1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Justicia tributaria

Cómo desatrancamos las cloacas fiscales

Propuestas para hacer que la solidaridad vecinal contra la covid-19 se convierta en derechos, las denuncias de evasión y elusión de impuestos en sanciones y la justicia fiscal en normas vinculantes

Miguel Urbán 21/05/2020

<p>Protesta de militantes de Attac contra Apple por sus prácticas fiscales en París en 2017.</p>

Protesta de militantes de Attac contra Apple por sus prácticas fiscales en París en 2017.

Wladislas Aulner / Attac

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“¿Se pueden realizar gestiones financieras sin pagar impuestos? ¿Es su jurisdicción bancaria lo suficientemente opaca? ¿Algo en la situación política del país apunta a que estas condiciones podrían cambiar en el futuro?” Estas preguntas son solo una parte de un cuestionario que envió a diferentes guaridas fiscales el despacho de abogados Appleby, líder de la industria offshore. Las cuestiones formaban parte del trabajo de campo solicitado por un selecto cliente que quería escoger el nuevo destino de sus beneficios. Un destino paradisíaco para su accionariado, pero una cloaca fiscal para las mayorías que verían cómo todos esos impuestos en potencia seguirían yéndose por un oscuro sumidero.

Resulta paradójico que una de las preguntas se interesase no solo por la situación política actual, sino también por la futura. No fuese a ser que unas elecciones, un cambio de gobierno o esa cosa rara llamada “democracia” opinasen algo sobre los privilegios de las finanzas y sus mercados. Esos mercados que, como suele decir con conocimiento de causa y culpa el multimillonario George Soros, “votan cada día” y deciden sobre prácticamente cada esfera de nuestras vidas, pero que no quieren que nadie opine ni mucho menos legisle sobre su ‘libre’ funcionamiento.

¿Quién ganó ese concurso de Miss Cloaca Fiscal? Gracias a la filtración de los llamados “Papeles del Paraíso”, supimos que el premio gordo cayó íntegro en Jersey, una pequeña isla en el Canal de la Mancha, dependiente de la Corona británica, pero con capacidad para crear sus propias leyes y establecer sus propios impuestos (o más bien la ausencia de los mismos), algo que la ha convertido en una guarida fiscal muy popular. Fue así también cómo descubrimos que el selecto cliente que había contratado al bufete era Apple. La multinacional andaba buscando en esos momentos dónde trasladar su entramado offshore para seguir disfrutando de irrisorios impuestos sobre la mayoría de sus ganancias, una vez que el chollo se les acababa en Irlanda. Supongo que Apple le pagaría bien el servicio a Appleby, porque la mudanza ayudó sensiblemente a que la montaña de dinero offshore acumulado por la empresa de la manzana ascendiese hasta los 252.000 millones de dólares.

Y hasta aquí la anécdota. Porque Apple es solo una más de las decenas de multinacionales y multimillonarios que utilizan esta red opaca internacional para ocultar sus ganancias y así evitar el fisco de los países donde realmente realizan sus actividades económicas. Ahora aterricemos: ¿cómo nos afecta todo esto más allá de la indignación y las náuseas que nos provoca este entramado de ingeniería fiscal pestilente?

Recientemente  la Agencia Tributaria publicó por primera vez, en su conjunto y manteniendo el anonimato, datos de la declaración País por País (CBC, por sus siglas en inglés country by country) de todas las grandes empresas españolas con sedes en el exterior: cuántos beneficios obtienen y qué impuesto de sociedades pagan por ellos. Así supimos que al menos 27 multinacionales con matriz española y 900 millones de euros de beneficio de media solo pagan un 0,26% de impuestos por ellos. O sea, que solo pagaron unos 65 millones de sus 25.325 de beneficios.

Al menos 27 multinacionales con matriz española y 900 millones de euros de beneficio de media solo pagan un 0,26% de impuestos por ellos

Pero, ¿cómo es esto posible? La magia de la ingeniería fiscal esconde miles de trucos. Uno de los más conocidos son las llamadas técnicas de “optimización fiscal” que permiten manipular el precio de transferencia, engañando sutilmente el ojo del inocente recaudador. Con un habilidoso giro de muñeca, las multinacionales amañan los precios a los que sus filiales se compran unas a otras sus propios productos, consiguiendo así que los beneficios aparezcan en sus guaridas fiscales y las pérdidas en los países con tributaciones más altas. “Y cómo voy a pagar yo impuestos en su país, señor juez, si aquí pone que soy una pobre empresa sin apenas beneficios que declarar”. Se cierra el telón. Aplausos a rabiar en la junta de accionistas.

Porque una cosa es la evasión fiscal y otra la elusión fiscal. La primera implica saltarse las normas abiertamente para no pagar impuestos (por ejemplo, ocultando información). La segunda usa resquicios legales existentes para no declarar impuestos. O sea, cuestión de tacto, lo  que en ese mundo significa, tener buenos abogados y mejores contactos en tribunales e instituciones. El experto en fiscalidad Richard Murphy estima que en España se pierden unos 60.000 millones al año por culpa de la evasión fiscal. Lo que viene a ser el 85% del gasto sanitario de nuestro país. Pero las pérdidas por elusión fiscal podrían llegar hasta los 190.000 millones, o sea más del doble del gasto sanitario. Separadas por una delgada línea roja, la evasión y la elusión fiscal desangran juntas las haciendas de unos Estados que ven progresivamente mermada su capacidad recaudatoria mientras aumentan los discursos y políticas austeritarias que recortan nuestra sanidad y derechos sociales. Por eso algunos preferimos llamar “cloacas fiscales” a sus paraísos.

¿Esta sangría siempre ha sido así en España? El primer estudio global de activos offshore, elaborado por World Inequality Lab y coordinado por Thomas Piketty, desveló que el dinero que mantienen los españoles sin declarar en paraísos fiscales se disparó a partir de los ochenta, en paralelo a la aparición de nuevas grandes fortunas en nuestro país. Y la extensión a nivel mundial de las guaridas fiscales. De esta forma, la riqueza escondida en estos opacos lugares pasó de 10.000 millones de euros en 1985 a 150.000 millones en 2005 (datos en euros constantes de 2016). O sea, que el dinero oculto al fisco en paraísos fiscales se disparó un 1.400% en apenas dos décadas. Actualmente se estima que el volumen sin declarar a la Hacienda española escondido en paraísos fiscales equivale al 15% del PIB y al 8,6% de los activos totales de las familias.

Se estima que el volumen sin declarar a la Hacienda española escondido en paraísos fiscales equivale al 15% del PIB y al 8,6% de los activos totales de las familias

Todo por la pasta. El beneficio de una minoría peligrosa que se esconde en guaridas fiscales se ha convertido en sinónimo de desigualdad, recortes y pérdida de derechos sociales para la mayoría. La lucha contra estas cloacas fiscales debería ser hoy un elemento central en el combate contra la desigualdad y por la democracia. Una lucha que podemos empezar poniendo en práctica una serie de medidas concretas que ataquen la raíz del problema en varias esferas y niveles de acción:

En la UE se debería revisar y modificar (siguiendo, por ejemplo, los criterios del propio Parlamento Europeo o de organizaciones sociales como Oxfam, Tax Justice Network o Gestha, el sindicato de técnicos de Hacienda de España) la lista de terceras jurisdicciones que no cooperan en materia fiscal. Esto serviría para tener un primer repertorio real de paraísos fiscales común para toda la UE, en lugar de los anteriores índices nacionales que elaboraban algunos Estados o del actual listado de la Comisión Europea, que pretendía ser una lista negra pero ha terminado siendo una lista para blanquear paraísos fiscales. De los 15 paraísos fiscales más utilizados por las multinacionales, solo uno aparece en esa recopilación de la Comisión. Contar con una lista veraz de guaridas fiscales, que señale también a quienes operan en el marco de la UE, sería un primer paso necesario para aislar comercial y económicamente a quienes fomenten y/o se beneficien de este entramado fiscal, sancionando a quienes operen en ellos e investigando hasta el fondo a la gran banca y a los intermediarios cómplices que aprovechan el secreto bancario –que también habría que eliminar– y se saltan sistemáticamente cualquier práctica normativizada de diligencia debida para así hacer de la evasión y de la elusión fiscal un negocio redondo. Y para que estas medidas perduren en el tiempo, habría que aplicar sanciones disuasorias que incluyan la retirada de la licencia bancaria. Además, es fundamental aplicar una normativa contable homogénea que obligue a las multinacionales a presentar información económica relevante estructurada por su base de negocio y de actividad real por país, para tributar en cada territorio en base a la presencia de personal, capital físico y beneficios efectivos extraídos en el mismo, evitando el abuso en los precios de transferencia.

En segundo lugar, y como plan B por si la UE se niega a sancionar a las guaridas fiscales que actúan en su seno, escenario lamentablemente muy probable, se podría establecer de forma coordinada entre algunos Estados miembros sanciones comerciales a los países que operan como paraíso fiscal, empezando por Países Bajos o Luxemburgo y siguiendo por Suiza. Con una alianza firme de varios países del sur de Europa se podría obligar a estos Estados a abandonar el secreto bancario y a cooperar fiscalmente, usando el argumento de que las pérdidas resultantes de este cambio de prácticas serían menores que las derivadas de las sanciones comerciales que cabría imponer en caso de que no cooperasen.

A nivel estatal también debemos actuar. Mientras la UE se decide a actualizar su lista negra de paraísos fiscales, se podría avanzar en este sentido en el Estado español, siguiendo los mismos criterios antes citados y contribuyendo así a dar ejemplo e incitar a otros países a sumarse. Esto implicaría y permitiría prohibir las ayudas a empresas que operen o tengan filiales y/o sucursales en guaridas fiscales. Igualmente se podría incluir la evasión y la elusión fiscal entre los criterios que inhabilitarían a una empresa para concurrir en procesos de contratación pública, medida que podría replicarse a nivel autonómico y municipal. Otra medida asequible sería prohibir por ley las amnistías fiscales. Y, en fin, siguiendo con la lista de propuestas al alcance de la mano de un gobierno que se pretenda “del cambio”, se podrían establecer sanciones a los bancos e intermediarios financieros que operan en estos territorios extraterritoriales como facilitadores y/o beneficiarios de la evasión y elusión fiscal. Y si de paso esa información se vuelca en un portal público, se facilitaría que la ciudadanía pudiese penalizar social y económicamente a las empresas que operan o tienen sedes o filiales en estas cloacas fiscales.

Pero sería ingenuo e irresponsable que  la sociedad civil confiase todo a la acción de las instituciones para combatir la lacra de la evasión, la elusión o las guaridas fiscales. Más aún cuando lo poco que se ha avanzado hasta ahora ha venido a golpe de filtración periodística y de escándalos que implicaban a una clase político-empresarial que ya no necesita ni puertas giratorias para conectar su loft compartido. Para evitar que un puñado de medidas cosméticas intenten tapar el hedor que sale de esas cloacas, resulta fundamental que la sociedad civil asuma el protagonismo de este combate y se movilice decididamente por la justicia fiscal y el reparto de la riqueza, con campañas de señalamiento y boicot a estas empresas y multimillonarios. En este sentido es tan interesante como inspiradora la campaña de ocupaciones de tiendas Apple que realizó Attac Francia hace unos años. Escraches y señalamientos a los bufetes, consultoras y bancos que operan y son intermediarios necesarios en la elusión y evasión fiscal contribuirían a dañar la imagen corporativa de estas multinacionales, precisamente uno de sus principales activos en estos tiempos de capitalismo líquido.

En estos meses de pandemia, vemos cómo florecen y se refuerzan comedores y bancos de alimentos autoorganizados por la sociedad civil, cubriendo así las necesidades de muchísimas familias allí donde las instituciones no llegan o no han querido llegar. Este trabajo comunitario de emergencia es un elemento fundamental ante la crisis, pero no solo es insuficiente, sino sobre todo difícilmente sostenible en el tiempo. Por eso es imprescindible conseguir que la solidaridad se convierta en derechos, las denuncias en sanciones y la justicia fiscal en normas vinculantes.

Tras años de desregulación financiera y economía de casino, durante la posterior Gran Depresión florecieron en EE.UU. los llamados clubes Share Our Wealth (Compartir nuestra riqueza) que llegaron a organizar a ocho millones de personas. Además de aportar ayuda de emergencia y recordarnos por enésima vez que solo el pueblo salva al pueblo, estos espacios se constituyeron también como plataformas de presión por una redistribución de la riqueza de la nación de manera más justa, con un tope a las fortunas personales de cinco millones de dólares, distribuyendo el resto a través de programas gubernamentales destinados a brindar oportunidades y un nivel de vida decente a todos los estadounidenses. Un dinámico movimiento socializante y desde abajo que empujó por el reparto de la riqueza y de las rentas más altas en uno de los momentos más críticos de las desigualdades en aquel país, y que contribuyó a la aplicación posterior de medidas redistributivas sin precedentes. Y un ejemplo, otro más, para quienes se escudan en la dificultad para no empezar a intentarlo. Tenemos que colocar la lucha por el reparto de la riqueza en el centro del debate y de la acción política. Solo así podremos conseguir que esta vez la crisis no la paguen las clases populares. Esta vez, que paguen los ricos.

––––––––

Miguel Urbán es eurodiputado y militante de Anticapitalistas.

Autor >

Miguel Urbán

Es eurodiputado de Anticapitalistas.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Belisario

    Muy claro e informativo, se agradecen artículos como este.

    Hace 9 meses 2 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí