1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Marguerite Stern / activista feminista y exmilitante de Femen

“En Francia no se aplican con contundencia las leyes que existen para hacer frente a la violencia machista”

Enric Bonet París , 5/03/2020

<p>La activista Marguerite Stern, en su estudio.</p>

La activista Marguerite Stern, en su estudio.

Luisa Semedo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Desde el otoño, las calles de Francia se han llenado de unos llamativos collages contra la violencia machista. “Su sangre en vuestras paredes”, “Las escuchan más muertas que vivas” o “Feminicidios: el Estado culpable y la justicia cómplice”. Son algunos ejemplos de los mensajes contundentes, alejados de eufemismos, con que denuncian los asesinatos de mujeres por sus parejas masculinas. Un movimiento presente en numerosas localidades francesas, así como en Bélgica, Suiza o Turquía. Se hacen llamar las colleuses (pegadoras), y han liderado las protestas contra el cineasta polaco Roman Polanski, que agitaron el 28 de febrero la gala de los Premios César en París

La activista Marguerite Stern fue la impulsora de esta exitosa campaña. Exintegrante de Femen, esta joven militante, de 29 años, empezó sola en Marsella a pegar los nombres de las mujeres asesinadas. “Quería que la denuncia de los feminicidios no solo estuviera presente en las redes sociales, sino también en la calle”, asegura Stern, que estuvo encarcelada en 2013 en Túnez por un desnudo feminista. Durante una larga conversación en una cafetería en el sur de París, explica los orígenes, las motivaciones y las influencias de uno de los movimientos feministas más activos en los últimos meses en Francia. 

¿Cómo surgió vuestra campaña de collages contra los feminicidios en las calles de Francia?

El Estado francés no hace prácticamente nada para proteger a las víctimas de una violencia sistémica. Existen numerosos aspectos deficientes en los servicios policiales, con agentes que se niegan a tramitar denuncias

Empecé a pegar estos carteles yo sola cuando vivía en Marsella en febrero del año pasado. Siempre había tenido miedo de la Policía y de que me multaran, pero si hay una causa por la que me da igual recibir una multa es la de los feminicidios. Entonces, decidí seguir un principio parecido al de las Femen: salir al espacio público y apostar por una metodología un poco agresiva. Denunciaba los asesinatos de mujeres por sus parejas o exparejas masculinas a través de mensajes compuestos por grandes letras mayúsculas, en negro, pintadas sobre hojas blancas en Din A4. Pero durante los primeros meses lo hacía sola; ninguna de mis amigas en Marsella se animó a acompañarme.

Tras instalarte en París, esta iniciativa se convirtió en otoño en un movimiento colectivo…

A finales del verano me instalé en París en un gran taller ocupado de artistas, donde contaba con un gran espacio para pintar. Lancé una petición en redes sociales para que se unieran otras chicas. Quería que la denuncia de los feminicidios no solo estuviera presente en las redes sociales, sino también en la calle. Hicimos una primera reunión en la que esperaba que hubiera, como mucho, una quincena de chicas. Al final fuimos más de 40. Muchas de ellas nunca habían militado antes. Empezamos a elaborar estos collages de forma casi industrial. Durante la tarde pintábamos y por la noche salíamos en grupos de cuatro, cinco o seis chicas a pegarlos en la calle. Cada día se nos unían nuevas compañeras y, al cabo de pocas semanas, ya éramos entre 200 y 300 mujeres en París. En octubre dejamos de pintar en mi taller, pero todas ellas se repartieron en distintos grupos por la capital. Y también se reprodujo el movimiento en otras ciudades francesas a través de iniciativas espontáneas. Desde principios de septiembre ya eran unas 80 en Burdeos.

¿Por qué decidiste centrar esta campaña en los feminicidios?

Porque creemos que no se tiene suficientemente en cuenta a estas mujeres. El Estado francés no hace prácticamente nada para protegerlas de una violencia sistémica. Existen numerosos aspectos deficientes en los servicios policiales, con agentes que se niegan a tramitar denuncias. También se conceden demasiadas pocas órdenes de protección. Solo unas 1.300 cada año, a pesar de que las víctimas de violencia conyugal se elevan a 220.000. En cambio, en países como España estas medidas resultan más ambiciosas. En Francia hay numerosas leyes para hacer frente a la violencia machista, pero no se aplican con suficiente contundencia.

La primera mujer a la que te referiste en tus collages fue Julie Douib, de 35 años, asesinada por su exmarido en Córcega. ¿Qué es lo que te marcó de este caso?

Del caso de Julie Douib me marcó que había denunciado en cinco ocasiones a su marido por maltrato antes de que la asesinara. Que una mujer sea asesinada después de haber intentado alertar a las fuerzas de seguridad de todas las maneras posibles nos muestra el mal funcionamiento de la Administración. Hay una frase de Douib que no puedo olvidar: “Solo me tomarán en serio cuando esté muerta”.

Además de denunciar los asesinatos de estas mujeres, también queréis honrarlas.

Sí, exacto. Como no podemos devolverles la vida, al menos queremos honrar su nombre y hacerlas visibles en el espacio público. En Francia –como en España–, hay un recuento nacional de los feminicidios, pero son solo cifras. A menudo la gente no se da cuenta de que detrás de estas cifras hay vidas reales. Mujeres que fueron asesinadas delante de sus hijos, las mataron estando embarazadas, las estrangularon, las asesinaron con un disparo en la cabeza… Para nosotras, es fundamental humanizar el discurso político, que trata de forma demasiado técnica la violencia machista. Quizás no las olvidemos si pegamos sus nombres en la calle.

Las Spice Girls fueron concebidas de forma artificial como un producto de marketing, pero terminaron siendo muy amigas y representando un universo de sororidad. Además, eran muy irreverentes

Cada vez que hacemos un collage con el nombre de una mujer asesinada nos informamos sobre su historia. A veces los familiares de víctimas nos piden que peguemos en la calle el nombre de su hermana, tía o madre asesinadas. Consideramos a todas estas mujeres asesinadas como heroínas, porque a menudo las mataron cuando denunciaron a su pareja maltratadora o decidieron separarse. Como feminista, me parece fundamental contar con referentes femeninos. Y muchas de estas mujeres asesinadas, como Julie Douib, lo son.

¿Cuáles son tus referentes?

La filósofa Simone de Beauvoir, la exministra Christiane Taubira, la cantante Aya Nakamura y las Spice Girls. 

¿Las Spice Girls?

De mi infancia casi no me acuerdo de ningún referente femenino, pero sí que hubo las Spice Girls. Considero que estas conformaron un universo muy feminista, en el que repetían constantemente “girls power” (el poder de las chicas). Inicialmente fueron concebidas de forma artificial como un producto de marketing, pero terminaron siendo muy amigas y representando un universo de sororidad. Además, eran muy irreverentes, reían fuerte, se burlaban de los periodistas. Me hizo gracia un vídeo en que la cantante Geri Halliwell le tocó el culo al príncipe Carlos. Al patriarcado le gustan las chicas frágiles, discretas, que no hacen ruido. Por eso, necesitamos a mujeres que realicen gestos fuertes como las Spice Girls.

Una sororidad y una osadía que también se encuentran presentes en el movimiento de las colleuses, ¿no?

Además de denunciar los feminicidios, en este movimiento es muy importante la manera en que nos movilizamos. El hecho de que salgamos a la calle de noche un grupo de mujeres para llevar a cabo una acción ilegal como pegar grandes collages con mensajes contundentes. Hacemos algo que normalmente se nos prohíbe, puesto que el espacio público es un lugar hostil para las mujeres. Solo el 12% de las calles de París llevan un nombre femenino. Es ahí donde se produce el acoso callejero. Los hombres utilizan el 75% de los espacios urbanos de ocio (pistas de baloncesto, parques de patinaje, etc). Varios estudios han demostrado que, mientras los hombres viven y ocupan el espacio público, las mujeres nos limitamos a desplazarnos de un punto a otro. Hace falta una reapropiación femenina del espacio público.

Esta irrupción del cuerpo femenino en el espacio público es uno de los elementos distintivos de las Femen. ¿Cómo os ha influenciado este movimiento en la campaña de collages contra los feminicidios?

Descubrí el activismo gracias a las Femen, con las que viví tres años en un espacio ocupado. Con el movimiento de los collages hemos reproducido muchos de sus aspectos. Por ejemplo, la importancia que le damos a la escenificación. Estamos en pleno siglo XXI y la batalla se libra a través de las imágenes. La gente casi no lee los comunicados y por eso tenemos que transmitir nuestro mensaje a través de una sola imagen. Es fundamental crear imágenes subliminales que queden en el inconsciente colectivo. Me produce un gran placer ver que la prensa francesa utiliza las fotografías de nuestros collages para ilustrar noticias generales sobre la violencia machista. Antes lo hacía con imágenes de un vehículo de policía o de una mujer con un morado, ahora con las de pancartas que denuncian esta lacra. Representa un avance.

 La violencia machista se sigue presentándose en un universo romántico y como fruto de dramas entre parejas. En la prensa francesa siguen apareciendo expresiones como “ella ha perdido la vida por amor”

Todos los collages siguen el mismo patrón: grandes letras negras en mayúscula pintadas cada una sobre una hoja blanca en Din A4. ¿Cuál es la importancia de este estilo?

Apostamos por este método porque la mayoría de las chicas no son artistas callejeras y resulta bastante más difícil hacer una pancarta bonita que un collage con hojas Din A4. Cada vez que preparábamos un collageles pedía que hicieran letras bien espesas, para romper así con la imagen de que las mujeres somos pequeñas y frágiles. Además, quiero que todos compartan una misma estética, tanto en París, Marsella como en pequeñas localidades como Saint-Nazaire o Cholet. Es una forma de demostrar que estamos todas unidas en una misma lucha. Uno de los pilares del feminismo consiste en que las mujeres dejemos de competir entre unas y otras y nos organicemos colectivamente. 

También habéis apostado por fórmulas chocantes para denunciar la violencia machista. ¿Por qué?

No creo que se trate de fórmulas chocantes, simplemente describimos una realidad. Quizás a algunos les parecen mensajes agresivos, pero solo hablamos de hechos, sin eufemismos. La violencia machista aún sigue presentándose en un universo romántico y como fruto de dramas entre parejas. Por desgracia, en la prensa francesa aún siguen apareciendo expresiones como “ella ha perdido la vida por amor” o “se olvida de prepararle la cena y su marido la mata”. Pero lo que les sucedió a las mujeres asesinadas no tiene nada de romántico ni de teatral.

Cuando surgió el movimiento #Me Too, a finales de 2017, tuvo un impacto más bien tímido en Francia en comparación con España o Estados Unidos. Pero esta reivindicación ha ganado en importancia con el movimiento de las colleuses o con grandes marchas contra la violencia de género en noviembre. ¿Se están poniendo las pilas las feministas francesas?

Sí, sin duda. Con el movimiento de las colleuses hemos logrado que se impliquen perfiles muy variados de mujeres, más allá de las militantes tradicionales. Cada vez hay más iniciativas espontáneas. Las manifestaciones del 23 de noviembre –en relación con el Día Internacional de la No violencia de género– fueron increíbles. Nunca antes había visto tanta gente en una marcha feminista en París (se manifestaron 49.000 personas, según las autoridades). A partir del movimiento de los collages, muchas chicas se han organizado entre ellas para impulsar numerosas iniciativas contra Polanski –acusado en varios presuntos casos de violación, que no han sido juzgados al haber prescrito la mayoría de ellos– y su última película El oficial y el espía. Creo que este nuevo impulso del feminismo francés se debe a que nos hemos dado cuenta de que el gobierno no hará nada por la igualdad de género. Si el Estado no hace nada, la sociedad civil tiene que hacerse cargo de ello.

Emmanuel Macron aseguró que la igualdad entre mujeres y hombres era la “gran causa” de su mandato. ¿Por qué os han decepcionado sus políticas de género?

No solo nos han decepcionado las pocas medidas adoptadas por el actual Gobierno, sino también su metodología. El Ejecutivo impulsó en septiembre un proceso de debate de tres meses con asociaciones, familiares de víctimas y funcionarios. Pero antes, el Comité Superior de la Igualdad (HCE) ya había hecho unas recomendaciones muy precisas. En concreto, pidió 1.000 millones de euros destinados a la lucha contra la violencia de género. Las asociaciones también propusieron medidas para hacer frente a los disfuncionamientos de la policía, la justicia o los centros de acogida de víctimas. Ya sabemos lo que hay que hacer, pero el gobierno no quiere destinar los recursos necesarios y prefiere organizar reuniones y hacer ver que actúa.

¿Cuáles son vuestras propuestas para hacer frente a la violencia machista?

Hace falta destinar 1.000 millones de euros en cuatro ámbitos. Primero, formar mejor a los policías para que dejen de rechazar denuncias por violencia machista, comprendan mejor los mecanismos de dominación y sepan cómo tratar a las víctimas. Muchas mujeres se quejan de hacer frente a discursos machistas por parte de agentes. En segundo lugar, mejorar la justicia, cuyo funcionamiento resulta demasiado lento y poco eficiente. Recientemente, hubo un caso en que una mujer fue asesinada por su marido tras haberlo denunciado cuatro veces. Y la fiscalía no recibió la denuncia hasta dos días después de su muerte. En tercer lugar, hace falta aumentar el número de centros de urgencia y reinserción para las víctimas. El cuarto resulta un aspecto fundamental: la educación. Tenemos que enseñarles a los niños que no pueden actuar de forma violenta con las mujeres. Y a las niñas que los hombres no tienen derecho a ocasionarles este sufrimiento.

 

Desde el otoño, las calles de Francia se han llenado de unos llamativos collages contra la violencia machista. “Su sangre en vuestras paredes”, “Las escuchan más muertas que vivas” o “Feminicidios: el Estado culpable y la justicia cómplice”. Son algunos ejemplos de los mensajes contundentes,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Cecilia Dreymüller

    Como modelo feminista Margarite Stern tiene a las Spice Girls (!!!!) y en concreto a Gery Halliwell, por haberle tocado el culo a Prince Charles. Hay una cosa que no entiendo: ¿por un lado protestamos contra abusos y no queremos que nos toquen el culo y por otro lado nos parece ejemplar una tía que va tocando culo públicamente? Será por la famosa consigna bíblica del "ojo por ojo, culo por culo", supongo. Pero ¿cómo nos va a tomar en serio nadie con semejante cacao mental?

    Hace 2 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí