1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Nerea Pérez Uria / Vicedecana del Colegio Oficial de Psicología de Bizkaia

“Somos el país europeo con menos profesionales de salud mental en el sistema sanitario”

Gorka Castillo Madrid , 9/04/2020

<p>Nerea Pérez Uria</p>

Nerea Pérez Uria

Foto cedida por la entrevistada

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Especializada en psicología de emergencias y grandes catástrofes, Nerea Pérez Uría (Madrid, 1975) admite que se enfrenta a una experiencia inédita. “El 11-S, la riada en el camping de Biescas o el 11-M afectaron a una parte de la población pero no a toda como ocurre en esta crisis. Lo de la Covid-19 se sale de todos los contextos”, asegura. Al escalofriante número de víctimas que está provocando este virus voraz, ella suma los estragos emocionales que está causando entre una población confundida y aislada. Con 22 años dedicada al tratamiento de traumas causados por situaciones catastróficas, es vicedecana del Colegio Oficial de Psicología de Bizkaia y coordina a un equipo de 85 profesionales del servicio Psikobizi, una red de asistencia destinada a ayudar al personal sanitario que lo requiera, a familiares de víctimas, ancianos y mujeres maltratadas “que ahora viven dentro de una jaula con su bestia”. Pérez Uria reconoce que la pandemia “está poniendo a prueba nuestra capacidad de resiliencia”, pero no oculta su esperanza de que cuando todo termine “volvamos a ser capaces de apreciar el valor del contacto físico. De tocarnos, abrazarnos y besarnos. Incluso más que antes”.

Nadie estaba preparado para un confinamiento masivo tan extenso. ¿Qué trastornos puede generar una situación de esta naturaleza y tan prolongado?

Es importante tener en cuenta que, muy probablemente, parte de la población saldrá fortalecida, con nuevos recursos personales, ya que el ser humano cuenta con una fortaleza psicológica de la que no somos conscientes hasta que la vida nos pone a prueba. También habrá personas que sufran una reagudización de sus sintomatologías previas y otros que, una vez concluya el confinamiento, tendrán mayor incertidumbre, ansiedad y confusión en sus vidas cotidianas.

Para los psicólogos de emergencias también será un reto enorme.

La psicología de emergencias es una especialidad que, aunque joven y con experiencia en situaciones menos globales que la que ahora vivimos, es esencial para ayudar a gestionar las emociones y mitigar los efectos causados por un estado de confinamiento general tan prolongado. Por lo tanto también es una novedad para nosotros. Hasta ahora nuestra experiencia se limitaba a actuaciones en el 11-S, la riada en el camping de Biescas o el 11-M, que afectaron a una parte de la población pero no a toda. Lo de ahora es completamente diferente. Evidentemente, hay personas y colectivos que para nosotros son prioritarios, como los sanitarios, a los que urge atender porque son quienes nos garantizan la salud y están sufriendo un gran impacto emocional, trabajando en unas condiciones con altos niveles de exigencia y responsabilidad. Por lo tanto, la intervención psicológica con ellos es vital. Pero también hay miles de personas confinadas a las que también es importante intervenir porque de esa forma garantizamos su estabilidad emocional y favorecemos su adaptación a esta inédita realidad que nos ha tocado vivir.

Respiremos en algún momento del día de una forma plenamente consciente, mantengamos una buena higiene del sueño. Son pequeños mecanismos que ayudan a manejarnos en el día a día

Pero, ¿cómo gestionar las alteraciones emocionales en una situación donde no existe la libertad de movimientos?

Las personas tenemos una gran capacidad de resiliencia. Quiero decir con esto que sabemos afrontar la adversidad aunque no lo sepamos hasta que nos llega el momento de hacerlo. Desde el principio, estamos proporcionando pautas psicológicas básicas a la gente que lo necesita para que puedan equilibrar sus emociones, los pensamientos, las sensaciones y lo que hacen de forma cotidiana. Por ejemplo, recomendamos que mantengan una rutina, que hagan ejercicio, que intenten estar entretenidos y ocupados, que cuiden de sus seres queridos, que hablen de sus emociones con amigos y familiares porque es lo normal en esta situación. Lo anormal es lo que ahora estamos viviendo. Respiremos en algún momento del día de una forma plenamente consciente, mantengamos una buena higiene del sueño. Son pequeños mecanismos que ayudan a manejarnos en el día a día y facilitan una planificación ordenada de la jornada siguiente acotando el espacio a la improvisación.

La incertidumbre prolongada provoca miedo. El ánimo e incluso aquella empatía que predominó en las primeras jornadas de confinamiento han empezado a tornarse en preocupación e irritabilidad. ¿Cómo contener esta evolución?

Con información adecuada sobre lo que ocurre. Estamos sumergidos en un momento de incertidumbre y confusión que hasta ahora sólo habíamos visto en el cine. Y eso es agotador. Pero hay que entender que todo esto forma parte del proceso de adaptación a una realidad inédita. El problema es cuando a ese agotamiento unimos la sobreinformación que recibimos, porque la mezcla de ambos incrementa la ansiedad, el miedo y la depresión que nos vuelve irascibles. Por eso creo útil que aprendamos a filtrar las noticias, a seleccionar las fuentes fiables como las oficiales o las que proporcionan medios rigurosos que rechazan los rumores para no propagar bulos que sólo potencian la angustia individual y colectiva. Lógicamente, se trata de una pelea a la que hoy estamos inevitablemente expuestos porque la tendencia natural es buscar respuestas inmediatas a las dudas que nos asaltan. ¿Cuánto durará esto? ¿Qué ocurrirá con mi trabajo? ¿Cómo será el regreso? No es fácil conseguir un equilibrio entre tanta incertidumbre individual y colectiva, lo sé, pero me gustaría resaltar que la inmensa mayoría de las personas lo está llevando de manera admirable. Con serenidad, tranquilidad y un acompañamiento, aunque sea al vecino de enfrente, ejemplar.

Las redes sociales están sacando lo peor y también lo mejor del ser humano. ¿Cómo influyen en el estado de ánimo?

Los bulos y rumores instigan el miedo. No hay duda de que su única finalidad es alimentar la zozobra y la incertidumbre dentro de la sociedad. Son actitudes penosas de una minoría porque, en líneas generales, las redes están sirviendo a mucha gente para sacar lo mejor de sí mismos. Es decir, su creatividad, su imaginación, su honestidad, su solidaridad. Hay que quedarse con esto último y arrebatar el protagonismo a quien no lo merece. No deberíamos entrar en las “guerras” que proponen aunque, a veces, resulte inevitable enfadarte.

Hablaba de que actuaciones en emergencias como el 11-M o la catástrofe ocurrida en el camping de Biescas en 1996. El drama ahora tiene una carga emocional de crueldad agregada. La Covid-19 separa a los familiares de sus seres queridos enfermos en los últimos momentos de sus vidas. ¿Marcará a esta generación?

Por supuesto que esto es especialmente cruel. No poder acompañar y despedirte de tu ser querido provoca una gran desazón en los familiares. La separación física impide afrontar la pérdida de la forma en la que siempre lo hemos hecho y añade una carga de sufrimiento a los afectados. Me atrevería a decir que todo esto también dibujará un reto que habrá que encarar en la fase de superación. Esta enfermedad está poniendo a prueba nuestra capacidad de resiliencia hasta un grado que, probablemente, termine descubriéndonos estrategias nuevas para afrontar situaciones traumáticas. A los profesionales de la salud mental, a los psicólogos y especialistas, sólo nos queda acompañarles en este proceso de aceptación y superación de una realidad durísima, ayudando a quienes lo estén padeciendo para que encuentren habilidades que faciliten su ventilación emocional y afronten de la mejor manera posible el inicio del duelo.

¿Qué impactos a corto, medio y largo plazo prevén?

En el primer momento, estrés agudo que, en la mayoría de los casos, evolucionará hacia una recuperación escalonada del equilibrio. Sin embargo, si no se resuelve apropiadamente puede evolucionar negativamente y derivar en agotamiento emocional, trastornos de ansiedad, depresión e, incluso, el síndrome del quemado y cuadros de estrés traumático secundario, es decir, miedo intenso, indefensión y horror, reexperimentación de la situación, pesadillas e irritabilidad.

Si una mujer maltratada vive una situación atroz sin confinamiento, ¿se imagina cómo vive en estos momentos compartiendo espacio cerrado con su maltratador? 

Ustedes asisten a colectivos vulnerables como las mujeres maltratadas.

Si una mujer maltratada vive una situación atroz sin confinamiento, ¿se imagina cómo vive en estos momentos compartiendo espacio cerrado con su maltratador? Puede usted multiplicar el miedo y el riesgo por 50.000. Es terrible. Es que muchas viven ahora dentro de una jaula con su bestia. En el Colegio de Psicólogos de Bizkaia tenemos un teléfono de Psikobizidondeatendemos estas situaciones. En cuanto recibimos una solicitud, remitimos a la mujer un cuestionario que nos permite elaborar un triaje psicológico para identificar lo antes posible a aquellas que se encuentran en situación de especial riesgo y darles prioridad inmediata. Cuando concluya este confinamiento podremos analizar mejor qué ha sucedido en este tiempo con las mujeres maltratadas porque todo lo que sucede ahora ocurre dentro de los muros de sus casas.

Otro grupo de riesgo es el de las personas mayores, atemorizadas ante un virus que está causando estragos en su franja de edad.

A las personas mayores hay que acompañarlas en este tránsito. Especialmente a las que están solas. Es cierto que, desgraciadamente, muchas no están siendo atendidas pero muchísimas más se sienten arropadas por su comunidad, por vecinos y por diferentes entidades psicosociales. Mire, esta crisis nos está sirviendo para recuperar valores muy positivos que se estaban perdiendo. Por ejemplo, la solidaridad, la importancia de acompañarnos como personas. Yo misma, cuanto termine esta entrevista, llamaré a una señora que vive sola porque acaba de fallecer su marido. Seguramente, la conversación que mantengamos no hará que sienta mejor, pero le ayudará a mitigar su sufrimiento porque se desahogará contándome cómo está, cómo lo lleva. Y eso, ahora mismo, es mucho. Tenemos que darnos cuenta de que facultades como escuchar, acompañar, estar juntos, permitirme o permitirte desahogarte, cosas que hace tres semanas no parecían tan importantes, han cobrado una dimensión nueva. Espero que una de las lecciones que saquemos de todo esto sea valorar en su justa medida la importancia de la calidad y calidez, no la cantidad, del acompañamiento en nuestras vidas.

Y los menores, ¿qué lectura están haciendo de todo esto?

Depende de su edad. Mi hijo de tres años no se entera de mucho. Le citas la Covid-19 y es como si le hablaras de R2D2. Pero tiene momentos de cierto retroceso porque se aburre y no ve a sus amigos. Sin embargo, los niños tienen una capacidad de adaptación mucho mayor que los adultos porque viven el día a día. Personalmente me preocupan más los adolescentes, que sí son conscientes a su manera de las repercusiones a corto, medio y largo plazo. ¿Y que están viendo? Incertidumbre. Lo mismo que los adultos. Nadie sabe vivir en la incertidumbre porque nadie nos ha enseñado. Hemos sido educados en la certidumbre. Por eso, las personas mayores que ya han vivido momentos críticos como la guerra, la postguerra, etc. están ahora más protegidas emocionalmente que la gente de mi generación. Es cierto que tienen miedo, porque la muerte da miedo, pero no tanto por ellos sino por sus hijos y nietos.

Personalmente me preocupan más los adolescentes, que sí son conscientes a su manera de las repercusiones a corto, medio y largo plazo

Con las medidas de distanciamiento social implantadas para evitar la expansión del virus, ¿no quedará un resquemor al saludo por contacto, al abrazo, al beso?

No puedo responder a esa pregunta como psicóloga pero sí como persona. Mi deseo es que cuando empecemos progresivamente a salir del confinamiento, que será una fase nueva a la que habrá que adaptarse también, nos demos cuenta de la importancia del contacto. De tocarnos, de abrazarnos, de besarnos. Más que antes. Habrá gente que lo desterrará para siempre pero espero que seamos más las que apreciemos el valor del contacto físico.

¿Deberían tenerse en cuenta los trastornos emocionales que produjo la crisis financiera de 2008 -2010 en la población para acometer la reconstrucción social?

La incertidumbre económica es uno de los principales factores de riesgo para la superación de las emergencias. Y sí, deberíamos aprender de las experiencias previas, tanto las personas como las instituciones, dado que ello supone un importante elemento protector para la gente. Teniendo en cuenta el impacto que la pandemia ha tenido sobre el sistema sanitario, los servicios de salud mental y los sistemas sociales se debería realizar mayor dotación de recursos ante posibles imprevistos de este tipo. Deberíamos dar mayor visibilidad a la atención psicológica de las personas, ya que somos el país europeo con menos profesionales dentro del sistema sanitario.

¿Cómo sobrelleva una psicóloga en emergencias una situación excepcional como la actual?

Yo no vivo un confinamiento total debido al trabajo que tengo y, por lo tanto, no me puedo comparar a la inmensa mayoría de la gente. Lo vivo como un reto, como una experiencia colectiva tremenda porque, además de psicóloga, estoy especializada en emergencias y catástrofes. Pero todos tenemos días mejores y días malos. Tengo una compañera de trabajo impresionante y otros compañeros a los que llamo para contarles que he pasado una jornada horrible o simplemente porque necesito desahogarme. Nos arropamos emocionalmente.

¿Es esta la experiencia más difícil que le ha tocado afrontar?

Sin duda. Es que todo es excepcional, único, se sale de cualquier contexto. Es global. Otras situaciones como un accidente de avión, Biescas, el 11-M, los atentados de París... afectan a un sector de población y a unas personas determinadas pero esto concierne a todo el mundo. Sí, es la más compleja.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. B

    Como sugerencia, creo que sería muy interesante entrevistar a psicólogos especialistas en psicologia clínica, que son los profesionales que tienen las competencias para ejercer dentro del Sistema Nacional de Salud. Especialmente porque son quienes nos pueden informar con mayor rigor sobre la situación actual del sistema sanitario y la salud mental. 

    Hace 1 año 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí