1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El Decamerón XVI

Jornada decimosexta. Covid-libertad contra Covid-marrón

El debate sobre un mayor confinamiento es un debate entre vida y otros derechos. ¿Para qué quieres vida sin derechos? ¿Para qué quieres derechos sin vida? No es un debate, es EL debate. Y debe realizarse entre ciencia, humanismo y derecho

Guilem Martínez Madrid , 28/03/2020

<p>Covid-19 asume los triángulos. Pero poco más.</p>

Covid-19 asume los triángulos. Pero poco más.

G. M.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- Hoy es el paso de ecuador del confinamiento. O no. Igual dura toda la vida. Lo que confirmaría que Kim Il Sung no sólo era, en efecto, Presidente Eterno y Sol de la Revolución, sino también el Mesías. Yo, por si las flys, he empezado a repasar el pensamiento juche, que lo tenía oxidado. Lo combino con mis prácticas deportivas disciplinadas y rigurosas. Un pueblo disciplinado y feliz es, en fin, lo que alegra a nuestro Amado Líder. Y, en general, a todos los líderes. Hoy, snowboard free style. La verdad, lo bordo. Por lo demás, prosigue la gangrena de la soledad. Verbigracia: hoy he acabado recitando a un geranio el soneto ‘Amor constante más allá de la muerte’, de Quevedo. Sin duda el mejor soneto jamás imaginado y, luego, jamás escrito en castellano. Tráiler: un señor con gafas renuncia a la inmortalidad de su alma para, tras la muerte, ser sólo cenizas, pero vivir el placer y sentido de la memoria, eterna e infinita, de su amor hacia una mujer que, en lo que es el único error del poema, se llama Lisi, y no Kim Jong-Il, hijo del Presidente Eterno y Sol, y Líder Eterno, Faro y Polla en Rama y en Vinagreta de la Revolución. La Muerte –va viniendo al piso; considerada, en cada visita trae un detallito; que si un Cardhu, que si un Marlboro, que si un ejemplar del The Pionyang Post– ha organizado, para animarme, un fiestorro-celebración del paso de ecuador del confinamiento. En plan The Love Boat. Pero con fiambres. Entre ellos, Quevedo. Y Lisi. Ambos, gafotas, ven menos que un gato de escayola. En un momento del party la Muerte, una cachonda, les ha escondido las gafas. Pero, a pesar de la gente y de la música alta, siempre se encontraban, se fundían en un abrazo y derramaban en su expresión una sustancia constante y más allá de la muerte. Momento en el que se me humedecían los ojos. 

2- Les comunicaba el jueves la poca sensibilidad en el Congreso hacia la conculcación de derechos en esa crisis, salvo en Sánchez y PNV. Ese dato habla de la cultura democrática esp. Tan escasa y breve como la cultura sanitaria local, parece. Pues bien, hoy la Ser ha filtrado un legajo, que parece ser un proyecto gubernamental para aumentar las restricciones en el biotopo más restrictivo de Europa –el endurecimiento en Italia del aislamiento parece ser más poroso–. La cosa consiste en un cierre masivo de actividades, que quedarían reducidas a 51 –o a 4.555.000, que siempre es difícil acotar la interrelación entre sectores. En principio, la economía se limitaría al primer sector, textiles, farmacéutica/química/cacharros sanitarios. Y, claro, transportes. Y claro, cierta logística. Y claro, FF.SS. y FF.AA., pues un aumento de aislamiento, ya masivo, a mega-masivo-norcoreano, es un paso pequeño para un astronauta, pero un paso grande para la Humanidad. En ese sentido, el artículo 12 del proyecto de decreto fija la inquietud ante lo inquietante. A saber: “Las disposiciones incluidas en esta orden permanecerán vigentes durante la vigencia del estado de alarma, incluyendo” –aquí, agárrense– “sus eventuales prórrogas, así como el caso de que, posteriormente a dicho estado de alarma, se declarasen los estados de excepción y de sitio”. 

3- Quien reclamaba mayor confinamiento, reclamaba eso, me temo. Y no creo que lo supiera. Lo que tiene guasa. Bueno, las derechas, sí. Algunas izquierdas lo reclamaban en defensa de la vida. Algunas derechas –Vox, JxC; el PP va entrando con cautela en esa dimensión desconocida– lo reclamaban en defensa de otras fantasías –la frontera, la defensa de que el virus viene de otro territorio, impío, o la pretensión e improvisación de un programa sanitario donde no lo hay, donde no hay siquiera la posibilidad de coordinar algo razonable–. Los científicos son, en todo caso, los que deben establecer actuaciones. Y los científicos –siempre a través del método científico, y de la experiencia– han cambiado en general de opinión muchas veces también. Los principales epidemiólogos esp, en ese sentido, despreciaron el riesgo de esta epidemia en sus inicios. En Cat, además, se está produciendo algo peligroso, un indicio de lo que puede ocurrir en Esp. Científicos –prestigiosos, por otra parte–, emitiendo política, a través de manifiestos y declaraciones, esas cosas acientíficas, y que parecen pretender defender un Gobierno frente a otro. La cosa se argumenta con ruido. Es decir, una presencia de bots en Redes como nunca se habían visto. Más, incluso, que en 2017. 

4- Este Estado dispone de Igualada, laboratorio de la Humanidad, el territorio con mayor aislamiento y confinamiento de Europa. En el que ya no hay estado de alarma, sino otra cosa. Por ejemplo, no está permitida la entrada, free style, de la prensa. La cosa Igualada se está traduciendo en una mortandad superior a la lombarda, desesperación y descoordinación absoluta. La administración gestora –la Gene– está sobrepasada. En lo que es un sello internacional de todo ello, ya hay un hospital de Médicos sin Fronteras –tienen otros dispuestos, alguno en MAD–. El Govern exige como medida y solución –ya lo habrán adivinado– una mayor confinación, que ya deberá ser introspección, porque no se puede más. Igualada, en fin, no es un buque insignia. Es una metáfora de lo que está pasando donde el Covid-19 pone un pie. Caos, dolor y política. Mayor y con mayor mortandad en la zona más aislada del Estado. La única contrapartida a todo ello, claro, está siendo el voluntariado, sanitarios que van a pelo. A pelo, ampliación: cerca de 10.000 sanitarios –una originalidad europea– están infectados en Esp. 

5- El debate es, en fin, aumentar el Estado, ese obeso mórbido. Sobre el Estado: cuando aparece en la Torah, lo hace en el libro de Samuel. En un fragmento que volvía loco a Tolstoi, el pueblo israelita pedía a Samuel un rey. Samuel se hace el loco hasta que no puede más, y les explica el Estado: “Así hará el rey que reinará sobre vosotros: tomará a vuestros hijos y los pondrá en sus carros y en su gente a caballo, para que corran delante de su carro”. Describe más marrones y finaliza con un “y clamaréis aquel día a causa de vuestro rey que os habréis elegido”. Pero no se come una rosca. “El pueblo no quiso oír la voz de Samuel”. Y se lió.

6- Sean creyentes o no –yo sólo creo en Lisi y Quevedo–, crean a Samuel. El debate, no obstante, no es con Samuel. Es entre Estado y Covid-19. Libertades o vida. Dos objetos muy saludables y que viven –como Lisi y Quevedo postmortem– en comunión constante.

7- El debate sobre una mayor confinación es un debate entre vida y otros derechos. ¿Para qué quieres vida sin derechos? ¿Para qué quieres derechos sin vida? No es un debate, es EL debate. Y debe realizarse entre ciencia, humanismo y derecho. En una región no política. En una región de la autoridad sanitaria. Ese debate, que debe hacerse con neutralidad, afectará a lo que viene –tal vez aislamiento de zonas concretas/Igualadas, aumento de la confinación, aumento alarmante del estado de alarma hacia otros estados de ánimo del Estado–, pero, sinceramente, no hay pruebas de que exista ni el ánimo tranquilo, ni el lugar. El Estado debería informar sobre ello. Es decir, sobre ese caos. Algo que no acostumbra a hacer el Estado, ese orden.  

8- La serenidad necesaria para el debate requiere cierto orden. Y el orden, en una crisis, lo ponen las FF.AA. Y las Fuerzas de Seguridad, o todo lo contrario, la transparencia.

9- Sobre el pack milicos/policías. Es un pack multifunción. Hace de todo. Desde desinfectar hasta instalar hospitales militares –información al respecto: la Gene y sus bots, que hasta hoy evitaban hospitales militares, hoy los buscan–. Pero, y esto es importante, también hacen funciones comunicativas –en las ruedas de prensa de Sanidad; eso debería cesar–, y de orden. No están capacitados para ello. Parar a un ciudadano, pedirle la documentación y hacer el paripé para el que han sido formados supera el estado de alarma. Hay otros datos inquietantes: está aumentando la extroversión de las FF.SS. ante personas que salen de casa. Glups. Más aún cuando la poli, en el trance de tocar una cara, es jaleada por la vecindad desde los balcones. Desde BCN –piticlín-piticlín–, una amiga me informa de un nuevo deporte. Gritar desde el balcón a quien va por la calle –por ejemplo, a trabajar o comprar–, y llamar a la poli. Es decir, denunciar a ciudadanos. Si la confinación es un combate ético para no saturar las UCIs, estas puntas de chusmería, delación y fuerza bruta son su contrario. Sí, esta crisis será un antes y un después, da miedo que todo esto tenga que ver con el después. 

10- Sobre la transparencia. Es la batalla democrática en esto. Se puede y se debe mentir en una guerra. No existen sin mentira, de hecho. Pero no en una epidemia. Y se está haciendo. En todo el mundo y desde el momento cero. A partir de estadísticas poco fiables. Las estadísticas chinas son menos fiables que el vino de la casa en un restaurante chino. De hecho, en todo el mundo sólo hay tres estadísticas razonables. Islandia, un crucero atracado en Japón, y Vo, un pueblo italiano / al pie de las montañas. En Alemania hay tan pocos muertos que se empieza a sospechar que la definición de vivo alemana es la que fluye en La noche de los muertos vivientes, ‘the movie’. De Italia llegan mensajes de sanitarios que dicen que, simplemente, se miente. Un sanitario esp me explica que la mentira local reposa en cuatro factores. Los datos los recogen los hospitales –Primer Factor–, los agrupa la autonomía –Segundo Factor–, y los recopila el Estado –Tercer Factor–. A esos factores se les suma el Cuarto Factor: “El caos. No se da abasto”. La mentira, y esa es la buena noticia, no siempre es inhumana/china, sino humana. Responde a que los médicos van de culo, y entre hacer excels o curar, no lo dudan. Javier Sampedro, un crack del periodismo científico, hablaba ayer en El País de este pitote de datos inexactos. Sinopsis: la letalidad es del 7%, cuando debería ser de menos de 2% o, incluso del 1%. Este décalage orienta hacia un fallo en las estadísticas. Vamos, que debe de haber muchísimos más infectados, que informan de una mortalidad menor. Yupi. Sampedro remite a Antonio Durán, catedrático de la Universidad de Sevilla por el tercio matemáticas, que está haciendo proyecciones estadísticas fiables. Lo fiable desdramatiza. El drama que dibuja es que las proyecciones ya realizadas, que informaban de una punta de fallecidos de entre 1.500-8.000, ya pasaron. Ahora, propone, estamos en 14.000-19.800, si la punta es el 29-M, o de 26.500-51.000, si es el 1-A. 

11- Sin datos estadísticos reales, no obstante, no se puede prever la punta, el cambio en la curva. Ni su magnitud. Es decir, no sin los contagiados asintomáticos y latentes. El marrón. Son necesarios test. Y no los hay. En el mundo. El Gobierno recibió un lote que tenía menos sensibilidad que un cantautor de Vox. En lo que es un nuevo símbolo del mundo para el día en el que salgamos del aislamiento –pálidos, sin depilar y con el 90% de las rubias, morenas–, el Gobierno inicia este finde un corredor aéreo con China. En eso me llama –piticlín-piticlín– Casandra, aquella especialista en sanidad que ha colaborado con OMS, UE, Estado y autonomías, que cada noche se viste del niño de ET para sacar la basura, y que tiene los labios tan grandes/italianos que nunca podrá decir la palabra Pamplona. Me habla de los tests. De su ausencia. Evitando la palabra Pamplona. 

12- Me explica la ausencia de tests y, en general, de materiales. “China ha acaparado el 90% del material, y vende sólo el 10%”. Es decir, me habla de especulación. Universal. “Después de que la OMS decidiera globalizar los tests, sobre todo los PCR, menos rápidos, pero más fiables, Alemania empezó la producción. El laboratorio se forró, vendiéndolos a 160 euros la unidad. Valen sobre 20 euros. Ese es el precio al que los vende una empresa zaragozana, por ejemplo. Los vende en Esp, no lo exporta. Pero, claro, es poco”. Me explica la ausencia de material en Esp. Fruto de la falta de previsión pero, en ella, también de cosas humanas. Incluso buenas. “Cuando los epidemiólogos, todos, dijeron que tranquis, que esto sería una gripe, las farmacéuticas donaron materiales a los países afectados. Un porrón de EPIs. Y, claro, tests”. Me habla de la solución a esta carencia planetaria –salvo en China–. Ni la OMS, ni la ONU, ni la UE han activado liberaciones de patentes. “Y hay mecanismos para ello”. Sin esa medida, “el problema del desabastecimiento es la puja internacional por los materiales. Cuando empiece a pujar USA, que ya ha empezado, esto se lía. No se debería permitir. La solución al problema debe ser global y gratuita, o de precio irrisorio”. Y eso sucederá también, todo apunta a ello, con la vacuna, si no se regala al mundo, como Fleming regaló la penicilina. Casandra me habla de un mundo sin vacuna, o con vacuna mal repartida: “La inmunidad requiere la mortalidad del 10% de una sociedad”.

13- Hoy, Yolanda Díaz/Trabajo, un lujo en esta crisis en el pack autoridad política, que no sanitaria, ha anunciado la prohibición de los despidos. Son derechos, pero también puede ser preparación, previsión social, para un aumento del confinamiento. A la italiana. Gasto al que el Norte de la UE no está dispuesto. La UE, esa cosa que nació para el acero y el carbón, no puede intercambiar ni acero ni carbón. Un informe italiano plantea esta crisis en estos términos: caída del PIB italiano hasta el 11,5%. Una juerga. 

14- Le tiro la caña a Lisi. Sí, está muerta pero, créanme, en peores garitos he hecho guardia. Quevedo, que es como esos ciegos de pelis chinas que te tiran la daga de espaldas, me arroja una botella al cráneo. En el punto exacto. Quevedo sería un gran ministro de cultura en Corea del Norte. Incluso un gran epidemiólogo. Era, snif, mi último Cardhu. 

1- Hoy es el paso de ecuador del confinamiento. O no. Igual dura toda la vida. Lo que confirmaría que Kim Il Sung no sólo era, en efecto, Presidente Eterno y Sol de la Revolución, sino también el Mesías. Yo, por si las flys, he empezado a repasar el pensamiento juche, que lo...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guilem Martínez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí