1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La crisis moral

¿ERTEs en el fútbol de élite? El Gobierno no lo ve claro

Cuatro clubes de Primera anuncian ajustes de empleo para cuadrar sus cuentas por el parón de la competición. ¿Se trata de una herramienta ética y razonable para empresas globales, y para ‘trabajadores’ que cobran salarios de seis cifras?

Ricardo Uribarri Madrid , 31/03/2020

<p>Jugadores del Atleti celebran un gol decisivo en el partido que disputó contra el Liverpool el 11 de marzo de este año.</p>

Jugadores del Atleti celebran un gol decisivo en el partido que disputó contra el Liverpool el 11 de marzo de este año.

Atlético de Madrid

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La paralización de la actividad deportiva en España podría suponer unas pérdidas a los clubes de fútbol de 678 millones de euros, según cálculos de la Liga, en concepto de derechos de televisión, taquilla y abonos. Y la cifra aún podría ser mayor si añadimos otras partidas, como los patrocinios. De manera que algunos equipos de la élite, entre otros Barcelona, Atlético de Madrid y Español, han anunciado ya que se acogerán a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), la alternativa ofrecida por el Gobierno a las empresas para paliar las consecuencias económicas generadas por la pandemia del coronavirus. Los clubes intentan así ahorrarse una parte considerable del salario de su personal, incluidos los jugadores en algunos casos, mientras dure esta situación. 

La noticia genera algunas dudas inquietantes. ¿Tendremos que pagar los contribuyentes –o, en fin, el Estado– la prestación de desempleo a Messi, Simeone, Piqué, Joao Félix y otras estrellas mientras no se jueguen partidos? ¿Es ético y razonable que estas marcas globales, que mueven cientos, miles de millones de euros cada año, se acojan a medidas concebidas para proteger a los trabajadores que corren el riesgo de ser despedidos y a las empresas en riesgo? 

Son muchos los que creen que el “escudo social” lanzado por el Gobierno está pensado para ayudar a las empresas y a los trabajadores que necesitan ayuda económica del Estado para no cerrar, y no para enjugar las pérdidas de los deportistas y clubes de élite, que tienen ingresos muy superiores a los de una pyme o un trabajador medio. 

CTXT ha transmitido esta inquietud al Ejecutivo PSOE-UP, y la respuesta es que los ERTEs anunciados por los clubes no responden ni al espíritu ni a la letra de las medidas anunciadas, y no son la herramienta adecuada: “A priori, existe plena igualdad entre los deportistas profesionales y el resto de personas trabajadoras incluidas en el Régimen General en relación a las prestaciones y su acción protectora, sin establecerse legalmente ninguna particularidad –ni positiva ni negativa– en su régimen jurídico”, explican esas fuentes. “Tienen, por tanto, los deportistas profesionales los mismos derechos y beneficios protectores del sistema de Seguridad Social y del régimen en el que se incluyen, como cualquier otro trabajador, incluidas las prestaciones por desempleo”.

El Gobierno explica que las medidas excepcionales están pensadas para proteger a las empresas vulnerables que necesitan el apoyo público

Sin embargo, matizan, “es necesario recordar que las prestaciones por desempleo en general, y aún más en el caso de la situación de excepcionalidad actual a través de ERTEs, tienen una doble función u objetivo social. Por un lado, que las personas cuyo trabajo queda suspendido o reducido puedan seguir atendiendo a sus necesidades vitales. Las prestaciones por desempleo, en una crisis social y económica como la actual, pretenden trasladar al Estado del Bienestar la carga económica de sostener a las personas más vulnerables y a las familias. Es fácil deducir, añaden desde el Gobierno, “que esas prestaciones no son un instrumento adecuado si hablamos de los deportistas profesionales de algunos clubes de fútbol, cuyas nóminas no tienen parangón con las de cualquier otra persona integrada en el Régimen General de la Seguridad Social, de lo cual es prueba el hecho de que ni siquiera es habitual que las soliciten ante las circunstancias habituales, cuando finalizan su relación con un club”.

Desde el Gabinete recuerdan, además, que las medidas están pensadas para proteger, sobre todo, a las empresas más modestas. “Los ERTEs previstos en los artículos 22 y 23 del Real Decreto 8/2020 de 17 de marzo pretenden también permitir que las empresas interrumpan su actividad ante la imposibilidad actual de trabajar con normalidad y, de nuevo, trasladar al Estado muchos de los costes laborales (todos, en el caso de la fuerza mayor temporal, en cuanto se exoneran las cuotas) que se derivan de esa suspensión de la actividad. La norma está pensando, en consecuencia, en las empresas vulnerables que necesitan el apoyo público para que el Covid-19 se traduzca solo en una interrupción, no en un punto y final de su actividad productiva”.

La conclusión que transmiten estas fuentes oficiales es que “la doble finalidad del sistema de prestaciones por desempleo se traduce en que los ERTEs no parezcan un instrumento razonable para algunos clubes de fútbol y deportistas profesionales, que deberían demostrar su responsabilidad social precisamente en un momento en el que lo necesita el país en su conjunto”. 

Barcelona, Atlético de Madrid, Espanyol y Alavés han sido los primeros equipos de Primera en apuntarse a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo

Barcelona, Atlético de Madrid, Espanyol y Alavés han sido los primeros equipos de Primera en apuntarse a los ERTEs, aunque la patronal de los clubes reconoce que en los próximos días puede haber más entidades del fútbol profesional (1ª y 2ª división) que sigan el mismo camino. Habrá ERTEs para el personal no deportivo, como trabajadores administrativos y empleados de tiendas, y para el deportivo, siempre y cuando no se llegue a un acuerdo entre los directivos y las plantillas, algo que han evitado los azulgranas tras aceptar los futbolistas una rebaja del 70% en sus salarios mensuales, que era el porcentaje que perseguían los responsables culés. 

La mayoría de los capitanes de los equipos de Primera y Segunda división han trasladado a David Aganzo, presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), su rechazo a que los clubes apliquen ERTES, y han mostrado su deseo de que se llegue a acuerdos entre las partes sin necesidad de tener que pasar por la autoridad laboral. 

El salario mínimo anual recogido en el convenio firmado entre la Liga y AFE para los jugadores de Primera División es de 155.000 euros. Aunque la legislación recoge que un trabajador sometido a un ERTE puede cobrar hasta un 70% de la base reguladora, hay unos topes que no se pueden superar, como afirman desde el Ejecutivo. “Los futbolistas cotizan con arreglo a unas bases de cotización, aplicándose en su caso el tope máximo del sistema, y se les aplica la normativa general sobre desempleo, en cuanto a situaciones protegidas, incompatibilidades, base reguladora y tope en la cuantía de la prestación. En consecuencia, la prestación a percibir por los deportistas profesionales se calcula conforme a dicha base máxima, que es la misma que rige para las personas por cuenta ajena del Régimen General. La prestación a percibir por estos está limitada a la aplicación a la media de la base reguladora (en este supuesto, será la base máxima) de los últimos seis meses y los porcentajes indicados en el artículo 270 de la Ley general de la Seguridad Social”.

El salario mínimo anual para los jugadores de Primera es de 155.000 euros. Aunque un trabajador en un ERTE puede cobrar hasta un 70% de la base, hay unos topes máximos

De esta manera, un futbolista siempre saldrá ganando si llega a un acuerdo con su club que si se ve sometido a la disciplina de un ERTE motivado por causas de fuerza mayor. Pongamos un ejemplo. Si un futbolista que cobra 12 millones netos al año llega a un acuerdo con su club para rebajar su sueldo un 70% al mes durante el tiempo que dure el estado de alarma, seguirá recibiendo 300.000 euros mensuales. En el caso de ser incluido en un ERTE, tendrá que someterse a lo que recoge la normativa, que estipula que un trabajador con derecho a la prestación máxima contributiva y que tenga dos o más hijos puede llegar a cobrar como máximo 1.411,83 euros mensuales. ¿Se imaginan a Messi cobrando esa cantidad los próximos meses? No lo imaginen. No va a pasar.

Hay otras dudas por aclarar. ¿Serán estos expedientes de regulación temporal de empleo aprobados o no por las autoridades, que ya han anunciado que analizarán con detalle cada caso? El abogado Antoni Freixa, del despacho Freixa Advocats, señala que “si la causa para presentar el ERTE es la de fuerza mayor, habrá que ver si será aceptada porque, por ejemplo, los futbolistas están entrenando en su casa y el club algo sigue ingresando, bien sea por merchandising on line o por cuotas de socios. Alguien le puede decir: ‘Mire, usted no creo que esté facturando cero este mes’. El supuesto del Real Decreto Ley es para aquellas empresas que están completamente cerradas y no realizan ningún negocio, como restaurantes, bares, comercios… Ahí no hay discusión, pero en el caso del fútbol no es así. Cabe la posibilidad de presentar el ERTE por causas organizativas, económicas o de producción, pero eso tiene una tramitación más larga en el tiempo, no como los de fuerza mayor, que el Real Decreto Ley del estado de alarma estipula que se deben resolver en cinco días”.

A nivel internacional, y a excepción de Francia, donde ha habido varios equipos que han presentado ERTEs, ya se han dado casos donde las plantillas han aceptado las propuestas de rebaja de sueldos realizadas por sus clubes, como la Juventus en Italia, cuyos jugadores cobrarán menos entre marzo y junio, lo que servirá para aligerar la masa salarial en 90 millones de euros. En Alemania, los futbolistas del Bayern han acordado con sus dirigentes una disminución de un 20% en sus salarios. Otros clubes como el Werder Bremen o el Schalke 04 han tomado medidas similares.

Si algo está mostrando esta crisis es la situación económica límite en la que viven algunos clubes, a los que unas pocas semanas sin ingresos les obliga a tener que tomar medidas radicales. Algunos profesionales creen que el coronavirus ayudará a desinflar la burbuja en la que está instalada este sector en los últimos años y que las cosas serán distintas en el futuro. Uno de ellos es el entrenador italiano Carlo Ancelotti, que ha declarado en el Corriere dello Sport: “Lo que está sucediendo nos cambiará profundamente. Todos tendremos que ser capaces de hacerlo, comenzando con el fútbol. Incluso hablar de recortar los salarios y suspender los pagos me parece desactualizado. La economía pronto cambiará a todos los niveles. Los derechos de televisión tendrán un valor más bajo, los jugadores y entrenadores ganarán menos. Las personas tendrán menos dinero y podrán gastar menos en entradas. Preparémonos”. 

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Dani

    Del equipo técnico hacia abajo, cada club está compuesto por cientos (si no miles) de personas que trabajan alrededor de ese campo directamente contratadas por el club: utilleros, médicos, mantenimiento, informáticos, administración, etc. Si el mundo de fútbol ha parado durante unos meses, toda esa gente tiene que tener su cobertura económica como cualquier ciudadano. Tampoco debemos olvidar que equipos grandes hay cuatro y luego nos encontramos con cientos de pequeños clubes que malviven como pueden, con jugadores mileuristas o que directamente necesitan un segundo empleo para subsistir. Luego hay 200 millonarios jetas (facturando todo lo que hacen como autónomos y empresas) que igual que le pasa a cualquier autónomo o empresa estos días, tienen que dejar de ganar lo que les gustaría unas semanas, porque no tienen más remedio ¿Con descuentos de sus fichas? Perfecto.

    Hace 1 año 1 mes

  2. Sergio B

    A mi me parece que su posicion es erronea, la prestacion por desempleo en mi opinion es un derecho, un derecho por el que todos los trabajadores pagamos a la seguridad social, no caridad del resto de la sociedad para los necesitados y por lo tanto no deberia de estar sometido a doble raseros, como el resto de derechos que nos estamos permitiendo atropellar por que hay una crisis, por cierto. Si el gobierno quiere hacer caridad, que use otros medios y si los derechos solo se mantienen en tiempo de bonanza, demuestran escasa fortaleza.

    Hace 1 año 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí