1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Reclusión y multa

Al miedo a la enfermedad, a la tragedia que ha golpeado muchas casas, al compromiso voluntario de la inmensa mayoría, se ha sumado un empleo del poder público dirigido no a estimular la responsabilidad, sino al puro amedrentamiento

Francisco Arroyo 6/05/2020

<p>Desescalada.</p>

Desescalada.

J. R. Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El Derecho es un sistema de normas y las normas se expresan en nuestros ordenamientos contemporáneos mediante textos legales. Esos textos, esas palabras tienen un valor singular: están respaldadas por la fuerza del Estado, de modo que las reglas expresadas por esas palabras pueden acabar, por ejemplo, con un policía que lanza de su casa a una ciudadana, le arrea un porrazo o la apresa para detenerla. Todo ello, legítimamente.

Una de las paradojas de los ordenamientos jurídicos contemporáneos, basados en normas textuales, es que la población a la que se dirigen no conoce, ni aun con una mera y única lectura, esos textos. No se hacen encuestas sobre el particular, pero creo no equivocarme si afirmo que la inmensa mayoría de la población española, con independencia de su nivel de instrucción, ni ha leído ni leerá en su vida disposiciones tan básicas como el Código Civil o el Código Penal. Los operadores jurídicos (jueces, gestores, abogadas, fiscales, asesores, notarias, ¿parlamentarios?, etc.) somos la excepción, pues no solo hemos leído los textos legales –se supone– sino que somos capaces de dedicar mucho tiempo a dilucidar el significado de una palabra, una frase o un párrafo de una ley. Hay literatura jurídica hasta sobre las comas. Solo los especialistas en las leyes, con toda suerte de instrumentos, mucho tiempo y el siempre impetuoso incentivo del dinero, leen con atención y tratan de entender racionalmente el significado de unas leyes que a todos obligan. A todos. La ignorancia de las leyes no excusa de su cumplimiento dice, como quien no quiere la cosa, el artículo 6 del Código Civil.

Y sin embargo todos esos ignorantes –no se me enfaden–, bien que mal, cumplen habitualmente las leyes que nunca han leído. No es un fenómeno paranormal. Es que, como sabemos desde niños, lo normal consiste precisamente en adaptar nuestra conducta a lo que vemos en los demás. El contacto de la ley con el ciudadano no especialista no se produce a través del texto, sino a través de la repetición de la conducta ordinaria de nuestros semejantes y en la evitación de aquella otra conducta que, según vemos, a esos semejantes trae problemas. La observancia de las leyes funciona en la realidad como su propio nombre indica: el ciudadano observa los patrones de conducta de los demás y los repite. De hecho, es más frecuente la reflexión antes de incumplir la ley que antes de cumplirla. Nuestra animal tendencia de seres sociales a comportarnos como borregos es lo que salva al Derecho. El hábito hace al ciudadano, más que al monje. El legislador debe ser consciente del peso de los hábitos al regular, y el ejecutivo, también, al exigir el cumplimiento de las normas.

El legislador debe ser consciente del peso de los hábitos al regular, y el ejecutivo, también, al exigir el cumplimiento de las normas

Ante la macabra epidemia causada por un nuevo coronavirus, el Gobierno de España realizó el 9 de marzo recomendaciones de confinamiento. Seis días más tarde, y visto que las recomendaciones daban poco resultado, decretó el estado de alarma y dictó normas muy severas para lograr, a través del confinamiento, la reducción sustancial del incremento de contagios, de la propagación de la epidemia, de la saturación de los servicios sanitarios y, en fin, de las muertes. El Gobierno no explicó alternativas, ni tampoco las razones por las que adoptaba esas concretas medidas, que buscaban una reclusión generalizada, y no otras. Ante la polémica originada por su oportunidad, si debían haberse adoptado antes, el presidente del Gobierno insistió en que había seguido, a pies juntillas, el criterio científico de los expertos, de forma que las normas publicadas en el BOE eran poco menos que la plasmación de sus recomendaciones. Este planteamiento evadía la responsabilidad del gobernante en la promulgación de leyes y reglamentos. Conciliar los intereses en juego es cuestión de normas que el gobernante tiene que escribir. Los expertos y los científicos le darán información preciosa, pero la decisión es suya, y solo suya.

Las medidas están recogidas en el Real Decreto que acordó el estado de alarma que se publicó el día 14 de marzo y cuya vigencia se ha ido prorrogando por períodos quincenales, y con el asentimiento del Congreso de los Diputados desde entonces. Eran aplicables en todo el territorio español y a toda la población. La generalidad de las normas, aplicables en la ciudad y en el pueblo, en el barrio y en el cortijo, en la isla Conejera y en la urbe madrileña, se une a ese ir a contracorriente del hábito. Porque el Real Decreto perseguía algo tan difícil como evitar el contacto social. Y, esto es lo importante, en la medida de lo posible.

Para conseguir la reclusión la norma adoptó dos estrategias. En primer lugar, el Real Decreto ordenó el cierre de aquellos lugares en los que la gente se reúne al salir a la calle. Los establecimientos comerciales, con excepciones indispensables (y otras no tanto; en tres días las peluquerías se cayeron de la lista, mientras que las clínicas veterinarias accedían al estatus de esenciales). Todos aquellos recintos, cerrados y abiertos, en los que se congrega la gente, para asistir a espectáculos, ver o practicar deporte, así como los equipamientos públicos, como parques infantiles. También los centros educativos. El cierre evita focos de contagio por la proximidad personal e incentiva que la gente se quede en sus hogares –quienes los tengan–, al quitarle buena parte de sus entretenimientos. Todas estas medidas, si bien cambian drásticamente la vida cotidiana y afectan de lleno a numerosos trabajadores y empresas, pequeñas y grandes, son relativamente fáciles de determinar y controlar. Los establecimientos no se mueven y sus responsables están localizados por las licencias y autorizaciones que estas actividades precisan.

Pero el Real Decreto no paró aquí. También acordó la limitación de la libertad de circulación de los ciudadanos “por las vías de uso público”. Con carácter general y saltándose la restricción de esta medida prevista en la Ley que regula el estado de alarma, que solo permite la limitación de la circulación o permanencia de personas o vehículos en horas y lugares determinados. La medida no es una limitación en horas y lugares determinados, sino en todas las vías públicas del territorio nacional, de la caleya de un pueblo abandonado, del sendero de montaña a la Diagonal, la autopista atlántica o la calle Sierpes. Y no en horas determinados, sino de forma permanente, día y noche, 24/7, como escriben los publicitarios. Habrá quien sostenga –al tiempo– que como no estaba restringida la circulación campo traviesa, la determinación de lugares es suficiente. Y que las horas “determinadas” pueden comprender todas las del día.

Con una sintaxis atropellada, fiel reflejo de la precipitación con la que se redactó la norma, se determinaron siete excepciones a esta prohibición generalizada de usar las vías públicas, una colección heteróclita de supuestos, de interpretación incierta, que abarca causas para circular comprensibles y otras que no hay forma de interpretar con tino. Veámoslas.

La primera excepción, por ejemplo, es naturalísima. Como no se trataba de matar de hambre a los españoles en sus casas, los redactores del Decreto repararon en que debían admitir que circulasen para la adquisición de alimentos. Si el vino es un alimento o las hormigas del campo lo son, quedará a juicio del policía.  La misma excepción es aplicable para la adquisición de productos farmacéuticos y también de “productos de primera necesidad”. Se nos viene a la cabeza esa búsqueda desesperada de papel higiénico que caracterizó a los primeros días de la alarma. Pero ¿qué es un producto de primera necesidad? No todos tenemos las mismas necesidades primeras. La segunda excepción es también muy lógica, la asistencia a centros, servicios y establecimientos sanitarios. Sepamos que ello incluye a las clínicas de cirugía estética. Nada más oportuno que cambiarse la nariz o el tamaño del pene durante el confinamiento, para sorprender a las amistades al día de la vuelta.

Incluye también el Decreto como excepción, el “retorno al lugar de residencia habitual”. Es enteramente superflua, pues el retorno a la casa está comprendido en cualquier salida, en cualquier interpretación racional que se haga de estas normas.  También permite la circulación para la “asistencia y cuidado a mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables”, lo que, entiendo, habilitaba a los familiares que habitualmente echan una mano en el cuidado de niños o ancianos a desplazarse, por esta razón, de su domicilio al de su pariente. Sobre esta excepción, sin embargo, las autoridades guardaron silencio interpretativo.

El Ministerio del Interior ha optado por la mano dura con una profusísima actividad sancionadora, con cobertura en la Ley de Seguridad Ciudadana

La excepción c) consistente en el “desplazamiento al lugar de trabajo para efectuar su prestación laboral, profesional o empresarial”, así como la f) “desplazamientos a entidades financieras y de seguros” no están relacionadas con las necesidades físicas o asistenciales de la población recluida. Sino con las económicas. No es cierto que el Gobierno haya antepuesto la seguridad sanitaria o, en fin, las vidas en riesgo a cualquier consideración económica. Desde el principio de la crisis ambos bienes, la salud de la población y la prosperidad del país, estaban en conflicto. Desde el principio, el Gobierno tuvo que dirimir cómo conciliarlos. Y este dilema se intentó soslayar ante la opinión pública, como se escatiman en la comunicación política contemporánea todos los dilemas que la tarea de gobernar comporta. Porque en la decisión adoptada hubo, por ejemplo, una distribución de costes que podemos considerar no equitativa. Quienes trabajaban en los establecimientos y centros cerrados (comerciales y de entretenimiento) se quedaron sin trabajo y sus empresas se quedaron sin ingresos. Y otros no, pese a que comportaban riesgos evidentes por contacto social. Existen centros de trabajo que agrupan a miles de personas en un recinto, las instalaciones industriales. La fábrica de Seat de Martorell congrega cada día a más de 14.000 personas, un número apto, creo, para convertir un foco de contagio en incontrolable. Cierto es que las grandes empresas, además de tener la obligación de conjurarlos –como todas–, disponen de medios –aunque faltaban las directrices y hasta productos tan simples como mascarillas– para reducir los riesgos de sus empleados, cierto que otras disponían de medios para facilitar el teletrabajo. Cierto también que, debido a la retracción de la demanda originada por el confinamiento, muchos de estos centros industriales disminuyeron –y hasta anularon– su actividad. Pero no se puede ignorar que la distribución del daño económico que el confinamiento originó no estaba, en la norma, repartido por igual, ni siquiera en paridad con los riesgos. Los medios de transporte, no asignados por localidad en los que es difícil guardar las distancias entre muchos desconocidos, y masificados a las horas punta, como el metro, los autobuses o los trenes de cercanías, siguieron abiertos. En el aspecto económico, unos se sacrificaban más que otros. Sin embargo, cuando los cantantes o actores se quejaron de su situación, el Ministro de Cultura les vino a decir que apechugaran, que “antes iba la vida que el cine”. El responsable del ramo incurrió en esa falacia y los que protestaron fueron abucheados por la opinión pública.

Por último, la mano del gobernante se abría ante la evidencia de que una restricción de semejante generalidad podía abarcar muchos más casos y situaciones intolerables de los que la apresurada filosofía de estas excepciones podía albergar. Cualquier desplazamiento por “causa de fuerza mayor o situación de necesidad” quedaba autorizado, así como cualquier “otra actividad de análoga naturaleza” a todas las anteriores. Como ustedes supondrán, es imposible saber qué actividad hay análoga a todas las anteriores en conjunto. Y tampoco es fácil discernir qué es una actividad análoga a, por ejemplo, aquella originada por una situación de necesidad. En su primera comparecencia, el presidente del Gobierno habló de pasear al perro. Y, por arte de birlibirloque, pasear al perro se convirtió, prácticamente en la “causa de necesidad” conocida por la población.

Pues bien ¿cómo exigir el cumplimiento de una norma como la comentada, de semejante alcance, generalidad e imprecisión? ¿Cómo exigir el cumplimiento de una norma tan radicalmente contraria a los hábitos? En mi opinión, con información, control, cautela y clemencia. El Ministerio del Interior ha optado, sin embargo, por la mano dura con una profusísima actividad sancionadora, con cobertura en la Ley de Seguridad Ciudadana. Las sanciones, multas de entre 600 y 30.000 euros, castigan la desobediencia o la resistencia a la autoridad o a sus agentes en el ejercicio de sus funciones, cuando no sean constitutivas de delito. Y el Ministerio del Interior ha considerado que “salir a la calle” es una conducta constitutiva, por sí sola, de tal infracción, con una interpretación restrictiva y discrecional de las reglas del Real Decreto del estado de alarma al que se “desobedece”. La Policía ha animado a la población a denunciar “conductas insolidarias”, como   pasear en solitario por una calle vacía a las ocho de la mañana, caso, al parecer, del expresidente Rajoy, propagando entre la población el espíritu del confidente y del chivato, que, seguro, ha originado más discordias vecinales. Al tiempo de escribir este artículo, las denuncias cursadas superan las 800.000. El control se ha planteado de forma ejemplarizante, sin atender a las conductas que implican o no implican riesgo, obviando que las pautas para estos controles, por la generalidad y alcance de la norma, se prestan a la arbitrariedad de la actividad policial.

En fin, ante un galimatías normativo totalmente contrario a los hábitos de la población, que restringe el derecho fundamental a la libertad de circulación con un alcance dudoso en su constitucionalidad y justificación, con una generalidad e inseguridad que el mismo legislador reconoce, al tipificar las excepciones, el Ministro de Interior ha acudido al palo y tente tieso, lo que muestra una desconfianza notoria en la responsabilidad de los ciudadanos. Al miedo a la enfermedad, a la tragedia que ha golpeado muchas casas, a una situación económica que supongo angustiosa en muchos hogares, al compromiso voluntario que la inmensa mayoría ha mostrado con el confinamiento, se ha sumado un empleo del poder público dirigido no a estimular la responsabilidad, sino al puro amedrentamiento.  Un craso error.

--------------------------------

Francisco Arroyo es abogado. Socio de Santiago Mediano Abogados.

El Derecho es un sistema de normas y las normas se expresan en nuestros ordenamientos contemporáneos mediante textos legales. Esos textos, esas palabras tienen un valor singular: están respaldadas por la fuerza del Estado, de modo que las reglas expresadas por esas palabras pueden acabar, por ejemplo, con un...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Francisco Arroyo

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí