1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Espejismos ideológicos

Žižek y la refundación del comunismo

Proponer un nuevo papel reforzado para los Estados-nación se contradice con la realidad. La Covid-19 y otros retos, como el cambio climático, muestran que las estructuras supranacionales federalistas son la única vía de respuesta

Beatriz Silva / Lluís Rabell 17/04/2020

<p>Estación de metro en Nizhny Novgorod (Rusia) a principios de abril.</p>

Estación de metro en Nizhny Novgorod (Rusia) a principios de abril.

Алексей Трефилов

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¿Es un comunismo refundado la salida a la crisis global que sucederá a la pandemia? Hace unas semanas el filósofo esloveno Slavoj Žižek puso esta provocadora idea sobre la mesa a la vez que anunciaba que en la segunda semana de confinamiento había escrito un libro de 120 páginas, ‘Pandemic!’, sobre el mundo que emergerá tras la Covid-19. El libro ha salido a la venta recientemente –previamente habían circulado fragmentos y Žižek había concedido bastantes entrevistas–. A partir de su lectura hemos identificado algunas ideas fuerza en las que nos gustaría profundizar. Una de ellas es si el comunismo sigue siendo un proyecto vigente que ofrece alternativas a un mundo inmerso en problemas de escala planetaria, como el cambio climático, la desigualdad o las migraciones. La segunda, es el papel de los Estados-nación en este nuevo orden mundial post crisis.

Jamás en la historia han existido tan numerosas y densas concentraciones de obreros industriales como hoy

Es llamativo que sea Žižek  quien proponga un comunismo refundado en el actual contexto de emergencia sanitaria ya que ha sido una de las voces más críticas con los sistemas de socialismo de Estado, sobre todo con el que él vivió en primera persona en la antigua Yugoslavia. Durante dos décadas, a través de escritos, entrevistas y conferencias, se ha esforzado en demostrar el fracaso de un sistema en el que, con la perspectiva del tiempo, otros pensadores sí han sido capaces de ver un legado que debería ser puesto en valor en muchos aspectos. 

Hace dos años, en La vigencia del manifiesto comunista, Žižek planteó que la revolución que anunciaron Marx y Engels no era posible porque la clase obrera, tal y como la había concebido el marxismo clásico, había dejado de ser el motor fundamental de la producción y el elemento generador de valor. Nos señalaba entonces que, al no darse las condiciones de partida del diagnóstico, su posible realización se colocaba en un horizonte inalcanzable. 

Mirada global

En primer lugar, sin embargo, hay que considerar que el Manifiesto comunista fue escrito en un contexto totalmente distinto al del siglo XXI, donde las desigualdades apuntadas se producen con fórmulas más sofisticadas y a escala planetaria. De hecho, Marx y Engels constataron en vida que algunos aspectos habían quedado obsoletos en su obra. Por ejemplo, los partidos obreros que mencionaba el Manifiesto Comunista ya no existían unos años después. Sin embargo, tanto entonces como ahora, los grandes principios siguen vigentes. Como el hecho que los comunistas no defiendan intereses particulares distintos de los del conjunto de la clase trabajadora. Una idea que supone un rechazo del corporativismo y del sectarismo, y que contiene la semilla de todas las políticas unitarias de las izquierdas. El paradigma de la lucha de clases es igualmente actual, pero, justamente hay que leerlo en el marco de la economía-mundo, de la globalización. Y esto es algo que Žižek no consideró, así como tampoco otras cuestiones del Manifiesto comunista que se apresuró a dar por superadas, como la vigencia del patriarcado o el reconocimiento de los derechos de las minorías sexuales, que como demuestran los movimientos feminista y LGTBI, siguen plenamente vigentes.

Los críticos posmodernos del marxismo se han apresurado a declarar la “desaparición del proletariado” cuando, en realidad, jamás en la historia han existido tan numerosas y densas concentraciones de obreros industriales como hoy. Que el centro de gravedad de tales concentraciones se haya desplazado al continente asiático nos dice que la clase trabajadora ha cambiado de semblante. Pero sobre todo pone de relieve que su programa de tránsito al socialismo requiere una gobernanza transformadora supranacional. Žižek afirma que no es posible alcanzar la solidaridad entre los distintos grupos de explotados del siglo XXI. Pero creemos que justamente son las herramientas de la globalización las que pueden facilitarlo. Una prueba de ello es el movimiento feminista, que ha conseguido movilizarse a escala planetaria a pesar de las aparentes diferencias que puedan tener las reivindicaciones de las mujeres de Europa, América Latina o el subcontinente asiático.

¿De qué hablamos?

Al plantear un comunismo refundado habría que definir también de qué hablamos exactamente. ¿De la antigua URSS? ¿De China? Está muy en boga hablar de “modelos” para radiografiar a sus regímenes. La expresión, sin embargo, es equívoca. Sugiere un diseño, una idea preconcebida, cuando en realidad, al hablar de tales experiencias, deberíamos entender que supusieron para sus propios actores un curso imprevisto de acontecimientos –sobre los que hubo ulteriores e interesadas mistificaciones–. Los propios bolcheviques nunca creyeron en la posibilidad de un desarrollo socialista en un solo país. Ni siquiera pensaron que su gobierno pudiera sobrevivir sin el concurso de la clase trabajadora alemana. Sin embargo, el aislamiento de la revolución rusa, el atraso secular del país y la devastación provocada por la intervención de las potencias y la guerra civil, determinaron el crecimiento imparable de una burocracia que tomó rápidamente conciencia de sus propios intereses, se adueñó del Estado y concibió una teoría destinada a legitimar su poder. La historia del siglo XX –y la del movimiento obrero internacional– han quedado profundamente marcadas por el destino de la URSS. 

Los propios bolcheviques nunca creyeron en la posibilidad de un desarrollo socialista en un solo país

En cierto modo, la izquierda todavía no ha asimilado las múltiples enseñanzas de aquellos acontecimientos. Pero dos conclusiones parecen, cuando menos, irrefutables. Una es que el desarrollo mundial de las fuerzas productivas y la división internacional del trabajo hacen que, en el marco de un solo Estado, el socialismo apenas pueda dar sus primeros pasos, pero en modo alguno alcanzar su plenitud. La segunda es que no tiene sentido reivindicar como perspectiva emancipadora lo que fue un tremendo rodeo de la Historia, el episodio de un combate secular por la emancipación. Se trata de aprender del pasado para abordar los problemas del presente, no de idealizar el ayer en busca de atajos hacia un radiante mañana.

Estado-nación

Asistiremos sin duda en el próximo período a momentos de crispación y a tentativas de encerrar el conflicto social en el marco de los Estados-nación. Pero el retorno a las soberanías nacionales es un espejismo populista. La crisis de la globalización neoliberal resulta, en última instancia, de la rebelión de las fuerzas productivas contra las fronteras nacionales, cuando no han surgido aún instituciones superiores capaces de gobernar esas fuerzas y ponerlas al servicio del progreso de la humanidad. Marx no podía escribir el programa socialista del siglo XXI. Pero nos legó un pensamiento crítico que nos permite hacerlo concretamente. 

Proponer como hace Žižek un nuevo papel para los Estados-nación, reforzando su función, es una idea que se contradice en parte con sus planteamientos recientes pero también con la realidad de la globalización. La Covid-19 y otros retos, como el hambre o el cambio climático, dejan patente que las estructuras supranacionales que propone el federalismo son la única vía de respuesta a un mundo donde las fronteras y el Estado-nación son un obstáculo a las soluciones. Sólo mediante la cooperación y la superación de una estructura concebida para el siglo XIX podemos combatir estas cuestiones, al igual que otras igualmente importantes como el crimen organizado o el tráfico de capitales y personas.

Esta pandemia ha puesto de relieve la fragilidad de la globalización neoliberal. Una recesión de la economía mundial podría dislocarla por completo. Se habla ya de una fase de “desglobalización”. Es en ese contexto, y ante las incertidumbres que genera, en el que resurge la idea de un retorno a las soberanías nacionales. Cabe esperar que los movimientos populistas, que ya han enarbolado esa bandera en los últimos años, la agiten ahora con redoblado vigor. Pero, insistimos, se trata de un espejismo. Y, como tal, de una ilusión óptica que confiere apariencia de proximidad al reflejo de lejanas realidades. Lo que revela esta crisis es la contradicción entre la formidable internacionalización de la economía, la producción y el comercio… y la ausencia de una gobernanza a la altura de semejante potencial. Hace mucho tiempo que los Estados-nación se han visto rebasados por esa realidad. Y no hay marcha atrás posible. No obstante, hay dos razones, con una importante carga de verdad, que llevan a pensar lo contrario. La primera es que el impacto de la epidemia obliga en todas partes a la intervención de los Estados. La segunda, que se abre una etapa de redefinición geoestratégica. 

En efecto. Frente al declive del imperio americano y la desazón de Europa, grandes Estados como China y Rusia, pero también otras potencias regionales, pugnan por conquistar una nueva hegemonía mundial o ampliar su influencia. Pero no hay esperanza de progreso en el horizonte del Estado-nación. Es imposible desandar siglos de desarrollo histórico. Cualquier tentativa en ese sentido está condenada de antemano al fracaso. No cabe un repliegue nacional que no suponga una amenaza para la democracia. La imperiosa necesidad de comprimir los conflictos de clase comporta regresión social y degradación de las instituciones representativas. El sueño de una segunda juventud del Estado nación contiene la semilla del autoritarismo, e incluso del neofascismo y la guerra.

Refundaciones

No es una casualidad que las “refundaciones” suelan tener un tono un tanto doctrinario. Como si ya hubiésemos dado con la poción mágica, pero –no se sabe muy bien por qué– hubiésemos extraviado la fórmula. Parece más riguroso y materialista considerar la experiencia del movimiento obrero, los partidos y sindicatos que ha levantado, sus gestas y sus fracasos, como etapas y tanteos de un proceso histórico. El capitalismo ha tardado siglos en alcanzar el desarrollo que hoy conocemos y subyugar al conjunto de la humanidad. Nada dice que el socialismo tenga que consumir el mismo tiempo. Pero, desde luego, no será de la noche a la mañana, ni sin requerir nuevos y grandiosos esfuerzos.

China y Rusia, pero también otras potencias regionales, pugnan por conquistar una nueva hegemonía mundial o ampliar su influencia

Una “rehabilitación del comunismo” confusa e inconcreta puede cruzarse, además, con un inquietante air du temps. Los métodos de gobierno de la autocracia de Pekín empiezan a fascinar a una parte de la opinión pública: los éxitos en la contención de la epidemia demostrarían la superioridad del autoritarismo asiático, con su avanzada tecnología de control de masas, sobre las democracias liberales occidentales. Pero hay trampa en esa aseveración. En realidad, a lo largo de las últimas décadas, el régimen chino no ha hecho sino facilitar el avance impetuoso del capitalismo. Un desarrollo que arrasa ecosistemas y propicia la aparición de nuevas epidemias que se propagan a escala planetaria. El régimen dictatorial de Xi Jinping se ha mostrado eficaz a la hora de movilizar los recursos del Estado ante una emergencia sanitaria. Bajo la férula de la burocracia, sin embargo, no prospera la crítica de la ecología política, ni son bien recibidos los tempranos avisos de los científicos. La disyuntiva que se nos plantea no es la de escoger entre eficientes dictaduras y torpes democracias. Porque no se trata tanto de gestionar catástrofes como de prevenirlas y evitarlas. Y eso exige una gobernanza compleja y participativa a todos los niveles, una movilización de la inteligencia colectiva y del potencial creativo de la sociedad al servicio del progreso general. 

La emancipación de la clase trabajadora será la obra de la misma clase trabajadora, del triunfo de su espíritu de cooperación. El horizonte socialista se confunde con el de una gobernanza democrática del enorme potencial material y cultural acumulado por la humanidad. Ante esa perspectiva, la idea misma de un “comunismo nacional” se antoja una sombría caricatura.

Pronósticos arriesgados

Hay algo profundamente erróneo en la forma en que vivimos. Sabemos qué cuestan las cosas pero no lo que valen. Era lo que nos recordaba Tony Judt en Algo va mal, un texto de 2010 en el que hacía una acérrima defensa de lo público, de aquello que sólo es posible gracias al esfuerzo colectivo y que está al servicio de toda la ciudadanía. La sanidad, la educación, el transporte público, cuestiones que permiten luchar contra la desigualdad y que todas las personas, más allá de sus ingresos individuales, tengan una vida digna. Alertaba sobre la creciente obsesión por la creación de riqueza pero también se preguntaba por qué nos mostrábamos tan seguros de que no se avecinaban “inundaciones”. Esta pandemia global es una de esas inundaciones, un reto inesperado que nos pone de nuevo frente al espejo: hemos dejado que el estilo de vida egoísta se imponga en vez de buscar el bienestar colectivo.

En estos momentos es arriesgado proponer fórmulas y hacer pronósticos, pero es probable que salgamos de la pandemia para adentrarnos en una recesión de la economía mundial. Será una fase de áspera lucha de clases, de convulsiones sociales y políticas. Una fase llena de bifurcaciones, de alternativas en disputa. Sería iluso pensar que alguna salida progresista pueda surgir automáticamente, sin un periodo de transición, como sugiere Pandemic!. Aunque coincidimos con  Žižek  en que en la búsqueda de la supervivencia, el ser humano no puede olvidarse de la necesidad del cambio y de imaginar un mundo mejor. Y en que renunciar a la lucha por salvar vidas, porque el virus se ha cebado en las personas mayores y más débiles, sería un equivalente a abandonarnos a la barbarie.

El marxismo no es, desde luego, un arte adivinatorio. El análisis permite identificar grandes tendencias. Pero difícilmente los ritmos o el orden de los acontecimientos. Tenemos una larga experiencia de pronósticos fallidos. La vida siempre acaba dibujando situaciones híbridas y más complejas de lo que es capaz de concebir nuestra imaginación. “La teoría es gris, pero el árbol de la vida permanece eternamente verde”, decía Goethe. Toca, pues, ser humildes en las previsiones. Aunque sí podemos intuir que lo que se nos viene encima puede ser un reto de grandes proporciones. Por eso se ha vuelto tan importante para la izquierda recuperar el debate sobre su horizonte estratégico que debería seguir teniendo como referencia la construcción de un proyecto universal de justicia social.

¿Es un comunismo refundado la salida a la crisis global que sucederá a la pandemia? Hace unas semanas el filósofo esloveno Slavoj Žižek puso esta provocadora idea sobre la mesa a la vez que anunciaba que en la segunda semana de confinamiento había escrito un libro de 120 páginas, ‘Pandemic!’, sobre el...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Beatriz Silva /

Autor >

Lluís Rabell

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Guillermo Gomez

    Iba leyendo el artículo y me parecía que no aportaba gran cosa. Tampoco me parece que lo haga el propio Zizek muchas veces. Pero cuando he llegado a lo de "el régimen dictatorial de Xi Jimping" me he dado cuenta que los autores no se han quitado las gafas del etnocentrismo occidental y tampoco se han preocupado de conocer el sistema chino.

    Hace 1 año 7 meses

  2. José Lázaro

    A estas alturas de la película, con el significado de las palabras totalmente pervertido y con la evidencia de que los datos tampoco nos van a poder decir nada, creo q huelgan las disquisiciones teóricas; aunque ayuden a sobrellevar el confinamiento. Lo que yo me preguntaría en primer lugar es si imaginamos una utopía impuesta. Personalmente, yo no lo veo. Entonces la cuestión relevante sería preguntarnos si estamos preparados para escoger lo que supone ser una sociedad comunista. Y ahí creo q nunca llegaremos, como grupo! Mi vision sobre el futuro es pesimista, pero estoy de acuerdo con los autores y con Goethe, sobre lo de que la vida es verde, y creo que localmente se puede trabajar por replicar modelos que ayuden a sobrellevar la brutalidad del neoliberalismo. Pero todo pasa por las personas, a nivel individual. Y por recuperar las palabras...

    Hace 1 año 7 meses

  3. Manuel Pérez

    Con todos los respetos, infumable. Una sarta de inconsistencias con una retórica vacua y trasnochada, plagada de lamentables frases para enmarcar Cómo alguien osa replicar el escrito de Zizek, ciertamente criticable, con un argumentario tan desnortado e infantil? Parece que el único objetivo es colar el término "federalista" utilizando de manera indigna el nombre de Zizek.

    Hace 1 año 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí