1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El Decamerón VII

Jornada séptima. Ha sido niña/Corona-Keynes

Es llamativo que el nuevo Pedro Sánchez –hoy se ha vuelto a refundar; ya llevamos seis– haya acabado su rueda de prensa presionando a la UE

Guillem Martínez Madrid , 17/03/2020

<p>Súper homologado por la OMS. </p>

Súper homologado por la OMS. 

G.M.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- No hay nadie en las calles de MAD. Por eso mismo, los cuatro gatos que salimos lo hacemos en pelota picada, más contentos que una chinche. Incluso Sor Goretti, madre superiora del vecino y anejo Convento de María Auxiliadora de los Kommandoführer, con la que me cruzo. Meditación: o ya empiezo a estar majara de soledad, o me imaginaba, erróneamente, que sor Goretti era mayor de lo que aparenta. Hoy, por otra parte, he solicitado un permiso del Ministerio del Interior para salir a la calle e ir a comprar un soplete de presión y, ocho gestiones, matasellos y permisos después, he conseguido practicarle el butrón a mi estanco clausurado. Importante: pinta que la crisis del WC se va a solucionar. O, al menos, el presi Torra ha dado órdenes a William Bligh, capitán del HMS Bounty, para que vaya a Tahití, en nombre de la Humanidad, y recolecte cientos de árboles del papel higiénico. Se inicia una Edad de Oro para el tisú en Occidente.

2- El virus prosigue a tutiplén. Se especula –todo lo que no pase por test es especulación– que el contagio es mayor de lo aparente. O, lo que es lo mismo, que la mortalidad es, por ello mismo, baja. En MAD, es alta en términos absolutos, pero la explicación es que el virus se ha cebado en residencias de ancianos. Los hospitales van en modo destajo. En todo el Estado no hay información sino, por tanto, todo lo contrario, desinformación. Fluyen indicios de que el esfuerzo humano entre los sanitarios, como le ocurre a todos los esfuerzos humanos, es humanamente insostenible. Están previstos, me dicen, nuevos fichajes y nuevas ideas de turno laboral. Hoy ha trascendido que cerca de 500 trabajadores sanitarios se han infectado en todo el Estado. El virus ha llegado a África, donde será, se supone, una juerga –me resisto a utilizar el adjetivo adecuado, por atroz–. Y a Sudamérica. Y con él, como en todas partes, el nacionalismo. Mi primo Diego, argentino, me escribe: “Tenemos unos 60 y pico casos. Todos llegados de Europa, con lo cual es absolutamente perdonable. Si fueran de Bolivia o Paraguay, ya habría poco menos que hogueras”. No se puede negar que, snif, Diego es de la familia. Una amiga médica en UK me explica la situación en el Primer Mundo; se ha abandonado a la sociedad a su suerte: “Los hospitales ya tienen muchos problemas tras 10 años de recortes. Ahora colapsará todo. Hemos cancelado vacaciones y días libres. No sé, esto parece como la preparación de una guerra”. 

3- Por lo demás, el mundo está cambiando absolutamente y ante nuestros ojos, lo que impide verlo. China ha ofrecido ayuda a Esp. Es decir/ es un decir, que la base de Torrejón de Ardoz, en el siglo XXI se llamará Torre-Ming de Arroz. Lo de China no es sorprendente. Esas cosas pasan en cada guerra mundial. Lo que indica, y esto es serio, que estamos en plena guerra mundial. Lo verdaderamente sorprendente, el indicativo de la rapidez en los cambios, y la dificultad para describirlos y valorarlos, ocurre en la zona Euro. Tráiler. No hay una unidad sanitaria. Pero tampoco una unidad económica ante el pifostio humano de la pandemia. El Eurogrupo ha estado de perfil. El BCE, un paso por detrás. Los Estados, sin coordinación, han empezado a emitir cosas sorprendentes y a su bola. Esas bolas, observadas conjuntamente, ilustran una decisión rápida y desordenada, que es lo que sucede en las guerras. Pero también que los Estados invierten no sólo sus políticas hasta hace una semana, sino su cultura última. Alemania inyecta liquidez absoluta e “ilimitada” a sus empresas y familias. Italia ha chutado 25.000 millones a su economía y sociedad. Macron, a la francesa –repetía c'est la guerre, esa cosa que Francia no suele ganar y a la que, en ocasiones, ni suele presentarse–, ha vertido 45.000 millones a sus empresas y trabajadores, y el aval, a la alemana, de 300.000 millones. Lejos –geográficamente y espiritualmente, incluso éticamente–, hasta Trump desparrama 850.000 millones de dólares, en otras direcciones que las europeas –sanidad, trabajo, empresas, familias, vivienda–. 

4- Como dice el fino analista económico Alejandro Sanz, “dar solamente aquello que te sobra / nunca fue compartir, sino dar limosna, amor”. Y, menos Alemania, que le sobra, el resto está dando, amor, lo que no tiene. A falta de leer la letra pequeña de todo esto –letra pequeña: Italia prohíbe el despido y da moratoria a hipotecas y alquileres; Macron da menos de lo que ha anunciado; parece que no va tanto a la guerre como anuncia; le pasó hasta a Pétain–, esto es un cambio de paradigma. Se está produciendo, al mismo tiempo, la guerra y el Plan Marshall. Es una vuelta a criterios de gasto. Pero a lo bestia. Es decir, sin saber quién lo pagará. Sin saber si esto es una vuelta al Bienestar y a sus herramientas, jubiladas, de financiación. O es un ya veremos. Aún no sabemos si es una descapitalización del Estado para salvar las empresas, o es una misión-rescate de la sociedad en toda regla. 

5- En la duda, me quedo con esto. Esto: es imposible volver a soluciones de 2008. No serían admitidas por la sociedad. Y no solamente por falta de ganas, sino porque es imposible someter a la sociedad a esa presión otra vez, habiéndose quedado seca. Los Estados temen, diría, un levantamiento social, o algo parecido. Quizás están haciendo lo que apuntó Sarkozy al inicio de la crisis de 2008 –para, luego, no ir a la guerre–. Una refundación del capitalismo. O igual todo es un ir a pelo, y sin leerse a Piketty. Un salga el sol por Antequera. En todo caso, derechas, izquierdas e, incluso, extrema izquierda, parecen tener una agenda parecida desde hace una semana. Es decir, hay truco. Pero no sabemos cuál todavía. La cosa puede incluso ser el itinerario de las izquierdas y derechas moderadas en el futuro.

6- Hoy, Supermartes. Al finalizar el CM, y tras darle tiempo al chico del teleprónter para que se lo curre, Sánchez ha hecho una rueda de prensa épica. De guerra, de anunciar que los japos han bombardeado Hawai, y que no se saldrán con la suya. Si Macron iba en modo c'est la guerre, Sánchez iba de no-dejar-atrás-a-nadie, que no solo es una lema de los Marines, sino que surge de la cultura Podemos. Era, por tanto, y como toda la derecha o la izquierda europea estos días, ecuménico. El resultado ha sido histórico.

7- A falta de la letra pequeña.

8- Letra grande. Inyección de más de 200.000 millones –el Estado no gastaba tanto desde la Armada Invencible, o desde una cacería de elefantes blancos, que son más caros–. Sinopsis. 117.000 millones públicos y 83.000 privados. Servicios sociales por 600 millones. Derecho a paro por ERTE desde el primer día. Autónomos: flexibilidad en prestaciones por cese de actividad, y posibilidad de ERTE, también. Empresarios: no pagarán SS durante el ERTE. Garantía de liquidez de las empresas, con el Estado como avalista. Es un Real Decreto de 45 páginas –al menos, su borrador–. Dividido en 4 regiones: a) Medidas sociales, entre ellas la garantía de suministros y de vivienda, para los que pagan hipoteca. No, snif, alquiler –5 millones de familias–. La región b), medidas contra el paro. Flexibilidad en la jornada laboral, teletrabajo, apuesta por el ERTE frente al ERE. La región c), empresas: movilización de hasta 200.000 millones para la liquidez, avales por 2.000 para empresas exportadoras, imposibilidad de que ninguna empresa exterior compre empresas esp de bajuna. Y región d) investigación de una vacuna, 30 millones, que finalice el ciclo sanitario, en el que todo el mundo debe tener anticuerpos del Covid-19. Y, como siempre, de su ex.

9- Apuntes para una letra pequeña. Falta la cosa alquileres, fundamental. Y la cosa renta básica. Pero, me dicen, habrá más medidas conforme el paisaje se vaya aclarando. Es decir, oscureciendo. También me comentan que el grueso de estas medidas emitidas era inverosímil el sábado. Hay una parte del Gobierno con ganas y hambre de gol, y no es un bloque/partido. Es una época, lo que facilita la cosa. Ya veremos. Italia tiene ideas más sólidas –lo de la prohibición del despido en época de guerra, y lo de los alquileres–. Dudas a solventar con el desarrollo de todo esto –y de, glups, la que nos va a caer encima–: según cómo acabe la guerra, esto puede ser la descapitalización del Estado, por capitalización de empresas. Por otra parte, me dicen, no se puede tratar igual a las PYMEs que a una empresa del Señor Burns.

10- Cojo el teléfono y, piticlín-piticlín, llamo a Unai Sordo, Secretario General de CC.OO., un sindicato ulteriormente muy sexy y que lee la época, esa cosa refundada periódicamente. La penúltima vez, en 2008. La última, esta semana: Unai: “Lo de hoy ha sido un cambio de paradigma enorme en la forma de afrontar una crisis, distinta a 2008. Es la movilización del Estado que pretendíamos. Será eficaz a la hora de evitar despidos, a través de los ERTEs”. Pegas: “La PYME tiene otra dinámica, que no satisface el ERTE. Habrá despidos ahí. Sería preferible algo de las medidas danesas que han aparecido contra la epidemia: recursos, repartidos a tercios, entre el trabajador, la empresa y el Estado”. Más: “La protección a las personas que tendrán que dejar de trabajar para cuidar es importante, y las aleja del despido”, pero “si bien hay moratoria para las hipotecas, no la hay para los alquileres. Se debe intentar buscar una fórmula”. Finaliza con “lo de hoy no es el modelo liberal”. Momento en el que, una cosa lleva a la otra, nos ponemos calientes y me dice “el dogma liberal, como el rey, van desnudos”. Lo que es un dibujo de estos días –y reyes– de cambio veloz, y de la sorpresiva recuperación de Keynes, ese señor muerto. 

11- Piticlín-piticlín. Al aparato Jaime Palomera, líder del Sindicato de Inquilinos de BCN, recientemente integrado en una plataforma que aúna a sindicatos, como CGT, y a otras entidades, desde donde han emitido un plan de choque contra la crisis. Palomera, valoración: “Algunas de las medidas aprobadas hoy hace 48 horas ni siquiera estaban sobre la mesa. La sociedad civil lleva varios días movilizándose desde sindicatos de trabajo, de inquilinos... a favor del bien común y de medidas de igualdad y de justicia social”. Pegas: “Dicho esto, las medidas se quedan cortas. Se va a producir un impago de alquileres más pronto que tarde, por el simple motivo de que en Esp el alquiler asfixia más que la hipoteca”. “Es urgente e imprescindible decretar la suspensión del pago de alquiler para familias trabajadoras y autónomos, que en breve no van a poder pagar el alquiler de su vivienda o local. El Gobierno debe decidir si esos impagos se hacen de forma desordenada, con sufrimiento y angustia de no cumplir tus obligaciones, o de forma ordenada, bajo un decreto que ampare a afectados”. “Hay otra cuestión, que tiene que ver con el trabajo: consideramos que lo de los ERTEs es problemático. Tal y como queda planteado se avala que muchas empresas sigan despidiendo, y que los costes los paguemos entre todos a través de la SS. Es injusto e insostenible. Lo justo sería prohibir los ERTEs injustificados”.  

12- Me permito opinar que los puntos 10-11, emitidos desde un léxico y cultura diferentes, convergen. Se apoyan más de lo que se contradicen. Dibujan lo que está pasando. Un algo que sucede en izquierdas y derechas moderadas. Sería absurdo no aprovecharlo. Es una ventana desde la que se ven los años venideros. Es el itinerario político del –breve o largo– futuro.

13- Es llamativo que el nuevo Sánchez –hoy se ha vuelto a refundar; llevamos 6–, haya finalizando su rueda de prensa echando presión a la UE. Sánchez está quemando etapas. Mañana, igual sor Goretti y yo nos lo encontramos vestido como nosotros. Mañana, más. 

1- No hay nadie en las calles de MAD. Por eso mismo, los cuatro gatos que salimos lo hacemos en pelota picada, más contentos que una chinche. Incluso Sor Goretti, madre superiora del vecino y anejo Convento de María Auxiliadora de los Kommandoführer, con la que me cruzo. Meditación: o...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. emigrante

    Al final vamos a tener que darle las gracias a Vox, AfD, Le Pen y similares por enseñarle a los gobiernos sus orejas de lobo. Me explico, la diferencia con la crisis de 2008 en el panorama político es que entonces las derechas populistas radicales no existían o eran una anécdota (con la excepción de Francia). Ahora son una amenaza seria y los políticos se tienen que poner las pilas. En cuanto la cosa se normalize volverán a las andadas.

    Hace 2 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí