1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EL DECAMERÓN (XXVII)

Jornada vigésimo séptima: Covid-Operación vuelta al cole

Nadie trabaja porque quiere, y menos en una epidemia. ¿Estamos enviando al trabajo a otra carne de cañón? La respuesta la tendremos en 2-3 semanas. El resultado, macabro o no, demostrará si hubo o no un planteamiento ético y científico

Guillem Martínez Madrid , 12/04/2020

<p><em>La muerte, con unos amigos, asisten al entierro de Martínez</em></p>

La muerte, con unos amigos, asisten al entierro de Martínez

El Hambre, inspirándose en José Guadalupe Posada

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- Sorpresivamente, tres de los Cuatro Jinetes –los keynesianos– han vuelto al consumo como incentivación al gasto y al ciclo económico. Por lo que mi micro-piso ha vuelto a ser Jauja. La Muerte ha comprado en Amazon varios trajes de mejicanos, y nos hemos pasado la mañana posando, para que El Hambre –tiene arte, como su propio nombre indica–, nos hiciera dibujitos. À la mode de José Guadalupe Posada. Les he colgado uno, a modo de ilustración. Mola. “José Guadalupe era un gran artista. Y un cachondo. La de juergas que nos hemos corrido, la de gasto que hemos incentivado”, dice. “A su lado, Keynes, un moñas. Con José Guadalupe dimos el espaldarazo definitivo a la industria del tequila, uno de los motores de la economía mexicana”, agrega La Guerra –es muy salada; en modo sal Maldon, que es más cara–. Es posible que le dieran ese espaldarazo. Pero, por si acaso, hoy, hips, le hemos dado otro. Mi micro-piso, en este momento, expone la obra de El Hambre. Ilustraciones bellas y sorprendentes como ‘La Muerte se presenta en la boda de don Pedro Quesada’ –yo hacía de don Pedro Quesada; lo bordaba–, ‘Tremenda balacera entre los Cuatro Jinetes y Martínez, todos hasta el culo de mezcal’ o, mi favorita, ‘El cadáver de doña Martínez rechaza a la Muerte en el altar, provocando su furia’, en el que yo posaba, vestida de charra, en el papel de una provocativa doña Martínez. Debo confesar que el vestidito, con escote parole d'honneur mexica, me quedaba resultón. Puede ser la soledad pero, en vérmelo puesto, hasta yo me he puesto perri. Deportes en el micro-piso. Hoy, la casa por la ventana: carreras acuáticas con planeadoras, vestidos de jeques árabes y reyes constitucionales. Hasta el Jinete de Los Leotardos de Polifibra ha estado animado. La razón: confía mucho en el día de mañana. Es decir, el lunes. Es la operación vuelta al cole de los trabajadores que fueron confinados hace 15 días. “Es la última oportunidad para la tendencia leotardos”, dice. “O ahora, o nunca”.

2- Hoy les explico ese giro hacia la alegría, y ese giro hacia lo cenizo. Como sucede en la vida, la alegría y la oscuridad van de la mano. Y, juntos, con La Muerte. José Guadalupe Posada fue, en fin, un adelantado a su tiempo. 

3- Como apuntaba en el último articulete, el plan de ayudas chorras del Eurogrupo era un símbolo. Diversos economistas sexis me han desarrollado ese símbolo. “La realidad es que los eurobonos han quedado aparcados”. “No tendrás un eurobono en tu XXXX vida”. “Si la tragedia económica se confirma, que se confirmará, pues esto es una crisis sin precedentes, Europa tendrá que hacer algo. Pero no eurobonos, que sería la opción más razonable en una unión monetaria, como lo es que la autoridad federal de los USA asuma como suya la deuda de la Gran República de Texas”. “No hay eurobonos, pero hay ese símbolo, los MEDE y todo eso, que no se utilizará. Como símbolo sirve para ahuyentar especuladores de la compra de deuda de Italia y Esp”. Pero, y aquí viene lo divertido, “se ha producido la mutualización de la deuda”. ¿Cómo? Detrás del símbolo. Es más, por la puerta de atrás del símbolo y del todo. “De forma anónima. A través del BCE. A través del anuncio de que comprará deuda como un poseso”. “El anuncio, muy anterior a lo de las medidas de la UE, ya es importante. Pero con esa compra efectiva y descomunal de deuda se ahuyentará, de manera más operativa, a los especuladores. E, importante, se garantizará crédito barato a los Estados, para que la líen con gasto”. “Contrariamente a lo que dijiste, el BCE no gastará 750.000M en comprar deuda. Será 1 billón. Puede comprar, en Esp, 130.000M”. “Puede ser menos de lo necesario, pero con esa apuesta, no simbólica, creo que se garantiza gasto, y que no haya especulación en el mercado de la deuda”. ¿Qué significa todo esto? 

Hay mutualización de la deuda. O algo sumamente parecido. Pero de una forma no formal. Es decir, un tanto cobarde y con marcha atrás. A través del BCE, y no de los Estados

4- Significa que, en efecto, hay mutualización de la deuda. O algo sumamente parecido. Pero de una forma no formal. Es decir, informal. Es decir, un tanto cobarde y con marcha atrás. A través del BCE, y no de los Estados. Al hacerlo de esta manera, la UE no incrementa su integración. No va hacia un sistema fiscal unificado. Ni a ninguna parte. Mantiene las fronteras, sus posibilidades de pasado antes que de futuro. Y mantiene, aún más, la frontera cultural Norte y Sur. El Sur gana capacidad de endeudarse. Y, con ello, gana herramientas ante esta crisis, si bien también gana proximidad a la estética leotardos, incluso –ya veremos cómo va esto– a la intervención en el futuro, dependiendo del humor del Norte. Y el Norte salva sus mitos propagandísticos. A saber: el Sur es un manirroto, votadme a mí que soy inflexible. Es una mutualización sin mutualización. Esto es, sin unidad europea. Es efectiva, y enclenque. Es impredecible si esta mutualización trucha será suficiente. O se quedará corta. O si, en 2021, se prescinde, incluso, de ese acceso a la mutualización. 

5- La cosa Covid-19 se está tranquilizando. Ayer, un número de muertos parecido al de antes del 23M. Lo que, tal y como está el patio, parece una juerga. En lo que es una metáfora, SEAT ha dejado de fabricar, momentáneamente al menos, su respirador lowcost. El colapso sanitario –sobretodo en las UCIs– parece que adquiere otras tonalidades de colapso, más cerca al caos que al colapso. Lo que es, visto lo visto, un relajo. La sensación es que, para ello, se ha sacrificado a los ancianos –más de 10.000 muertos en residencias; el grueso de los fallecidos; la mayoría, al parecer, sin posibilidad de asistencia hospitalaria; es decir, sin ese derecho–. Esta decisión ética, emitida por las CC.AA. desde la consciencia, o desde esa otra consciencia que es el caos, la incapacidad y el colapso, tendrá que ser evaluada cuando acabe esto.

6- Mañana el grupo de trabajadores, que dejó de trabajar hace 15 días, vuelve al trabajo. Pasado mañana, en la antigua y egregia Corona de Aragón. Lo que es una decisión sanitariamente arriesgada, y cuyas consecuencias, o no, se sabrán en 2-3 semanas. Puede ser una decisión que afecte a la decantación de la crisis sanitaria, en esta primera ola de Covid-19. Y puede ser una decisión que determine, en sí sola, la percepción social ante la gestión sanitaria del Gobierno. A modo de indicio del carácter dramático de la decisión: UP, que no ha tenido participación en la autoridad de la crisis sanitaria, está pugnando dentro y fuera del Gobierno para que, de una manera u otra, la decisión no se lleve a cabo.

7- En Italia, informa Alba Sidera en CTXT, la zona con más fallecimientos, Val Seriana, jamás fue declarada zona roja sanitaria. Se prosiguió trabajando. Por intereses económicos. Por un empresariado, además, con intereses en la sanidad privada. Se primó el interés económico por encima del sanitario. Con un resultado espectacular en cadáveres, nivel dibujito de José Guadalupe Posada. ¿Qué intereses priman en la vuelta parcial al trabajo en Esp?

Trilla, el único miembro del Comité que ha abierto la boca de la cara, solo lo ha hecho para aumentar confusión. No ha aportado nada. Salvo pitote

8- Son confusos. La semana pasada, Antoni Trilla, miembro del Comité Científico de la Covid-19 del Ministerio de Sanidad, en una entrevista radiofónica en Cat, dejó ir que el Comité no había sido consultado por esa decisión. Wala. Hoy publica un ambiguo artículo en La Vanguardia. Habla, de rasqui, de lo que hace el Comité. Se reúnen un par de veces a la semana, por teleconferencia. Como los teletubbies. Rebaja las expectativas del comité. Vamos, que todo esto es nuevo y nadie sabe nada y bla-bla-bla. Y viene a matizar que el Comité es consultado solo en el caso de que el Centro de Coordinación y Alertas y Emergencias Sanitarias –otro pack de técnicos y expertos– tenga dudas. Viene a decir, en fin, que el Gobierno no va por libre, sino que tiene otros asesoramientos científicos. Trilla, el único miembro del Comité que ha abierto la boca de la cara, solo lo ha hecho para aumentar confusión. No ha aportado nada. Salvo pitote. Hoy, domingo, en su comparecencia pública, Pedro Sánchez ha desautorizado a Trilla implícitamente. Ha respondido, a la pregunta de si habían tenido el aval del Comité, con un rotundo “sí”. Lo que indica que uno de los dos miente. Si es Sánchez, saldrá en globo tras la crisis. Si es Trilla, debería ser dimitido del comité echando leches, por higiene pública. No hacerlo sería aumentar la ambigüedad y el dramatismo. Ambigüedad y dramatismo: mañana vuelve al tajo un alto número de workers, y aún no se sabe si vuelven por criterios neolib, o por algún tipo de lógica avalada por la ciencia. Glups.

9- Un pequeño inciso, ya puestos, sobre el discurso de Sánchez. Aportó seguridad. En el tono, al menos. Lo que no es mucho, diría. “Ha mantenido una comunicación más potente que en otras ocasiones, por los bulos” –me dice, piticlín-piticlín, Casandra–. Me ha sorprendido, no obstante, el uso del vocabulario bélico, que interpreto como otro error comunicativo del Gobierno –uno más; militares en ruedas de prensa, her doktor Trilla, etc... Una ruina–. Casandra no comparte mi opinión: “los médicos UCI se suelen expresar así. Hasta los expertos de Harvard analizando la gestión de Italia lo hicieron”. No se pierdan, en todo caso, el punto 12, o Casandra, El Retonno

El Govern, firme defensor del confinamiento chino, no garantizó el confinamiento –CC.OO advirtió de la apertura, gracias a la Gene, de cierta actividad comercial en zonas turísticas–

10- CC.OO. ha advertido que la vuelta es peligrosa. Muchas empresas no cumplían, ni cumplirán mañana, con estándares mínimos de protección sanitaria ante el yuyu. Por otra parte, vuelven a trabajar –y por lo tanto se exponen– los curritos. Las personas que no pueden acceder al teletrabajo, o al Consejo de Accionistas, o a la Fundación FAES. Y que solo se pueden oponer a la vuelta al trabajo mediante el derecho a la huelga –como la factoría Mercedes, en Vitoria, en su día, hace unos días–. Es decir, perdiendo ingresos. Que necesitan. Nadie trabaja porque quiere, y menos en una epidemia. ¿Estamos enviando al trabajo a otra carne de cañón? La respuesta, lo dicho, en 2-3 semanas. El resultado, macabro o no, demostrará si hubo o no un planteamiento ético y científico. Será determinante políticamente, una vez perdida la unidad ante la epidemia. Lo que es una aberración local. Se perdió 48 horas antes del Estado de alarma. Aumentó con el desastre en MAD y Cat, dos polos de recorte e incompetencia, que emiten su propia propaganda. Y aumentará mañana. Mañana existirá, incluso, de manera más matizada, en el propio Gobierno. 

11- En lo tocante a lo divino, el Gobierno se expone a nuevas infecciones. Es decir, a nuevas muertes. A un desastre, a ser visualizado como inoperante sanitariamente. Como una voz desautorizada en plena pandemia. En lo tocante a lo humano, se expone a ser sobrepasado por las propagandas organizadas. Organizadas, incluso, mejor que el Gobierno. A saber: MAD y Cat. MAD: el PP sigue estando de perfil, pero menos. Va emitiendo datos de que, cuando esto se calme, empezará una ofensiva antigubernamental, tal vez incluso en la Justicia, ese amigote, por la gestión de la crisis. En la que ha brillado con luz propia el Gobierno autonómico MAD, y la gestión de los anteriores. En Cat, otro desastre sanitario y geriátrico, unas horas antes del estado de alarma se emitió un discurso científico diferente al de la autoridad sanitaria. En plena pandemia. Otro plan que se ha llevado a cabo, como cualquier otro full de ruta. No se canalizó por itinerario científico, sino en medios amigos. En modo propaganda. Esta semana ha trascendido que ese plan apareció publicado en la prestigiosa The Lancet. Pero con sensibles cambios respecto de lo anunciado cuando era propaganda. De ese informe, no corregido, ha nacido la propaganda del Govern. En la órbita de la extrema derecha: el virus es extranjero –de MAD–. Son culpables los extranjeros –MAD–. Si alguien opina lo contrario, se le puede amenazar físicamente en redes, pues es un agente del extranjero –MAD–. El resultado es una exacerbación del odio como, al menos yo, nunca había visto. Y de la inocencia nativa. Da grima, pero es una buena posición propagandística. Si hay más muertos, incluso por su incompetencia –hay geriátricos que hace 3 semanas que llaman a Sanitat, sin respuesta–, es que tienen razón. Es una construcción tan buena que impide ver la realidad. La realidad: el Govern, firme defensor del confinamiento chino, no garantizó el confinamiento –la semana pasada CC.OO advertía de la apertura, gracias a la Gene, de cierta actividad comercial en zonas turísticas–, ni siquiera en Igualada –durante un tiempo, el mayor aislamiento en Europa–, donde el mismo Presi y Conseller que defendían el completo aislamiento de la zona, tras piticlín de empresarios, facilitaron que fuera un coladero, a través de actividad económica.

12- Vamos, que como el Gobierno falle en sus cálculos –o, glups, no los tenga– las derechas esp y cat –no son una broma; son feroces; practican el odio en una pandemia–, se le suben a la chepa. Como el Gobierno haya mentido, no tendrá paraguas ante sistemas propagandísticos sustentados en el fake. Como combine su respuesta a la crisis, social, con una respuesta a la crisis sanitaria neolib, será también el fin de lo primero. 

13- Casandra al aparato: “Al Comité le falta independencia y pluralidad. Juristas, economistas ambientalistas y filósofos que, en estos momentos, serían una brújula clave para frenar al neolib y a los nacionalismos. Lo que nos salvará de esta epidemia no es el confinamiento, una medida efectiva a corto plazo, sino frenar el cambio climático, y todo el entramado geopolítico, industrial, económico y empresarial que lo causa. El neolib. De no acometer eso, esta pandemia solo será la punta del iceberg”. “Y sí, se puede cambiar el mundo, como Olof Palme se planteó una nueva Suecia. Y lo consiguió”. Snif. También me dice, y creo que esto es muy importante: “Es un error que los Gobiernos de Italia y Esp carguen con decisiones como la de mañana, o como la del escalonamiento de la confinación. Debería asumirlas la OMS”. O la UE, digo yo. Si existiera. Igual va y lo hace el BCE, como todo.

14- Casandra, en la Iliada, fue, snif, el único mamífero que dijo “no metáis ese caballo, leñe, o nos darán para el pelo”.

15- Me voy, que El Hambre me necesita para su obra ‘La Muerte, dos Jinetes Muertos y el cadáver de doña Martínez se postulan, en top-less, al calendario Pirelli’.

1- Sorpresivamente, tres de los Cuatro Jinetes –los keynesianos– han vuelto al consumo como incentivación al gasto y al ciclo económico. Por lo que mi micro-piso ha vuelto a ser Jauja. La Muerte ha comprado en Amazon varios trajes de mejicanos, y nos hemos pasado la mañana posando, para que El...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Lluís

    Creo que mandar trabajadores al trabajo no les saldrá demasiado caro. Por lo menos, en número de muertos. El que va a trabajar suele ser, principalmente, una persona entre 20 y 65 años que se encuentra razonablemente bien de salud, por lo que en el caso que se contagie, tiene muchas más opciones de supervivencia que un anciano de 85 años con insuficiencia pulmonar. De hecho, ni siquiera se podrá confirmar que tengan el virus porque no hay medios para hacerles pruebas. Y si el contagiado es asintomático, no se va a enterar nadie. Apostaría a que el gobierno ha hecho una reflexión similar, por iniciativa propia o por sugerencia de la patronal.

    Hace 2 años 5 meses

  2. Pilar L.

    Epa Aitor, yo hablaba o pretendía hablar de ERROR en clave política (aunque no me haya sabido explicar), de decisiones políticas informadas, (in)conscientes e (i)rresponsables, en clave estratégica... Por lo demás estoy en general muy de acuerdo con tu comentario.

    Hace 2 años 5 meses

  3. Aitor

    Siempre da gusto leer estas crónicas. Para reírse un rato y porque con tantas chorradas que dice acaba diciendo alguna verdad. Lo que es mucho. Más que la gran mayoría del periodismo, que por no equivocarse no dicen nada. Dice Guillem "que mañana vuelve al tajo un alto número de workers, y aún no se sabe si vuelven por criterios neolib, o por algún tipo de lógica avalada por la ciencia". Como si neolib y ciencia fueran antágonistas. Batman y el Joker. Borg y McEnroe. Godard y Truffaut. El melon y la sandía. Como si la ciencia fuera única. Una cosa. Un pack, cómo dice él cuando toma atajos que le quitan rigorpero que nos hacen reír. El pack ciencia. Como si el neolib' no fuera un sueño de la ciencia. Por eso hace bien cuando evita el juicio de valor sobre lo que la gente repite como "ERROR" y se concentra sobre la mala estrategia del gobierno en terminos políticos. Estaba yo con mi pareja haciendo una mona y para hacer la crème au beurre me propuso de reducir las cantidades de la receta a la mitad. Yo estaba de acuerdo pero en vez de eso le dije: si no sale bien, es culpa tuya. Es un error, probablemente. O no: no soy epidémiologo como todo dios hoy en día (y si lo fuera probablemente tampoco tendría ni idea). Lo que está claro es que para ver qué pasa envían a lo curreles. De todas maneras, recordar que el confinamiento no cura, sirve para ganar tiempomientras esperas un milagro (lo del calor del verano ya si eso... la vacuna?). Por el contrario, no tener un duro, si mata. Me huele todo a una explosión controlada: decía un virólogo que la unica estrategia que queda es un bonito baile: confinamiento-desconfinamiento. Y vuelta otra vez. Como cuando se deja ir el aire de un globo poco a poco, abriendo y cerrando con los dedos y que el sistema de salud no colapse mientras se espera el milagro. Me ha hecho gracia que hable de Suecia, con la mención a Olof Palme. He ido al balcón a saludar a mi palmera que se llama así. Mi suegra, que es sueca, me dijo un día: "¿cómo dices que se llama?". Y luego: "¡Ah! ¡El diablo!". Así que desde ese día hablo a Olof con más ternura. Me pregunto si la Muerte le habrá contado a Guillem que pasó esa noche de invierno del 86, a la salida de un cine, cuando se lo cascaron. Y que piensa Ella, que es keynesiana, de la Suecia de hoy. No se habla demasiado del hecho que no están confinados y que de momento sus periodicos, como sus hospitales, no están al borde de colapso de COVID. Pero claro, sueia no es populista.

    Hace 2 años 5 meses

  4. Pilar L.

    Pues es un monumental ERROR pero ya no hay disculpas y si sresponsabilidades. Lo de mandar cobayas (curritos) al matadero es una decisión política equivocada que tendrá consecuencias.

    Hace 2 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí