1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Kike García y Xavi Puig / Fundadores de ‘El Mundo Today’

“Nos han censurado muchos chistes sobre la Casa Real, sobre todo en televisión”

Gerardo Tecé Barcelona , 10/03/2020

<p>Kike García y Xavi Puig. Foto cedida por los entrevistados.</p>

Kike García y Xavi Puig. Foto cedida por los entrevistados.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Kike García, la mitad de El Mundo Today, me cita en La Llama Store, una librería especializada en humor situada en el popular barrio de Sant Antoni, en Barcelona. Allí me recibe Abigail, que me indica que Kike debe de estar al llegar y me recomienda dar una vuelta por el local –te va a gustar, me dice–. Efectivamente, me gusta y mucho. Nunca había estado en una librería especializada en humor. No deben de existir muchas. Tras más de 20 minutos ojeando libros y haciéndome una lista mental de las cosas que me gustaría llevarme a casa cuando la entrevista acabe, caigo en –hostia– la entrevista. “¿Sabes algo de Kike?”, le pregunto a Abigail, que viendo el retraso va a llamarlo, no sea que... “Oye Kike, que está aquí Gerardo Tecé para la entrevista. Sí, llegó hace ya un rato. Venga, pues date prisa, que te está esperando”. Abigail cuelga el teléfono y me explica que a Kike se le había olvidado la cita, pero que ya viene para acá. 

Pasados unos minutos, mientras ojeo un libro de Ricky Gervais que no conocía, un estruendo me hace desviar la mirada a la calle. Es uno de esos coches-tanque preparados para rugir por el campo, pero que algunos convierten en su juguete para la ciudad. Ha aparcado en la puerta de la librería, casi literalmente. Subido en la acera con sus inmensas ruedas y sus cristales tintados, un par de gorilas salen del vehículo observando de izquierda a derecha a los viandantes mientras se palpan los pinganillos. Unos instantes después, uno de los seguratas abre la puerta trasera del coche tanque y de él baja alguien ataviado con una gorra de los Miami Heat y unas extravagantes gafas de sol. Es Kike García, de El Mundo Today, que entra a la librería con decisión. “¿Qué pasa, nene?”, me saluda dándome una palmadita en el cuello sin detenerse. Con un chasquido de dedos lanzado al aire y un silbidito me indica que vaya tras él. “Disculpa el lío de la seguridad, toda precaución es poca, ya sabes”. Kike abre una puerta y descubro que el local es más amplio de lo que parecía: además de la estancia con libros hay una sala multiusos, generosa en metros cuadrados. Xavi –la otra mitad de El Mundo Today– se conectará por Skype desde Madrid. “Por la hora que es ya habrá terminado las clases de meditación acuática. ¿No lo has probado? Buah, es lo súper puto más, esa mierda engancha muchísimo”, me explica Kike mientras abre su ordenador. Efectivamente, desde Madrid, Xavi Puig ya se encuentra al otro lado de la pantalla. Parece relajado. Eso de meditar sentado en el fondo de una piscina tiene que estar bien. Bueno, vamos al lío, que ya he conseguido reunir a las dos mitades de EMT. Me atrevería a decir que son los creadores del medio satírico que más penetración popular ha tenido en la historia de España y alrededores. Vamos a charlar un rato.

Después de una década de El Mundo Today, ya sois parte del paisaje. ¿En qué momento os disteis cuenta de que vuestras noticias, como decía Serrat de algunas de sus canciones, ya no son vuestras, ya son de la gente?

Kike: Eso es asumir mucho, creo yo.

Xavi: Pues yo sí le veo sentido a la pregunta. Yo me di cuenta de algo parecido a eso que dices cuando me pasaron un examen de universidad en el que salía un texto nuestro para que los alumnos lo analizaran. Es algo que, cuando ocurre, quien lo hace no espera que tú lo sepas. Y ahí es cuando te das cuenta. Un colega me dijo: “Eso significa que sois cultura popular”. 

K.: Yo no sé si gente de 22 años o gente de cincuenta y muchos nos conoce. La burbuja de internet sigue siendo sólo una parte de la población. Hay mucha gente que sigue consumiendo cultura por televisión.

X.: ¿Que los analfabetos no nos conocen es lo que quieres decir, Kike?

K.: Bueno, los analfabetos digitales. Nos conoce todo el mundo de nuestro entorno.

X.: Yo creo que eso es relativo, cuando tienes titulares tuyos en la Plaza de Callao de Madrid en una pantalla gigante, ahí igual la gente no nos lee, pero en algún momento ha visto eso de El Mundo Today. La referencia la tienen. 

K.: A ver, supongo que Xavi tiene razón. Lo que pasa es que, como yo no salgo, no sé cómo es la vida real. Dentro de mi burbuja soy una especie de semidios, pero entiendo que eso es un entorno muy pequeño.

Vuestros grandes éxitos los conoce mucha gente, pero, en todo este tiempo, ¿cuál ha sido la noticia de menos éxito de EMT?

K.: Estoy seguro de que debe haber post del primer año con dos o tres visitas. 

X.: También están las que menos nos gustan. Las que, cada vez que las veo, digo: “joder, por qué”. Hay cosas que quitaría. Pero bueno, es la evolución y hay que estar en paz con eso.

Formáis parte de un grupo muy selecto de gente en este país. Esa gente que, como Eduardo Inda o como vosotros dos, os ganáis la vida inventando noticias.

K.: La diferencia es que las noticias que hacen algunos tienen la intención de ser tomadas como verdaderas y ese no es nuestro caso.  

X.: Aún hay gente que nos pregunta si lo que hacemos es legal. La gente no conoce la tradición de prensa satírica que hay en España. Hay que hacer mucha pedagogía. Y es muy pesado. ¿Tengo que volver a explicar la diferencia entre ficción y falsedad?

¿Cuándo supisteis que queríais dedicaros al humor?

K.: Yo de niño quería ser Francisco Ibáñez.

(Pffff… Xavi se ríe al otro lado de Skype).

K.: Para mí Mortadelo era lo mejor. Me gustaba mucho dibujar, pero no tengo habilidad, así que lo dejé. Sí que recuerdo una redacción del cole en la que dije que quería ser humorista. Pero creo que fue porque veía No te rías que es peor.

(Xavi se ríe más aún al otro lado).

K.: Pero luego siempre he querido ser profe de filosofía y por eso estudié filosofía. Lo que pasa es que luego, al final, supongo que es más divertido esto.

Yo quería ser mendigo porque no quería integrarme en el sistema de producción capitalista

X.: Yo quería ser mendigo porque no quería integrarme en el sistema de producción capitalista. Odiaba el colegio, odiaba todo ese mundo de la socialización. Y cuando veía un mendigo veía una persona totalmente ajena a todo eso. Y eso es lo que envidiaba. No envidiaba la miseria, claro, envidiaba ese estar apartado. Luego también quise ser una señora de su casa. Y bueno, al final, trabajar en casa y hacer lo que te da la gana… Es un poco lo que soy ahora. 

Sois un poco asociales los dos, intuyo.

X.: Sí, intuyes bien, asociales en el mal sentido. Estoy bastante en contra del asocial que está por encima del resto y tiene una verdad que los demás no tienen, esa misantropía no es nada sana. Yo soy asocial por miedo y por pereza y eso es negativo.

En ese sentido, EMT es vuestra fortaleza, vuestro castillo, un modo de vida que os permite estar aislados de todo eso, poder trabajar desde casa...

K.: Sí, digamos que hemos construido una empresa que por estilo de vida nos pega mucho. No somos las personas más idóneas para estar rodeados de un equipo de veinte personas. Creo que hacen falta unas dotes de autoritarismo, tiranía o carisma que posiblemente no tenemos.

Nosotros nos estamos esforzando por no crecer. Igual El Mundo Today va todo lo bien que me interesa que vaya

X.: Nosotros nos estamos esforzando por no crecer. Hay una lógica que dice: si te va bien, te puede ir mejor. Pero es que igual El Mundo Today va todo lo bien que me interesa que vaya. Todo el mundo nos bromea con que somos ricos y no lo somos porque no hacemos absolutamente ningún esfuerzo por serlo. Porque sabemos lo que implicaría que EMT se convirtiera en la redacción de El Intermedio con veinte guionistas. Igual seríamos ricos, pero igual sería una puta mierda. Yo no quiero convertir mi trabajo en un trabajo. Y eso implica que no puedas crecer todo lo que la gente que lo ve desde fuera cree que podrías crecer. Y creo que nuestra gran virtud es esa: pudiendo crecer, no hacerlo. 

K.: En ese sentido somos muy anticapitalistas. Digamos que la lógica de cualquier empresa es la de convertirse en Google. Nosotros estamos muy lejos de ser Google, pero no tan lejos de ser PlayGround y nos parece un infierno. PlayGround hizo un ERE y echó a una barbaridad de gente a la calle. Yo no sé si me hubiera recuperado de algo así.

X.: Esto se debe a que no tomamos cocaína. La cocaína es clave para la estrategia empresarial. Si no tomas cocaína, tu euforia por crecer como empresa desaparece y entonces te quedas en un equilibrio que está bastante bien.

¿Algún partido político os ha encargado algún trabajo?

Sabemos lo que implicaría que EMT se convirtiera en la redacción de El Intermedio con veinte guionistas. Igual seríamos ricos, pero igual sería una puta mierda

K.: No nos lo han pedido. Y si nos lo pidieran no lo haríamos. Si miras un poco estos diez años, sin duda el partido del que hemos hecho más chanza ha sido el Partido Popular, porque el grueso de nuestra existencia ha coincidido con el Gobierno de Rajoy. Pero creo que ningún partido político cometería la temeridad de intentar hacer nada con nosotros.

X.: El humor es un terreno muy incómodo para la política. 

K.: Cuando les viene bien igual nos retuitean.

X.: Una vez nos invitaron a un acto de la Fundeu que estaba muy bien porque era para hablar de la lengua. Pero iban a asistir los Reyes. Y tuvimos muy claro que no teníamos que ir porque no nos podíamos exponer a que nos hicieran una fotito con ellos.

K.: Y, además, ir a ese acto nos obligaba a salir de casa. Y sacarme de casa es muy caro.

X.: De hecho, cuando teníamos la sección en el A vivir que son dos días, de la Cadena SER, la última temporada teníamos un concurso en el que cada semana venía un político. Y cuando terminaba la grabación llegaba ese momento de saludarse. Y yo me largaba lo antes posible del estudio. Creo que tenemos que mantener cierta distancia. 

Trabajáis con medios muy grandes. El País, La SER, Atresmedia, TV3… ¿Os han censurado mucho?

K.: Sí, claro. Y lo digo con esa naturalidad porque quizá a nosotros, por tener nuestro propio medio, es posible que nos moleste menos la censura. Cuando nos censuran algo, ese trabajo no lo tiras, lo aprovechas para EMT. Tienes una vía de escape que es publicar en tu medio ese contenido.

X.: Y te das cuenta de que tu propio medio sigue siendo mejor, en ese sentido, que los grandes. ¿Ves como no podríamos hacer lo que queremos si solo trabajásemos para esta gente?

Tuve la tentación de pedir que las líneas rojas me las pusieran por escrito porque me parecía muy mal, pero obviamente no te las van a poner por escrito

K.: Es cierto que la censura es, sobre todo, de marcas. Y si hay censura es porque esas marcas llaman por teléfono. Las marcas no están acostumbradas a que hagan sátira sobre ellas, cuando, sin embargo, afectan tanto a nuestra vida como Pedro Sánchez. Las decisiones que toma Apple, Movistar o Vodafone cada día, nos afectan igual que nos afecta el presupuesto en Educación. Y creo que es muy importante poder hacer sátira sobre las marcas. Pero sí, son casi siempre, por no decir siempre, censuras que vienen de las marcas, más que de la política.

X.: Bueno, la Casa Real sería una excepción, ¿eh? 

K.: Sí, la Casa Real sigue estando ahí.

X.: Nos han censurado muchos chistes sobre la Casa Real, sobre todo en televisión. Y nos han puesto líneas rojas. Tuve la tentación de pedir que esas líneas rojas me las pusieran por escrito porque me parecía muy mal, pero obviamente no te las van a poner por escrito. Pero eso sigue existiendo. Tú no puedes hacer según qué chistes sobre la Casa Real. Y ni siquiera estoy hablando de chistes muy bestias, ¿eh? De hecho, hace muy poco se nos han censurado chistes sobre la Casa Real. Eso sigue estando ahí y me parece muy grave.

Aquí no nos va a censurar nadie. ¿Cuál era el chiste?

X.: Felipe VI obligará a todos los españoles a llevar una foto suya en la cartera. Ya ves tú, qué chorrada.

K.: Es muy blanco, pero están a la defensiva. 

X.: Luego es cierto que no pasa en todos los medios y es bueno decirlo. En la SER hemos hecho muchos chistes de la Casa Real y no ha pasado nada. Eso también hay que decirlo. 

No os voy a hacer la dichosa pregunta sobre los límites del humor, sino la inversa: ¿qué protección debe tener el que hace humor?

K.: El humor es una creación artística y como tal debe estar protegida. La gente suele estar más a la defensiva con el humor que con los dramas sensibleros, que suelen ser más obscenos. En realidad, no hay que proponer nada nuevo. Hay que ir a la Constitucion o a la Declaración Universal de Derechos Humanos y ver qué dicen sobre la libertad de expresión.

El humor está para lo bueno y para lo malo. Si lo que haces tiene repercusión, no puedes pretender que sólo te digan lo genial que eres y no quieras escuchar críticas

X.: En una sociedad desarrollada, madura, democrática, creo que, si hay un contenido que ha afectado a un colectivo, a una persona, antes de acudir a los tribunales, pudiéramos hablarlo. A veces pasa que haces algo y ese algo hiere de verdad a alguien. Estoy en contra de que, cuando se saca el tema de los límites del humor, los humoristas nos pongamos a la defensiva como si estuviéramos atacados por todo el mundo. Lo de menos son los ofendiditos, ese término despectivo. Lo de más es la censura institucional, si se utiliza la justicia para amedrentar. Pero cuando hablamos de conflictos que ocurren entre ciudadanos, tampoco pasa nada porque el humorista intente llegar a entender a la persona que se ha sentido herida.

K.: Hay muchos humoristas que se quejan en plan, es que no puedo hacer humor de nada, cuando ya has hecho el chiste, lo has publicado y puedes salir a gritarlo a la calle. ¿Cuándo no puedes hacer humor de alguien? Cuando te meten en la cárcel o cuando te multan por eso o cuando te cierran la revista. 

X.: El humor está para lo bueno y para lo malo. Si lo que haces tiene repercusión, no puedes pretender que sólo te digan lo genial que eres y no quieras escuchar críticas.

K.: Yo puedo publicar ahora mismo, y nadie me va a multar por ello, un chiste machista en EMT. Lo puedo hacer y nadie me va a multar. Nadie me impide hacerlo. Lo que pasa es que no puedo pretender que eso le vaya a gustar a todo el mundo. El espectáculo de Arévalo y Bertín Osborne, según me han comentado, estaba lleno de chistes lamentables y ofensivos. Y aún así, tuvieron la libertad de hacerlo y la gente iba a verlo, llenaban el teatro, tuvieron mucho éxito hasta que se pelearon entre ellos.

De hecho, es curioso, porque según tengo entendido, Bertín y Arévalo se cabrearon entre ellos porque a uno le ofendió que el otro no ejerciera censura sobre una foto en la que estaban de paella con el rey.

K.: Sí, Arévalo es una persona entrañable que presume mucho de sus paellas y subió una foto del rey y la infanta Elena comiendo una paella en su casa. Y Bertín se enfadó muchísimo. 

¿Os influyen a la hora de consumir humor las barbaridades que en sus vidas privada hayan podido cometer los autores?

K.: Louis CK, que es en quien estás pensando posiblemente, me va a hacer gracia siempre. Es inevitable. Es cierto que, en el stand up, donde se juega a que la persona y el personaje se mezclan, a alguien pudiera dejar de hacerle gracia y dejara de consumir lo que esa persona hace. En el caso de Bill Cosby, que es un monstruo, me resulta más complicado.

X.: En el consumo de cultura y entretenimiento yo soy muy egoísta. Quiero seguir disfrutando de ciertas cosas y me conviene separar a la persona de la obra. En mi casa hago lo que me da la gana y en ese caso me compensa. He disfrutado mucho viendo House of Cards con Kevin Spacey y los separo. Tampoco voy a salir a defenderlo ni nada, simplemente lo separo.

Para celebrar vuestro décimo aniversario, habéis publicado una Constitución. ¿Hacía falta otra?

K.: Sí que hacía falta. Primero, porque la Constitución anterior la hicieron unos señores y pueden venir otros señores a hacer una nueva. Y segundo, porque hay artículos realmente malos que se podían escribir mejor y hacer más interesantes. En esta versión mejorada de la Constitución se incluyen los pasos para comer bien un coño, cómo presentar la declaración de la renta o en qué momento y de qué manera hay que decapitar al monarca. Estamos muy contentos con el resultado y es quizá lo mejor que hemos hecho en 10 años. Confiamos en que el Gobierno la adopte cuanto antes y sustituya la anterior.

En esta versión de la Constitución se incluyen los pasos para comer bien un coño, cómo presentar la declaración de la renta o en qué momento y manera hay que decapitar al monarca

¿Echáis de menos a vuestra musa Rajoy?

K.: Muchísimo. Rajoy es la entidad perfecta para el humor. Pedro Sánchez es anodino. Mariano era una persona seria, preocupada por parecer seria y competente y, más allá de los lapsus lingüísticos, con una pose de señor antiguo pero muy torpe. Era perfecto. Lo echo mucho de menos.

X.: Siempre nos quedará Dios, que es otro gran personaje.

Ese siempre renueva en el cargo.

X.: Claro. Dios, la NASA, el espacio, todos esos conceptos dan mucho juego.

K.: Piensa que hemos estudiado filosofía y que, aunque no seamos muy practicantes, en la metáfora de Dios y del espacio están las preguntas últimas. Qué somos, de dónde venimos y a dónde vamos. Son temas de los que hacemos mogollón de chistes. Eso y los mosquitos.

¿Os da rabia tener que hacer humor sobre actualidad existiendo esos temas mucho más importantes? 

X.: Me pasa a mí más que a Kike. Me da rabia porque tengo un ego desmesurado y mucho afán de trascendencia. Me jode mucho que una noticia caduque. Quiero que mi obra pueda ser comprendida por las futuras generaciones. No me gusta el humor que una semana después ya no se entiende.

Os gustaría hacer humor tallado en piedra, ¿no?

X. y K.: Claro.

Autor >

Gerardo Tecé

Soy Gerardo Tecé. Modelo y actriz. Escribo cosas en sitios desde que tengo uso de Internet. Ahora en CTXT, observando eso que llaman actualidad e intentando dibujarle un contexto.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Johan Cruiff

    Para 'Grammar nazi', el librero andaría cerca... es un: mirame pero no me toques, que luego no me compras na!

    Hace 11 meses 13 días

  2. Grammar nazi

    La entrevista me parece fantástica, pero me parece una atrocidad que Gerardo se limite a ojear libros pudiéndolos hojear.

    Hace 11 meses 14 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí