1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ADULTOCENTRISMO

El confinamiento infantil no tiene base científica

‘No es no’ en defensa de los derechos de niñas y niños. ¿Por qué aceptamos que el bienestar de los menores y la educación ocupe el último lugar en la escala de lo ‘esencial’ y lo ‘no-esencial’?

Ewa Chmielewska 21/04/2020

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En comparación con otros países europeos, España ha adoptado unas medidas de confinamiento especialmente crueles con respecto a los niños. Hace un par de semanas Salvador Illa, ministro de Sanidad, desestimó peticiones de padres y diferentes colectivos que pedían que se dejase pasear a los niños argumentando que “la infancia es un vector de transmisión del virus”. En una línea similar, el pasado 15 de abril, José Luis Pedreira, uno de los responsables gubernamentales de trazar un plan para el desconfinamiento infantil, afirmaba que los niños  son “transmisores muy activos” del virus, y añadía que, si otros países europeos son más permisivos en este sentido, esto se debe a una supuesta especificidad de la estructura familiar en España: “En casi todos los países europeos, la familia es la estructura nuclear y en España la familia se entiende de forma ampliada con abuelos en las casas” (El País, El retorno al colegio no puede ser en condiciones habituales). Esta afirmación, no sustentada en datos concretos, no solo no explica por qué hay un número elevado de contagios en Madrid y Barcelona, lugares donde hay un número especialmente considerable de familias desplazadas, sino que esquiva por completo la discusión del asunto central de esta cuestión. ¿Son realmente los niños vectores importantes de contagio o “transmisores muy activos”?

Es urgente abrir un debate al respecto que haga que decisiones tan dañinas para el desarrollo y el bienestar infantil se tomen con arreglo a datos y no se basen únicamente en prejuicios y supersticiones. Según estudios científicos recientes basados en el análisis de la Covid-19 en poblaciones reales, los niños se infectan menos que los adultos y la tasa de transmisión es menor en niños que en adultos. Lo afirma un estudio publicado el 14 de abril en The New England Journal of Medicine, que está basado en la investigación hecha en Islandia, el único país donde se está realizando un estudio poblacional del coronavirus gracias a tests masivos

Se afirma, por ejemplo, que los niños no se lavan las manos o que lo tocan todo, pero se asume que los adultos sí que se las lavan y tienen una conducta ejemplar

En el estudio basado en la población en Islandia, los niños menores de 10 años y las mujeres tenían una menor incidencia de infección por SARS-CoV-2 que los adolescentes o adultos y hombres. 

Esta misma conclusión la anticipan ya estudios hechos en marzo, tal y como podemos leer en el boletín The role of children in the transmission of SARS-CoV-2 (COVID-19)-a rapid review publicado por el Instituto de Salud Pública noruego:

¿Afecta el SARS-CoV-2 a los niños?
“El SARS-CoV-2 se ha detectado en muchos niños, también en Noruega, por lo que no hay duda de que también los niños están infectados. Hasta ahora, los niños parecen menos propensos a las infecciones que los adultos”.

¿Transmiten los niños la infección? Si es así, ¿a quién? ¿Sus padres? ¿Otros niños?
“Según la evidencia actual, parece que los niños infectados no representan un vector importante para la transmisión, pero aún es demasiado pronto para sacar conclusiones, ya que la imagen puede cambiar a medida que obtenemos datos más completos de los procesos de seguimiento de infecciones”. 

¿Cuáles son los efectos cuantificables de los cierres de escuelas / guarderías durante la epidemia de Covid-19?
“No hemos encontrado ningún informe de investigación que haya calculado los efectos del cierre de escuelas / guarderías durante la epidemia de Covid-19. Hay varias revisiones sistemáticas sobre este tema, pero se basan principalmente en estudios realizados en relación con las epidemias de gripe. Es muy incierto hasta qué punto son relevantes las experiencias de las epidemias de gripe en relación con la epidemia de Covid-19, ya que es muy posible que los niños jueguen un rol reducido en la transmisión del SARS-CoV-2, a diferencia de lo que sucede con el virus de la gripe”.

La tentación de prescribir el confinamiento total de los niños ante la falta de datos al respecto es por eso una reacción cruel e irracional, basada en los prejuicios acerca de la infancia propios del adultocentrismo más agresivo. Se afirma, por ejemplo, que los niños no se lavan las manos o que lo tocan todo, pero se asume que los adultos sí que se las lavan y tienen una conducta ejemplar cuando tocan, por ejemplo, productos en el supermercado o cuando guardan la distancia de seguridad. Se considera, además, que el rol de los padres a la hora de supervisar la higiene de sus hijos es nulo e imprudente. No parece importar el daño que a corto y a largo plazo supone este encierro irracional de los niños y niñas, un colectivo que por definición no tiene derecho a auto-representarse y al que parece que, ahora, ni sus propios padres pueden representar.

En ocasiones se reinterpretan los datos expuestos en algunos estudios científicos desde los prejuicios adultocéntricos, como sucede con  un artículo reciente publicado por el Centers for Disease Control and Prevention norteamericano: Coronavirus Disease 2019 in Children — United States, February 12–April 2, 2020. Este estudio analiza casos pediátricos de Covid-19 en 50 estados, basándose en casos que los organismos estatales pudieron confirmar y reportar a la CDC (no se analiza, por lo tanto, la incidencia de los contagios en la población) y hace un análisis de la gravedad de síntomas en niños con respecto a los adultos.  Tal y como el mismo artículo indica, su limitación es la falta de datos sistemáticos. Al no disponer de datos acerca de incidencia de la Covid-19 en la población general ni datos acerca de su transmisión (la capacidad de hacer tests es limitada en los EE.UU.) la CDC concluye que “el distanciamiento social de todos grupos de edad con toda probabilidad reduce la trasmisión del virus”, aunque no haya nada en sus propios cálculos que confirme que la infancia es un vector significante de transmisión. Esta misma recomendación la repite Business Insider el 14 de abril, que añade como evidencia (ante la falta de la misma) la opinión de un pediatra-epidemiólogo: “Es más fácil decirles a los adultos que actúen siguiendo las reglas de sentido común”.

Hay una clara relación entre la falta de evidencia científica y la tendencia a difundir recomendaciones basadas en un aparente sentido común, aunque estas sean altamente perjudiciales para un grupo social tan vulnerable como son los niños. Un problema añadido es la tendencia a utilizar sin mayor análisis los datos y conocimientos previos acerca de la epidemiología de la gripe obviando que la gripe no es el coronavirus y, sobre todo, ignorando que la incidencia, la gravedad, y la transmisión del virus entre los pequeños es radicalmente diferente entre la gripe y la Covid-19. (Este último error fue probablemente el que cometieron los epidemiólogos al principio de la epidemia al trazar curvas matemáticas que exageraban el rol de contagio en colegios basándose no en evidencias sobre Covid-19 sino en las de la gripe). Sin embargo, ante el peligro de que se traduzcan en leyes las recomendaciones acerca del confinamiento infantil basadas puramente en la evasión de la responsabilidad política, hay que reconocer también que hay aquí un error de traducción cultural, y es que cuando los expertos de los EE.UU. (y de algunos países de Europa) hablan del distanciamiento social de los menores, esto no implica arresto domiciliario sino la reducción de la vida social.

La guerra y la educación: produciendo esclavos

Las redes están estos días llenas de comentarios sobre la pertinencia de las normativas que el Gobierno ha aplicado a los niños durante el estado de alarma. Si los niños fuesen considerados realmente como un colectivo que merece protección, muchos de estos comentarios serían calificados como promotores de un delito de odio contra la infancia. Hay también comentarios que, sin atacar frontalmente a los niños, muestran una inusitada crueldad hacia ellos, como el de un comentarista anónimo, que argumentaba que “los niños en la Segunda Guerra Mundial no salían a la calle y no se quejaban”. Escandalizan más, sin embargo, afirmaciones como las de la epidemióloga Clara Granell, quien califica de irresponsables a los padres que reclaman el derecho a sacar a sus hijos a pasear pues, según ella, sería como sacar a los niños en plena guerra a sortear azarosamente en la calle las balas del enemigo.

Las escuelas cerraron antes que los bares y discotecas y hay razones para pensar que serán también las últimas en abrir

Este uso de la guerra como condición que justifica el asalto a las libertades y derechos de los niños se ha convertido en un tópico que encontramos ya plenamente asentado en opiniones dispares (y disparatadas) en varios medios, un cliché al que nos empezamos casi a acostumbrar. Teniendo en cuenta este lenguaje que combina a partes iguales belicismo gratuito y adultocentrismo no es de extrañar que durante las primeras semanas de la gestión de esta crisis por parte del Gobierno la educación fuese lo primero que se sacrificó. Las escuelas cerraron antes que los bares y discotecas y hay razones para pensar que serán también las últimas en abrir. Esto sucede mientras se potencia la idea de un nuevo civismo, centrado en fomentar un ciudadano-modelo que permanece inmóvil, aplaude cuando se le pide que lo haga y permite, mientras tanto, que las curvas matemáticas de Imperial College sustituyan el pensamiento y al debate público necesario para que se mantenga un sistema democrático.

En contra de lo que se nos intenta transmitir cuando se habla de la infancia y la guerra, los niños en la Segunda Guerra Mundial sí salían de sus casas. Durante la ocupación de Polonia por parte de la Alemania nazi miles de personas arriesgaron sus vidas a diario y a lo largo de años para mantener la continuidad de la educación. Menos de dos meses después de que estallara la guerra, en octubre de 1939, se inauguró la Organización Secreta de Educadores (Tajna Organizacja Nauczycielka), un órgano educativo del estado clandestino polaco. Según contó Ewa Bukowska, una maestra nacida en 1916, las clases se auto-organizaban ya desde el inicio de la guerra, pues eran los propios padres quienes acudían a los profesores “para evitar que los niños se desmoralicen por falta de ocupación". Se estima que un millón y medio de niños polacos (un millón, según el historiador inglés Norman Davies) acudieron a clases en pisos clandestinos asumiendo en su desplazamiento un riesgo considerable. Tanto los niños como el resto de personas involucradas en esta red educativa clandestina se arriesgaban a sufrir las máximas represalias por parte del ocupante. Asumían este riesgo porque eran conscientes de que quedarse en sus casas significaría convertirse en esclavos, tal y como quería Heinrich Himmler:

“No puede haber educación más avanzada para la población no-alemana del Este que cuatro años de primaria. Esta educación elemental tiene como objetivo hacer simples cálculos hasta 500 como mucho, escribir el nombre propio, aprender a obedecer a los Alemanes según el mandamiento divino, ser honestos, diligentes y responsables. No considero necesario que sepan leer”.

O en palabras de Martin Bormann: “Los esclavos tienen que trabajar para nosotros... La educación es peligrosa. Basta con que sepan contar hasta 100. Cualquier persona educada es el enemigo futuro”. De acuerdo con esta estrategia, las medidas de limitar la educación de los menores, junto a la masiva exterminación de la clase estudiada polaca, tenía como objetivo asegurarse que “los eslavos” se conviertan de verdad en “esclavos”. 

¿Por qué aceptamos que el bienestar de los niños y la educación ocupe el último lugar en la escala de lo 'esencial' y lo 'no-esencial'?

Habrá quienes piensen que esta comparación es exagerada porque la crisis sanitaria actual no es una guerra (¿no se trataba de una guerra según el Gobierno y sus consejeros?) sino que se trata de una situación temporal y excepcional. Pero, ¿sabían los polacos durante la ocupación alemana nazi cuánto iba a durar la guerra? ¿Sabemos nosotros cuánto tiempo durará el estado de alarma (un estado de excepción de facto), teniendo en cuenta, además, que los criterios cambian cada día y que ya no se sabe cuál es el objetivo de esta “lucha”? No olvidemos que hasta hace poco más de una semana el objetivo era aplanar la curva de contagios para evitar la saturación del sistema sanitario, pero que el discurso oficial está ahora abrazando cada vez más la delirante idea de “combatir” el virus, un objetivo imposible que nada tiene que ver con el propósito inicial de reforzar el sistema sanitario, pero que permitiría extender las medidas excepcionales durante meses o años.  Reformulando la pregunta anterior: ¿cuánto tiempo tiene que pasar y qué tipo de destrucción tiene que darse para que sea obvio que seguir con las medidas actuales convertirá pronto la inocente metáfora bélica en un escenario real de guerra? ¿Cuáles serán las consecuencias de esto para los niños y para nuestro (su) futuro si su bienestar y educación es lo primero que se sacrifica? ¿Por qué aceptamos que el bienestar de los niños y la educación ocupe el último lugar en la escala de lo “esencial” y lo “no-esencial”? Los nazis sabían que, para que el pueblo ocupado obedezca, hay que limitar su acceso a la educación cuanto antes. Sabían que esta era la manera más efectiva de producir esclavos. ¿Será casual que durante esta crisis, a la vez que se está creando una desigualdad sin precedentes, se esté permitiendo el asalto a la educación? No estoy insinuando que el Gobierno tenga entre manos una agenda oculta de naturaleza ominosa, pero sí que la arrogancia ética y la inconsciencia con la que se toman determinadas medidas tendrán consecuencias nefastas y duraderas para toda nuestra sociedad, especialmente para los niños, y en mayor medida para aquellos que pertenecen a los sectores más desfavorecidos de la población.

El cuidado y el machismo de Estado 

La escuela no es solo educación. Es también cuidado. El servicio de cuidado que ofrece la escuela es lo que permite trabajar a los padres (y sobre todo a las madres) en otros ámbitos al margen del hogar. La nula importancia que se le da al trabajo de cuidado es lo que lleva, por ejemplo, a considerar por parte del Gobierno que es perfectamente compatible tele-trabajar y cuidar a los hijos al mismo tiempo, como si el cuidado no fuese un trabajo a tiempo completo, especialmente en una situación tan excepcional para los niños como la del confinamiento. Este desprecio del cuidado como trabajo “de verdad” no es otra cosa que la repetición del viejo mantra machista que, al mismo tiempo que considera indispensable que la madre se ocupe de los hijos y de la casa, presupone que esa madre en realidad “no hace nada” porque está en casa.

El desprecio histórico al trabajo no-remunerado de la mujer está en la base de esta actitud que permite considerar como “no-esencial” el trabajo de cuidado que proporciona la escuela. Mientras que en países como Dinamarca o Alemania las clases se retomarán en breve, y en Francia a partir del 11 de mayo, en España no parece que haya un plan para volver a las aulas. Este estado de excepción continuo de la educación refleja que el Gobierno no considera esencial la labor educativa y social que tienen las escuelas y, peor aún, que no valora la educación en la misma medida que otro tipo de actividades, tanto las “esenciales” como las "no esenciales”. Esto es así porque la educación y el trabajo de cuidado no se consideran parte del sector productivo. Es paradójico que esta negación de la educación como un sector esencial de la sociedad se dé justo cuando estamos padeciendo las consecuencias de no haber considerado a la sanidad como parte esencial del sector productivo, justificando los recortes en ese sector como si esta fuera una manera “responsable” de colocar los recursos. Es más paradójico aún que sea un Gobierno de izquierdas, preocupado por la igualdad y los derechos sociales, el que difunda y amplifique el bulo del falso dilema entre la economía y la vida (o la economía y salud). Si para algo ha servido la crítica marxista y post-marxista es precisamente para dejar claro que las condiciones materiales son indisociables de la vida de los individuos.

Es paradójico que esta negación de la educación como sector esencial se dé cuando estamos padeciendo las consecuencias de no haber considerado a la sanidad como parte esencial

Entristece confirmar que es justo en este momento dramático cuando estamos viviendo la representación perfecta de lo que Nancy Fraser ha denominado como “la contradicción entre el capitalismo y el cuidado”. Según la feminista norteamericana, para poder subsistir el capitalismo precisa de la reproducción social (es decir, del cuidado entendido de manera amplia). Pese a que la posibilidad de la producción económica capitalista depende estrechamente de la reproducción, es la misma ideología capitalista la que separa, de manera perversa, la producción de la reproducción, relegando la responsabilidad de cuidado en los colectivos más vulnerables como mujeres, clases populares e inmigrantes. Es precisamente esta estructura inherentemente machista que deshumaniza a la mujer, a las clases populares y a los inmigrantes, constituyendo lo que Jason Moore denomina “cheap nature” (naturaleza barata), la que produce, además, un aumento de desigualdad. Hay voces que invitan a creer que esta crisis es, en el fondo, la crisis del capitalismo. Es en efecto una crisis del capitalismo pero todo parece indicar que es la crisis en la que el capitalismo se reinventa a sí mismo adquiriendo una forma más salvaje, aunque sutil y presuntamente ética. Habría que pedir a los expertos que asesoran estos días al Gobierno que trazasen una curva matemática que proyectase el aumento exponencial de desigualdad por cada día que siguen cerradas las escuelas para demostrar así la importancia que la educación presencial tiene como instrumento para paliar los efectos nocivos de esta crisis.

“No es no”

El confinamiento de la infancia, un paso más en la violencia del adultocentrismo contra el sector más vulnerable de la sociedad, afecta al bienestar de los niños a todos los niveles. Afirmar, como hacen algunos expertos, que los niños son resilientes y sobrevivirán a esta crisis sin mayor problema es uno de los clichés que más se repiten durante estas semanas. Sostener que los daños que sufren los niños por culpa del confinamiento son pasajeros es algo así como justificar el uso transitorio de la violencia o el maltrato: como si dijéramos que recibir una bofetada de vez en cuando no supone un problema o que el ambiente de violencia doméstica que muchos niños tienen que soportar estos días en una intensidad superior a lo habitual no les causará perjuicio alguno. Lo que numerosos psicólogos y educadores sostienen es que el encierro en casa afecta directamente el desarrollo físico y neuropsicológico de los niños. Heike Freire y José María Paricio alertan, por ejemplo, sobre el riesgo elevado de obesidad, trastornos del sueño, irritabilidad, y ansiedad pero indican también que: “Ningún adulto, ningún experto, por muy sabio que sea, puede conocer exactamente esas carencias, saber cuánto tiempo de confinamiento es capaz de soportar cada niño y cada niña, ni a partir de qué momento empezará o no a acusar el encierro y sus efectos nocivos”. 

De hecho, los efectos a largo plazo de este encierro podrían ser mucho más graves de lo que creemos, ya que se trata de efectos difícilmente cuantificables. Basta pensar en cómo se describen los efectos del encierro sostenido en los adultos (caso, por ejemplo, de los astronautas o científicos de expediciones polares). Javier Salas, citando en El País a Larry Palinkas, psicólogo de la Universidad del Sur de California, habla de fenómenos como “empanada mental” o “hibernación cerebral”, algo que el citado científico asocia con trastornos de sueño, “desaceleración del cuerpo y la mente debido a la estimulación restringida” o “signos de pequeño deterioro del funcionamiento cognitivo”.

Indigna que una actitud tan adultocéntrica, socialmente discriminatoria y dañina provenga de un Gobierno como el actual

Si estos son los efectos del encierro en los adultos, ¿es ético asumir que no se darán en los niños? ¿Es justo arriesgar que este tipo de “deterioro cognitivo” se produzca en un organismo que está todavía en fase de desarrollo cognitivo? Podríamos pensar también en otros posibles problemas, tales como el efecto que la reducción de los estímulos visuales tiene en bebés, cuyo desarrollo de las conexiones neuronales relacionadas con la vista depende de estímulos visuales exteriores. ¿Se desarrollará correctamente la vista de un bebé si se limita su campo de visión a apenas unos metros durante varios meses? ¿Qué sucederá si esta situación se alarga? Igualmente, conviene tener en cuenta los efectos negativos que para el desarrollo de los menores supone la privación de la educación y la sociabilidad. El psicólogo alemán Heiner Rindermann afirma, por ejemplo, en The Coronavirus and Its Social Consequences que cada semana perdida de clases supone una pérdida de 0.08 al 0.12 por ciento de puntos de coeficiente intelectual, una cifra que aumentaría según este experto en familias desfavorecidas y sin estudios o con estudios básicos. A medida que pasan los días, hay también cada vez más publicaciones que alertan sobre el impacto del cierre de escuelas y del distanciamiento social en la salud mental de los niños, como por ejemplo el artículo de Joyce Lee publicado el 14 de abril en The Lancet: Mental health effects of school closures during COVID-19.

Indigna que una actitud tan adultocéntrica, socialmente discriminatoria y dañina provenga de un Gobierno como el actual, el cual ha tenido la loable idea de crear un Ministerio de Igualdad pero que parece no tener mayor interés en proteger al sector más desfavorecido y vulnerable de la sociedad. Como mujer y como madre me escandaliza que sea tan fácil silenciar mi “no” cuando se trata del bienestar de mis hijos, mientras se pretende hacer campaña defendiendo mis “síes” y mis “noes” cuando esos se pueden clasificar como parte de una política identitaria que, no pocas veces, sigue de manera acrítica una agenda neo-liberal travestida de políticas sociales. Es hora de que los sectores más progresistas del Gobierno de España reflexionen acerca del sentido real de la igualdad y piensen en cómo su asalto a la infancia (único en Europa) es un ataque frontal a los derechos de los niños, las mujeres, los padres, la conciliación laboral y, en definitiva, al grueso de la agenda social que dicen defender.

--------------------

Ewa Chmielewska es licenciada en Medicina por la Universidad de Gdansk y doctora en Estudios Hispánicos por la Universidad de Nueva York. Ha sido profesora en New York University, University of Colorado, Fordham University y Trinity College.

Autora >

Ewa Chmielewska

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

10 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Aitor

    No entiendo a los que acusan a la autora de mentir. Es un artículo de opinión donde defiende su hipótesis con argumentos apoyandose en estudios que cita para reforzar sus argumentos. Lo normal, vamos. Cierto, los estudios que cita son los que le convienen, qué cosas. Cierto, no hay consenso en la comunidad científica. Pero por ejemplo, el jefe de sección de Neumología Pediátrica del hospital Vall d’Hebron citado en otro comentario expresa una opinión, admitiendo que no tiene ningún dato para defender esa opinión y que es un "por si acaso" basandose en las conclusiones que vienen de la gripe. Pero ahora ya sabemos que el COVID es muy diferente de la gripe, sobretodo en los niños. Como se dice en todos los comentarios, falta mucha evidencia científica, pero de la poca que hay, la citada por la autora me parece la más consistente. Además, los estudios que cita son los que se han hecho en lugares donde las urgencias son menos acuciantes (el de Islanda, por ejemplo) y ya sabéis lo de que la ciencia, hecha con prisas, es mala ciencia. Pero vayamos a la hipótiesis del 50/50, la total incertidumbre. Normalmente, lo que ha primado hasta hoy, es que las decisiones se tomen sobre datos contrastados. En principio, cuando no hay datos fiables no se toman medidas drásticas cuyos efectos son impredecibles. Ojo, digo hasta ahora, pero hace ya años que hemos comenzado a andar por otra senda y ese consenso ha ido deslizandose. Las comparaciones las carga el diablo así que cogedla con pinzas: imaginemos que tenemos a un criminal que puede ser peligroso para la sociedad aunque no tenemos pruebas para estar seguros de que es culpable. Probablemente lo sea. O no, probablemente no lo sea. Quizás sea peligroso dejarlo en libertad mientras buscamos más pruebas. Quizás no, quizás no sea peligroso dejarlo libre. Aquí, cada comunidad tiene que responder cómo gestiona ese riesgo (esa seguridad) y en ese equilibrio los consensos difieren entre comunidades y momentos históricos. En las sociedades occidentales ese consenso se ha deslizado en los últimos años y, por citar un ejemplo, hemos visto como crecía la utilización de prisiones preventivas alargando, además, el tiempo que estas podían ser utilizadas. Pero en el símil se trata de un solo individuo y aquí estabamos hablando de mocosos, niños, churumbeles: un grupo. Así que para completar el símil podemos decir que ese individuo que no sabemos si es peligroso (y que una comunidad en su conjunto debe decidir si integrar o no integrar) no es un sólo individuo sino todo un grupo. Ups!

    Hace 1 año

  2. manu

    “Lo lógico es que asumamos que los niños pueden ser grandes transmisores” El jefe de sección de Neumología Pediátrica del hospital Vall d’Hebron advierte de que el desconfinamiento de los menores será más peligroso para los adultos ----- Parece que hay oniniones contrarias en al comunidad cientifica... https://elpais.com/sociedad/2020-04-20/lo-logico-es-que-asumamos-que-los-ninos-pueden-ser-grandes-transmisores.html

    Hace 1 año

  3. nekane

    Hablar por hablar, llenar espacio para tener protagonismo.. si no hay datos no te puedes poner ni a favor ni en contra.. Los niños en españa tienen una educación muy diferente a la europea, son libres, libres y mandan en casa más que el TATO, hay siempre que renegociar sus exigencias, no al reves.. son los reyes del mambo y además guarrillos, la ducha diaria es una pelea permanente y además los estrujamos, apretamos y nos los comemos a besos, desde toda la familia, los conocidos y cualquier vecino en el ascensor aprovecha para sellarlo a besos y apretones... esa cultura fuera de nuestras fronteras no existe, abajo proque andan sueltos y arriba porque son extremadamente educados y no hay apenas arrumacos ni besos.. voilà el éxito de las niñeras españolas en las realezas europeas..si hay contagio nada como un niño español para transmitirlo y los especialistas los saben.. otra cosa es que un abuelo a quien nadie toca pueda salir a pasear y quemar sus muchos medicaments que lleva entre pecho y espalda y sus colesteroles, tensión y tal... pero claro como vea al hijo del vecino es que hará lo imposible para tocarlo, besarlo..

    Hace 1 año

  4. Mercedes

    Fantástico artículo, y necesario. poniendo el acento en la sociedad adultocentrista en la que vivimos. Creo que nos hará reflexionar sobre cómo tratamos a los niños y niñas en nuestra sociedad. Gracias Ctxt por vuestro trabajo y acompañamiento esencial en estos momentos.

    Hace 1 año

  5. Aitor

    Magnífico artículo. Ya venía de antes pero Ctxt se ha convertido durante esta crisis en uno de los pocos espacios de reflexión y debate en los medios españoles. "El falso dilema entre la economía y la vida (o la economía y salud)" que señala la autora lo ha embarrado todo y parece que no se puede criticar el confinamiento o algunas de las derivas que éste toma, sin ser un agente del capital, irresponsable, insolidario. Como si no nos alegráramos todos que Amazon haya tenido que cerrar en Francia. Lo de los niños me parece un ejemplo de cómo la moral invade lo público y da forma a lo aceptable en la opinión general. Vivo en Paris y aparte de tomar el pulso a la opinión de por aquí e ido siguiendo lo que se decía en Suecia y España (a través de la familia, amigos y en medios). Es sólo una apreciación pero en España, hace tan solo una semanas, el encierro de los niños se veía como un mal necesario. Las pocas voces críticas eran acusadas de irresponsabilidad, insolidaridad, etc, por los "expertos" y en foros varios. Videos de familias siendo insultadas de los balcones. Un buen periódico, de izquierdas, hecho por buenos profesionales, informaba que un hombre en Asturias habías salido para que su hija fuera un poco en bicicleta. ¡Qué noticia! Había llegado a oír que el hecho de que en Francia pudieran salir era un error que acabaríamos pagando. Desde Francia, el hecho de que los niños pudieran salir apenas se puso en duda y se formó un consenso. Lo que en España se veía como un mal necesario desde aquí se veía como una cosa folklórica. Y bueno, ya no hablo de lo que me decían en Suecia porque me pongo como una moto. El tema es que yo he ido saliendo con mis hijas y he visto cuán necesario era para ellas. Al mismo tiempo iba viendo como en España los niños no salían y cómo no se hablaba del tema y de verdad no entendía nada. ¿Qué ha pasado? ¿Cómo es posible que durante cinco semanas se haya aceptado esto en nombre de una idea abstracta de peligro/responsabilidad viendo un sufrimiento concreto (y el sentido común de los padres gritando, qué puede pasar por dar una vuelta a la manzana)?. Y no digo que yo hubiera hecho algo distinto, sino que intento entender dónde estamos. Cómo hemos aceptado cosas que no hubiéramos aceptado nunca: no poder abrazar a una madre, a un padre, a un amante mientras se muere, no cogerles la mano, dejarles irse solos. No enterrarlos (o lo que sea), en un ritual de despedida. Luego está la policía, que va por libre. Y de lo de suspender la libertad de movimiento paso porque cuando sacas a los milicos y el carnet de multas la cosa se explica sola. Y que conste no estoy en contra del confinamiento en líneas generales, aunque no se haya demostrado hasta qué punto es eficaz. Lo del Imperial College es de risa: decían en aquel estudio de las 16 000 vidas salvadas que en España se habían infectado un 15% más o menos. Vamos, entre el 3,1% y el 41%. Nada, 25 millones de personas arriba-abajo. Unos estudios no revisados por pares que no pueden ser refutados, porque cómo vas a refutar que no se han muerto entre 5 000 y 30 000 personas con unos inputs que son un pitote. En fin, se dice que no se debe aplicar un tratamiento sin haber hecho todas las pruebas para conocer la eficacia real y si tiene efectos secundarios. Ese tratamiento los niños lo están probando: se llama encierro. De hecho medio mundo lo está probando y parece que funciona. Lo de los efectos secundarios está por ver. NB para la Guardia Civil: no me borréis el comentario que no es un bulo ni es contra el gobierno. De hecho es el mejor que podríamos tener visto el panorama (bueno, si Grande-Marlaska se fuera tampoco pasaría nada).

    Hace 1 año

  6. Tridis

    Menuda mierda de artículo. Supongo que a muchos les engañara, pero no a todos. Todo ll.que se dice aqui es un sin sentido. Y pide datos para corroborar si el confinamiento infantil es necesaria y en cambio para defender que no lo es solo dice que crencias o suposiciones. Vamos a ver, es algo básico, si no hay datos para afirmar que el confinamiento infantil es necesario, cómo los va a haber para defender que no es necesario? Es que no hay datos!! Díganme, a partir de que infantes quieren que se saquen los datos? Critica que cerraran escuelas pero si no las hubieran cerrado a saber que escenario tendriamos!! Habria mas niños muertos de los que hay ahora? Habria mas contagios? Os atreveis a decir que NO pero esque NO LO SABEIS!!!! Por dios, es como intentar comunciarse con una pared. Entendeis solo lo que quereis. Y por último, el.estado de alarma se decreto un viernes anunciado un jueves para entrar en vigor un lunes. TODO cerró a la vez, discotrcas y escuelas, en el artículo pone que no. Igual que se miente en eso, se miente en todo el resto.

    Hace 1 año

  7. F. Adrián Barbé

    Estremecedor artículo. Lo he leído y me he ido quedando estupefacto. Gracias. Lo que se está haciendo con los niños es de una crueldad inusitada; tanto que pone en evidencia la falta de sensibilidad, empatía y preparación de quienes toman y cambian las medidas según sus necesidades propagandísticas del día. Cuando se conozcan las consecuencias reales de este dislate, dirán que sólo fue un lapsus... Toda mi solidaridad con los niños, todos, tengan la edad que tengan, y mi apoyo a los padres. 

    Hace 1 año

  8. Tegra

    Fantástico artículo que va bastante más allá de la defensa de los derechos de los niños, esas personas que no sólo no tienen voto (y puede que esto sea lógico) sinó que tampoco tienen voz ya que siempre somos otros los que hablamos en su nombre (y esto no tiene ninguna lógica).

    Hace 1 año

  9. Karloff

    Muchas gracias por este artículo. Yo no tengo hijos, pero estoy escandalizado por cómo se está tratando a los niños en esta situación. Estamos provocando cosas más dañinas que un virus y a medio plazo sufriremos las consecuencias.

    Hace 1 año

  10. Julio

    Entiendo como padre que los menores necesitan más protección. Yo tomo decisiones por mi hija menor, dado que ella no es capaz de asumir (todavía) determinadas responsabilidades. Nada nuevo. Hay un hecho generalizado, no sé si medido, y es que cuando empiezas a llevar a tus hijos a la guardería o al colegio, comienzan los mocos y catarros en casa para todos. Evidentemente en un país sin ciencia no hay medios para medir y SABER cómo funcionan las cosas, y poder discriminar la variable edad de la ecuación "contagios".

    Hace 1 año

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí