1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DEMOCRACIA Y CRISIS

Keynes en Hubei, Trump en el INEM

La aceleración de la lucha global por el control del capitalismo (I)

Isidro López / Rubén Martínez Moreno 17/05/2020

<p>Donald Trump (en el atril) y Mike Pence durante una rueda de prensa sobre la covid-19.</p>

Donald Trump (en el atril) y Mike Pence durante una rueda de prensa sobre la covid-19.

Joyce N. Boghosian / The White House

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“Amas de casa patriotas, salid resueltamente mañana bien temprano a la calle y acudid a las maravillosas rebajas que se anuncian por todas partes. Os haréis bien a vosotras mismas, porque nunca fueron las cosas más baratas más allá de vuestros sueños. Comprad ropa para la casa, de sábanas y mantas para satisfacer todas vuestras necesidades. Y tened, además, la alegría de estar incrementando el empleo, aumentando la riqueza del país porque estáis poniendo en marcha actividades útiles”.

John Maynard Keynes (1931) Ensayos de persuasión

Todos los indicadores económicos conocidos han entrado en colapso. Algunos estudios señalan que España sufrirá la crisis más que cualquier otra economía europea, con una disminución del 15,5% en el PIB este año y un déficit fiscal del 12,5%. La deuda total podría ascender hasta el 120% del PIB. La ONU prevé que la economía global puede llegar a contraerse un 4,9% en 2020 y otro 0,5% en 2021.

Podemos tomar esos índices como señales de un futuro que todavía no se ha desplegado, pero cualquier cautela es poca. Aspirar a un análisis completo de esta crisis económica global sería una filigrana con doble tirabuzón de la que saldríamos desnucados. Si algo nos ofrece esta crisis es una figura invertida de la profecía autocumplida. El desgajamiento del poder en dos esferas, una político-médica y otra político-económica, produce un extraño efecto óptico. En apariencia, el poder del capital queda orillado, hablando desde un futuro más o menos inmediato sobre el que apenas deja dudas. En una apoteosis de lo inevitable, la cólera del modo de producción capitalista será terrorífica cuando acaben los encierros y las restricciones. Todo un homenaje a la tragedia clásica. El poder político puede adelantar pero no evitar el desconcierto que se desatará, lo que bien puede suponer su inmolación, al menos en sus formas gubernamentales. Se puede correr pero no huir.

Los boletines estadísticos de todo organismo oficial no solo se acumulan, sino que compiten con el antiguo testamento en profecías apocalípticas. Este rosario inacabable de gráficos muestra una tendencia al desplome que toca profundidades nunca conocidas. Todo apunta a que rematarán con un hic sunt leones en sus previsiones para el año que viene. De esta manera, se refuerza el halo de inevitabilidad de la punición que las deidades financieras capitalistas aplicarán a unas sociedades presentadas como sumisas al capital y al Estado.   

Esta crisis ha supuesto una disrupción casi total y todavía nos queda mucho por ver. Pero a primera vista, algo puede resultar sorprendente. Las posiciones políticas ya perfiladas en los últimos tres años en torno a la crisis de beneficio monetario y de hegemonía que arrastra el capitalismo histórico no se han alterado cualitativamente. La profundísima y compleja forma de aparición de esta crisis más bien ha acelerado de forma vertiginosa los cambios históricos y ha profundizado la emergencia de nuevas posiciones y actores políticos. La batalla por el futuro de la economía planetaria es el trasunto del conflicto por tomar posición en un nuevo campo de relaciones de poder global. Nuestro objetivo es hacer una breve radiografía, en dos entregas, de este campo de posiciones globales, que en realidad, determinan en bastante medida la vida política en el interior de los Estados nación.   

La larga crisis de beneficio   

Las crisis capitalistas son una sucesión de shocks exógenos y “todo iba sobre ruedas hasta que un virus lo estropeo todo”. Podría ser la conclusión de un observador encerrado en su perplejidad que construye sus visiones del mundo mediante fuentes oficiales. La crisis del petróleo del 73, la crisis de las hipotecas subprime en 2008 y la crisis del 2020, la del virus. El modelo se presenta como una víctima de su mala suerte, de tropiezos muy seguidos que presumen fallos endémicos en esa forma de caminar, pero en fin, fogonazos puntuales de infortunio. Los motivos pueden ser geopolíticos, la codicia individual de algunas manzanas podridas o el libre albedrío de un organismo unicelular que no acata órdenes de los consejos de administración. Venimos de una civilización que se presenta a sí misma como el estadio superior de desvinculación de “la naturaleza” gracias a su gigantesco poder tecnológico. Resulta difícil que, con semejante imagen construida, salgamos bien parados del desmontaje de todas las estructuras de reproducción económica estándar por culpa de un microorganismo.   

Acudir a la mala pata promete una explicación entre vaga y disparatada. Se suele medir la profundidad de las crisis por el número de esferas y procesos que, presentados como independientes, entran en resonancia y se sincronizan. Siguiendo estos parámetros, estamos ante la crisis total, que permea hasta el último rincón del mundo y frente a la que toda posición política posible tendrá que referenciarse. Lo cierto es que el capitalismo pre-covid, con todo su juego de posiciones políticas, ya prefiguraba una crisis inminente. El capitalismo es un sistema que necesita el beneficio, pero no de cualquier tipo, sino uno siempre creciente. Lo necesita tanto como la fuerza de trabajo colectiva –fuente del beneficio incesante– necesita el oxígeno para mantenerse viva. En la actual versión financiarizada del capitalismo global, la extracción de rentas de todo tipo para compensar la insuficiente producción de beneficios por la vía de la acumulación de capital industrial, más que ser simplemente tolerada ha sido central. La concesión de crédito no es sino el segundo movimiento de una captación previa de tanta riqueza social como sea posible en formas monetarias. Pero al beneficio producido por las finanzas a través del endeudamiento generalizado le sucede como a toda forma de saqueo: no es sostenible indefinidamente sin rebasar límites sociales, ambientales o, más propiamente, económicos.

Desde que a mediados de los años sesenta empezó a caer la rentabilidad del hegemón americano, trasladando esas caídas a todos los países capitalistas centrales, el capital arrastra problemas profundos de formación de beneficios. Sin producción de riqueza nueva en las proporciones requeridas para ser considerada creciente, esa antigua civilización capitalista del siglo XIX que prometía un esplendoroso futuro a través del desarrollo y del crecimiento infinito queda reducida a un sistema de posiciones mantenidas por el poder del miedo y el disciplinamiento. El miedo y el hambre, decía Adam Smith, son los dos grandes pilares de los mercados de trabajo capitalista.   

La irrupción de la competencia entre Estados-empresa

Jamás hemos experimentado las profundas, abstractas y frías dinámicas estructurales sin una mediación en forma de poder político de los centros territoriales reales del poder capitalista. Los países de tamaño continental o las zonas económicas transnacionales como la zona euro son los vehículos del conflicto intercapitalista. Un conflicto en el que las unidades políticas defienden los intereses de las empresas de sus territorios. Y el caso es que el capitalismo neoliberal globalizado y financiarizado ya no tiene para todos. Tan solo hace falta revisar el largo ciclo de arreglos para dar respuesta a esa crisis de beneficio. En ese sentido, la secuencia de grandes medidas impulsadas por la Administración norteamericana son iluminadoras.   

En 2017, Donald Trump dio un golpe de mano a la posición de la potencia hegemónica: la llamada guerra comercial. Cabe entenderlo como el cuarto golpe de mano que sigue en la secuencia iniciada en Bretton Woods, dando paso al desenganche definitivo del dólar del patrón oro en 1973 y el movimiento de subida radical de los tipos de interés en 1979 a cargo de Paul Volcker, el entonces presidente de la Reserva Federal. Ni decir tiene que provocó una crisis de deuda global que reestructuró la jerarquía de países y territorios heredada de la disolución de los imperios francés y británico y de los movimientos de liberación nacional.

La guerra comercial está lejos de ser un simple asunto de cargas arancelarias. Su consecuencia más evidente es la muerte del discurso anclado en el fundamentalismo de mercado. Un marco que, siguiendo la costumbre, solo se ha aplicado cuando “el mercado” (esa abstracción) reproducía de forma semi-automática las posiciones de poder del hegemón americano y la posición subalterna de Europa y Japón. Tan pronto “el mercado” amenaza esas mismas posiciones de poder al abrir una ventana al caos de la competencia destructiva, se acaban los fundamentalismos y aparecen los Estados como agentes económicos de emergencia que pelean por nichos monopolistas para sus empresas.

Desde la victoria del norte industrial capitalista frente al sur exportador esclavista en la Guerra de Secesión, EE.UU fue proteccionista y sus energías políticas se centraron en la integración de su gigantesco mercado como polo de crecimiento de las nuevas industrias automatizadas, las nuevas cadenas de producción y el advenimiento de una sociedad de consumo de masas. Todo esto cambió progresivamente a partir de la Segunda Guerra Mundial, y de forma muy aguda desde la crisis de 1973. En ese momento, el movimiento de desenganche del dólar frente al oro inauguró una separación entre el Estados Unidos agente hegemónico vigilante del proceso de acumulación global y la política interna de EE.UU. Una separación de roles que hoy ha llegado a sus máximos históricos. La superposición de dos imágenes clarifica esta cuestión: las políticas renovadas de la Reserva Federal americana como prestamista de dólares sin restricciones para todos los bancos de los países capitalistas centrales frente a los kilómetros de colas en los bancos de alimentos en una zona relegada como Pittsburg.

Trumpismo, keynesianismo y nuevo globalismo

La crisis del coronavirus se ha acelerado debido a esa contradicción. Por un lado, el dominio financiero americano de la esfera monetaria y financiera de la economía global, todavía indiscutido. Por otro lado, la situación social y política de unos EE.UU. que se hunden en la ciénaga económica. Mientras, las ideologías supremacistas, entre ellas el trumpismo, intentan aglutinar la identidad americana dominante con la sucesión de enemigos internos y externos a combatir. Sin duda, es algo que comparte con la inmensa mayoría de las nuevas derechas y ultraderechas: la promesa de que el varón blanco nacional siempre tendrá a su servicio a alguien de piel más oscura o a una mujer. Por supuesto, también un medio ambiente listo para ser explotado en las cantidades necesarias para mantener ese orden. No hay diferencia entre la dominación y explotación de las personas por otras personas y la dominación y explotación de la naturaleza por las personas, decía Murray Bookchin. La ideología del repliegue sobre los Estados nación que surge de la posición trumpista debe ser leída observando su verdadera práctica de gobierno: la demanda de soberanía para el dominio de los “inferiores” jerárquicos sin las molestas injerencias externas. 

Frente a esta aserción de las economías nacionales a las que aspiran el trumpismo y sus aliados, durante los últimos años se alzaba una suerte de nuevo keynesianismo en China. Este neokeynesianismo tiene dos pilares concretos. El primero, constata la crisis de legitimidad ininterrumpida que ha erosionado el modelo de democracia liberal por culpa de la acción no restringida de las finanzas, ejerciendo su mando en la cúspide del poder capitalista global. En segundo lugar, la extraordinaria eficacia del plan de estímulo chino, logrando superar un atolladero sin salida para su modelo de exportación ante la escasez de demanda que originó la crisis de 2008. Un plan de estímulo entre 2009 y 2010 que supuso la construcción de autopistas y vías de alta velocidad, la construcción de un nuevo sistema de salud pública, el desarrollo de tecnologías móviles pero también de tecnologías en energías renovables, una política monetaria interna relativamente laxa y el desarrollo de nuevas megarregiones y megaciudades. Entre otras, las más señeras y ahora célebres provincias de Hubei y ciudad de Wuhan, a las que ese gigantesco plan de estímulo puso en el mapa.

Estos dos factores han servido para que un número nada pequeño de miembros de la elite capitalista global aparezcan ahora como creyentes fervorosos de la inversión pública entendida como forma de arrancado de emergencia del proceso de acumulación y de la expansión material del capitalismo. Frente a la posición de cierre sobre el espacio económico nacional que plantean los trumpismos, el neokeynesianismo a la China mantendría un cierto orden global de convertirse en figura discursiva política dominante. En este punto hay varios problemas que remiten tanto a la imposibilidad de exportar el modelo chino como a ciertas características de los contextos sociales que permiten el desarrollo de formas keynesianas, pasando por el análisis de las causas de la larga crisis capitalista, que en términos keynesianos, se leen antes como un problema de desinversión que de límites internos al proceso de acumulación.   

Un  New Deal turbulento

La irrupción de la crisis del covid-19 ha precipitado los acontecimientos, tanto desde la posición nacionalista como desde la neokeynesiana. El despliegue del gobierno chino, en buena parte agitprop, ha causado sensación en medio mundo. Su gestión de la crisis da por bueno el fuerte aparato infraestructural procedente del mega estímulo de 2009, siempre desde una militarización de la fuerza de trabajo impensable fuera de China. Frente a este modelo, los nacionalismos trumpistas de distinto signo se enfrentan a una crisis que les deja en una posición muy complicada en la medida que toca de manera central a los sistemas sanitarios públicos, donde los haya. Pero además, el trumpismo global, con su delirante escisión brasileña en el bolsonarismo, es genéticamente incapaz de no ser un dispositivo político de ataque y de presentarse bajo la clásica forma del Estado-refugio en tiempos de crisis. Detrás, está el lugar común que asegura que los presidentes se refuerzan en su poder durante las crisis. Desde luego, recomendar a la población pincharse desinfectante para volver al trabajo y terminar con la conspiración progre contra Trump es bien recibido por el núcleo irreductible del trumpismo, pero no por el aparato del Partido Republicano, todavía máquina organizativa de la derecha política americana.

Pero, aunque las posiciones vinieran perfiladas antes de la crisis covid-19, es ahora cuando deben enfrentarse a las fuerzas capitalistas. Una vez haya sucedido, podremos medir la fuerza o la determinación de las posiciones neokeynesianas. De hecho, en este punto podremos comprobar si los Estados y el poder político retienen algo de esa capacidad otorgada por el ámbito experto que les supone autonomía frente a los requerimientos inmediatos del proceso de acumulación.   

A tenor del grosor de las imágenes utilizadas para justificar un posible ciclo keynesiano, sus defensores no deben tener mucha seguridad en la apuesta cuando tienen que recurrir a las metáforas del keynesianismo de guerra, el New Deal o el Plan Marshall. Y una vez más, como sucede de forma recurrente en parte del movimiento ecologista, esta pregunta ni siquiera se formula, al entenderse que la catástrofe llevará a las mayorías sociales a preferir el bien sobre el mal de forma lineal. En ambos casos se salta un paso fundamental: las luchas de clases y la movilización social. Frente a una opinión que parece generalizada, el keynesianismo no se impuso en su día como un simple corolario de la guerra, ni mucho menos en su forma New Deal, por la voluntad y la visión de Roosevelt. Más bien, el movimiento obrero lo adoptó como forma económica válida, y en la misma medida sirvió de cadena de transmisión de sus políticas.

Así aparece el talón de Aquiles de esta narrativa trágica: ¿cuál será nuestro grado de sumisión ante un capitalismo que ofrece aserciones desnudas de su poder en forma de más dominación y explotación? En el Estado español, las formas de gobierno parecen desactivadas al encadenarse en otra narrativa de dominación. El poder médico/experto, hasta hace poco subsidiario de la acumulación capitalista, juega ahora sus cartas a la legitimación por el miedo, lejos de un consenso impensable desde lo político en sociedades altamente fragmentadas. Las fórmulas al uso de gobernanza de la crisis han consistido en el reparto de los costes, también los ambientales, a los colectivos más débiles material y políticamente. ¿Puede volver a funcionar esta fórmula de austericidio que se presenta como New Deal? ¿Qué resistencia social va a surgir frente al abanico de soluciones capitalistas a la crisis, que no son otra cosa que una pugna de posiciones en el nuevo orden mundial?

El principal comentarista económico del Financial Times, Martin Wolf, asegura que no es posible repetir las políticas de austeridad de la crisis de 2008. Augura un Nuevo Pacto Social, y de nuevo se remite al periodo post-bélico para encontrar un antecedente. Lo que olvida Wolf es que un pacto funciona como solución temporal –más o menos pacífica– a un conflicto abierto. Y el principal conflicto ahora mismo es intercapitalista, incluso con posiciones reaccionarias defendidas en la calle por movimientos anti-societarios. Tal vez Wolf es consciente, pero un cierre por arriba ya encaja en su idea de Pacto Social. La aceleración de posiciones en el orden mundial, por lo pronto, no conoce contrarresto ni conflicto abierto que apunte a una salida emancipadora.

---------------------------

Isidro López (Instituto Democracia y Municipalismo).  Rubén Martínez (La Hidra Cooperativa).

“Amas de casa patriotas, salid resueltamente mañana bien temprano a la calle y acudid a las maravillosas rebajas que se anuncian por todas partes. Os haréis bien a vosotras mismas, porque nunca fueron las cosas más baratas más allá de vuestros sueños. Comprad ropa para la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Isidro López

Sociólogo. Miembro del colectivo de investigación militante Observatorio Metropolitano. Exdiputado autónomico por Podemos en la X Legislatura de la Asamblea de Madrid.

Autor >

Autor >

Rubén Martínez Moreno

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí