1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ciudadanía indignada

¿Corona o cacerolas? ¡Cacerolas!

La crisis institucional de la monarquía se presenta a la vez que la crisis territorial del Estado. Habrá que debatir muy a fondo cómo se acomete la solución de ambas, que no puede ser sino republicana y federal a la vez

José Antonio Pérez Tapias 20/03/2020

<p>Padre e hijo se abrazan tras la firma de la Ley Orgánica por la que el rey hace efectiva su abdicación, el 18 de junio de 2014.</p>

Padre e hijo se abrazan tras la firma de la Ley Orgánica por la que el rey hace efectiva su abdicación, el 18 de junio de 2014.

Casa de S.M. el Rey / Borja Fotógrafos

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

No se trata de un dilema. Es una alternativa ante la cual, al preguntarnos con qué nos quedamos, si con la Corona o con las cacerolas, muchos respondemos: ¡cacerolas!  Y de eso quiero hablar, aun sabiendo, como sabemos todos, que lo urgente es luchar contra la otra corona, sin  mayúscula, la del coronavirus, con el que todos queremos acabar con el más potente cacerolazo sanitario. Pero vamos a la otra Corona.

Lo tenemos claro. Cuando en medio de la reclusión a la que estamos sometidos en nuestra batalla cotidiana contra el coronavirus, tras salir a ventanas y balcones para aplaudir en honor de quienes, con riesgo para sus vidas, ponen todo su empeño para cuidar, proteger y sanar las de los demás, decenas de miles de ciudadanos vuelven cacerola en mano, lo hacen para protestar contra los Borbones, padre e hijo, sobre los que ha recaído la Corona de la monarquía española.  Para tal acción es motivo más que suficiente el conocimiento de las presuntas prácticas delictivas del rey emérito Juan Carlos I, el cual, tras recibir –que sepamos– cien millones de euros como comisión por mediar ante las autoridades saudíes para la contratación de infraestructuras del AVE, depositó esos dineros –seguramente también otros muchos “donativos”–  en opacas cuentas paradisíacas, desde donde una bien abultada cantidad millonaria viajó como regalo, vía banca suiza, a cuentas de Corinna Larsen, por un tiempo pareja sentimental del monarca. Regalo tan generoso bien puede interpretarse como intento de comprar su silencio, dado todo lo que se sabe de enjuagues reales, máxime cuando otras vías como las emprendidas en “modo comisario Villarejo” o en “modo CNI” no han obtenido los resultados previstos. Tan escabrosos asuntos salen a la luz a la vez que la sociedad española en su conjunto libra una denodada batalla contra el coronavirus y eso hace que la reacción social por el comportamiento corrupto del monarca emérito conlleve una subida de muchos grados en el termómetro de la indignación ciudadana. Tiene toda la lógica del mundo que a la exitosa cacerolada que se convocó acompañara el clamor de que los cien millones escaqueados fueran entregados por el rey bribón a la causa del combate contra la pandemia, dada las necesidades imperiosas de financiación de recursos sanitarios que se ven escasear.

Tiene toda la lógica que a la exitosa cacerolada  acompañara el clamor de que los cien millones escaqueados fueran entregados por el rey bribón a la causa del combate contra la pandemia

Con todo, las razones de la indignación o los motivos de la cacerolada no se agotan en la figura de Juan Carlos I. El actual jefe del Estado, el rey Felipe VI, no permanece indemne entre el fluir de los hechos, por más que intentara proteger la Corona y poner a salvo la monarquía renunciando por su parte a la herencia de una fortuna tan ilegalmente amasada –gesto político por cuanto jurídicamente no cabe renunciar a herencia alguna antes del fallecimiento de quien su destino estableciera–, así como privando al rey emérito de la cuantía anual que se le adjudica –cuantía desglosada de lo que los presupuestos del Estado fijan para la Casa Real–. Tales decisiones, aun con el valor que se les pueda atribuir por lo que suponen de crisis y rupturas en el seno de la familia Borbón, son jurídicamente discutibles, cuando menos, en tanto que parten del reconocimiento de unos hechos con toda la pinta de delictivos, silenciados y encubiertos. Además, las comentadas decisiones son políticamente inanes, por cuanto no alcanzan el objetivo de recomponer la imagen de la Corona y de rearmar la gravemente erosionada legitimidad de la monarquía.

Reparando en el hecho de que la cacerolada antiborbónica desde las ventanas que muchos ciudadanos y ciudadanas convirtieron en tribuna para su libertad de expresión tenía lugar a la vez que el rey Felipe VI se dirigía a la sociedad española, con discurso televisado que quería ser pieza oratoria de ánimo a la ciudadanía, apelación a la unidad, apoyo a profesional sanitario, policías y Fuerzas Armadas, y toda clase de trabajadoras y trabajadores en tareas indispensables aun en situación de confinamiento colectivo, es fácil darse cuenta, por contraste, por qué dicha alocución, dada la pose hierática y rígida de su emisor, de ninguna manera podía desplegar potencial comunicativo alguno. Después de todo, se explica tal envaramiento, pues en el trance pesaba sobre el jefe del Estado no sólo el estado de alarma en el que estamos, sino la alarma continua en la que él mismo se halla, toda vez que no dejaría de tener presente en su fuero interno que hablaba de lo que pesaba sobre la ciudadanía, incluyendo el dolor por las personas fallecidas a causa de la epidemia, a la vez que sabría que escamoteaba decir a esa misma ciudadanía una palabra sobre los desafueros de aquel de quien heredó el trono, sin ser creíble que no tuvo conocimiento de ellos. Es más, a la alarma se le sumaria la alerta al saber que el estruendo de las cacerolas podía interpretarse como señal que le urgía a una despedida…; no sólo despedida de quienes estuvieron escuchándole, sino despedida final. Es lo que puede verse como preanunciado, toda vez que los lamentables avatares de la Corona han hundido su capacidad simbólica, dando comienzo al ocaso de la institución monárquica. La cacerolada, sin que estuviera previsto en el programa, ha venido a dar la razón al político y jurista Óscar Alzaga, el cual, en debate sobre la inviolabilidad e irresponsabilidad que la Constitución establece para el rey (art. 56.3) afirmó, como quien formula una hipótesis-ficción, que “si el rey delinquiese nos encontraríamos ante el desprestigio y, por ende, ante el ocaso de la institución monárquica”.

¿Cómo negarse a una comisión parlamentaria para investigar los hechos en los que la Corona se ha visto involucrada?

La declaración de Óscar Alzaga en su día no queda hoy en una hipotética consideración in extremis. El extremo se ha alcanzado de facto. ¿Cómo negarse en tal situación a una comisión parlamentaria para investigar, al margen de los procesos judiciales que pudiera haber, los hechos en los que la Corona de la monarquía española se ha visto involucrada? Negarse a ello, acogiéndose a una interpretación abusiva de las mencionadas “inviolabilidad” y “no sujeción a responsabilidad” de los actos del Rey, lo cual está referido a sus actos como jefe del Estado y, en tanto que tales, refrendados por el gobierno según art. 65.2, es instalarse en una posición antidemocrática. En ella, desgraciadamente, se sitúa el PSOE al lado de PP, Ciudadanos y Vox, en lo que parece ser la continuación de otras conocidas maniobras de blindaje de lo que ha derivado, aunque no guste hablar de ello, en “régimen del 78” –dicho sea sin merma de los méritos de quienes con verdaderas convicciones democráticas hicieron posible salir de la dictadura franquista.

¿Por dónde continuar tras una cacerolada que no debe quedar en el olvido? Hay que seguir por la organización de todo un movimiento social a través del cual se encauce el malestar social y la indignación ciudadana a causa de una Corona que ya no está a la altura de las funciones que la misma Constitución le atribuye. Todos somos conscientes de que ahora, en lo inmediato, el esfuerzo colectivo tiene como meta superar la gravedad de la crisis sanitaria en la que estamos. El coronavirus no permite en estos momentos otra cosa que concentrar todos las energías, individuales y colectivas, en vencer la pandemia, atender a los enfermos, acompañar a los familiares de los muertos, ganar espacio para la salud pública, coordinarnos para todo ello con quienes padecen los efectos de la pandemia también allende nuestras fronteras, y preparar el esfuerzo colectivo para afrontar la crisis económica que la acompaña y las consecuencias sociales que vienen con ella. Pero no hay que perder de vista la crisis política en la que estamos, pues sus causas no van a desaparecer. Una Corona en condiciones tales que quien la ostenta no tiene credibilidad ya no es sostenible. Todo va a ser complicado, pues la crisis institucional de la monarquía se presenta a la vez que la crisis territorial del Estado. Habrá que pensar y debatir muy a fondo cómo se acomete la solución de ambas, que no puede ser sino republicana y federal a la vez.

Cuando ya no tengamos al coronavirus sitiándonos será momento de pensar cómo movilizar a la ciudadanía para que haga valer su posición contraria a esa Corona a la que ya no llega el crédito político

Sería una posición ingenua pensar que el rechazo antimonárquico que el cacerolazo supone significa ya una clara apuesta por la república como forma de Estado. En muchos de los que con sus cacerolas hicieron esa especie de ocupación del espacio público con sus cuerpos, aunque fuera desde la distancia a la calle de sus ventanas, cual “asamblea in fieri” que anticipa el ejercicio político de un demos capaz de decidir sobre su futuro, como muy bien lo trata Judith Butler en Cuerpos aliados y lucha política tras las huellas de otra filósofa como es Hannah Arendt, ya está actuando a buen seguro una viva conciencia republicana. Pero no es así en todos los que se sumaron a tal manifestación política. Por ello, además de ir clarificando de qué república hablamos cuando propugnamos república para España, hay que ir acrecentando la conciencia republicana de una ciudadanía progresivamente insertada en ese debate. Cuando ya no tengamos al coronavirus sitiándonos con su amenaza será momento de pensar cómo movilizar a la ciudadanía para que con sus cuerpos –incluyendo manifestaciones masivas al modo del 15-M o del 8-M, y no sólo con sus móviles a través de las redes– haga valer su posición contraria a esa otra Corona a la que ya no llega el crédito político que otrora pudiera acumular.

Es sabido que hay opiniones que coinciden con lo expuesto por el analista José Antonio Zarzalejos en la prensa: la solución pasa por el hecho de que el emérito Juan Carlos I se “autoexilie”, para descargar de tensiones la política española, aunque pareciera que se cumple una especie de maldición de los Borbones por ellos mismos una y otra vez provocada. ¿Pero cómo “autoexilio”? La dignidad de la palabra “exilio”, y más recordando a los miles y miles exiliados republicanos españoles tras la Guerra Civil, ha de impedir referirla a lo que sería realmente una fuga, por mucho que se adornara de falsas razones de Estado. Por lo demás, si se propone eso para quien dejó el trono en herencia a través de un proceso de abdicación exprés, realizado sin la ley orgánica que la misma Constitución manda para ello, ¿qué decir como propuesta para un heredero a quien la indignidad acumulada sobre la institución tampoco permite permanecer en ese trono? Un análisis ponderado, sin dogmas jurídicos ni autoengaños políticos, llega a la conclusión a la que apunta Javier Pérez Royo, por ejemplo, como constitucionalista: el tiempo de la Monarquía llega a su fin y de nuevo tenemos razones muy serias para que empiece el tiempo de un proceso constituyente. ¿Con otro exilio para quien es rey con el nombre de Felipe VI, según el orden dinástico recuperado por la dedocracia del dictador en momento previo a la misma Constitución y, por tanto, impuesto subrepticiamente con lo que fue el refrendo de ésta al que la sociedad española fue convocada en 1978? No hace falta que se vaya a exilio alguno, pues no procede algo así cuando en todo caso saldría, si así fuera, de un Estado democrático de derecho que protege y promueve los derechos civiles y políticos de sus ciudadanos. Imaginemos que el ciudadano don Felipe de Borbón, por el puesto desempeñado y la experiencia acumulada, bien podría hasta tener un sitio en ese órgano consultivo que es el Consejo de Estado. Su honestidad ética y su credibilidad política se verían así reconocidas al servicio de la república. ¿Hipótesis-ficción, como la de Alzaga? Estamos en un tiempo en el que las sorpresas que nos da la realidad superan cualquier construcción ficticia. Seamos osados al abrir brecha en los muros de la realidad. La cacerolada de una ciudadanía indignada ha sido real. Y entre Corona y cacerolas, elegimos cacerolas. Conciencia republicana obliga. 

No se trata de un dilema. Es una alternativa ante la cual, al preguntarnos con qué nos quedamos, si con la Corona o con las cacerolas, muchos respondemos: ¡cacerolas!  Y de eso quiero hablar, aun sabiendo, como sabemos todos, que lo urgente es luchar contra la otra corona, sin  mayúscula, la del...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

José Antonio Pérez Tapias

Es catedrático y decano en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada. Es autor de 'Invitación al federalismo. España y las razones para un Estado plurinacional'(Madrid, Trotta, 2013).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Sílver

    El Borbón Felipe VI podría tener una carta ganadora, un gesto que lo salve, mantenga y reafirme la dinastía: solicitar al Presidente del Gobierno y al Congreso de los Diputados la reforma constitucional de forma que queden abolidas las inmunidades que protegen a ambos, padre e hijo. De esta forma el anterior rey corrupto podrá ser investigado y juzgado (por los tribunales y ciudadanas y ciudadanos) de forma que una vez dictada sentencia tenga que cumplir la pena impuesta y resarcir con creces a la Hacienda Pública el importe defraudado. ¿Saldría idemne el hijo entregando al padre? Seguramente no, entre otras cosas porque pondría en evidencia a todos aquellos que han venido defendiendo al rey chorizo durante los últimos 42 años, y no sé cómo podrían seguir siendo soportes de una Corona ya de lata.

    Hace 1 año 6 meses

  2. Juan

    Si un tal José Antonio Pérez Tapias hubiese llegado a secretario general de Psoe a lo mejor este partido habría vuelto a la senda que tanto tiempo atrás dejó, pero no fue así, el partido, mejor dicho sus acomodados y poderosos dirigentes, no se lo podían permitir. Que la monarquía esta desprestigiada no es nuevo, esto ya lo sabíamos desde hace tiempo, aún quedan periodistas que hacen su trabajo, el catalizador ultimo ha sido la situación actual que ha mostrado crudamente el daño ya realizado e irreversible de tanto amaño, robo y traiciones realizados por esta, con la colaboración y silencio del resto de corruptos que a la sombra de la impunidad de la corona medraban como buenos cortesanos esquilmando el resto. Estoy de acuerdo en que no es necesario que se exilie, pero no estoy de acuerdo en convertirlo en consejero de estado, si tan bien preparado esta no le costara nada encontrar un trabajo acorde a sus conocimientos. Primero acabemos con el coronavirus, después hablaremos del monarcavirus y demás parásitos sociales.

    Hace 1 año 6 meses

  3. milana

    ¿Cuántas camas para atender salud pública puede albergar el Palacio de la Zarzuela?, ¿y la casa de Campo?, ¿y el Palacio de Miravent?, ¿y el otro, y el otro, y el otro?, ... Los BORBONES son unos LADRONES !. Expropiesé, apártesé, judguese y refrendesé !, si no fuerá así... Guillotinesé !!!

    Hace 1 año 6 meses

  4. CapitanRed

    En este asunto de "Estado", como en otros muchos, es el PSOE el que tiene que dar el paso. Pero no lo dará NUNCA porque pierde su posición de Poder y, el Estado se "les iría de las manos". Todo está muy claro y desde hace tiempo; con la derecha estamos estancados cuando no retrocedemos y, el PSOE, desde hace 40 años está en la derecha,.moderada pero derecha al fin y al cabo..

    Hace 1 año 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí