1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

¿Conversión milagrosa de las multinacionales a un capitalismo guay?

Varias grandes compañías y el Foro de Davos afirman apostar por una mayor responsabilidad social, pero eso no incluye cuestionar la falsa idea de que solo los accionistas deben gobernar las empresas

José Ángel Moreno Izquierdo (Economistas sin Fronteras) 22/05/2020

<p>Crecimiento inverso.</p>

Crecimiento inverso.

La Boca del Logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Como se ha destacado abundantemente, se han venido produciendo desde el pasado verano diversas manifestaciones de importantes plataformas y líderes empresariales que parecen reflejar un punto de inflexión en torno a la misión de la empresa: una arrobada toma de conciencia de la necesidad de cambiar de criterios y comportamientos, para apostar –ahora ya de forma realmente decidida y auténtica– por una mayor responsabilidad social y por la ilusionante conversión a lo que denominan un “capitalismo de stakeholders”. Es decir, una concepción de la empresa que se oriente no sólo hacia la maximización del beneficio de los accionistas, sino hacia la óptima creación de valor para todas sus partes interesadas, así como a minimizar los impactos negativos en el medio ambiente y la sociedad.  Es ese el sustrato común de la declaración de 181 presidentes o consejeros delegados de grandes empresas miembros del Business Rountable (“Statement on the Purpose of a Corporation) y del Manifiesto del Foro Económico Mundial de Davos, complementados por artículos en el mismo sentido del Presidente del Foro (Klaus Schwab) y por una nueva carta anual (A fundamental reshaping of finance) del CEO de BlackRock (una de las mayores gestoras de fondos de inversión del mundo) a los máximos ejecutivos de las empresas en que invierte, aconsejando determinantemente replanteamientos estratégicos en la dirección señalada.

Desde luego, no se trata de nada nuevo: todo forma parte de la filosofía de la responsabilidad social empresarial (RSE) en su versión más convencional, y además con una considerable carga de inconcreción y ambigüedad. Pero numerosos informadores y analistas han creído apreciar en esta concatenación de declaraciones y en su rotundidad la generalización de un convencimiento mayor en torno a la necesidad –y no sólo la conveniencia– de esta orientación, que estaría marcando el camino de un nuevo modelo de empresa y de capitalismo, más consciente de los peligros a que aboca el modelo dominante y de las oportunidades que podría propiciar para todos (y para las propias empresas) el nuevo modelo. Algo que muchos observadores –incluso alguno habitualmente crítico con las malas prácticas empresariales-– han valorado como “un cambio fundamental”, en cuanto que estaría anunciando una firme incorporación de la RSE en el propósito y en la misión de las empresas.

Ciertamente, no se debe desechar sin más la importancia de estas manifestaciones –tanto por lo que dicen como por quiénes lo dicen, como ha escrito Enrique Dans–ni los posibles aspectos positivos de este aparente cambio de rumbo. Pero no es posible contemplarlas sin escepticismo: es difícil no pensar que se limitarán a ser una más de las innumerables maniobras de reputación-marketing-lavado de imagen a las que tan acostumbrados nos tienen las grandes empresas y sus plataformas promocionales (son muy recomendables al respecto los artículos que han dedicado al tema Helena Ancos y Antonio Vives -éste, éste y éste-). Convendría, en este sentido, no olvidar que todos los documentos mencionados parten de una premisa compartida, que es la que subyace a la concepción dominante de la RSE: una incuestionable voluntariedad de las empresas de poner en práctica la reorientación que pretendidamente propugnan, descartando toda intervención pública que las obligue a ello. Una voluntariedad, por otra parte, absolutamente unilateral: se trata de atender mejor los intereses de todas las partes interesadas y de retribuir más justamente su contribución al valor generado a través, todo lo más, del diálogo con ellas, pero reservándose siempre la empresa la decisión de lo que debe hacerse. Un propósito que, por mucho que se lo revista de responsabilidad social, recuerda no poco al más puro despotismo ilustrado: “Todo para el pueblo, pero sin el pueblo”, desde la perspectiva de que la empresa sabrá interpretar lo que la sociedad necesita y quiere y sabrá satisfacerlo de forma equilibrada y justa. Y, naturalmente, quien dice la empresa dice quien manda en ella: los grandes accionistas, en alianza con los máximos ejecutivos. Todo, además, en el marco de una hipótesis que no deja de ser discutible: la presunta convicción de que la búsqueda del óptimo valor equilibrado para todas las partes interesadas acabará optimizando a la larga el valor generado para los accionistas, en un permanente e idílico ejercicio de win-win en el que todos ganan, porque la renuncia de los accionistas al máximo beneficio a corto plazo permanente para ofrecer mejores retribuciones a las restantes partes interesadas –una inversión– permitiría la optimización de la evolución del beneficio a la larga. 

Si la empresa dispone de suficiente margen de maniobra y si no hay capacidad reguladora que se lo impida, dejará inapelablemente de lado todo prurito de responsabilidad con sus partes interesadas para buscar su beneficio

El problema, claro, es que este discurso tiene muchas sombras (a las que ya me he referido en alguna ocasión). 

Ante todo, porque la presunción de que todos –y también la propia empresa– pueden ganar con una actuación corporativa siempre socialmente responsable es una hipótesis sobre la que dista de existir evidencia empírica sólida. Hay casos en que, sin duda, sí se cumple, pero hay muchos otros en que no está nada claro. Y en estos últimos, lo que la evidencia muestra es que, si la empresa dispone de suficiente margen de maniobra (de suficiente poder de mercado) y si no hay capacidad reguladora que se lo impida, deja inapelablemente de lado todo prurito de responsabilidad con sus partes interesadas para buscar su beneficio. Por eso la irresponsabilidad suele ir de la mano con la dimensión, porque la gran empresa dispone frecuentemente del poder necesario para no atender responsablemente a los colectivos con los que se relaciona. En definitiva, el win-win puede funcionar cuando resulta evidente para la empresa, pero en caso contrario, persigue sólo ganar ella, caiga quien caiga.

En segundo lugar, no caben menos dudas de que pueda generalizarse entre accionistas y directivos esa inteligencia a largo plazo en que se basa la hipótesis: supone en la práctica una recompensa demasiado lejana y etérea frente a las incontenibles urgencias del presente. En el implacable mundo de la empresa, el largo plazo es demasiado largo. Es muy difícil para la empresa –y especialmente para la cotizada– disponer de la paciencia necesaria para esperar con templanza los benéficos efectos que a la larga pudiera rendir la RSE, dejando de lado los beneficios extraordinarios que pueden conseguirse en el corto plazo merced a la utilización de criterios menos exigentes.  No es de extrañar, así, que la voluntad de RSE se limite habitualmente a aspectos poco relevantes que no puedan poner en cuestión los resultados del ejercicio, por mucho que pudieran fortalecer a largo plazo su reputación y su solidez económica. 

En tercer lugar, es que, aunque las empresas quisieran actuar siempre con criterios de responsabilidad y de inteligencia largoplacista, el ecosistema en el que viven lo hace a menudo muy difícil. Porque, frente a lo que la hipótesis presume, el mercado no siempre premia rápida y significativamente los comportamientos responsables. Es más, hay segmentos relevantes del mercado que sistemáticamente hacen lo contrario: muy especialmente, determinados agentes de los mercados financieros, como muchos inversores institucionales, en muchos casos inevitablemente cortoplacistas y cada día con mayor capacidad para condicionar decisivamente las decisiones empresariales (sobre todo, en el caso de las grandes empresas cotizadas). Agentes, por eso, que incentivan decisiones empresariales también cortoplacistas y que, en consecuencia, penalizan las decisiones basadas en criterios de largo plazo, de sostenibilidad y de responsabilidad social.

Son las debilidades básicas de la concepción empresarial de la RSE, al margen de las que derivan de su muy frecuente utilización torticera sólo con criterios cosméticos-publicitarios. Debilidades que siguen afectando de lleno a las mencionadas declaraciones recientes sobre el “capitalismo de stakeholders”, que no dejan de ser –como ha escrito Manuel Garí– una simple “retahíla de consejos morales y de buenas prácticas empresariales sin reflexión sobre las causas de los problemas”.  Por una parte, porque resulta difícil confiar en la sinceridad de esos buenos propósitos, a la vista de la realidad de muchas de las empresas que dicen apoyarlos. Ni siquiera Larry Fink aplica con una mínima radicalidad sus recomendaciones en la política inversora de BlackRock. Pero, por otra, porque, aunque creyéramos en su sinceridad, ¿quién nos asegura que van a llevarla a la práctica cuando surja alguno de los inconvenientes que apuntaba antes? 

Sólo una mayor exigencia reguladora y un mayor rigor supervisor –no sólo sobre las empresas, también sobre los mercados financieros que incentivan el cortoplacismo– puede garantizar que las empresas –y sobre todo las muy grandes– se comporten  de una forma socialmente responsable, les resulte rentable o no a corto plazo. Y sólo se podrá tener cierta seguridad de que atenderán más adecuada y justamente los intereses de las diferentes partes interesadas, y les darán voz y capacidad de influencia, si la ley obligara a las empresas a incluir a dichos partícipes en los procesos de toma de decisiones y en los órganos de gobierno.

En muchos países europeos hay medidas que obligan a una –modesta– participación laboral en el gobierno de las empresas y no se han hundido sus economías: todo lo contrario, son las más sólidas y menos desiguales

Por eso, frente a los discursos bien intencionados o simplemente reputacionales-legitimadores, quienes aspiren de verdad a que las empresas sean más positivas para todos los actores que contribuyen a su actividad, así como para la sociedad y para el medio ambiente, deben exigir también –sin descartar e incentivar la buena voluntad– leyes más exigentes. Y, entre ellas, las que abran el camino a una participación más efectiva de los partícipes básicos en sus sistemas de gobierno: es decir, reformas legales que posibiliten el progreso hacia una democratización efectiva de las empresas, y fundamentalmente de las grandes, que son las que producen mayores externalidades negativas y mayores impactos nocivos en la sociedad y en el medio ambiente. Aunque sean ideas que exasperan a las élites económicas, no dejan de ser posibilistas y, desde luego, posibles. En muchos países europeos hay medidas que obligan a una –modesta– participación laboral en el gobierno de las empresas y no se han hundido sus economías: todo lo contrario, son las más sólidas y menos desiguales (como lo recuerda M. Pikkety en Capital e ideología, que considera que avanzar en esa dirección es uno de los requisitos esenciales para el progreso social y para  superar el impasse de la socialdemocracia actual). Es, también, lo que viene defendiendo para Estados Unidos –y muy consistentemente– una persona tan moderada, pero tan lúcida, como  Elizabeth Warren.

Desde luego, una nutridísima serie de analistas y teóricos, directivos, medios de comunicación y grupos de presión han venido alertando desde hace mucho –con abrumador respaldo académico e institucional y enorme apoyo de los grandes intereses económicos– acerca de la insensatez jurídica, económica y empresarial de propuestas de este tenor. Pero no está de más añadir que cada día es mayor la evidencia de los desastres a que está conduciendo en la práctica el modelo empresarial dominante, así como mayores son también el cuestionamiento de la prioridad de los accionistas en la empresa y la solidez de los argumentos de quienes defienden la legitimidad jurídica y económica de la participación en el sistema de gobierno corporativo de los agentes que contribuyen a la generación de valor empresarial de forma más significativa (doy detalles de esto aquí). 

En conclusión, frente a las proclamas del Business Roundtable, del Foro de Davos y similares, quizás sea hora ya de discutir abiertamente la falsa idea de que los accionistas son los dueños exclusivos de las empresas (o, cuando menos, el colectivo más importante en su actividad) y de que, por tanto, éstas deben estar gobernadas únicamente por ellos y perseguir ante todo sus intereses. ¿Lo aceptarán voluntariamente los grandes accionistas?

----------------

Economistas sin Fronteras no se identifica necesariamente con la opinión del autor y esta no compromete a ninguna de las organizaciones con las que colabora.

Autor >

José Ángel Moreno Izquierdo (Economistas sin Fronteras)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí