1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Salud cultural

Abramos las librerías: para pensar, para no volvernos locos

El libro es un artículo de primera necesidad, tan de primera como la comida o los medicamentos. Lo es para nuestra paz espiritual

Enrique Murillo 22/04/2020

<p>Librería en Malasaña (Madrid).</p>

Librería en Malasaña (Madrid).

Álvaro Ibáñez

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Pese a las reticencias del sector, o de sus representantes colegiados, creo que es perentoria la necesidad de apertura de las librerías en España, tal como ya se ha hecho en Italia. Debemos comenzar por las librerías de barrio y las independientes, donde jamás se han visto, nos guste o no, aglomeraciones de personas, como me decía hace unos días un colega del mundo del libro. Y otra colega añadía: “Puede sonar trillado, pero la lectura es uno de los pilares de mi salud mental en estos días”. Así que también es una cuestión de salud pública que podamos ir a una librería y comprarnos algún nuevo libro. Los lectores  necesitamos tener en marcha la lectura de varios a la vez, y siempre nos va bien tener otro libro en la mesilla, esperándonos mientras terminamos otro. 

Y no, en España no se han visto nunca aglomeraciones en las librerías pequeñas y medianas (quizás por las fiestas de navidad, cuando es el día del libro o hay ferias; pero eso son excepciones), y si hay algo fácil es que los aficionados a la lectura acepten autorregularse, esperar fuera de la tienda, llevar mascarilla y guantes. ¡Dennos la oportunidad de demostrarlo, señores gobernantes¡

En España no se han visto nunca aglomeraciones en las librerías pequeñas y medianas y si hay algo fácil es que los lectores acepten autorregularse, esperar fuera de la tienda, llevar mascarilla y guantes

Esas librerías, cuya participación en la venta del libro ha ido disminuyendo conforme crecía la de las grandes cadenas, grandes almacenes, gigantes amazónicos globales, son el auténtico sostén, aún, del mundo del libro. En ellas empieza todo. De su capacidad de volver a vender desde la tienda depende que puedan ir pagando los atrasos provocados por su cierre repentino a mediados de marzo. Los distribuidores siguen pendientes de cobrar, y eso hace que tampoco cobren normalmente las editoriales, y eso trae consigo atrasos en el pago a los colaboradores (traductores, correctores, diseñadores gráficos) e incluso de los autores, a los que incluso grandes empresas están aplazándoles el pago de royalties, que en la mayoría de contratos debe hacerse del 1 al 30 de abril de cada año. Son miles y miles de personas que dependen de que todo empiece a funcionar otra vez, y lo que pone en marcha esa maquinaria es la librería. Hay miles de autónomos, de pequeñas empresas de servicios editoriales, cuya subsistencia muy precaria siempre depende de que se vuelvan a vender libros. Y no basta en absoluto con los que venden Amazon y plataformas locales como casadellibro.com o libelista.es (que agrupa a unas cien grandes librerías de todo el país) y otras, por mucho que puedan llevarte el libro a casa.

Las pequeñas librerías, muy numerosas las especializadas en ficción literaria, libro infantil, algunas en ensayo… son el auténtico supermercado mental de la ciudadanía, y la esperanza (si conseguimos que no cierren) de que se va a mantener cierta diversidad editorial. Porque los sellos vocacionales, los que se atreven a publicar obras de autores no conocidos, obras que en principio son buenas o muy buenas e incluso muy importantes, pero no van a vender en España más de 800 ejemplares (o menos) viven gracias a la existencia de estos puntos de venta de pequeño tamaño y gran riqueza espiritual. Los grandes suelen menospreciarlos. Lo mismo que hacen los suplementos de libros de los grandes medios de comunicación. 

Esta mañana he ido a comprar papel, y la tienda del barrio que nos surte a los vecinos de Vilapicina (un pequeño sector de Nou Barris, en Barcelona) de cuadernos y bolis, sobres y calendarios, permanece abierta de 9 a 14. Y con eso basta. ¿Por qué CEGAL tiene miedo a una apertura al menos parcial de las pequeñas y medianas librerías? No tiene explicación sensata.

Y el libro es un artículo de primera necesidad, tan de primera como la comida o los medicamentos. Lo es para nuestra paz espiritual, para nuestro sosiego, y más en medio del confinamiento que podría quizás salvarnos de un empeoramiento de la pandemia vírica global.

Porque además de la necesidad económica de un sector nunca boyante, hay esas otras necesidades íntimas, mentales, intelectuales, emotivas que nada sacia tan bien como lo hacen los libros, y su diversidad. Y eso es precisamente lo que convierte a la librería, entendida como espacio comercial que fomenta la diversidad del libro, en tan imprescindible como la farmacia y como el súper.  Por mucho que en este país no se entienda nunca así. Por mucho que las encuestas hablen de unos índices de lectura casi homologables con los de países realmente lectores, cosa que todos sabemos que es absoluta y totalmente incierto.

Los libros son una prioridad, no artículos de decoración

Si hay una prioridad en tiempos de pandemia es entender qué demonios está pasando, averiguar qué nos ocurre como individuos y como sociedad, como habitantes de la Tierra, y no hay mejor estímulo para el pensamiento, que solo puede ser personal, que la lectura. Leer es dialogar y es discutir. Leer no es aprenderse el catecismo o el Mein Kampf  o El pequeño libro rojo de Mao… de memoria. La lectura no consiste en absorber saberes fijados y terminados para siempre, sino en ofrecernos una pared de frontón contra la que nuestro cerebro y nuestra sensibilidad lanza con fuerza pelotazos, con la esperanza de que en ese intercambio de golpes se abra un resquicio de luz en la tiniebla que es nuestro “habitar” el mundo, por usar una palabra clave del enorme e importante último libro que he editado en una vida editorial que comenzó en 1968, en las reuniones del comité editorial de la Seix & Barral que dirigía Carlos Barral. Ese libro, por cierto, que no sé a día de hoy quién lo va a publicar, se titula Habitar o gobernar, y es de Amador Fernández-Savater, y lo dejé con el PDF de la tripa y el PDF de la cubierta cerrados, a punto de ir a imprenta, cuando Anaconda Editions, el sello en el que pedí trabajar gratis en los últimos meses, tuvo que admitir que no iba a resistir una temporada que se preveía larga sin vender ni un libro. Mi principal ocupación a día de hoy consiste en ir encontrando para nuestros autores y sus obras las editoriales que mejor entiendan esos libros y, por tanto, mejor puedan difundirlos.

La cultura entendida como la visión que un machista tiene de la mujer, una cosa bonita para adornarse, no es cultura, y suele ser subvencionada

La cultura, como bien sabe el ministro sabio y discreto, Manuel Castells, y parecer ignorar muchos de sus colegas, no es una cosa decorativa sino vital. Nos va la vida, si ha de ser una vida digna, en que podamos librar cuantas más batallas mejor con cuantos más libros mejor. Este país, y también cada una de sus naciones, suele concebir la cultura como dos cosas solamente: bien un adorno, bien un instrumento de aleccionamiento. Y no es nada de eso. La cultura entendida como la visión que un machista tiene de la mujer, una cosa bonita para adornarse, no es cultura, y suele ser subvencionada. Y en una sociedad libre la cultura debe ser lo menos subvencionada que sea posible, pues en países de nuestro querido Mediterráneo eso acaba siendo mangoneo y amiguismo, y poco más. 

En España la cultura es entendida por los gobiernos, autonomías, diputaciones y ayuntamientos como algo que les sirve para lucir palmito.  Los presupuestos van a los amiguetes y a llenar páginas de informes oficiales. Para eso, mejor el duro y terrible combate de las empresas culturales. Y esta concepción de lo cultural como algo ajeno a la vida real se cuela también en el modo como se entiende su práctica por muchos de los que se dedican a estos oficios. Tenemos mucha literatura del “estilo”, en la que parece no jugarse nada vital. Y mucho arte inane. O eso, o una cultura como correa de transmisión de lo que debemos pensar según interese a la conservación del poder en las manos en que esté en cada momento. 

Pero la cultura no es eso, sino todo lo contrario. Es esencia y crítica. Y su vehículo más importante en este sentido es la palabra, aunque también se piensa con la pintura y la música, el teatro y la ópera, claro. Pero el libro, gracias a su mini-masificación hispana, es extraordinariamente barato.

Por desgracia, en nuestra sociedad, durante siglos, libros solo hubo uno, los Evangelios, con su único intérprete autorizado, la iglesia católica. Hay que insistir, cuando hablamos de cultura y de libro, en que hay que poner esas palabras en plural. Para pensar no sirve de nada “el libro”, que es justamente lo contrario del pensamiento. El Libro único es propaganda y trata de impedir que se piense. Lo que separó al luteranismo del catolicismo romano fue justamente la idea protestante de que cada uno puede encontrar la salvación del alma leyendo a su manera los libros que forman la Biblia. Mírese al mapa de Europa: la penetración de cualquiera de las formas del protestantismo marca el territorio en el que hay lectura de verdad. Al sur de esa línea, los católicos apostólicos y romanos aceptaron que alguien leyese por ellos y les explicara, con iconología eclesial y sombríos sermones, qué tenían que pensar. Por eso son tan diferentes los índices reales de lectura, incluso hoy en día, al norte y al sur de esa línea divisoria.

Pero incluso en los países del norte hubo un riesgo fatal para la diversidad del libro cuando las librerías pequeñas y medianas, las independientes de los grandes grupos y corporaciones, se fueron a pique. 

La prueba de la necesidad del librero

Cuando Margaret Thatcher decidió cargarse de un plumazo el precio único del libro para “abrirlo a la competencia”, lo que hizo fue, primero, permitir los descuentos de forma libre, y convirtió a Tesco, una cadena de supermercado gigantesca, en el principal librero del Reino Unido. Porque podía ofrecer a los compradores el mayor descuento. La maravillosa red de librerías pequeñas de todo el país se fue a pique en muy poco tiempo. Recuerdo a Dan Franklin, el editor de Random UK (la persona que trabaja, incluso ahora, ya jubilado, con Ian McEwan, Salman Rushdie, Martin Amis y otros sus novelas), diciéndome en su oficina de Londres: “Yo ya no soy el director editorial de nada. El director editorial de todos los sellos de este país es el jefe de compras de Tesco”. Tal es la necesidad de las librerías pequeñas y medianas, de barrio y de zonas céntricas.

Como no nos andemos con cuidado y permitamos que esos comercios vuelvan a abrir, y más vale pronto que tarde, saldremos de la pandemia con menos librerías, y eso supondrá que habrá también menos editoriales, y que los escritores nuevos también tendrán menos editores potenciales y capaces de arriesgar. Sería como la supresión del precio fijo en el Reino Unido, que pese a su gran tradición lectora tardó sus buenos quince años en recuperarse de aquel golpe. Aquí no nos recuperaremos ni en cincuenta.

--------------------

Enrique Murillo es editor.

Pese a las reticencias del sector, o de sus representantes colegiados, creo que es perentoria la necesidad de apertura de las librerías en España, tal como ya se ha hecho en Italia. Debemos comenzar por las librerías de barrio y las independientes, donde jamás se han visto, nos guste o no, aglomeraciones de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Enrique Murillo

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Miguel Booth

    Estoy totalmente de acuerdo contigo, Enrique. El gobierno deberia de permitir que abran las pequeñas librerías, cuya única ventaja parece ser la de nunca haber visto "aglomeraciones." Mientras tanto, hay otra cosa que se pueden hacer: colocar su oferta en la web. Se puede hacer uno solo. No cuesta casi nada. Es aprender algo nuevo con lo que nos gusta eso. Es divertido. Y se puede vender algo, sobre todo si se imprime la web con carácter personal, humor, filosofía, pensamiento, gracia... Vamos, como la literatura misma. Suerte, chic@s.

    Hace 1 año 7 meses

  2. Jordan Elgrably, Montpellier

    Estoy de acuerdo en que no sólo los libros son bienes culturales esenciales, sino que son vitales para alimentar nuestro horno interno. En el mejor de los casos, los libros son los motores de las ideas, del pensamiento crítico—de hecho son las bombas de resistencia a la corrupción del poder. Las novelas serias son caminos hacia la libertad interna e intelectual, son invitaciones a comprometer y revitalizar nuestra imaginación, que siempre está asediada por el comercio y la tiranía de las mentes pequeñas. Necesitamos libros tanto como necesitamos comida...

    Hace 1 año 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí