1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Reportaje

Portugal afronta la crisis con calma y sin medios

El Gobierno ha decretado medidas de distanciamiento social sin sanciones ni multas. La oposición ha apostado por el apoyo y la lealtad institucional. Y el turismo se desploma en un país que vive de él

Daniel Toledo 15/04/2020

<p>La policía municipal vigila en las calles de Lisboa que se cumplen las medidas del estado de emergencia.</p>

La policía municipal vigila en las calles de Lisboa que se cumplen las medidas del estado de emergencia.

Câmara Municipal de Lisboa

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Existe una sensación generalizada en Portugal de que, por encima de todo, hay que evitar llegar a la situación en la que se encuentra ahora España. Porque, pese a la errática evolución de los contagios en el país luso –con inexplicables altas y bajas que mantienen a las autoridades sanitarias en constante alerta–, el coronavirus no ha golpeado ni a una décima parte de personas que en el país vecino, por lo menos en términos absolutos. 

Frente a las abultadas cifras españolas, en Portugal los números se mantienen, a 14 de abril, en 17.448 contagiados, 567 muertes y 347 recuperados

Frente a las abultadas cifras españolas, en Portugal los números se mantienen, a 14 de abril, en 17.448 contagiados, 567 muertes y 347 recuperados. Desde el 18 de marzo están cerrados comercios, bares, restaurantes y hoteles. Es la primera vez que se decreta el estado de sitio en Portugal desde que se hiciera en 1975, en plena Revolución de los claveles, pero no implica la prohibición de salir a la calle bajo amenaza de sanciones, sino las lógicas recomendaciones sanitarias de considerar las reglas de distanciamiento social. Además, por ahora, los servicios de urgencia no han llegado al colapso de  Madrid o Cataluña, ni se han tenido que transformar edificios o naves en morgues complementarias. 

Solo hace falta darse una vuelta (sí, se puede pasear y lo único que puede ocurrir es que un policía te recomiende no alejarte mucho de tu casa) por las calles de Lisboa para notar que aquí, más que prohibiciones, lo que existen son advertencias. La única prohibición estricta ha sido la de no desplazarse fuera del municipio de residencia durante el fin de semana de Semana Santa. En la capital, de momento, la gente continúa paseando por la orilla del río, va a correr en pareja o en familia, o visita a sus amigos al otro lado de la ciudad. Es una sombría sensación de alerta, pero predomina la tranquilidad.

A pesar de las medidas y de las buenas perspectivas, Portugal está lejos de tener un sistema sanitario preparado para un excesivo empeoramiento de la situación. Tânia Russo, médica y miembro de la gestora del Sindicato de Médicos de la Zona Sur de Portugal, asegura que “las cosas han evolucionado mejor de lo que esperábamos al principio, y de lo que hemos observado también en los otros países”, pero recuerda que “ya se habla de que tiene que haber algún alivio a las restricciones, y es aquí donde desconfiamos de que las cosas no puedan explotar nuevamente”.  

“En nuestros servicios de sanidad pública, la DGS (Dirección General de Sanidad), en general, ha habido una respuesta satisfactoria”, asegura Russo, que, sin embargo, segundos después, pone el dedo en la llaga: los recortes realizados en los últimos años por los sucesivos gobiernos. “Nuestro Servicio Nacional de Sanidad ha sufrido una gran desinversión en la última década, y ya se encontraba al límite antes de esta pandemia (…) Muchos profesionales sanitarios, médicos, enfermeros, auxiliares, ya habían abandonado el SNS no solo emigrando, sino también marchándose a la privada. Esto también compromete la capacidad de respuesta”.   

Tânia Russo no oculta su temor a lo que puede ocurrir una vez pasada la pandemia. “El SNS saldrá exhausto, y tememos que los hospitales privados puedan quedarse con sus despojos, sobre todo en lo que respecta a consultas, especialidades, cirugías y exámenes, viendo que el SNS está agotado y que no consigue dar esa respuesta”.

La crisis de la Covid-19 también está impactando en el tejido económico portugués. Impulsado el turismo y la inversión internacional en el mercado inmobiliario, Portugal había renacido de sus cenizas tras la crisis de 2008 y se había erigido como un ejemplo de recuperación económica. Ahora, esas dos locomotoras se han detenido casi por completo, y nadie sabe cuándo volverán a retomar la marcha, si es que algún día lo hacen como antes. Como en el resto de países europeos, los diferentes sectores de la economía se están dirigido al Gobierno para reclamar ayudas, incentivos, prórrogas o cualquier otro mecanismo que ayude a superar el parón. 

En un país en el que el turismo llegó a representar, en 2018, alrededor del 15% del PIB (en términos directos e indirectos), y el 10% del empleo, el frenazo casi total en la llegada de turistas genera pánico. Según el presidente de la Confederación de Turismo de Portugal, Francisco Calheiros, “prácticamente todo lo que rodea a la actividad turística está en entredicho, y las empresas han sufrido una quiebra repentina de ingresos que les trae innumerables dificultades para pagar salarios, proveedores, impuestos y créditos. Aún no es posible cuantificar con rigor cuántas de estas empresas estarán irremediablemente perdidas”.

A 2 de abril, la caída con respecto al mismo período de 2019 ya era del 61% en Lisboa y del 48% en Oporto, según informó el diario Público, usando cifras del portal de datos y análisis de alquileres vacacionales Airdna. En marzo la ocupación de pisos turísticos en Lisboa supuso un 28,6% menos que en el mismo mes del año anterior, con unas pérdidas de 4,6 millones de euros. Según Calheiros, “las medidas lanzadas por el Gobierno han apoyado, de forma general, a las empresas”, pero “es necesario ir más lejos en un plano europeo. La mejor forma de enfrentar esta crisis sanitaria (…) es unir esfuerzos en la UE para ejecutar instrumentos adecuados de apoyo financiero”. 

La crisis del turismo ha provocado además una reacción en cadena que, entre otros, ha afectado también al mercado inmobiliario, tanto para los propietarios como para los inquilinos. Según Luís Mendes, investigador del Centro de Estudios Geográficos de Portugal, y especializado en geografía urbana, “en este momento, de las cerca de 22.000 propiedades en alojamiento turístico que hay en Lisboa, una parte está siendo desviada al alquiler de larga duración. Esto está haciendo que los precios de los alquileres alcancen una estabilización. Aunque ya estaba ocurriendo desde el inicio del año, [la crisis de la Covid-19] ha sido la forma más eficaz de reventar la burbuja inmobiliaria”. 

En relación con las medidas adoptadas para proteger a inquilinos y propietarios, Mendes asegura que el Ejecutivo está escuchando a las asociaciones y organizaciones implicadas para intentar llegar a soluciones de consenso. “El Gobierno aceptó la medida que proponíamos: que la reducción en el valor de las rentas debe ser proporcional a la reducción del valor de los rendimientos del individuo, porque gran parte de nuestro mercado del alquiler es un mercado frágil. Aunque se hable mucho de los fondos de inversión inmobiliaria, de las grandes sociedades inmobiliarias, etc., en nuestro caso, el grueso del mercado es gestionado por pequeños propietarios cuyos únicos ingresos muchas veces dependen del pago del alquiler”. 

Pese a la adopción de esta medida, Mendes critica que el Gobierno no se decidiese a financiar directamente la parte del alquiler no soportada por los inquilinos, sino que estos “después tienen que pedir un préstamo al Instituto de Vivienda del Estado, lo que contraría toda la lógica, porque el préstamo implica pagar intereses. El Estado está actuando como un banco (…) y, cuando acabe este período excepcional, los inquilinos van a salir aún más endeudados”. 

En marzo la ocupación de pisos turísticos en Lisboa supuso un 28,6% menos que en el mismo mes del año anterior, con unas pérdidas de 4,6 millones de euros

En Portugal, la sensación general es que el Gobierno de António Costa está mostrando su cara más amable a la población portuguesa. No sólo ha trasladado la responsabilidad del confinamiento al civismo de las personas, sin necesidad de multas ni permisos de viaje o circulación, sino que también decidió, a finales de marzo pero con carácter retroactivo desde el día 18, regularizar a todos los inmigrantes que estuvieran pendientes de autorización de residencia o asilo, concediéndoles así acceso total a la protección sanitaria y de desempleo. También se suspendió el pago de los alquileres a los inquilinos que hayan visto reducidos sus ingresos de forma drástica, además de la prórroga de la caducidad de los contratos de alquiler hasta un mes después de terminado el estado de emergencia. 

Todas estas medidas están siendo aprobadas con escasa oposición parlamentaria. Incluso las más controvertidas han encontrando poca resistencia política, como la liberación de unos 2.000 presos de las cárceles, alentada por los estudios que aseguran que un solo preso enfermo puede provocar, en apenas una semana, el contagio de otros 200 internos. Estas excarcelaciones excluyen, en todo caso y según la ministra de Justicia, Francisca Van Dunem, los delitos “imperdonables”, como los homicidios y los abusos sexuales, pero también los de corrupción o aquellos cometidos por políticos o representantes del Estado en el ejercicio de sus funciones. 

Si las buenas cifras de contagios y muertos por la Covid-19 no se mantuvieran o empeoraran, estas aguas tranquilas en el Parlamento serán difíciles de mantener. Por un lado, porque muy probablemente la culpa recaerá sobre las laxas medidas de confinamiento. Por otro, porque los sacrificios podrían ser aún más dolorosos que los realizados hasta el momento por otros países. 

En todo caso, el Gobierno se guarda alguna carta bajo la manga. El  ministro de Finanzas, y presidente del Eurogrupo, Mário Centeno, ha anunciado que podría llegar a nacionalizarse la gigante aerolínea TAP, si esa medida fuera capaz de salvarla del abismo. 

Hasta ahora la forma de gobernar consensus omnium está siendo compartida por casi todos los partidos de la oposición. “Este no es un gobierno de un partido adversario, es el Gobierno de Portugal. En el combate a esta calamidad, el Partido Social Demócrata no es oposición, es colaboración (…) Señor primer ministro, cuente con la colaboración del PSD. Ayudaremos en todo lo que podamos. Le deseo coraje, nervios de acero y mucha suerte, porque su suerte es nuestra suerte”, son las ya famosas palabras que el líder del principal partido de la oposición, Rui Rio, dirigió a António Costa el mismo día en que fue decretado el estado de emergencia.

Autor >

Daniel Toledo

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí