1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Sobre literatura y 'raza' [II]

Cuando Tánger estaba de moda

Generación Beat, malditismo literario y privilegio colonial

Helios F. Garcés 5/04/2020

<p>Cafe Tingis en el zoco chico de Tanger en los años cincuenta.</p>

Cafe Tingis en el zoco chico de Tanger en los años cincuenta.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La European Beat Studies Network organizó en 2014 un ciclo de conferencias en Tánger con motivo del cincuenta aniversario de la publicación de El Almuerzo Desnudo (1956), obra emblemática de William S. Burroughs. Puede afirmarse que el libro en cuestión constituye –junto a En el camino (1957), de Jack Kerouac y a Aullido (1956), de Allen Ginsberg– parte fundamental del buque insignia de un movimiento literario que revolucionó el panorama artístico norteamericano de los años cincuenta. Hablamos de la Generación Beat. 

La elección de la ciudad portuaria marroquí por parte de la red europea de estudios Beat para alojar el evento no era fortuita. Burroughs escribió el libro durante su estancia allí, periodo que, por cierto, ocupó intermitentemente casi una década de su vida. Pero el escritor de Misuri no fue una excepción. Todos –o casi todos– los miembros de la Generación Beat habían visitado el lugar en busca de su legendaria aura literaria. Es más, desde principios de siglo, figuras del mundo del arte y la literatura, como Mariano Fortuny, Henri Matisse, Virginia Woolf, Gertrude Stein, Truman Capote o Tennesse Williams, entre tantas otras, habían realizado numerosas incursiones en la ciudad-mito para intentar beneficiarse de su idealizada atmósfera. Es por eso que, al revisar la literatura existente sobre la cuestión, caemos en la cuenta de que los epítetos son siempre los mismos. La mirada culta occidental, incluida la Beat, ha construido un Tánger idílico al margen de Marruecos y de su gente; un onírico espacio ‘paradisíaco’ de ‘libertad’, ‘desenfreno’ y posibilidades de ‘inspiración’, en el que los artistas podían vivir su majestuosa experiencia creativa mientras que los marroquíes de carne y hueso –artistas o no– eran, como mucho, parte del decorado dispuesto para cumplir los deseos de sus excelsos visitantes.

Es sencillo observar cómo la narrativa sobre la rebeldía crítica, el rechazo a las convenciones formales y la espiritualidad que definían el movimiento se viene abajo a la luz de su relación histórica con la condición colonial

Desde 1926 hasta 1956, fecha de la independencia formal de Marruecos, Tánger fue, debido a su situación estratégica para el colonialismo occidental, zona de control internacional. Primero España, Francia y Gran Bretaña, más tarde Portugal, Bélgica, Italia y Países Bajos, finalmente EE.UU. y la Unión Soviética; todas estas potencias imperialistas occidentales gobernarían conjuntamente la ciudad durante décadas en el contexto de una larga y tensa lucha de poder por dominar el enclave. La kasbah, con sus callejuelas azules y blancas, la Gruta de Hércules, en la que Mohamed Mrabet espera todas las mañanas al gran pescado que le cuenta las historias, el griterío popular del Zoco Chico, la plaza 9 de Abril y sus cafeterías eclipsadas por el Cinema Rif. A tenor de lo descrito, resulta sencillo imaginar de nuevo el ambiente que presidió aquel ciclo de conferencias sobre los prodigios de una generación llena de iconos. Un generoso número de conferenciantes venidos de diferentes partes del mundo dedicaron sus intervenciones a seguir imaginando el contexto en el que Williams S. Burroughs y otros miembros de la Generación Beat escribieron sus obras. Pero, tal y como hemos insinuado, todo mito colonial alberga dentro de sí un turbio contrarrelato que puede convertirlo en cenizas. Y esta realidad se hizo carne en las propias jornadas cuando el intelectual tangerino Anouar Majid las clausuró  y dio al traste con el supuesto romance entre la ciudad y el grupo de endiosados literatos al afirmar lo siguiente: “La comunidad de occidentales prácticamente no salía de sus esferas particulares, nunca aprendieron la lengua y utilizaron la ciudad como escenario exótico de sus preocupaciones del Primer Mundo”. Estas palabras, todavía suaves, representan un buen comienzo desde el que empezar a poner en su lugar el concepto literario de libertad manejado por aquellos rebeldes que, sin embargo, fueron parte de la privilegiada élite colonial de la ciudad norteafricana.

Tánger, símbolo de la libertad, ¿para quién?

 Tánger fue, es y será para Marruecos mucho más que un puñado de enclenques literatos americanos, franceses y españoles con ínfulas de exploradores en blanco y negro

Es necesario tener en cuenta que los escritores de la Generación Beat que entraron en contacto con Tánger, muchos de ellos invitados por Paul y Jane Bowles, son considerados outsiders radicales en el seno de su propia sociedad. Aparentemente constreñidos por los límites de su tiempo, su mayor anhelo se materializaba en una ansiada búsqueda de la libertad mediante la que explotar todas sus posibilidades creativas. Y he aquí lo realmente interesante: la ciudad de sus sueños resultó ser un enclave colonial. El Tánger internacional era el escenario perfecto, un espacio en el que un occidental podía ‘reinventarse a sí mismo’ y entregarse al desfase sin importar las consecuencias. Hablemos sin tapujos. La permisividad y la inmunidad para los extranjeros era máxima en cuanto a alcohol, drogas y prostitución se trataba, lo que incluía el sexo con menores. De hecho, no es ningún secreto que el régimen colonial le aseguraba protección incondicional al visitante occidental. El propio Burroughs lo expresaba sin complejos de la siguiente manera: “En caso de cualquier altercado entre un árabe y un americano, la policía da automáticamente la razón al extranjero. En parte estoy conforme, porque si sacudo a alguien, puedes estar seguro de que se lo merece”. 

El relato oficial sobre la filosofía Beat es el siguiente. El amplio y heterogéneo grupo encontró el leitmotiv de su actitud vital en el rechazo al puritanismo, a los valores morales tradicionales de la sociedad occidental del momento y al materialismo salvaje de la Norteamérica posterior a la Segunda Guerra Mundial. Desarrollando una poderosa influencia estética que no solo condicionaría los albores del movimiento hippy, sino a toda la clase universitaria moderna europea, la Generación Beat sigue representando en la actualidad uno de los paradigmas de la rebeldía literaria del siglo XX. Sin embargo, es sencillo observar cómo esta narrativa sobre la rebeldía crítica, la frescura, el rechazo a las convenciones formales y la exploración de la espiritualidad que definían el movimiento literario se viene abajo a la luz de su relación histórica con la condición colonial.

Es cierto que un campo de reflexión como el que pretende acercarse a lo ético y lo estético en la literatura occidental desde la categoría de ‘raza’ puede parecer escurridizo. Para hacerlo con éxito es necesario –tal y como lo es en cualquier análisis sobre literatura y poder– encontrar una manera lúcida de situarse en el seno de una tensión constante entre la dimensión política del arte y su universo técnico. Sin embargo, dividimos en esferas este campo de análisis con la intención de desplegar una forma pedagógica de acercarnos a él. Lo contrario sería reafirmar una mirada fragmentaria sobre una realidad que necesita ser observada de manera unitaria. Dicho esto, el objetivo principal es profundizar en dimensiones ocultas de la relación entre lo estético y lo político sin caer en posicionamientos que serían definidos como ‘moralistas’. Ahora bien, después de décadas de hegemonía postmoderna en el campo europeo de los estudios culturales, comenzamos a comprender algo que no deja de ser relevante: tras los persistentes rechazos al enfoque ‘moral’ se encuentra un ánimo sospechosamente refractario al ámbito de la ética que siempre beneficia a los mismos sujetos de conocimiento y protege las mismas relaciones de poder en torno a la estética y la política. 

Cuando la fantasía literaria se desvanece

Si la persona que escribe aspira a captar y retar con justicia algún aspecto del mundo, no le queda otra que entrenarse en ello hasta que caigan todos los ídolos. Hasta que caiga el del escritor maldito

La supuesta libertad creativa del literato que dispone y por lo tanto abusa de una situación jerárquica para única satisfacción de su frágil ecosistema artístico es fraudulenta. Para mostrarlo, tan solo es necesario confrontar el relato sobre dicha libertad con el origen material y simbólico de su posibilidad. En este caso, el frívolo hedonismo existencial del que se nutren estos escritores encuentra su semilla en el despojo, el extractivismo y la deshumanización propios de la situación colonial. “Uno de los motivos que me animaron a quedarme en Tánger fue que en esta ciudad encontré un pueblo que combinaba a la perfección con mis fantasías” afirmaba Paul Bowles en una carta a un amigo, reseñada por Mohamed Chukri en Paul Bowles, el recluso de Tánger (Cabaret Voltaire, 2017). El libro, escrito por un Chukri severo que no deja títere con cabeza, dedica gran parte de sus páginas a poner al descubierto esta incómoda realidad. A saber, tanto Bowles como gran parte de los mencionados –lo cual rebasa ampliamente a los beat– no buscaron en Tánger una ciudad que respetar y un pueblo con el que aprender y convivir, sino un artificioso escenario en el que seguir desarrollando sus fantasías exotizantes; un lugar en el que seguir performando el decadente estilo de vida del artista occidental maldito. 

Después de décadas, es inquietante comprobar cómo gran parte de la mirada occidental –artística o no– sobre el Tánger actual sigue vibrando al son del sueño colonial. No obstante, lejos de mantener la farsa, existe otra posibilidad. Si se tiene la oportunidad de preguntar a los propios y propias marroquíes de la ciudad, la respuesta es clara: Tánger fue, es y será para Marruecos mucho más que un puñado de enclenques literatos americanos, franceses y españoles con ínfulas de exploradores en blanco y negro. En todo caso, el mito colonial es siempre para aquellos individuos incapaces de elevarse por encima de sus fetiches; para quienes prefieren contentarse con caricaturas orientalistas hechas a su medida que manipular a su antojo y con las que alimentar, en secreto o a voces, un vergonzoso privilegio. Lo mínimo –lo ideal, si se quiere–, desde otra perspectiva literaria, es revocar un mundo injusto también desde el oficio de la escritura. Y si la persona que escribe aspira a captar y retar con justicia algún aspecto del mundo que le ha tocado vivir, no le queda otra que entrenarse en ello hasta que caigan todos los ídolos. Hasta que caiga, también, el ídolo del escritor maldito.

 

La European Beat Studies Network organizó en 2014 un ciclo de conferencias en Tánger con motivo del cincuenta aniversario de la publicación de El Almuerzo Desnudo (1956), obra emblemática de William S. Burroughs. Puede afirmarse que el libro en cuestión constituye –junto a En el camino...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Helios F. Garcés

Nacido en Cádiz (1984), es aprendiz de escribano.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí