1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EL DECAMERON (XXIII)

Jornada vigesimocuarta. Covid-Bonos

Como Alemania, Nadia Calviño se debe a sus circunstancias. Es decir, es ‘teco’, Técnica Comercial y Economista del Estado. Y está rodeada de ‘tecos’. Teco es una cosmovisión, una manera de peinarse, de vestirse, de ir de vacaciones

Guillem Martínez Madrid , 8/04/2020

<p>Mojándome como un pollo, incluso confinado.</p>

Mojándome como un pollo, incluso confinado.

G.M.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- La Muerte me pone al día. “Mira, esto es la cuenta de la vieja. Habéis accedido al pico de contagios sobre el 13M. Una semana después, sobre el 25M, al pico de diagnósticos. Ahora sus falta el de ingresos en UCIs, que está al caer y, luego, en mayo, el de fallecidos. Vamos, todo eso dependiendo de que las CC.AA. hayan mentido mucho, muchísimo o en modo juicio de Kramer contra Kramer”. ¿Y han mentido mucho?. “Así, entre nosotros, yo no trabajaba tanto en MAD y Cat desde el 37”. Y si la cosa parece que se ralentiza, ¿por qué has vuelto? Es más, ¿por qué has vuelto con el resto de Jinetes del Apocalipsis? “Ah, no hemos venido por la Covid-19”, dice La Guerra. “Hemos venido por los coronabonos”, amplía El Hambre. La Muerte, ante mis chiribitas, me explica. “Somos keynesianos. La razón: Keynes necesitó dos guerras mundiales, chorrocientos muertos y dos posguerras –es decir, a nosotros– para demostrar sus teorías. Si uno lo mira fríamente, Keynes es una brutalidad, pero útil para evitar el reparto de la riqueza, que no deja de ser una región de eso que los humanos denomináis amor. Y si al final no hay Keynes –que insisto, nos mola–, aún tenemos más trabajo. Es un win-win. Por eso hemos venido. Por si no hay coronabonos, Keynes, Plan Marshall. Sería un no parar”. “La buena noticia es que, si eso sucede, en situaciones de pobreza absoluta es cuando se dispara la venta de leotardos” –interviene el enigmático Jinete de los Leotardos de Polifibra–. “No soy keynesiano –se excusa–. Yo soy más de Hayek”. Deporte del día: bailes deportivos de salón. Bordo la rumba-bolero con La Muerte. Que mueve las caderas de una forma que me pone tonto. Debe de ser la soledad. O no. Tal vez sólo mueve las caderas de una forma que me pone tonto.

2- Ayer, durante 16 horas –suerte que no trabajan por horas–, reuni del Eurogrupo. Seguirá mañana. Sinopsis: no se veía un combate Norte-Sur tan encarnizado desde la conquista de Atlanta. Fue tanto el pollo, que se aplazaron las medidas inmediatas ofrecidas por la Comisión. Que ya, como su nombre indica, no serán inmediatas. El momento metáfora fue cuando se negó la palabra al representante italiano, en beneficio del turno de palabra de varios cargos no electos en ese conglomerado denominado UE. La tunda notoria fue entre Holanda e Italia. Francia y Esp, en ese sentido, se escaquearon. Vamos, que el Sur, fiel a su trayectoria, no existe. Calviño, me cuentan, se escaqueó con cierto arte –ponerse de perfil, al menos, es arte egipcio; no se pierdan el punto 4, en todo caso–. La desunión del Sur es un presagio de su derrota, si bien la capacidad negociadora italiana –quien tenga ex en esa península lo sabe, créanme– no es desdeñable. La cosa está así: el tema, para el Sur, son los eurobonos y los fondos de rescate sin condiciones –es decir, que sería un camelo que fueran sin condiciones–. Para el Norte el tema son 240.000 millones para finanzas públicas de los Estados pochos, 200.000 millones para empresas y 100.000 millones para trabajadores. Y a quien dios se lo dé, San Pedro se lo bendiga. Francia, en su habitual momento armisticio-honroso-o-al-menos-echando-leches, llegó a sacarse de la manga una tercera vía. “Fondo de recuperación”. Es decir, tal vez que lo que se está ofreciendo, pero con otro nombre. Como Pétain exigió en su día. ¿Por qué el Norte se niega a negociar lo que pide el Sur?

3- Hay poderosas razones. Pero no son de este mundo. Es decir, son, por tanto, aún más poderosas. Alemania –Deutsche Bank dixit– va a ver bajar su PIB 10 puntazos. Bueno, eso era ayer. Hoy Diari Ara saca entrevista a Heiner Flassbeck –exdirector general de Lafontaine, cuando Lafontaine lo dejó; Lafontaine, ese pollo, me cae bien; en su día hizo una rueda de prensa, dijo que desde un ministerio no se puede cambiar la realidad y dimitió como ministro de Finanzas; alehop; fundó Die Linke–. Y Flassbeck va y dice que el PIB alemán puede bajar un 20-25%. Wala. Alemania, vamos, está como Grecia cuando Syriza, pero con aceitunas de peor calidad. Cualquier día vienen los chinos y les compran los puertos. Por lo que la flota alemana, definitivamente, no podrá pulverizar Scapa-Flow. Diversas voces, no sólo de la izquierda, están presionando en Alemania al Gobierno para que se estire. Hoy ha aparecido, en ese sentido, un duro editorial en Der Spiegel.¿Por qué Alemania se niega a reconocerse en crisis, a reconocerse en una solución común? Supongo que por dos razones. La más probable es A). A): en la anterior crisis, una crisis bancaria –pero como esta, de ajuste; la anterior crisis fue la IGM de esta IIGM; el capitalismo se está ajustando a su reencarnación financiera; no se ajustará ni a leches; bueno, a leches, sí–, el Gobierno alemán rescató a la banca, zas, y presentó ese esfuerzo como un contrapunto, lo contrario, a la holgazanería del Sur. Sobre ese dato propagandístico, que tal vez ha pasado a ser un jalón en la perspectiva colectiva, y que, en efecto, resulta un tanto supremacista, fue ganando elecciones desde entonces. Y, lo que es más importante, fue evitando que la ultraderecha las ganara. Cambiar de opinión supondría un vuelco de la realidad sobre la propaganda. Y un auge de la extrema derecha. B) o, espero, menos probable. Desde que nació, con Bismarck, Alemania vive acosada. Es decir, la sensación de acoso le ha supuesto media vida. El mito del acoso, del abuso, es, glups, la primera casilla del nacionalismo. 

4- En la reuni, Calviño se distanció de Italia, como ha quedado dicho. Argumentó que Esp no tiene necesidad de rescate, que se sufraga con la deuda que emite. Que no son necesarios eurobonos. Que con fondos de rescate, pero sin el pack rescate –los hombres de negro y todo eso– ya vamos tirando. Y, en efecto, se puede tirar un tiempo. Hasta que le pillen el truco a la deuda y su interés se ponga por las nubes. Calviño, en ese sentido, son dos metáforas. Metáfora a): el alejamiento de posiciones de fuerza italianas del Gobierno esp y la apuesta de todo a medio plazo y a la deuda, que no al corto. Metáfora b): ella misma como metáfora. Lo que nos lleva a volver a dibujar al Gobierno Esp, esa cosa dinámica en estos días.

5- El IBEX no emite. El poder, los poderes que modulan el poder, se han metido debajo de una piedra –supongo que un diamante–. El resultado es que, por primera vez en décadas, el poder político lo detenta, en efecto, el poder político. Ese poder político hace lo que puede en el pack sanidad. Y en el pack político hace en cierta manera lo que quiere. Lo que es históricamente exótico. Único. Un paréntesis hasta que vuelvan al poder sus legítimos propietarios, no electos. Por ahora, no obstante, la cosa le ha cundido a corto plazo a Sánchez. Ha parado el golpe con la cosa ERTE, avales, y autónomos –no se pierdan el punto 6–. Es la primera crisis desde la posguerra –por poner un límite– en la que hay un rescate social en una crisis. Y, sí, con el precio del dinero, y la previsible actuación del BCE –parece que, de una forma u otra, ejercerá de mi-tío-en-América– podrá ir tirando y ampliando y modulando ese rescate. Por un tiempo. Se trata –y los Cuatro Jinetes keynesianos me darán la razón, menos el de los Leotardos– de ir ganando tiempo. En esta crisis, corta y bestia, y que hará desaparecer el mercado laboral, zas, ya muy chuchurrío antes del virus–, el tiempo es oro. El poder político, no obstante, no es unánime. Por un lado, está el meollo, que parece estar formado por Sánchez/Redondo y por los ministros Ábalos/Transportes, Escrivá/Seguridad Social, Díaz/Trabajo e Iglesias/Vicepresi. Por otro, Calviño. Sobre Calviño. Ejerce el punto de vista de la gran empresa esp. Esa cosa regulada que necesita Gobierno o tiene que dejar de atar los perros con longaniza para pasar a atarlos con fricasé. Cree que el límite del gasto, en modo Keynes, debe ser del 6% –lo que haría reír a Keynes, un tipo, por otra parte, con la risa fácil, decían–. Como Alemania –y, en general, como todo el mundo; hasta yo– Calviño se debe a sus circunstancias. Es decir, es teco –Técnica Comercial y Economista del Estado–. Y está rodeada de tecos en su departamento. Teco es una cosmovisión, una manera de peinarse, de vestirse, de ir de vacaciones. Más modernuqui que el anterior colectivo funcionarial del Estado en la pomada, con Rajoy. Los abogados del Estado, un grupo de funcionarios más de mandarinato Ming, más de matrimonio concertado. Ambos dos, no obstante, son deep State. En el caso de Calviño, con agenda propia en Europa. Acceder, dicen, a un comisariado. 

6- Informa Pedro Vallín/La Vanguardia que vicepresi/Iglesias está a punto de sacar al mercado una renta de emergencia –que no una renta básica– para colectivos vulnerables. Unos 500 euros para singles, unos 1.000 para gente con hijos. La idea era sacar una Renta Básica, pero Escrivá ha enfriado la cosa para no solaparla con las ayudas autonómicas y crear un pollo. El federalismo, en un sistema no federalista, incluso antifederalista, como el Esp, es un lío, como se está viendo en esta crisis. Tomen nota. O esto se federaliza o esto se desautonomiza, parece. Anyway, La renta inmediata es eso, inmediata. Algo que se podrá hacer en un plis. Con lo que se dibujan dos cosas. Cosa A): las medidas de choque para emitidas por el Gobierno suman más de 500 páginas. Son, vamos, una oda a la burocracia teco y un problema de comunicación. Medidas como esta de la renta vuelven más sencillas y efectivas las ídem. La cosa B), creada en mi laboratorio, es más inquietante.

7- El Ejército, que empezó con un chiringuito en la tele, ya está en las calles. En breve, dicen, patrullará con la GC. Es decir, con otro cuerpo militar. Es mucha presencia militar. Y en un nuevo rol: el mantenimiento del orden. Cuando salgamos, nos los encontraremos de narices. Supongo que tanta presencia, mediática y real, es intimidatoria. Están en la calle para evitar saqueos. Lo que indicaría que se prevén. Rentas efectivas y rápidas, medidas como los ERTEs, pueden evitarlos. Pueden evitar el drama –elegido, hay otras opciones; de drama o de comedia– de poner al Ejército de portero de la finca, en un momento en el que al mercado laboral le cae la bomba de neutrones.

8- Hoy, por cierto, un señor en la tele, con más medallas que el Madelman Alto Mando, ha explicado, henchido de orgullo, que la GC ha interceptado un canal de wasap de personas que planteaban algún tipo de desobediencia a la confinación, y que han sido detenidas. La noticia, en todo caso, es que el Estado se ha pelado el habeas corpus. Wala. O se canaliza esta crisis con gasto, es decir derechos –al alimento, a la vivienda, a través de rentas y subvenciones–, o se canaliza a palos. Las dos cosas no caben.

9- Bueno, autonomías, Festival del Humor. En MAD la incompetencia sanitaria trabaja con cierta inteligencia. Está reponiendo cargos quemados en esta crisis. Con personas vinculadas al pack privatizaciones. Empiezan a cantar, por otra parte, las elipses estadísticas. A través de los entierros realizados en los días de autos, se calcula que murieron 3.000 personas más de las declaradas. Se supone que, mayormente, en los geriátricos de Pol-pot/fondos buitre. En Cat, lo mismo. Pero la cosa está tan privatizada que las estadísticas tendrá que hacerlas El Ocaso. Por lo demás, la descoordinación es de Berlín rodeado por el Ejército Rojo. Se movilizan ejércitos de sanitarios que no existen. Sanitat y Benestar Social están colapsados –me dicen que el staff de esta segunda conselleria está confinado en La Cerdanya–, y el presi Torra habla periódicamente, desde su búnker, con el Abat de Poblet y de Montserrat –espero que no sea su comité científico; no lo descarto–. Los locutores de TV3 son ya youtubers. Entre todas las medidas I+D les explico esta, que es metafórica. Hace unos días la Gene propuso abrir los peajes de las autopistas. El Gobierno le negó la ocurrencia, en tanto la idea era restringir movimientos, no potenciarlos. La idea de la Gene era, no obstante, otra. Si las autopistas abren barreras por decisión del Estado –la Gene lo es–, debe haber compensación económica a sus amics de la empresa concertada. El neolib morirá como vivió. Matando. Fondos públicos y seres vivos. Cuando todo esto se tranquilice haré articulete king-size sobre Cat, que ahora estoy como una moto.

10- Debería decirles lo que me ha dicho Casandra. Pero me he pelado este artículo. Además, hoy estaba como ceniza y me ha dado canguelo lo que me ha explicado. Me pregunto cómo bailará la rumba-bolero. Y me pongo tonto. Mañana, piú.

1- La Muerte me pone al día. “Mira, esto es la cuenta de la vieja. Habéis accedido al pico de contagios sobre el 13M. Una semana después, sobre el 25M, al pico de diagnósticos. Ahora sus falta el de ingresos en UCIs, que está al caer y, luego, en...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. emigrante

    #1, Roberto, pues depende. Cuando gobierna el PP somos Murcia y cuando gobierna el PSOE somos Extremadura. Así que de momento somos Extremadura pero son trenes de alta velocidad.

    Hace 2 años 5 meses

  2. Julio Lafuente

    Sería maravilloso entender un artículo que, creo, tiene mucha miga y podría servirme para tener una opinión y un conocimiento mejores de la realidad en este país. No obstante, está escrito para gente que, o bien lee el periódico todos los días, o es periodista o intelectual, lo cual no es mi caso. Si la izquierda no se esfuerza por llegar a la gente, se quedará atrás y no podrá jugar el destacadísmo papel que le corresponde para alcanzar la justicia social y la igualdad que tanto necesitamos. Le recomiendo, por el bien de todos, más claridad en sus artículos. Gracias!!

    Hace 2 años 5 meses

  3. Roberto

    Curioso momento estamos viviendo, intentado quitar un poco de hierro al asunto que sigue siendo muy serio. Con el espectáculo del brexit vimos que UK era el equivalente CAT en europa. La emisión de propaganda tóxica era de tal calibre que hasta sus propios políticos se la han acabado creyendo. Ahora vemos que Alemania es el equivalente MAD en europa. También con sus propagandas y su electorado alimentándose de ella. Holanda vendría a ser el Salamanca Spirit de la FAES. Francia el PNV del Congreso. Italia como Andalucía. Y España dudo entre Extremadura y Murcia. No estoy seguro de que cumpliera el papel de Murcia por el tamaño de España, que no me saldría la proporción. Pero en lo esencial, me entra la duda. En definitiva, querido Guillem, nos has ayudado a leer europa. La actual al menos. Gracias.

    Hace 2 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí