1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Pandemia mental

Sufrimiento psíquico en tiempos de coronavirus

Los Estados han dejado la salud y el bienestar a la lógica del beneficio empresarial, que no contempla la compasión y pervierte el lazo social con la competencia y el consumo

Manuel Desviat 27/05/2020

<p>Una mujer con mascarilla lee un periódico en Zúrich a finales de abril.</p>

Una mujer con mascarilla lee un periódico en Zúrich a finales de abril.

Silvision

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Durante más de dos meses a las 8 de la tarde, las calles se han llenado de aplausos. En ventanas y balcones se aplaudía --aún se aplaude-- a los profesionales del sistema sanitario público. Les aplaudían, al igual que en el Parlamento, incluso aquellos que los diezmaron, vendiendo la salud a los mercados. Es obsceno, pasada la pandemia, lo volverán a hacer. Si pueden. 

El confinamiento no facilita la acción comunitaria, desnuda precisamente nuestro aislamiento, hace patente la necesidad del prójimo, del abrazo solidario y la ayuda 

Son los mismos que se sorprenden del gran número de muertos de mayores, sobre todo en las residencias, cuando es de conocimiento público que nuestras residencias vienen siendo denunciadas de continuo por su escasa calidad y tratos degradantes. En realidad, los servicios sociales en España son obsoletos, se basan en grandes instituciones totales, cercanas a los manicomios o los cotolengos, y en unas burocráticas oficinas de prescripción de ayudas que o no llegan o suelen llegar tarde. No hubo, como en la Sanidad, cambio estructural alguno en tiempos de la democracia.

La covid-19 descubre la fragilidad de los sistemas públicos, la tremenda precariedad no solo en España, sino en el mundo, de la protección sociosanitaria de los Estados, que dejan la salud y el bienestar de la humanidad a la lógica del beneficio empresarial, que actúa con esa frialdad burguesa de la que hablara Adorno, que no contempla la compasión y pervierte el lazo social con la competencia y el consumo. Esa moral que considera a las víctimas de las catástrofes provocadas por el hombre como víctimas necesarias al desarrollo, como daños humanos colaterales al progreso. 

Al inicio, mirábamos para otro lado. No era cosa nuestra, de los europeos, de la gente del Norte. Se veía como algo de otros lugares, como el ébola, como la epidemia de sarampión que está matando más de 150.000 personas en estos momentos, en África y Oriente Medio. No era cosa nuestra, como no lo son los muertos en el mediterráneo o en las fronteras de Europa.

A pesar de pandemias, como la gripe “española”, originada en realidad en Kansas, o las más recientes aviar, porcina, SARS, para poco sirven las alarmas. Los virus mudan todo el tiempo, pero son las circunstancias, nuestro sistema global de producción, el modelo de agro-ganadería-industrial, el caldo de cultivo de la transmisión e infección humana. La pérdida de la biodiversidad es inherente al desarrollo neoliberal, y la prevención y las vacunas son poco o nada rentables para la empresa privada.

Pues lo que deja claro la covid 19 es que no estamos simplemente ante un grave e imprevisible problema sanitario; lo que se evidencia es la quiebra del modelo de sociedad en el que vivimos.

La salida de la Gran Recesión iniciada en 2008, o mejor dicho, el cómo se gestionó esa crisis, rompiendo barreras constitucionales que protegían la sanidad y otras prestaciones esenciales, llevó a la mayoría de la población a la precariedad y la desigualdad con un alto coste que aún perdura, en malestar ciudadano cuando no en claro sufrimiento psíquico. Los dispositivos de salud y, específicamente los de salud mental, se inundaron de parados, personas desahuciadas, incertidumbre y miedo al futuro. A falta de lazo social y del útero social del Estado, de agenda política o diseño de futuro, la ausencia de cauces para canalizar el desespero, el duelo por las pérdidas, la humillación, el miedo o la cólera se incardinaban en el cuerpo y la mente: ansiedad, pánico, melancolía, agitación o paranoia.  

Ahora, con la covid-19, aún convalecientes, no resarcidos, claro que hay daño psicológico, pero como viene sucediendo en otras catástrofes, la pandemia no ha incrementado significativamente las demandas de salud mental; el miedo al contagio aparca duelos no hechos y contiene el estrés, pospone la crisis. La pandemia de salud mental vendrá luego cuando acaben los periodos de alarma y la omnipresencia del contagio. 

Vendrá luego, de este miedo y esta precariedad: pues como expone en una entrevista, Carmen Cañada, una psiquiatra que atiende hospitalizaciones a domicilio en el área metropolitana de Madrid. 

La locura [el sufrimiento psíquico] no es más que la expresión de aquello que nos oprime y que no podemos digerir. El confinamiento agrava todas estas circunstancias. Hay casas en las que se respira mucha violencia y en las que nadie desearía estar encerrada. Hay personas muy solas. Hay gente en situaciones de extrema pobreza y gente que la ve venir por la ventana. También se agudizan las diferencias de clase, no parece bueno para la salud mental confinarse en una casa pequeña, sin calefacción, sin luz, o teniendo que compartir habitación con varias personas”.

La pandemia de daño psicológico vendrá luego, sobre todo si se apaga la solidaridad, la necesidad del otro, del apoyo comunitario que, como en otras catástrofes, surge espontánea y mayoritariamente en la población afectada. Que ahora, a pesar del confinamiento se manifiesta en personas, grupos o entidades que despliegan actividades de apoyo a las personas más frágiles. Hay notas en los portales ofreciéndose para la compra, grupos de voluntarios, la preocupación por el vecino que no ha salido un día a aplaudir. La preocupación por los vecinos que hemos conocido a través de las ventanas después de años de convivencia. 

A la extrema derecha, a los Bolsonaro, a los Trump, los Aznar y sus acólitos, les vienen bien las catástrofes, las guerras para enarbolar banderas, patrias, falsas identidades

El confinamiento no facilita la acción comunitaria, desnuda precisamente nuestro aislamiento, hace patente la necesidad del prójimo, del abrazo solidario y la ayuda. Nos enfrenta, la covid-19 por medio, con nuestra vulnerabilidad, con el vacío de nuestras formas de vida, atrapada en un inasible deseo competitivo y consumista, hipotecada del nacimiento a la funeraria. 

Y nos enfrenta socialmente con un sistema político-financiero incapaz de dar respuesta a las sucesivas catástrofes que genera y atentan nuestra supervivencia 

La pregunta ahora es cuál será la respuesta tras la llamada desescalada, más allá de ciertos cambios en hábitos sociales. ¿Cómo se reorganizará el capital, los Estados, el orden mundial? ¿Hasta dónde se prolongará cierto Estado asistencialista necesario para mantener el consumo y evitar una explosión social? Para pensadores como Zizek, Franco “Bifo” Berardi o Alain Badiou será la barbarie o alguna forma de socialismo democrático. Para otros como Byung-Chul Han, el virus no va a derrocar el neocapitalismo.

La cuestión es previa a la pandemia. Al neocapitalismo le estorba una democracia no-autoritaria, la acumulación de capital no entiende de barreras constitucionales. 

A la extrema derecha, a los Bolsonaro, a los Trump, los Aznar y sus acólitos, les vienen bien las catástrofes, las guerras para enarbolar banderas, patrias, falsas identidades…, para rellenar un discurso que no tienen si no hay un enemigo.

En Brasil seguidores de Bolsonaro bloquearon la entrada a dos hospitales de São Paulo para protestar por las medidas de cuarentena; en EE.UU., Trump alentó a manifestantes armados por lo mismo. En una imagen televisiva una mujer joven llevaba una pancarta con una mascarilla tachada. Soy dueña de mi cuerpo. Soy de Trump.

Pero hay otras opciones, aun dentro de la supervivencia del sistema, como ya sucedió antaño: el Capital puede buscar un cierto equilibrio entre la acumulación y la fuerza de trabajo con medidas socialdemócratas, para salir de la crisis de una forma no autoritaria, sabiendo que esta podría llevar a distopías impredecibles.

Medidas como la renta básica universal, el control de los mercados, y el fortalecimiento de los servicios sanitarios y sociales ya se están planteando incluso desde los gestores del capital financiero. Una paz social subvencionada. 

Claro que también, como escribe Slavoj Zizek, quizás otro virus, un virus ideológico, mucho más benéfico,  se esparza y nos contagie: el virus de la idea de una sociedad alternativa, una sociedad de solidaridad y de cooperación global. La covid 19 puede ser una señal de que necesitamos una reorganización de la economía mundial para que ella no quede más a merced de los mecanismos del mercado.  

En cualquier caso, el daño psíquico se manifestará al acabar las cuarentenas, al disminuir el miedo, llenando las consultas de atención primaria y salud mental cuando aún están en tratamiento las consecuencias de la crisis financiera, de la Gran Recesión de hace poco más de una década.  

--------------------

Manuel Desviat es psiquiatra. Consultor de la OMS.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí