1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

vivienda de emergencia

¿Quién teme la huelga de alquileres?

No tiene sentido que miles de familias golpeadas por la pandemia sigan pagando alquileres a precio de oro y manteniendo con su sacrificio a todos los arrendadores. No solo es injusto e inmoral, sino que lastrará la recuperación económica

Laia Forné / Jaime Palomera 15/04/2020

<p>Piso en alquiler.</p>

Piso en alquiler.

Millars

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hace unos días, mientras nos confinábamos para salvar vidas, se presentó públicamente una especie de patronal de los rentistas. Una asociación impulsada por los grandes fondos e inmobiliarias pero que dice representar a los pequeños propietarios de viviendas en alquiler. ¿A qué responde este movimiento, en plena pandemia?

En Barcelona más de un tercio del mercado del alquiler está en manos de bancos, sociedades y administraciones

Buena parte de los poderes financieros e inmobiliarios están inquietos. Con la economía en barrena, el precio de la vivienda caerá. Algunos fondos ya se preparan: Blackstone ha captado 9.800 millones de euros para adquirir propiedades depreciadas y especular con ellas cuando pase la tormenta. Pero la mayoría de players ven que sus beneficios empiezan a estancarse. De ahí que quienes ayer chillaban contra el “intervencionismo”, hoy pidan colaboraciones “público-privadas”. Y de ahí que presionen como nunca para que el Gobierno mantenga los alquileres artificialmente altos, oponiéndose a la condonación. En eso consiste la fórmula de los microcréditos de la ministra Calviño: priorizar el cobro de los alquileres a precios irreales, a costa del sacrificio y el endeudamiento de unas familias cuyos ingresos se están desplomando. Y si ellas no llegan, que lo haga el Estado con el dinero de todos.

Lo más llamativo es, sin embargo, el relato para justificar este rescate del rentismo, abonado tanto por los lobbies como por el Gobierno: “Muchos arrendadores son familias que tampoco llegarán a fin de mes si no cobran el alquiler”. He ahí el discurso al que ha recurrido el ministro Ábalos (máximo responsable en materia de vivienda) para oponerse a la suspensión del pago del alquiler. El problema es que se trata de un tópico ideológico fácil de desmontar. Un mito que esconde las enormes desigualdades en las que se basa el modelo inmobiliario español, y que ya están empezando a estallar bajo la forma de una huelga de alquileres.

 El mercado del alquiler no está en manos de pensionistas

Vayamos por partes. El Gobierno asegura que el 85% de los arrendadores son particulares que se pondrían en situación de vulnerabilidad si no cobran el alquiler. Gran irresponsabilidad, porque no hay ningún dato que lo respalde. En Barcelona, la única ciudad del Estado donde sí hay cifras algo fiables, la radiografía apunta en otra dirección. Para empezar, más de un tercio del mercado del alquiler está en manos de bancos, sociedades y administraciones. Y sí, el resto de arrendadores son “particulares”. Pero, ¿quiere decir esto que se trata de pensionistas que apenas llegan a fin de mes? Para nada. Los datos disponibles muestran que muchos son multipropietarios o grandes tenedores. De hecho, al menos un 39,5% de los que tienen más de 10 viviendas son particulares (se estima que la cifra real es mayor). Y algunos estudios apuntan a que casi la mitad de familias inquilinas viven en una casa cuyo propietario tiene cinco pisos o más.

A escala estatal desconocemos cómo está repartida la propiedad, pero sí sabemos que la inmensa mayoría de hogares que cobran alquileres de algún tipo no quebrarían si dejan de ingresarlos. Al contrario, sobrevivirían perfectamente sin ellos. Tal y como han señalado los investigadores del Instituto de Gobierno y Políticas Públicas Carlos Delclós y Lorenzo Vidal, los ingresos medios de las familias que arriendan una vivienda o un local se sitúan en los 37.807 euros anuales, sin contabilizar esas rentas. Si se le añade lo que cobran del alquiler, la cifra asciende a 41.675. Más o menos el doble de los de los hogares inquilinos (entre 23.160 y 19.061 bastante por debajo de la media española).

Suspender los alquileres para priorizar los cuidados

Sin duda, la crisis también pondrá en apuros a familias para quienes las rentas del alquiler son un complemento vital. Y hay personas que no pueden pagarse la residencia o llegar a fin de mes si no cobran el alquiler. Pero su peso demográfico es infinitamente menor que el de los hogares inquilinos en situación de vulnerabilidad. En otras palabras, la suspensión de los alquileres no es solo una medida socialmente justa, sino también más racional y sostenible desde una perspectiva económica.

Ojo: los hogares para los que el arriendo es su principal medio de subsistencia y dejen de cobrarlo como resultado de la condonación, deberían poder acogerse a una renta básica universal, como el resto de la población. Porque esto va de cuidados. Pero lo que no tiene sentido es pretender que miles de familias confinadas y golpeadas por la pandemia sigan pagando alquileres a precio de oro y manteniendo con su sacrificio a todos los arrendadores (desde el fondo buitre Azora hasta Espinosa de los Monteros, a quienes no se exige ningún esfuerzo). No solo por injusto e inmoral, sino porque lastraría la salida: la deuda familiar que hoy se contrae para sostener los beneficios de la economía rentista es dinero que mañana no se destinará a la economía productiva y reproductiva. La que sostiene la vida. 

La situación ya era insostenible

En España quien vive de rentas paga menos impuestos que quien trabaja. El paradigma de esta injusticia son las Socimis, sociedades que permiten a los fondos buitre gozar de más privilegios fiscales que nadie

Cabe recordar, a la hora de distribuir el peso de la crisis, que la relación del Estado con el sistema de vivienda ya era muy poco equitativa antes de la pandemia. Empezando por la fiscalidad. Mientras que los arrendadores están exentos de tributar por buena parte de lo que cobran, los inquilinos no pueden deducirse nada respecto a lo que pagan. Esto da pie a situaciones disparatadas. Imaginemos a dos hermanas. La mayor hereda una segunda propiedad, que pone en alquiler, y por ella ingresa 1.500 euros. La menor no hereda: alterna trabajos de cajera y de camarera que le permiten juntar 1.200 euros cada mes. La sorpresa llega a la hora de pagar el IRPF. La hermana mayor puede deducirse hasta el 60% de los rendimientos del alquiler, que obtuvo sin mover un dedo. En cambio, la que se ha partido el lomo tiene que pagar el 100% a Hacienda. En otras palabras, en España quien vive de rentas paga menos impuestos que quien trabaja. El paradigma de esta injusticia son las Socimis, sociedades que permiten a los fondos buitre gozar de más privilegios fiscales que nadie.

Por otro lado, tampoco debe olvidarse que llevamos más de un lustro en el que la riqueza de quienes tienen viviendas en alquiler ha aumentado como nunca. Gracias, básicamente, a la intervención del gobierno y a que miles de personas les han pagado de forma religiosa, aunque esto las empobreciese de forma inversamente proporcional. Porque los inquilinos, que generalmente no tienen ni propiedades ni el derecho a la vivienda garantizado, forman parte de esa sociedad que ya estaba en crisis antes del coronavirus. Con el alquiler comiéndose más sueldo que en cualquier otro país de la OCDE. Con los desahucios y las expulsiones al orden del día. Con ocho de cada 10 jóvenes incapaces de emanciparse. Con cada vez más gente durmiendo en la calle. Y el problema central no era la falta de oferta, sino la especulación: la crisis está demostrando que muchas viviendas habían sido desviadas al mercado turístico, y ahora están volviendo al residencial.

No tiene sentido, como pretende el Gobierno, comparar la supuesta vulnerabilidad de quienes cobran alquileres con la de quienes los pagan. Pero tampoco se trata de caricaturizar al arrendador humilde y razonable como un privilegiado. No, lo que está en juego es si queremos superar esta crisis con un sistema de bienestar en el que paguen más quienes más tienen, y no al revés. Que trate a cada cual según sus necesidades y que revierta la desigualdades en lugar de agudizarlas. 

La huelga: una responsabilidad colectiva

Sea como sea, la lucha por la supervivencia se abre paso y los fundamentos de la economía inmobiliaria van resquebrajándose. En Estados Unidos, un tercio de los inquilinos no han pagado este mes. Y en Inglaterra han transferido menos de la mitad del alquiler en términos globales. Aquí no disponemos de estos datos, pero sí de señales que apuntan en la misma dirección: en una semana, miles de correos han desbordado a los sindicatos de inquilinas y de vivienda. Autónomos y familias trabajadoras que no pueden pagar el alquiler de la casa y de la oficina, pero tampoco quieren microcréditos.

La cadena de impagos es inevitable. Lo que hay que decidir es la forma. Civilizadamente, con una condonación que permita a afectados pagar según sus posibilidades, o con caos, angustia y conflicto

En otras palabras, la cadena de impagos es inevitable. Lo que hay que decidir es de qué forma se produce. Si civilizadamente, con una condonación que permita a todas las personas afectadas pagar según sus posibilidades. O, por el contrario, con caos, angustia… y conflicto. Porque cuando Moncloa plantea que las víctimas de la pandemia sigan pagando el alquiler a costa de sacrificarse y endeudarse, traslada a la sociedad la responsabilidad de garantizar el derecho a la vivienda y de defender lo que es justo. Y ahí la huelga se convierte en la única respuesta colectiva posible: para que nadie se vea en la situación de elegir entre pagar el alquiler o dar de comer a los hijos, para que ninguna familia tenga que dar sus ahorros o el dinero del paro a quien no lo necesita, para que ningún hogar se quede sin los ingresos mínimos para una vida digna. El fenómeno es global. En ciudades de EE.UU. como Los Ángeles o Nueva York y en otros territorios, como Canadá o Reino Unido, también han convocado la huelga de alquileres.

Al fin y al cabo, el coronavirus nos interroga sobre la importancia que damos a la vivienda en un momento de máxima emergencia, como ya viene sucediendo con la sanidad: derecho fundamental innegociable o fuente de beneficios privados y de desigualdad. Vuelve la pregunta que ya se hizo el 15M en la anterior crisis. ¿Queremos una sociedad que se organiza al dictado de las finanzas y de la economía especulativa, o una que prioriza la salud colectiva, en un sentido amplio?

––––––––  

Laia Forné es socióloga urbana e investigadora en La Hidra Cooperativa.

Jaime Palomera es miembro del Sindicato de Inquilinas. Investigador en el Instituto de Gobierno y Políticas Públicas (UAB) y en La Hidra Cooperativa.

Hace unos días, mientras nos confinábamos para salvar vidas, se presentó públicamente una especie de patronal de los rentistas. Una asociación impulsada por los grandes fondos e inmobiliarias pero que dice representar a los pequeños propietarios de viviendas en alquiler. ¿A qué responde este movimiento, en plena...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Autor >

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Francesc

    Cuando se trata un tema de forma generalizada las conclusiones no sirven de nada!! Tendríamos que ver caso por caso porque hay pensionistas que tienen una propiedad en alquiler que es lo que les permite ir sobrviviendo porque de una pareja de ancianos sólo él recibe pensión porque fue autónomo y la esposa le ayudaba pero no cotizaba y, en su día, invirtieron en una propiedad que ahora la están alquilando y así subsisten!!! No em gusta el tono en el que se trata a cualquier propietario de forma despectiva y cómo si de un criminal se tratara!! Siempre criminalizando a los que tienen algo de dinero, a los"ricos" y esto harto de ese mensaje!!

    Hace 2 años 3 meses

  2. Luisf

    Me gustan los comentarios a este artículo. Son razonables y educados. Coincido con Liliana en que el artículo es excelente y de agradecer. Comprendo la visión de Jesús. Entiendo la inquietud de Ángel. Muy interesantes los datos que muestra Fermín García. Creo que el gobierno tiene que hilar fino porque , en efecto, también entre los arrendadores "hay clases".

    Hace 2 años 3 meses

  3. Jesús

    Muy interesante el artículo, pero ¿Se han planteado que, aunque para ustedes sea teóricamente, existe un porcentaje de propietarios pensionistas y/o activos que sólo disponen de un piso de alquiler que les permite completar su economía mensual (divorciados, nuevas nupcias y ahora viven en el piso de uno de los propietarios, piso ganado con mucho esfuerzo para los hijos, etc.). Hablan de que los propietarios en que "los hogares para los que el arriendo es su principal medio de subsistencia y dejen de cobrarlo como resultado de la condonación, deberían poder acogerse a una renta básica universal". Difiero en su enfoque: que subvencionen a los arrendatarios, pero los pequeños arrendadores no tenemos porqué estar a expensas de recibir una ayuda para un producto que hemos adquirido con mucho esfuerzo y sacrificio. Entiendo que mi opinión no es popular, porque es más fácil barrer todo hacia una dirección. Pero no por eso deja de ser igual de válida y racional que la que expresan ustedes. Atentamente.

    Hace 2 años 3 meses

  4. Angel

    Yo no me opongo a que se regulen los precios de los alquileres para evitar abusos, y demando que se busque una solución para los casos en que por problemas sobrevenidos en esta crisis los inquilinos no fuera hacer frente de manera regular a sus obligaciones, pero lo que vosotros describís me parece que puede ser real en determinados casos, pero no en muchos otros. Me explico: Soy un jubilado que para complementar el importe de la pensión, invertí los ahorros de mi vida en comprar un apartamento que tengo alquilado. No me estoy haciendo rico con el alquiler, que es de 480 €, siendo a mi cargo el pago de la Comunidad que es de 80 € al mes, más las derramas que puedan producirse (y se producen). Mi inquilino, que es una excelente persona, es ingeniero en una empresa y sigue trabajando. No se cual es su sueldo, pero seguro que es mayor que mi pensión. ¿Tengo que renunciar al cobro del alquiler, porque soy un explotador?. Generalizar suele ser peligroso e injusto

    Hace 2 años 3 meses

  5. Fermin Garcia Jimenez - Asesores FGJ

    Muy buen articulo , Yo llevo como Gestor Inmobiliario 20 añs , tengo una cartera de lientes estable , y tengo que decir que ninguno de mis clientes necesita la Renta para vivir , ninguno y son unos cuantos ) ahora estoy gestionando el tema de los pagos de Renta intermediando entre Inquilinos y Propietarios / Arrendadores y Arrendatarios , y cada uno tiene su propia " Empatia " asi que aveces con sigo que se condone la Renta , otras que pagen la mitat , y otras que se queda pendiente para cuando se pueda poner al dia , asi que hay de todo dentro de los propietarios , tambien decir que los que mas son de la opinion de que como no queda mas remadio pues queda pendiente y cuando puedas me pagas , los que suelen condonar la renta es por que la cantidad a pagar es pequeña osea 300-350 € , pero las altas no perdonan , se queda pendiente. Recalco lo del principio , ninguno de mis clientes Arrendadores necesita la Renta para comer , son datos de Valencia Capital. Saludos

    Hace 2 años 3 meses

  6. Liliana

    Excelente articulo! Gracias a los autores!

    Hace 2 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí