1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Alarma monárquica

O Felipe VI logra convencer de su utilidad más allá de una fracción ideológica, o la monarquía perderá la única ventaja que tiene sobre una república: sujetar simbólicamente el terreno de la disputa política

Miguel Pasquau Liaño 17/03/2020

<p>Monarquía asentada.</p>

Monarquía asentada.

J.R. Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Algo de alarma produce también tomar conciencia de que, según informaciones no desmentidas, quien fue jefe del Estado durante 40 años, además de su importante asignación con cargo a los presupuestos del Estado, obtuvo una muy millonaria comisión por unas gestiones que realizó en el ejercicio de sus funciones, la escondió en fondos opacos y la cobijó en paraísos fiscales. Dicen que fueron 100 millones, no sé si de euros o de dólares. Dicen que fue por su mediación para conseguir la adjudicación a empresas españolas de una obra pública en Arabia Saudí. No sé si le pagaron quienes encargaron la obra o las empresas adjudicatarias, no sé si él puso el precio como condición o si sólo puso la mano, no sé si fue él quien lo exigió o si fue una remuneración agradecida, pero duele imaginar al jefe del Estado diciendo “sí”, o diciendo “100 millones”, comprometiendo su libertad institucional (quien cobra ilícitamente queda comprometido), comprobando el ingreso, decidiendo o aceptando sugerencias sobre su gestión y su destino entre despacho y despacho al presidente del Gobierno de la época para tratar asuntos de Estado, en un contexto en que se atisbaba una crisis económica que forzaría a recortes de gasto y a subida de impuestos. No es preciso poner mucho énfasis para que produzca un rechazo absoluto y sin matices ver a un jefe de Estado haciendo de comisionista. Un rechazo que yo calificaría de “constitucional”. De confirmarse, se trataría de una deslealtad a una Constitución a la que el rey Juan Carlos anudó su suerte política.

No es preciso poner mucho énfasis para que produzca un rechazo absoluto y sin matices ver a un jefe de Estado haciendo de comisionista

Ya sé que los reyes tienen la costumbre histórica de prever la posibilidad de un derrocamiento y un exilio con fondos colocados fuera de las fronteras de su reino: una especie de fondo privado de contingencias por el plus de peligrosidad por destronamiento. Ya sé, también, que las élites se conocen bien los corredores financieros para diversificar su capital, por lo que pueda pasar. Sé que, en familias de patrimonio, eso es percibido como un ejercicio de responsabilidad pensando en los hijos. Pero un jefe de Estado, y más aún un jefe de Estado vitalicio, es César o nada. No puede jugar a dos bandas. Y si lo hace, y lo pillan, no puede emplear la baza de una mano (inmunidad, respeto institucional, interés de Estado, César) para evitar que se le vea la otra mano.

El rey Felipe VI no podía dejar de salir al paso con inmediatez. En privado reaccionó pronto, institucionalmente se ha esperado, por razones que pueden imaginarse, a que la noticia se hiciera pública. Ha suprimido la asignación de parte del presupuesto de la Casa Real (que es presupuesto del Estado) al rey emérito, y ha informado de que cuando se enteró de que había sido beneficiario de algunos fondos acudió al notario a renunciar. También ha renunciado a la herencia de su padre. Habría estado bien que instase a su padre a una devolución.

La renuncia a la herencia futura (es decir, mientras no muera el causante) no es eficaz, porque así lo dispone el artículo 991 del Código Civil: “Nadie podrá aceptar ni repudiar sin estar cierto de la muerte de la persona a quien haya de heredar y de su derecho a la herencia”. Sin embargo, la renuncia a su designación como beneficiario de fondos privados, aunque esté hecha con carácter mortis causa (es decir, para después de la muerte de quien lo ha designado) sí es eficaz. Con dicha renuncia, formalmente, se aparta del affaire y protege su condición institucional. De no haberlo hecho, estaríamos hablando de un asunto de familia, y no de un asunto del rey emérito.

La monarquía constitucional ya no puede seguir viviendo de las rentas de su condición de instrumento para la transición

La ineficacia patrimonial de la renuncia a la herencia de su padre no deja de tener, sin embargo, un valor simbólico. Supone una ruptura con el causahabiente o antecedente de la dinastía que, por norma constitucional, le ha conferido la condición de jefe del Estado. En contra lo que ya se ha escrito, invocando el art. 990 del Código Civil, de que no es posible una renuncia “en parte” a la herencia, y que por tanto quedaría comprometida su condición de rey, ha de aclararse que no hay ninguna incompatibilidad entre renunciar a la herencia (íntegramente) y ser sucesor dinástico a la Jefatura del Estado: el rey Juan Carlos no tenía poder para designar a su sucesor haciendo testamento, porque es la Constitución la que establece la línea dinástica. Casi sonroja tener que explicar esto. Pero lo importante es que esta ruptura simbólica de Felipe VI con Juan Carlos I fuerza a cambiar el relato.

Si en España fuimos en general más juancarlistas que monárquicos, porque Juan Carlos no obstruyó, sino que facilitó el tránsito de la dictadura, que lo eligió como sucesor, a una democracia, ahora el relato se complica, y lo hace en un aspecto esencial para la monarquía: la legitimidad moral y la aceptación social de la regla constitucional en que se basa la designación. Si en un principio la monarquía ayudó a hacer posible que el pueblo se diera una constitución, ahora es el pueblo, que en cualquier momento puede convertirse en constituyente, quien hace posible la monarquía. La monarquía constitucional debe renovar argumentos. Ya no puede seguir viviendo de las rentas de su condición de instrumento para la transición.

Felipe VI conserva intacta la legitimidad constitucional para ostentar la Jefatura del Estado. Esto también es una obviedad. Pero la monarquía, cuya aceptación social se basó en buena parte en la figura de Juan Carlos, tiene delante de sí la tarea de reconstruirse de espaldas a su herencia. Yo no digo (ni pienso) que la herencia política de Juan Carlos se resuma en el cobro de una comisión tan desleal, pero lo cierto es que esa gran deslealtad obliga a Felipe VI a ganarse su condición como algo distinto a un mero sucesor. Y para ello necesita algo más que no equivocarse y seguir con los protocolos. Necesitará la complicidad de las fuerzas políticas, igual que Juan Carlos no podría entenderse sin los políticos que lo rodearon. Y mal haría si sólo buscase el apoyo en forma de vivas al rey. Estoy seguro de que no caerá en ese error. O logra convencer (convencer de verdad) de su utilidad más allá del perímetro del monarquismo, y más allá de una fracción ideológica, o la monarquía constitucional perderá la única ventaja que tiene sobre la presidencia de una república: sujetar simbólicamente, desde un punto neutro, el terreno de la disputa política... Y de las disputas territoriales. No está claro que lo vaya a conseguir fácilmente.

Algo de alarma produce también tomar conciencia de que, según informaciones no desmentidas, quien fue jefe del Estado durante 40 años, además de su importante asignación con cargo a los presupuestos del Estado, obtuvo una muy millonaria comisión por unas gestiones que realizó en el ejercicio de sus...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Pasquau Liaño

(Úbeda, 1959) Es magistrado, profesor de Derecho y novelista. Jurista de oficio y escritor por afición, ha firmado más de un centenar de artículos de prensa y es autor del blog "Es peligroso asomarse". http://www.migueldeesponera.blogspot.com/

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Aramis

    No mejora el autor esta segunda versión de su artículo, sino que agrava la ridiculez de sus tesis con frases tan propias del romanticismo dieciochesco como decir; «Si en un principio la monarquía ayudó a hacer posible que el pueblo se diera una constitución, ahora es el pueblo, que en cualquier momento puede convertirse en constituyente, quien hace posible la monarquía.» Ni el pueblo se dio constitución alguna en el 78 ni va camino de convertirse en constituyente bajo confinamiento COVID-19. Aunque, eso si, el pueblo español mostró ayer si su reproche a los borbones con una cacerolada nacional bajo el lema de «corona chao». Sin embargo el idealismo romanticista del autor hace aguas por toda su patera retórica, porque ¿Qué es un rechazo constitucional a un rey constitucional?… Modestamente, percibo aquí una contradicción entre el viva el Rey, el rechazo al Rey y la constitución del 78. Puede que las tres realidades sean falsas (Rey, rechazo y Constitución), y puede que solo una sea verdadera (el Rey, el rechazo, o la Constitución… Pero cuesta imaginar que sólo una de esas realidades sea falsa dado el nexo causal que enlaza al Rey con la Constitución. Y eso sin descartar que el supuesto reproche del autor a la corona sólo sea una impostura para seducción de incautos... Pero si el reproche no es una impostura cabe preguntarse ¿qué es lo que reprocha el reproche?; si rechaza al Rey, o a la Constitución que lo ampara, o a ambos dos. ¿Puede un Rey Constitucional ser desleal a la escritura constitucional que lo fabrica y lo dota de inmunidad? … Es decir: ¿Puede un Rey ser desleal a sí mismo?... Y ¿Qué sentido tiene aplicar el ordenamiento jurídico al que está fuera de todo ordenamiento?... Una vez más el autor cabalga sobre los amplios Cerros de Úbeda cual quijote tras modernos offshore wind power y doncellas corinas que despluman reyes desleales; promiscuos en faldas y billetes… Así pues, con moralidad serrana el autor trafica con alegría torera los despeñaderos de cabras con pluses de peligrosidad, viendo a César, y a nadas, imbuidos en manos trileras que hacen maravillosos malabarismos mágicos. Todo un espectáculo trapecista de Teatro Real. Sin embargo, el reloj del autor es como el de la Chancillería de Granada que lleva siglos parado, pues la inmediatez del Rey Felipe fue tan inmediata que, cuanto menos, duró todo un año, si no duró una década, o dos. Pero lo más sorprendente es llamarle al expolio comisionista “fondos privados”… Es como si Bárcenas nos apareciese ahora con una fundación en la que designa a sus descendientes beneficiarios de sus “fondos privados”… ¿Cuándo dejaron de ser públicos esos «fondos»?… Esto si que es magia jurídica… Está claro que sonroja la explicación, del magistrado andaluz, tanto como el desvío de la pelota al córner del submundo de Hansel y Gretel, cazadores de brujas… Menuda broma de relato. ¿Desde cuando apropiarse de lo ajeno es un error, y no un delito?...

    Hace 2 años 6 meses

  2. CapitanRed

    Al Rey D.Felipe yo le llamo "la ranita" porque era un guapo príncipe que, al besarle, se convirtió en otro batracio más de los que tanto abundan en Madrid. Su padre le pasó una Corona infecta, hasta tal punto que, actualmente no saben cómo limpiarla. Un referendum ayudaría.

    Hace 2 años 6 meses

  3. Un suevo

    Será un obviedad para un súbdito como usted. La Monarquía nunca tuvo legitimidad en España, y mucho menos tras la restauración de un Dictador. Juan Carlos I, el golpista comisionista debe ser emplazado a plaza pública a pasar por guillotina, literal. Y la Casa Real puede coger las maletas junto a sus desnortados súbditos, los únicos culpables de la degeneración del Estado, sus instituciones y moral ciudadana. Y de paso, vaya usted detrás con los demás acólitos. Si hace fata llamaros cuatro cosas a los medias tintas y mea pilas varios, en plena calle y con dedo acusador, se os dirá, sinverguenzas. Y la Justicia, la misma que usted ensucia y mancha junto a sus súbditos compañeros será depurada de arriba a abajo. SINVERGUENZAS.

    Hace 2 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí