1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

soberanía popular

Defender la democracia no es defender el liberalismo

La hegemonía ideológica del liberalismo ha hecho que finalmente el sentido común de una gran mayoría de ciudadanos identifique como valores democráticos aquellos que no son más que valores liberales

Xavier Ruiz Collantes 25/04/2020

LA BOCA DEL LOGO

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La situación de emergencia y excepcionalidad en el orden social creada por la pandemia de la covid 19 ha hecho que salten las alarmas respecto al futuro que le espera a la humanidad. Numerosos periodistas, líderes de opinión e intelectuales muestran una extremada preocupación ante el peligro de que las medidas tomadas frente a la pandemia deriven en un recorte de libertades individuales y un mayor control del Estado respecto a los ciudadanos. Con ello se argumenta que la democracia corre el riesgo de ser laminada y reducida ante un creciente autoritarismo. 

Cuando se denuncia que habrá menos libertades individuales y mayor control, no se está defendiendo la democracia, se está defendiendo el liberalismo

Creo que, efectivamente, la democracia está en riesgo, pero las causas no son las que se argumentan habitualmente cuando se habla de la pérdida de libertades individuales y el control del Estado. Las causas son otras y el problema debe plantearse desde otros parámetros. La confusión se debe a la identificación que se realiza en nuestras sociedades entre democracia y liberalismo. Cuando se denuncia que habrá menos libertades individuales y mayor control del Estado, no se está defendiendo la democracia, se está defendiendo el liberalismo. Pero democracia y liberalismo son cosas distintas.

Las democracias realmente existentes son democracias liberales. Podrían existir otras formas de democracia, pero la hegemonía de la burguesía en la creación de los estados democráticos modernos hizo que las democracias se concibieran y desarrollaran como democracias liberales. En realidad la ideología democrática y la ideología liberal son muy distintas y responden a principios fundamentales tan ajenos entre sí que en ocasiones entran en contradicción. La democracia supone que la soberanía y el poder político deben ser detentados por el pueblo; el liberalismo defiende la libertad del individuo frente al poder político. La contradicción puede aparecer cuando el pueblo, directamente o a través de sus representantes, aprueba leyes que reducen algunas libertades individuales de todos o, mucho más habitualmente, de los miembros de algunas élites. 

 El problema de la democracia se centra en qué libertades se van a restringir, qué libertades se van a ampliar y quién va a decidir sobre ello y en función de qué intereses

El matrimonio entre democracia y liberalismo ha sido históricamente una articulación contingente y de conveniencia derivada de la correlación de fuerzas entre clases y grupos sociales a lo largo de la construcción de los Estados modernos. Sin embargo entre estos dos polos, el democrático y el liberal, la convivencia no ha sido fácil y ha existido una tensión constante. En las últimas décadas, a través de la hegemonía neoliberal, el liberalismo demofóbico está acabando con la democracia, de tal manera que se extreman algunas libertades, por ejemplo aquellas que se derivan de la desregulación de los mercados, mientras que por otra parte las decisiones socialmente relevantes se toman en órganos de poder que ya no están sometidos al control del conjunto de la ciudadanía, como los bancos centrales, el FMI, etc. 

Por otro lado, la hegemonía ideológica del liberalismo ha hecho que finalmente el sentido común de una gran mayoría de ciudadanos identifique como valores democráticos aquellos que no son más que valores liberales: cuantas más libertades individuales, más democracia. 

Lo cierto es que el problema de la democracia no es si va a haber más o menos libertades individuales. El problema de la democracia se centra en qué libertades se van a restringir, qué libertades se van a ampliar y, especialmente, quién va a decidir sobre ello y, por tanto, en función de qué intereses.

Frente a una situación de emergencia como la actual pandemia es evidente que algunas cosas han de cambiar, porque los poderes públicos deben tomar medidas y muchas de ellas son medidas de control sobre los ciudadanos y la población en general. Recortar libertades individuales no es necesariamente negativo, es más , desde una perspectiva progresista, en estos momentos se deberían recortar algunas libertades que sólo benefician a los individuos de algunas élites sociales y económicas. Por ejemplo, la libertad de las grandes fortunas para hacer maniobras financieras y  eludir el pago impuestos, la libertad de estas grandes fortunas para hacer donaciones de caridad para lavar su imagen,  la libertad de reducir los costos de las empresas sólo a base de despedir trabajadores. Hoy ante la pandemia deberían reducirse libertades como: la libertad de desplazarse a segundas residencias para disfrutar de los días de confinamiento, la libertad de no someterse a controles médicos generales y sistemáticos cuando el interés de la salud pública lo reclama, la libertad de gestión para maximizar beneficios económicos de las empresas privadas del sector de la salud, desde aseguradoras de salud privadas hasta empresas farmacéuticas, etc. 

También, en sentido contrario, desde posiciones conservadoras o reaccionarias, se podrían tomar medidas de recortes de libertades para desproteger a las clases populares: la libertad de manifestación, expresión y crítica pública, la libertad de información, la libertad y el derecho de ejercer presión a favor de los desfavorecidos a través de acciones como las huelgas, etc. 

Por lo tanto, el problema no se expresa a través del típico mantra liberal de si va a haber más o menos libertades individuales, libertades que finalmente acaban siendo definidas en función de los intereses de las élites socioeconómicas. El problema consiste en decidir qué libertades se van a reducir o ampliar y, sobre todo, quién lo va a decidir.

Las democracias liberales han utilizado el argumento de la superespecialización que requiere la gestión de la economía capitalista globalizada para orientar al sistema hacia uno más liberales y casi nada de democráticas

El peligro real para la democracia se centra en el lugar dónde reside el poder efectivo y quién lo detenta. El estado pandémico puede girar más aún hacia una concepción de carácter tecnocrático, según la cual las grandes amenazas sólo pueden ser gestionadas por expertos y, por lo tanto, se deben reducir los mecanismos y los procedimientos de ejercicio del poder político por parte del pueblo y de las clases populares mayoritarias. Este proceso ya está muy avanzado en las democracias liberales y para ello se ha utilizado el argumento de la superespecialización que requiere la gestión de la economía capitalista globalizada. Por ello, las democracias liberales hoy tienen mucho de liberales y casi nada de democráticas. 

El estado pandémico podría suponer poner el punto final al componente democrático de las democracias liberales. Se argumentará que los nuevos escenarios globales son extremadamente complejos y repletos de riesgos y que, por ello, se deben tomar decisiones inmediatas y centralizadas orientadas por expertos. Por todo ello, el pueblo y los sectores populares quedarían al margen de la definición de las políticas a aplicar. En este escenario las élites socioeconómicas acabarían por colocar exclusivamente a sus gestores “expertos” políticos, económicos, técnicos y científicos en los espacios de toma de decisiones importantes para defender y promover sus intereses. 

En esta situación el polo democrático de la democracia liberal habrá desaparecido, mientras que el polo liberal, refundado como neoliberal, se manifestará en su máximo apogeo. El liberalismo habrá fagocitado a la democracia y, para legitimar la nueva situación, se difundirá definitivamente entre los ciudadanos la idea de que hay democracia porque hay liberalismo, mientras se denunciará como populismo todo lo que sea realmente democracia y no puro liberalismo.

Defender la democracia no es defender, en abstracto, que haya más libertades individuales o que se mantengan las existentes o que no existan controles de los Estados. Defender la democracia es defender la soberanía popular y que sea a partir de esta soberanía cómo se decida qué libertades se deben recortar o anular y qué otras libertades se deben crear o ampliar. En ello consiste el conflicto ideológico y político y la democracia se define por el hecho de que es el pueblo, no las élites, quien decide sobre ello.

La situación de emergencia y excepcionalidad en el orden social creada por la pandemia de la covid 19 ha hecho que salten las alarmas respecto al futuro que le espera a la humanidad. Numerosos periodistas, líderes de opinión e intelectuales muestran una extremada preocupación ante el peligro de que las medidas...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Xavier Ruiz Collantes

Catedrático del Departamento de Comunicación de la UPF. Su último libro es La construcción del relato político (Aldea Global).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Emilio

    Totalmente de acuerdo con el contenido del artículo. Hoy el liberalismo realmente existente es neoliberalismo. Como ejemplo de lo que se explica en el artículo, recientemente ha aparecido un manifiesto de La Fundación Internacional para la Libertad dirigida por Vargas Llosa en el que dicen defender la democracia contra del autoritarismo. El manifiesto está firmado por líderes políticos tan adeptos a las políticas neoliberales como Aznar, Macri e incluso Álvaro Uribe que se significó como presidente por su exacerbado autoritarismo. También lo firman, naturalmente, economistas neoliberales y grandes empresarios de España y de Latinoamérica. Denuncian las restricciones a las libertades y el intervencionismo del estado, pero en el texto señalan claramente a la defensa de la economía de mercado, de la empresa privada y de la libertad de trabajar y producir... es decir, para entender realmente lo que ello supondría: la libertad de las grandes empresas para abrir la producción, obligando así a sus trabajadores a acudir al trabajo exponiéndoles al virus. Naturalmente, para quedar bien, también hacen una defensa genérica del estado de derecho y de la democracia representativa. Efectivamente, cuando se habla de libertades hay que preguntar de qué libertades se está hablando y a que sectores sociales benefician.  

    Hace 1 año 5 meses

  2. Pedro Señor

    Completamente de acuerdo con Gabriel, Este personaje no tiene ni idea de lo que es el liberalismo

    Hace 1 año 5 meses

  3. Gabriel

    Actualmente nos encontramos en el momento histórico con menos derechos individuales desde la guerra civil, y a este iluminado se le ocurre decir que es gracias al liberalismo. Nos dice en este artículo que el liberalismo tiene como fin la tecnocracia, serán los "expertos quienes tomarán las decisiones importantes", ¿puede haber algo menos liberal que esta afirmación? Podriamos continuar rebatiendo sus afirmaciones, pero esto resulta inútil debido a la debleza de tu único argumento en estos pesados párrafos. Sin duda se puede concluir que no sabes lo que es el liberalismo, o bien antepones tus convicciones políticas a la realidad, dando con ellas das una rabieta ante la inoperancia e inutilidad de estas. Un saludo

    Hace 1 año 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí