1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Lecciones anticoloniales

¿Era Marx eurocéntrico?

El pensador sentó las bases para explicar un capitalismo que provoca asimetrías, que impulsa procesos basados en la polarización que generan subdesarrollo

Eddy Sánchez Iglesias 5/05/2020

<p>Retrato de Karl Marx.</p>

Retrato de Karl Marx.

John Jabez Edwin Mayall

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La crisis global provocada por la covid-19 ha puesto de manifiesto una realidad: el mundo occidental cede frente a la irrupción de Oriente. El lento declive del eje euroatlántico se acelera con los escenarios geopolíticos que irrumpen de la crisis del coronavirus. Esta transición hacia la nueva centralidad de Asia Pacífico parece acabar con la hegemonía que, en el marco de las ideas políticas, gozaba Europa occidental desde el siglo XVI. 

Marx cambió sustancialmente su análisis del hecho colonial, modificando su enfoque dual inicial, del que conservó solo la función destructora del hecho colonial

Ante esta nueva realidad parece sensato pensar sí seguirán siendo válidos los enfoques y esquemas de pensamiento que han servido para expresar el sentir político de las sociedades hasta hoy. A este debate no escapa la izquierda, y en especial el marxismo, referencia ideológica central en los proyectos políticos revolucionarios y de cambio que se originaron en Europa occidental a mediados del siglo XIX y que llegan hasta hoy.

Karl Marx nace en Tréveris (Alemania) un 5 de mayo de 1818, siendo esta la fecha en la que año tras año se reavivan los debates que intentan responder a una pregunta: ¿sigue vigente el pensamiento de Marx? Parece incuestionable la vigencia de Marx en un mundo –capitalista– más desigual y en crisis, pero este artículo se propone analizar si el pensamiento que inaugura Marx, y que toma como referencia la sociedades de Europa occidental, seguirá inspirando los cambios de la nueva realidad geopolítica que impone la irrupción de Asia. 

Marx y la cuestión colonial

En la opinión de Marx sobre la cuestión nacional, cabe distinguir dos fases diferentes. La primera etapa (1848-1875), corresponde a la del Marx del Manifiesto Comunista y, en menor medida, en El capital, que históricamente se inserta en la etapa de plenitud en la expansión del Imperio Británico, sustentada en una división internacional del trabajo que desemboca en lo que se puede denominar como la crisis de la primera globalización en el último cuarto del siglo XIX. Durante esta primera etapa, se puede observar una opinión de Marx globalmente favorable al hecho colonial.

Karl Marx entendía que el colonialismo era necesario tanto para la aparición y el desarrollo del capitalismo en Europa como para superar las tendencias al estancamiento de las sociedades precapitalistas en las áreas “atrasadas”. La descripción del capitalismo como una necesidad histórica, debido a su carácter progresivo, se filtró al análisis del hecho colonial, que era percibido como igualmente inevitable, pese a la crueldad que lo acompañaba. 

La expansión marítima y el saqueo colonial constituyeron la vertiente externa de la acumulación originaria de capital en Europa y que Marx analizó en el Capítulo XXIV de El capital. Durante ese periodo, Marx presentó un enfoque dual sobre el colonialismo. Criticó sus excesos, pero justificó su necesidad histórica. Marx aborrecía la opresión colonial de los pueblos de las áreas “atrasadas”, así como la hipocresía de su justificación, pero atribuía al hecho colonial una doble condición histórica: destructora por un lado de los arcaicos modos de producción precapitalistas, y, por otro, regeneradora, al sentar las bases materiales del “progreso”. 

Así, China era una sociedad atrasada que será modernizada por la penetración colonial, de la misma forma que India era visto por el primer Marx como un país sometido al tradicionalismo rural, cuyo estancamiento quedaría superado por la llegada de la industria textil británica y el ferrocarril. 

La segunda fase de su pensamiento sobre la realidad colonial tiene lugar al final de su vida, en un momento de crisis del sector agrícola, ámbito económico donde se había impulsado un comercio mundial en el que se pueden encontrar atisbos de una primera globalización. La irrupción de nuevas potencias como EE.UU., Alemania o Japón, supone un desafío al dominio británico, quien intentó contrarrestar la irrupción de las nuevas potencias aumentado el grado de explotación en sus colonias, así como de regiones europeas sometidas, a relaciones que luego se describirían como “colonialismo interno”, como es el caso de Irlanda respecto a Inglaterra, o de Polonia al Imperio Zarista y Alemania, realidades a las que Marx dedicaría numerosos escritos. 

Es en este contexto en el que Marx modifica sustancialmente su análisis del hecho colonial, así como su valoración de las formaciones sociales precapitalistas, cambiando su enfoque dual inicial, del que conservó solo la función destructora del hecho colonial, pero ya no la regeneradora. Marx comenzó en esta etapa a percibir la singularidad del capitalismo colonial, como producto histórico de las relaciones impuestas por las metrópolis y ya no como un simple retraso.

Con sus estudios sobre Rusia, reconsideró el papel de las tradicionales formas comunales en el campo, al asignarles un rol progresista en la lucha por el socialismo

La rebelión china de Taiping (1850-1864) y, en especial, la revuelta de los cipayos de India (1857-1858), ambas reprimidas de forma sangrienta por Inglaterra, fueron sucesos que influyeron en su visión del hecho colonial, llegando a ser uno de los primeros pensadores occidentales en apoyar la independencia de la India. Asimismo, con Irlanda Marx llega a la conclusión de que el colonialismo es un proceso que destruye sociedades sin facilitar su desarrollo posterior, calificando la presencia de Inglaterra en dicho país como un ejemplo de mero “saqueo colonial”. 

Pero es sin duda en su debate con los populistas rusos donde se puede situar el cambio de paradigma dentro de la obra de Marx. Apenas dos años antes de su muerte, en 1881, Marx comienza a estudiar ruso y producto del debate con los populistas de aquel país, acepta la tesis de que las estructuras tradicionales del campo ruso podían servir de punto de partida para un desarrollo socialista y se pregunta si el coste social de la introducción del capitalismo en dicho país podría resultar demasiado alto para ser considerado un paso históricamente progresista. Con sus estudios sobre Rusia, Marx reconsideró el papel de las tradicionales formas comunales en el campo y las formaciones colectivas de base campesina, al asignarles un rol progresista en la lucha por el socialismo, algo que había descartado anteriormente y que le llevó, al final de su vida, a analizar otros estudios de formas de propiedad comunal en el campo en países como Indonesia, Argelia o los países andinos de América del Sur.

Marx y la dimensión geográfica del capitalismo como sistema mundial

Para Marx, la conformación de modos de producción entre países capitalistas y aquellas regiones sometidas a la colonización establecía relaciones internacionales basadas en la desigualdad, la coerción y el pillaje. 

Así, Marx aborda el tema desde tres puntos de vista, situados metodológicamente a diferentes niveles: el carácter necesariamente expansivo del capitalismo en función de las propias leyes que rigen su comportamiento; el papel de la explotación capitalista de las colonias como una de las fuentes originarias de acumulación de capital; y, el colonialismo como manifestación política del carácter expansivo del capitalismo.

De esta forma la implantación del capitalismo en Europa abre paso a una nueva era que afecta no tan sólo a la propia Europa sino a todo el mundo. De esta forma, el capitalismo, por su propia naturaleza, tiene vocación universal.

Las relaciones descritas por Marx entre las metrópolis europeas y las colonias anticiparían nociones sobre el subdesarrollo, cuyo origen está para Marx en la diferencia existente entre los salarios pagados en cada país y las tasas de ganancia que imperan en cada uno de ellos, introduciendo de esta forma un precedente al concepto de intercambio desigual.

Estas “nociones anticipadas sobre el subdesarrollo” son la consecuencia de un cambio de paradigma dentro del pensamiento de Marx. Así, en su primera etapa Marx se centra en la dinámica objetiva del desarrollo capitalista como un proceso de absorción de formas precedentes, haciendo de las fuerzas productivas el elemento central del desarrollo histórico. En su segundo periodo, Marx abandonaría la visión pasiva de la periferia y sus luchas, sustituyendo la centralidad del desarrollo de las fuerzas productivas por un análisis centrado en el protagonismo de los sujetos, lo que convierte a las luchas de la periferia, y no solo de Europa, en protagonistas de la lucha por el socialismo a escala mundial. 

Asimismo, en esta etapa de maduración, Marx no sólo distinguió la industrialización clásica de economías abiertas, como la de Inglaterra, de la industrialización tardía de base proteccionista, como la alemana, sino que también diferenció las anteriores de los países subordinados al capital extranjero como el caso de China. Estas caracterizaciones anticiparon la fractura posterior entre semiperiferias ascendentes y periferias relegadas, tan importantes para comprender los conflictos geopolíticos contemporáneos.

Las luchas anticoloniales en China, India e Irlanda, junto al debate con los populistas rusos, alteran el esquema inicial de Marx.  De tomar las luchas coloniales como aliadas de las luchas centrales del proletariado europeo pasa a verlas como movilizaciones claves para la consecución del socialismo a escala mundial, que sería retomadas décadas después por las teorías del imperialismo, el estructuralismo latinoamericano, el enfoque de la dependencia o el análisis del sistema mundo. 

Conclusiones

El objeto central de la obra de Marx es el análisis completo del modo de producción capitalista, teniendo como base la experiencia de Inglaterra y Alemania, es decir, de la Europa desarrollada. Sin embargo, de su obra se extraen precedentes valiosos para el estudio de la construcción espacial del capitalismo, que Marx situaba en la naturaleza planetariamente expansiva de la propia producción capitalista.

Desde sus escritos sobre la India y China hasta Irlanda, Argelia, Indonesia, Perú o California, Karl Marx sentó las bases para explicar un capitalismo que provoca asimetrías, que impulsa procesos basados en la polarización que generan subdesarrollo. A diferencia de otros autores de su tiempo, acabó sus días defendiendo la viabilidad de modelos y caminos hacia la revolución diferentes a los estudiados por él para Europa. 

Aportaciones claves para las tradiciones políticas posteriores surgidas en la periferia, que renovaron el pensamiento marxista y que hacen que sean los países latinoamericanos, africanos y asiáticos donde las corrientes marxistas contemporáneas sean más fecundas. Una clara lección que debemos aprender para aquellos que, desde España, vemos en Marx una referencia para el cambio contemporáneo. 

------------------

Eddy Sánchez Iglesias es profesor de la Facultad Ciencias Políticas y Sociología de la UCM. Director de la Fundación de Investigaciones Marxistas (FIM).

La crisis global provocada por la covid-19 ha puesto de manifiesto una realidad: el mundo occidental cede frente a la irrupción de Oriente. El lento declive del eje euroatlántico se acelera con los escenarios geopolíticos que irrumpen de la crisis del coronavirus. Esta transición hacia la nueva centralidad de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Eddy Sánchez Iglesias

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí