1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DESIGUALDAD

Entre el riesgo y el miedo, biopolítica en alza

Pensábamos que teníamos todo controlado; pero no, ni tecnológica, ni económicamente, de ahí la tremenda cura de humildad que nos inflige la pandemia

José Antonio Pérez Tapias 15/03/2020

<p><em>Desigualdad</em></p>

Desigualdad

PAOLO TRABATTONI

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

A veces lo nuevo acecha. No sólo sorprende, sino que desestabiliza al irrumpir amenazante en lo que era el orden de nuestro mundo. Es lo que ha sucedido y sigue ocurriendo con el coronavirus –COVID19 según bautismo científico– a tenor de la pandemia desencadenada con su expansión. La situación es inédita, no ya solamente por la veloz cadena de contagios de la consiguiente enfermedad de carácter gripal, sino además por las medidas sanitarias decididas políticamente para tratar de frenarla, con costosísimas consecuencias económicas y sociales a lo largo y ancho del planeta; debido a ella vale, pues, aplicar el tópico de que hay un antes y un después. Los hechos amalgamados en torno al coronavirus suponen, por tanto, un acontecimiento y como tal es vivido y será recordado. No se trata de un suceso más que se añade a otros semejantes, sino que estamos ante un acontecimiento que, siendo inesperado, tiene todos los ingredientes para constituirse en un hito del todo significativo, de manera que a su carácter de imprevisto se suma su potencial de dejar en suspenso el mero fluir de procesos en curso para, en una situación nueva, concitarnos ante alternativas, dilemas, y cambios futuros respecto a los cuales hay y habrá que tomar decisiones sin precedentes.

Lo novedoso en este caso, calificado como pandemia por la Organización Mundial de la Salud cuando la expansión del virus de marras alcanzó determinados parámetros, incide en la mismísima percepción del proceso de globalización con la que hasta ahora nos hemos movido. Desde las últimas décadas venimos hablando de globalización económica, impulsada ciertamente por el capitalismo financiero y el desarrollo de la informática y la telemática, pero a la vez promoviendo unas interrelaciones económicas muy estrechas, por más que desequilibradas, entre agentes económicos y sociedades diversas a escala planetaria; globalización respecto a la cual, por lo demás, hemos visto en los últimos tiempos movimientos reactivos a la búsqueda de recetas proteccionistas, pero sin abandonar los dogmas neoliberales. ¡Y quién iba a decirnos que el supuesto orden económico internacional lo iba a poner patas arriba un microscópico virus protagonista de otra cara de la globalización! Pensábamos que teníamos todo controlado; pero no, ni tecnológica, ni económicamente, de ahí la tremenda cura de humildad que nos inflige la pandemia desatada.  

Si se consumara la tentación de cerrar fronteras, estaríamos dando la peor respuesta que pudiera darse en nuestra actual sociedad del riesgo

Es cierto, por otra parte, que la problemática del cambio climático, tomando el relevo a la preocupación por la capa de ozono y otras causas medioambientales, nos introdujo de lleno en la vertiente ecológica de la globalización. Sin embargo, ha sido ahora, con la globalización de la enfermedad, cuando la conciencia colectiva ha dado un salto cualitativo, es verdad que sin que ello prejuzgue hacia dónde caigamos. Una epidemia que arrancó de una provincia China, en el imaginario colectivo todavía “extremo Oriente”, se nos ha instalado en pleno Occidente, con Italia primero y España después como focos de la misma en este lado del mundo. Cómo hacer frente a la enfermedad nos supone una nueva versión de la correlación bidireccional global-local, buscando en cada caso para la comunidad de la que formamos parte los medios para su inmunidad, cosa que a su vez, como advirtió el filósofo italiano Roberto Esposito antes de que nos viéramos en éstas, puede hacerse de manera fructíferamente creadora o regresivamente, pretendiendo inmunización a base de una más cerrada comunitarización. 

Si en adelante se consumara la tentación de cerrar fronteras, que sería además una cesión claudicante ante los que no se casan de promover y construir nuevos muros, estaríamos dando la peor respuesta que pudiera darse en nuestra actual sociedad del riesgo. El sociólogo alemán Ulrich Beck, que antes de morir nos dejó unas cuantas obras fundamentales, fue pionero señalando los nuevos riesgos que íbamos a tener que afrontar en un mundo globalizado. No le faltó perspicacia para indicar que el reverso de los riesgos de nuestro mundo son los temores que se generan, con el peligro de que se nos convierta en una sociedad del miedo. Con ciudadanas y ciudadanos atemorizados, expuestos a caer en el pánico ante circunstancias que serán muchas veces tan nuevas como arrolladoras, no será posible dar con las vías adecuadas para salir de las crisis. Se repetirá una y otra vez, al cabo del tiempo, lo que decía Marx acerca de una burguesía capitalista que sale de las crisis preparando la siguiente, siempre más profunda y mayor. En las condiciones de la pandemia actual ha de ser motivo de reflexión crítica la consideración de que a la globalización de la enfermedad ha de respondérsele con la globalización de la salubridad, es decir, de las condiciones para una vida saludable a escala planetaria. Todo se juega para lograrla en cómo se gestionen el riesgo y el miedo para no quedar atrapados entre ellos.

Se repetirá lo que decía Marx acerca de una burguesía capitalista que sale de las crisis preparando la siguiente

La globalización de la salubridad –cuestión que toca de lleno las exigibles condiciones de vida digna para todos– implica el combate firme contra las desigualdades, dado que éstas impiden de hecho que, a las diferentes escalas nacional e internacional, puedan alcanzarse objetivos de salud pública. Dichos objetivos traen de nuevo al debate ético y político la noción de bien común, correlacionada con lo que es exigible por razones de justicia. Al hilo de tal apreciación es oportuno insistir, no tanto en apelaciones a un “sentido común” respecto al cual hasta puede ser aconsejable una inevitable dosis de escepticismo –suele ser tan invocado como ausente, dado el peso de los intereses en pugna–, sino en el sentido de lo común, conscientes de los bienes que todos hemos de poder disfrutar o a los que todos hemos de tener acceso en condiciones de efectiva igualdad –entre otras características, no han de ser reducibles a mercancía– porque son soporte de la vida y, justamente, de la vida en común. Sin duda, la salud pública es irrenunciable bien común.

Precisamente la actual crisis sanitaria provocada por el coronavirus, ante la cual el gobierno de España ha decretado el “estado de alarma” para dotarse de un instrumento jurídico que le permita hacer frente con mayor eficacia a la misma, coordinando otros poderes del Estado y dirigiendo los recursos de éste en múltiples vertientes, desde el ámbito hospitalario hasta las actuaciones policiales, es caso patente de una política volcada hacia la protección de la vida del conjunto de la población bajo su responsabilidad política. Como se ha dicho por voces muy plurales, si la política contemporánea tiene desde hace más de un siglo perfil de biopolítica, el gobierno de España, como otros, subraya ese carácter de sus actuaciones. Como si se tratara de un involuntario homenaje a Michel Foucault, la política de la vida llevada al punto de una extrema y rigurosa normativización de la vida de la ciudadanía, reglamentando puntillosamente en estos momentos hasta las cuestiones más de detalle relacionadas, por ejemplo, con las posibilidades mismas de circulación o de realización –más bien de no realización– de actos públicos, aun minoritarios, y todo para evitar que sigan multiplicándose exponencialmente los contagios, es una política con claro ejercicio de un biopoder

Reconozcamos que la biopolítica en alza al hilo de la pandemia del COVID19 tiene que vérselas con dilemas fuertes ante los que no es fácil decidir, como no lo ha sido en fases anteriores en las que la sensación de incertidumbre, agravada por el desconocimiento en torno a un factor patógeno de nuevo cuño, se veía amortiguada por una confianza en el sistema sanitario que ante el desarrollo de los hechos puede calificarse a posteriori de excesiva. Vemos que, aparte de impedir los decesos de pacientes afectados por graves patologías previas que implican una gran vulnerabilidad –por más que, cuando se dan, son porcentualmente reducidos, lo cual en ningún caso justificaría desatención alguna–, un argumento fuerte a favor de las restricciones impuestas a la ciudadanía para la protección de su salud tiene que ver con la necesidad de ralentizar la propagación de la enfermedad, que para la mayoría no es grave, con el fin de asegurar la capacidad de hospitalización y tratamiento de las personas que sí se vean afectadas gravemente. 

Es decir, a un argumento en relación con la vida, se añade un argumento tocante a la capacidad de respuesta del sistema de salud, respecto al cual todos sabemos, por otra parte, que se ha visto perjudicado por los recortes que ha sufrido en los últimos años, en especial en comunidades autónomas como la de Madrid, donde la derecha encontró campo de aplicación de su programa neoliberal. Se evidencia a la postre el precio, y no sólo monetario, pagado por someter la sanidad –las exigencias de protección a la salud y atención a la enfermedad– a criterios de mercado, primando lo privado frente a lo público. A nadie se le oculta, sin embargo, que apostar por la salud como ahora se hace, por otro lado, asumiendo el peso de la grave crisis que genera el parón económico que sufre todo un país –como Italia, como otros…–, tendrá consecuencias sociales que serán de nuevo gravísimas, especialmente en lo que respecta al desempleo, con el factor añadido de lo que supone en el futuro un Estado mermado en sus recursos financieros por imposibilidad de una recaudación fiscal como sería de desear. Por ahí se presenta el otro cuerno del dilema.

Si miramos a la UE, tendremos que decir qué poco nos vale si a su actitud desalmada en relación a inmigrantes y refugiados se sigue sumando un burocratismo que la hace ineficiente

Es cierto que todos los análisis que se hacen, apuntando más allá de lo inmediato en cuanto a las medidas implementadas y sus efectos, sean los positivos que cabe esperar como los negativos que se presenten como colaterales, apuntan a un tiempo venidero en el que las cosas van a ser distintas, contando con que habrá que frenar a un capitalismo voraz y despiadado que quiera recomponer cuanto antes sus balances dejando fuera los costos humanos de la crisis vivida. Poniendo cada cosa en su sitio, el caso es que en muchos aspectos el sitio no habrá de ser exactamente el mismo en el que estaban. Así, en la relación, tantas veces planteada como antagónica, entre mercado y Estado, habrá que rebajar la gratuita primacía absoluta concedida al primero y reparar en la medida en que de verdad necesitamos al segundo. Y si más allá de un Estado concreto miramos a la Unión Europea, tendremos que decir otra vez qué poco nos vale si a su actitud desalmada en relación a inmigrantes y refugiados se sigue sumando un burocratismo y una impotencia tales que la hacen ineficiente incluso para una mínima coordinación entre Estados, como en la crisis del coronavirus se comprueba. Yendo al fondo, si entre vida y economía se sigue apostando unilateralmente por la economía frente a la vida nos volveremos a ver en situaciones tan difíciles como la actual o más, pues podemos apostar que la del coronavirus no será la última pandemia. 

Al afrontar la crisis sanitaria actual, los gobiernos, y el español de manera especialmente enfática, han apelado a la responsabilidad de la ciudadanía para asumir prácticas de protección y confinamientos con una muy exigente dosis de disciplina. La apelación a que velar por la propia salud tiene un componente de interés propio, pero también de solidaridad en cuanto supone preocuparse por no contagiar, dañando así la salud ajena, es un factor movilizador puesto en juego. No hace falta halagar como héroes a los ciudadanos que se quedan en casa, pues en verdad no implica heroísmo alguno –¡qué palabra dejamos entonces para calificar a quienes de verdad tienen un comportamiento heroico, como profesionales de la sanidad y otros muchos!–, pero sí es cierto que de nuevo encontramos una verificación, aunque sea constatada con el lenguaje de la gubernamentalidad, de las reflexiones de Foucault, en este caso las atinentes al “cuidado de sí”, vía de reconstrucción de subjetividades abiertas a la relación con otros desde un autocuidado que es cultivo de la propia humanidad, en definitiva común humanidad. Se abre por ahí, si se sabe continuar por ella, una vía de redescubrimiento de la fraternidad –¡ése valor republicano!– que es de todo punto necesario para que la biopolítica sea de verdad democrática o, si se quiere, como dice el antes citado Esposito, que la democracia se conjugue como biopolítica en la que la vida sea bien común que cuidamos todos, también, obviamente, por mor de la vida de cada cual.

No hay que dejar que el biopoder decida arbitrariamente sobre la vida, prestando especial atención a los índices de mortalidad cuando pasan a nutrirse significativamente por los fallecidos de entre los sectores dominantes, pero no cuando los que mueren son, en proporción mayoritaria, de los sectores subalternos, minoritarios, empobrecidos o marginados de la población. El biopoder no puede sustraerse a exigencias de igualdad. También eso hay que ganarlo para el presente y para el futuro en la crisis del coronavirus.

Autor >

José Antonio Pérez Tapias

Es catedrático y decano en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada. Es autor de 'Invitación al federalismo. España y las razones para un Estado plurinacional'(Madrid, Trotta, 2013).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí