1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Gobernándose encima (VII)

¿Qué pasó en Perpinyà?

Los ejes de la nueva propaganda de JxC

Guillem Martínez 4/03/2020

<p>Asistentes al mitín de Puigdemont en  Perpinyà.</p>

Asistentes al mitín de Puigdemont en  Perpinyà.

Junts per Catalunya

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- Una ecuación básica para entender esta legislatura es esta, alehop: Gobierno = presupuestos = Mesa Gobierno-Gene = guerra a muerte entre JxC y ERC.

2- Esa ecuación es un mal rollo. Lo es más si pensamos que los politólogos de Princeton la denominamos “Ecuación de Puigde”. Ahí, glups, lo dejo.

3- Sí, hay otra ecuación importante para la descripción de esta legislatura, más interesante e inquietante, que viene a hablar de la época, y de la capacidad de lo posible en la política, cuando casi nada es posible en la política, más allá de lo que un día lejano fue posible en la política. La llamamos Ecuación de Léon Blum. A mí me pone mucho. Pero ya, si eso, otro día. Hay, en fin, más días que longaniza.

La Ecuación de Puigde, siendo nítida, es imposible de describir certeramente pues, como su nombre indica, alude al factor Puigde. Es decir, a un material inestable

4- La Ecuación de Puigde, siendo nítida, es imposible de describir certeramente pues, como su nombre indica, alude al factor Puigde. Es decir, a un material inestable. Por lo mismo, nítido y nebuloso, como la llama de una vela, esa precariedad oscilante, siempre a punto de apagarse o de quemar la Biblioteca de Alejandría. Además, se trata de un corpus de políticas fraudulentas, o no verificadas al menos en la realidad. Hace unas décadas hubieran sido percibidas como tales, si bien hoy lo son como algo sólido y demostrado. Lo que habla de la percepción de la política en el siglo XXI. La política, en el siglo XXI, transcurre fuera de la política. En el todo. Es una suerte de sturm und drang que todo lo copa y toca. Transcurre, por tanto, en esa región de la mente que se llama corazón. Con la muerte de las Humanidades es imposible describir el corazón. Por lo que, quizás, esa escuela de la política se extiende por tantos países y culturas. Son un fantasma que recorre Europa. Y, más aún, América. Bú.

5- Es vamos, propaganda. Es sustitución de la política por la propaganda. ¿Cómo se describe la propaganda? Es fácil. Y divertido. Pero inútil. Siempre lo es. Lo fue ya en el siglo XX, cuando se inventó la propaganda, esa boca que besa y devora más que besa. Es como describir un coche a toda velocidad contra un muro. Da igual la descripción del coche o del muro. O, incluso, del choque mortal. Es, pues, describir una energía hipnótica, que se basta a sí misma, y que no la erosiona ninguna descripción. Ni, por lo visto, ningún choque mortal. La propaganda es, llegada a un nivel, cuando la realidad no importa ni es observada, invencible.

6- La propaganda procesista –un corpus dinámico pero estable; ha atravesado ya tres fases contradictorias entre ellas, incluso– se reformuló, en todo caso, este domingo, en un acto organizado por el Consell de la República en Perpinyà. El presente articulete les explicará la nueva edición de propaganda del procés, modulada por el factor Puigde, y que afectará a las escenografías de la Mesa. Es decir, al futuro del Gobierno de coalición. Es decir, a la capacidad de recoser una sociedad tras diez años de, glups, contrarreforma social. ¿Qué es esta propaganda? ¿De dónde sale? ¿En qué consiste? ¿Cuáles son sus ejes? ¿Qué supone? No se lo pierdan. Será rápido, fácil, y divertido.

7- E inútil. 

8- En primer lugar, y sea lo que sea esa propaganda, es muy libre. Es decir, tiene un margen muy amplio, contradictorio y plurisignificante. Como siempre, sí. Pero después de varios –todos, vamos– fracasos políticos es algo importante. Lo que es muy original. Les paso dos ejemplos de poderío simbólico que se dieron en el acto. El concepto Perpinyà, el concepto CDR. La conjugación de ambos explica las posibilidades, descomunales, de esta escuela de propaganda.

9- Al optar por Perpinyà como topos se apostaba por –sorpresa– la cobardía política. Puigde, parlamentario europeo, podría haber venido a Esp. De hecho, hubiera sometido con ello a contradicción a las policías locales y a la Justicia. Al Estado, vamos. No lo hizo. Se cubrió ese –otro más– raje con el factor Perpinyà. Es decir, con una cita del pancatalanismo –una cita, a su vez, del independentismo de izquierdas y antiestatalista de los 70, revolucionario–. Además, el acto tenía como nombre artístico “La República al Centre del Món”, siendo ese aludido Centro del Mundo un homenaje, una cita de Dalí, que un día se levantó de la cama y definió a Perpinyà como el centro del mundo. Por otra parte, Dalí era un hombre que se adhirió absolutamente al franquismo, para el que fabricó piropos durante 40 años. El procesismo en este acto ha utilizado, por tanto, referentes de la extrema izquierda y franquistas. Vamos, que puede usar los referentes que quiera. Los limpia y pasan a ser suyos. Un chollo único en el Oeste de Europa, que no en el Este. Es imposible criticar eso desde el procesismo, o incluso desde Cat, pues te ubicarías fuera del concepto Cat. O, lo que es lo mismo pero más divertido, el procesismo, esa turmix de elementos incluso fascistas, te puede catalogar como fascista en un plis. Yupi.

El procesismo en este acto ha utilizado, por tanto, referentes de la extrema izquierda y franquistas. Vamos, que puede usar los referentes que quiera. Los limpia y pasan a ser suyos. Un chollo único en el Oeste de Europa

10- Dos horas antes del acto, los CDR quedaron con la consigna de un encuentro llevando en la manita la ‘Bandera del Tricentenari’. Es decir, el acto, derechista, convocó con cierto éxito a una autodefinida extrema izquierda –es posible que lo sea, de hecho; pero siempre y cuando el único eje que diferencia la extrema derecha de cualquier otro objeto sea el eje nacional correcto; ese es un gran éxito propagandístico del procés, una derecha nacionalista, autoritaria y populista europea, no entendida como tal tan solo en un punto; Cat–. La bandera aludida es, a su vez, una bandera creada por Torra durante su paso por una institución cultural de esas que te dan, por aquí abajo, cuando te quedas sin cacho. La bandera es mayormente negra. No es un homenaje a la tradición política más dilatada y determinante en la historia de Cat –la libertaria, el antiestatalismo–, sino a varias recreaciones y citas realizadas en laboratorio. Una de ellas, la bandera del comandito fascista de un tal Badia, en los 20 del XX. Vamos, que el procesismo puede usar los referentes que quiera. Los limpia y pasan a ser suyos. Un chollo único en el Oeste de Europa, etc.

11- El acto estaba convocado por el Consell de la República, una entidad en cuyo staff está JxC, ERC y CUP. Está cargada de futuro. En el futuro, por ejemplo, se puede quedar con la cosa procesismo, con su propaganda y literatura, mientras el Govern –siempre que sea JxC, me temo– se dedica al autonomismo/los negocios, sin arriesgarse a ir a la trena vía Justicia en huelga japonesa. No obstante, y este es el crédito de esa nueva institución privada, la CUP no acudió al acto –bravo–, no así su sector Poble Lliure –en Europa sería una percepción nítida de roji-pardismo, la cosa social, aplazada, unida a la cosa nacional a tutiplén y en modo mixed emotions–. ERC estuvo de perfil. Fue al acto y no fue. Vamos, que fueron líderes de medio pelo, mientras los all-stars –Junqueras, Rovira– fueron en efigie, a través de la emisión de vídeos con declaraciones al uso. Ese hecho demuestra, glups, la debilidad comunicativa de ERC. Se prestó a dar voz e imagen a un acto contra su voz y su imagen. Es decir, contra la Mesa. ERC y CUP, vamos, carecen de posibilidades propagandísticas contra –o diferentes a– JxC. Hay que evaluar si tienen personalidad, criterio y voluntad para enfrentarse a ese discurso propagandístico. Desde 2012 no la han tenido. Lo que es un indicio del futuro.

12- El otro símbolo del acto fue el lacito amarillo. Es decir, que ERC dio pasos para que ese símbolo gubernamental se lo quede JxC. De hecho, en breve –bueno, en demasiado tiempo, pero en breve en términos absolutos–, ERC, los presos condenados pueden estar fuera de la cárcel, por lo que no necesitarán ese símbolo, sino XXXXXXXX en sus muelas. ERC, vamos, ha ayudado con todas sus energías a crear un eje propagandístico de la derecha cat, más fuerte que ellos mismos, y pagado más caro por ellos mismos. Plas-plas-plas.

13- JxC, en esta nueva partida, va a quedarse con todo. Esa es su ambición, al menos. Y ya tiene mucho. Veamos cómo lo gestiona. Veamos cómo vertebró la nueva propaganda, el nuevo segmento por el que apuesta, a través de los discursos de Comín, Ponsatí y Puigdemont. Agárrense.

14- JxC apostó por el procesismo como inteligencia superior. Lo que implica afirmar que no es un pitote, sino algo reflexionado, calculado y planificado. En el acto se blandió la superioridad e inteligencia de las defensas de los exiliados como metáfora de otras inteligencias y supremacías locales. Cabe señalar que la defensas de los exiliados, como quien dice, aún no se han estrenado. Al menos, con éxito. En la solución –no definitiva, ni mucho menos– de las euroórdenes en Bélgica, UK y Alemania, no participaron las defensas. De hecho, no colaron ni un colín. Fue más determinante la tradición judicial de esos países –en Suiza, el Estado aún no se ha atrevido a nada, y hace bien, a tenor del posible ridículo al que se expone–, así como la gloriosa participación en el show de Llarena & the Fiscalettes, mediante mitos, autosuficiencia nacionalista y, se diría, desconocimiento del trámite. En la llegada del caso procés al TJUE las defensas, del interior y del exterior, no pintaron nada, sino que la cosa fue un tiro en el pie de los piernas del TS, que para evitarse un problema se crearon otro, mayor y cargado de futuro. Es imposible no crearse problemas, en fin, cuando judicializas la política. Es decir, cuando politizas la justicia. Las defensas del exilio, que como las de todos los afectados no fueron planificadas ni previstas a tiempo real, en tanto que el procés no planificó nada –salvo su propaganda–, aún pueden dar, por otra parte, grandes momentos Benny Hill, si pensamos que recaen en un abogado vinculado a Villarejo, ese campeón de la democracia y los derechos.

En el caso de no formar parte de una minoría, gorda y apañada, que se erige en poble, dejas de formar parte del todo e, incluso, de la forma humana

15- El procesismo como poble. El procesismo está haciendo lo que hace la CE78 –el objeto más próximo a su cultura política, al punto de emularlo a escala 1:1–, en su tramo más borrascoso. Darle la soberanía a un pueblo. Es decir, quitársela a quien no lo es. Dudando de la existencia del pueblo esp, cat o hitita, y observando que hay alocuciones más operativas, neutrales y prístinas para hablar de sociedades, en el acto la cosa quedó así. Poble=Cat=procés=democracia≠Esp. Vamos, que en el caso de no formar parte de una minoría, gorda y apañada, que se erige en poble, dejas de formar parte del todo e, incluso, de la forma humana. No es una gran novedad respecto a las aplicaciones de poble en el último decenio. La novedad es que se está utilizando en la Mesa. En la rueda de prensa, rapidita, posterior a la primera reuni de la Mesa, Torra explicó, zas, que la cosa consistía en una mesa de negociación entre el poble cat y el pueblo esp. Algo peligroso. Los gobiernos no son sus sociedades. Menos aún, su pueblo. Dejaron de serlo, es un decir, en 1945. Los que no somos de pueblo/poble, por otra parte, según Torra no estamos en ninguna arista de una mesa en las que las únicas reivindicaciones son de poble, esa cosa del XIX que necesita identidad, pero no vivienda, sanidad o pensiones. No existe, vamos, un mundo indepe, o una lógica de la autodeterminación, amparada en criterios democráticos internacionales. Sino en la cosa poble, ese monolito sin derechas ni izquierdas, y en el que todo el mundo opina lo mismo, o es expulsado de la Academia. Lo que quiere Vox es posible, por ahora, en un territorio. Y con facilidad. Es, me temo, la época. Socorro.

16- En el acto se clamó contra la Mesa. Es decir, contra un gobierno progresista, concepto por el que oradores, público y crítica no sentían mucha afición. Es decir, y esto es muy importante, se envió al guano a la Mesa y se dio por finalizada la etapa propagandística Spain, sit and talk. Punto y pelota. No hay nada que negociar. Salvo el absoluto. Salvo lo indemostrable. Se elogió la “victòria de la Batalla d'Urquinaona”. A saber, las leches que se dieron polis y manifestantes en Plaça Urquinaona, BCN, en los riots tras la publicación de la sentencia al Juicio Procés. Con ello se renunciaba, por todo lo alto, a una consigna propagandística anterior, programática: la ‘resistencia pacífica’. Sí, se puede. La verticalidad propagandística puede hacer esos giros. Se estableció, por el mismo precio, que en Urquinaona estaban los hijos de los que ese día estaban en Perpinyà. Y se exhibió la capacidad de movilizar ambos colectivos sanguíneos. Lo que equivale a comunicar qué es el Tsunami, a quién obedece, a quién obedecen los que le obedecen. Y que es una herramienta llena de futuro, sensible de volver a ser utilizada. Máxime si el hecho de que te pegue la poli de un govern no hace mella en tu adhesión a ese govern. La propaganda es fantástica. Si le gustó en el XX, le gustará en el XXI.

17- Se cambiaron las fechas míticas del pasado reciente. Eso es un cambio propagandístico importante. Esto es, desapareció, creo que definitivamente, el 27-O, ese engaño del Govern a su sociedad a gran escala. Fue substituido por el 1-O, un engaño del Govern a menor escala. El engaño consistió en no haber tenido la valentía, constancia, inteligencia y honestidad para haber planificado un referéndum. Pecado menor que quedó mitigado por la violencia policial del Gobierno. Es decir, que el gran elemento propagandístico que viene es una aportación del Gobierno Rajoy, que ante el procés, pudiendo no hacer nada, hizo nacionalismo, violencia y absurdo. En su defensa se ha de decir que el de Rajoy fue el único Gobierno, de los dos disponibles en la plaza, y esto tiene guasa, que planificó algo. Aunque fuera con el XXXX. Sin la actitud del Gobierno Rajoy no existirían mitos sobre el 1-O. Que hubiera sido lo único que podía ser: otra mani. Rajoy ha facilitado los principales elementos de la propaganda procesista, en fin. Aquellos con los que la clase política cat ha ocultado su fracaso y currojimenismo absolutos. Se dice rápido. Y PP, Vox y C’s siguen dale que te pego. Para satisfacer sus propios mitos y desviar sus deshonestidades estructurales. Plas-plas-plas.

El derecho de autodeterminación, fijado por la ONU no sólo no es aplicable a Gibraltar, sino a cualquier otro territorio peninsular, o europeo. Escocia, así, se cuida muy mucho de invocarlo

18- JxC, a su vez, mantiene y aumenta dos mentiras como ejes propagandísticos. Primera: el 155 fue desmesurado. Que lo fue. Pero en la explicación del caso de la cosa se omite la participación en él, vía aceptación de las elecciones, de todos los partidos cat. Y vía colaboración de JxC. Segunda –muy importante–: el Estado, al aceptar la Carta de las Naciones Unidas aceptó el derecho de autodeterminación, que niega a Cat por mentalidad antidemocrática. Lo que es cierto. Pero, como en todos los fakes, sólo parcialmente: Esp aceptó ese derecho para los sujetos que la ONU fijaba como sus destinatarios. Colonias africanas, asiáticas y oceánicas. Lo aceptó y, snif, miren lo que hizo en el Sáhara. Pero ese derecho, fijado por la ONU no sólo no es aplicable a Gibraltar, sino a cualquier otro territorio peninsular, o europeo. Escocia, así, se cuida muy mucho de invocarlo. Decirlo –se afirma desde 2017– es mentir a la sociedad. Con un fin. Expulsar al Estado del trade-mark democracia, y ubicar a JxC como poseedor, en solitario, de ese carácter. Algo cuestionable. Desde nacionalismos rampantes diferentes, Estado y procesismo tienen una idea similar y blanda, de democracia. La novedad de este giro propagandístico, trascendente, es que la democracia ya no pertenece a un Govern. Sino a un solo partido. Wala.

19- Otra falsedad es defender el referéndum como un clamor del 80% de la sociedad cat. Sí, lo fue. La pérdida de esa mayoría social es un gran fracaso del procesismo. Y un indicio de su falta de empatía. Ese 80% existió antes de que en 2017 el Govern rescindiera de la condición cat a más de la mitad de la sociedad. Antes de la devaluación democrática posterior del procés. Vete a saber cuál es la opinión ahora. No creo que exista un 80% a favor de nada, en Cat. Por mi parte, y en tanto que partidario de un referéndum, desconfío de que lo organice un Govern con contrastado autoritarismo y restricción democrática. Y que ha enviado a paseo la neutralidad de los medios públicos.

20- Los medios públicos, por cierto, retransmitieron el acto y, posteriormente, lo requetransmitieron. Hicieron, vamos, un apagón informativo. Eso que hacía TVE en ocasiones históricas, como un atentado. En un apagón informativo se suspende la información y se retransmite propaganda. Tanta y con tanta intensidad y normalidad que es en esos apagones cuando la percepción de marcos varían en la sociedad. Tv3, por ejemplo, dio buena cuenta de los cambios propagandísticos vertidos en el acto, así como del hecho de que ERC no encajaba en ellos.

21- Puigdemont aportó tres cosas. Voy.

22- Primera: el concepto/slogan. “Preparar-se per la lluita definitiva”. Importante. Ofrece dinamismo. Esto no tiene fechas, ni límites. Es un no parar. Una suerte de trotskismo de derechas Esa lucha definitiva no es a) un referéndum –Puigde, de hecho, dijo que se celebró y se ganó; esa es la segunda cosa importante; sí, se dijo en 2017, pero era una aberración democrática tal que se dejó de decir–, b) no es una indepe unilateral. Para a) y b) es necesaria una mayoría social y simpatías en Europa. Sólo las hay en el Este y en partidos populistas derechistas y nacionalistas en el Oeste. Vamos, que no. La lluita definitiva son, por tanto, las elecciones. Consiste, me temo, en ganarlas. En seguir existiendo. Pero, por primera vez, en solitario. Sin ERC. O con ERC sometida. Es decir, fuera de la Mesa. Es un combate a muerte. Por el pan. Por el pan en la política. Es decir, por la segunda residencia.

En un apagón informativo se suspende la información y se retransmite propaganda. Tanta y con tanta intensidad y normalidad que es en esos apagones cuando la percepción de marcos varían en la sociedad

23- La tercera aportación de Puigde fue él mismo. Él como producto. La identificación absoluta del público con su líder. Tan íntima que evita el engorro de profundizar la democracia. La democracia es el líder. Otro yo, con el que te puedes tirar selfies.

24- Y, en efecto, Puigde es como ellos. Ni él, que era peque, ni su familia se significó contra el franquismo. Eso es importante: nunca les golpeó la poli hasta 2017. Es más, la poli era su amiguita hasta 2017. Es indepe de toda la vida, si bien toda la vida ha militado en un partido corrupto y no indepe. O, lo que es lo mismo, pertenece a una tradición indepe en la que eres indepe si afirmas en público que lo eres. Es importante, por tanto, que nadie afirme lo contrario sobre ti. Ha vivido de pequeños negocios poco edificantes a la sombra del Estado, que en Cat es la Gene. Entró en política de la mano de una cadena de supermercados. Es decir, no vio, ni vieron, nada extraño en ello. Sus medidas como alcalde fueron antisociales en plena crisis. Lo que no le supuso ninguna penalización. Mintió a su sociedad desde 2015 hasta esta mañana, y no solo fue perdonado, sino que, en este acto, está siendo elevado a los altares. Tal vez esto ilustra una sociedad que miente, que está familiarizada con la mentira. Que la lleva a cuestas y a todas partes. Que no busca en la política algo diferente a la mentira. Tal vez busca, incluso, inocencia. No ser lo que se ha sido y se es. Y se será.

25- Bueno. Este tomate estará en la Mesa. Es más estable y predecible un chupito de glicerina y nitrógeno. Determinará la duración del Gobierno. O lo intentará. Y planteará la guerra cultural contra ERC –es decir, ya contra todo el mundo– en Cat, a partir de estas novedades propagandísticas. Es subir un grado la propaganda. Es aumentar el estrés social. 

26- Una juerga. En tanto que fenómeno de clase media, toda esta sobreactuación revolucionaria, toda esa cultura reaccionaria escondida tras la propaganda épica, sólo puede irse al garete por un factor. No, no es el fracaso, o la percepción de la mentira. Que eso ya pasó. Es el terror más absoluto de la clase media. El terror al ridículo. Esa percepción del ridículo no vendrá por la política o el periodismo, dos objetos ante los que un sistema propagandístico es impermeable. Vete a saber, por tanto, por donde vendrá. Y si viene. Si la Mesa es operativa y aporta algo de calor a un Estado congelado, igual es la Mesa. O no. 

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Fermi

    Mola: gente que va a Perpiñán, porque los representantes democráticos no les inspiran confianza. Hasta ahí bien (para eso se sale a protestar: faltaría más). Pero olvidan que "la mesa" reune a las mayorías votadas por todos (esp y cat) para que lleguen a algún acuerdo, y que están protestando de que se junten a hablar, no por los acuerdos alcanzados -aún nada- o su incumplimiento -futurible-. Como no se fían de ellos, los de izquierdas llevan banderas fascistas, y apoyan a un meapilas derechoso de un partido corrupto nacional-católico de toda la vida, y hasta lo apoyarían si se autoproclama rey absoluto del reino catalán, o incluso papa (aun siendo ateos). Lo importante es que sea Catalá auténtico. Que sea república es lo de menos. Menudo gol-gol-gol por la derecha. Y las ramas intactas. Y el árbol sin caer. (¡cuánta energía desaprovechada!)

    Hace 1 año 2 meses

  2. emigrante

    Yo siempre he dicho que el procés no es más que una guerra carlista, otra más. Pero en lugar de coger el trabuco y echarse al monte se pelea como en las guerras del siglo XXI, a base de manifestacioones y propaganda. Lo que tiene despistada a mucha gente es la estética y lenguaje de izquierda o pseudoizquierda con el que se define la épica revolucionaria y sentimental que es lo que se lleva en el siglo XXI. Además de las armas se adapta el discurso al los tiempos modernos para que no huela a caspa. Sino cómo se explica que una de las regiones más ateas de la península tenga a unos líderes procesistas en su mayoría católicos de misa y comunión. También proceden todos de familias antaño carlistas y tienen su feudo en pueblos y comarcas otrora nostálgicos de los privilegios del antiguo régimen. Blanco y en botella.

    Hace 1 año 2 meses

  3. Àlex

    De quins fets parleu Paulbcn i AliBay? I en què és un mentider G.Martínez? A Perpinyà va passar (segons el meu punt de vista) el que porta passant desde fa la tira d'anys; paraules buides i generalistes, sentimentalisme i cap pla en absolut més enllà de vendre la moto any rere any. El govern espanyol i la generalitat semblen els dos bastant experts en tractar a la població com a retardats mentals, i sobretot s'assemblen en imposar el seu punt de vista sense respectar en absolut a les minoríes.

    Hace 1 año 2 meses

  4. MECH

    Yo estuve en Perpinya. Nunca he votado Ciu, ni JuntxCat, ni ERC. No fui por Puigdemont. Básicamente fui para que se viera que muchos independentistas somos profundamente escépticos con la mesa de negociación/dialogo/lo que sea....debido al historial de incumplimiento de acuerdos por parte del estado español. Y como los partidos enseguida se ponen de acuerdo, sin tener en cuenta a la poblacion que les ha votado, pues, eso, que no puedan alegar ignorancia. Yo me encontré mucha gente votantes de ERC y CUP. Me extraña que el autor que analiza tanto las cosas, no haya caido en la cuenta que en la sociedad actual cada vez hay mas gente que pide explicaciones a los politicos., que, a su vez, tambien tendrán que cambiar el chip y empezar a entender que eso de ir por libre se les acaba. .. .

    Hace 1 año 2 meses

  5. Paubcn

    D'acord amb AliBay, les opinions son lliures però els fets son certs, el que es descriu a l'article no es correspon amb el que va passar a Perpinyà. I les ganes que te al President Puigdemont son evidents.

    Hace 1 año 2 meses

  6. Maria Morales

    No he terminado.... creo que este señor se hace tal lío que en un párrafo dice una cosa y en el siguiente su contrario. Me voy a por una aspirina

    Hace 1 año 2 meses

  7. AliBay

    Llàstima que ara ja tenim vídeos i totes les gravacions et deixen com el que ets: un mentider, per si no m'has entès.

    Hace 1 año 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí