famosa “Vender a Peiró al Torino, qué desatino”. Esa decisión fue uno de los detonantes de la salida poco después del presidente, Javier Barroso.

En el Torino sólo estuvo dos años. El Inter de Helenio Herrera, que estaba formando el equipo más fuerte del continente, le fichó en 1964, dándole al equipo de Turín, además de dinero, a un gran jugador, Gigi Meroni, lo que habla del potencial que veían en él. La presencia de Suárez y Jair le perjudicó, porque en la Liga solo podían estar en la alineación dos extranjeros y tuvo que jugar más como delantero puro, pero en la Copa de Europa su aportación fue fundamental. En el club interista siguen recordando el gol que marcó en la semifinal de 1965 ante el Liverpool, cuando apareció por detrás del portero para, aprovechando el bote previo a sacar, robarle el balón y hacer el 2-0 –parecido al que marcaría Leivinha años después en el Calderón contra el Athletic de Iríbar. En Italia le pusieron su segundo apodo, “Il Rapinatore” (el ladronzuelo). Buscando más minutos, se marchó a la Roma, donde acabó siendo capitán.

Tras retirarse, empezó en los banquillos como segundo de Aragonés en el Atleti. En 1980 pasó a entrenar al filial, el Atlético Madrileño, donde estuvo cinco años, en los que subió al equipo a 2ª

Tras retirarse, empezó una etapa en los banquillos como segundo de Luis Aragonés en el Atleti. En 1980 pasó a entrenar al filial rojiblanco, el Atlético Madrileño, donde estuvo cinco años, en los que subió al equipo a 2ª división, congregando a miles de aficionados en los partidos del Calderón y sacando para el primer equipo a una gran generación de futbolistas, como Mejías, Tomás, Clemente, Julio Prieto, Marina, Mínguez, Pedro Pablo y Juan Carlos Pedraza. Este último recuerda para CTXT: “Peiró me hizo mejor futbolista, más profesional. Me enseñó a pensar en el equipo antes que en mí. Yo era titular, y con él pasé a jugar menos, a quedarme en el banquillo y a no ir ni convocado. A mí me gustaba regatear a un defensa, esperarle y volverle a regatear, era muy vistoso para el aficionado, pero poco positivo para el equipo. Tuvimos una conversación y me dijo que si no cambiaba no iba a jugar. Tuve una lesión que me tuvo un tiempo parado, y además se juntó que me marché al servicio militar. Aquella charla me hizo recapacitar y ser un jugador distinto la temporada siguiente, en la que ascendimos. Hizo un poco de padre de nosotros. Había estado en Italia y recuerdo que siempre venía impecable, decía que había que vestir como un gentleman, nos enseñó a comer spaghetti... Nos trató con mucho cariño, con mucha educación, pero era exigente y nos formó como futbolistas y personas. Si nos llegamos a juntar en partidos del primer equipo hasta ocho jugadores que habíamos salido del filial, digo yo que algo tendría que ver el entrenador que lo dirigía”.

Posteriormente dirigiría al Granada y al Figueres, antes de que le llegase la oportunidad de entrenar al primer equipo atlético al final de la campaña 89-90, en sustitución del cesado Javier Clemente. Sin embargo, los malos resultados en la pretemporada siguiente provocaron que Jesús Gil prescindiera de él antes del comienzo de la Liga. Tras una nueva experiencia en Murcia dejó los banquillos durante cinco años. “Adelardo, que trabajaba con nosotros en la agencia, –señala Petón– nos dice en 1997 que Joaquín quería volver a entrenar. Santiago Martín Prado, que iba a dirigir al Badajoz, se rompe una pierna. Nosotros estábamos asesorando al equipo extremeño, así que propusimos que Peiró se hiciera cargo del equipo. Hicieron una gran temporada, acabando en sexto lugar. Y de ahí nos lo llevamos al Málaga, donde, en mi opinión, ha sido el entrenador más importante en la historia del club”. Al conjunto andaluz lo cogió en Segunda y le subió a Primera, ganando la Copa Intertoto y llevándolo hasta cuartos de final de la Copa de la UEFA. A día de hoy sigue siendo el entrenador que más partidos ha dirigido al equipo blanquiazul, cuya afición le tiene en un pedestal. “Allí se le llama don Joaquín”, señala Pedraza. Tras cinco años en Málaga se marchó de nuevo a Murcia, donde vivió su última experiencia como técnico, retirándose en 2004. 

Petón coincide con Pedraza en recordarle como un gentleman, además de “una persona con un gran sentido del humor y muy supersticioso. En el Málaga siempre le tocaba la cabeza a Roteta en la piña previa a los partidos porque era pelirrojo. Además, era muy listo. Jugaras a lo que jugaras con él, siempre te ganaba”.  

Una enfermedad neurodegenerativa que le hizo perder la memoria le tuvo recluido en su casa estos últimos años cuidado por los suyos, entre los que estaba su yerno, el que fuera mítico portero del balonmano rojiblanco, Lorenzo Rico. Enterrado en el cementerio de su barrio, en Canillas, recibió ese día cuatro coronas: del Atleti, de las leyendas del club, de la Federación Española y de su querido Enrique Collar, con la inscripción: “Con cariño, tu compañero de ala infernal”. Cuando las circunstancias lo permitan, seguro que tendrá los homenajes que merece alguien que escribió páginas tan importantes. 

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí