1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

España, sol y playa

Auge y caída del “país de camareros”

Antes de la covid, el turismo suponía el 12,3% del PIB y el 12,7% del empleo. El sector arrastra males como la masificación, el trabajo precario y la financiarización. ¿Es esta crisis una oportunidad para un cambio de rumbo?

Mar Calpena 31/05/2020

<p>Turistas en la cala del Café del Mar (Ibiza) en 2003.</p>

Turistas en la cala del Café del Mar (Ibiza) en 2003.

Carlos Matilla

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Uno de los sectores económicos, si no el sector, que en España más rápidamente ha notado el embate de la covid es el turismo. No es de extrañar: el “país de camareros” debía  a esta industria, a finales de 2019, el 12,3% de su PIB, y un 12,7% de sus puestos de trabajo. Un peso económico que, sin embargo, se traducía en un salario medio un 17,4% inferior al de otros sectores. 

El turismo es, además, un sector que depende de la movilidad y de la sociabilidad, dos intangibles que ahora mismo están más que racionados. Si se cumplen las previsiones del World Travel and Tourism Council, uno de sus foros principales, este sector perderá cien millones de empleos en todo el mundo a causa de la pandemia y dejará de contribuir un 2% al PIB mundial. En esta tesitura, es lógico preguntarse si esta crisis no es la proverbial oportunidad para el necesario cambio de rumbo. Pero no se puede entender este desastre turístico –ni plantear soluciones– si no entendemos antes cómo hemos llegado hasta él.

El auge: de Torremolinos a Wall Street

El principal propietario de hoteles en España es el fondo buitre Blackstone. Un dato muy ilustrativo de lo que ha sido la economía turística de los años entre crisis: de esos polvos, estas llegadas masivas, esta especulación inmobiliaria, este empleo precario, y esta finaciarización desatada del país. Un panorama de postal postapocalíptica que se ha ido superponiendo como una capa de ceniza sobre el paisaje cotidiano de los destinos de playa y de las grandes ciudades –en especial, las de la costa mediterránea–, pero que no ha repartido sus beneficios –que también los tiene, ojo– sobre la España despoblada.  

“Muchas cuestiones del turismo están lejos del control de las comunidades locales, e incluso de municipios y comunidades autónomas, como puertos y aeropuertos”, comenta Macià Blázquez, profesor de Geografía en la Universitat de les Illes Balears y militante ecologista. “Ha faltado profundización democrática en una industria dominada por capitales transnacionales, y cuyo modelo además hemos exportado en España a periferias emergentes, y que son los caciques de hoy en día. Está muy desregulado. En segundo término, hay que pensar en indicadores concretos como el transporte aéreo, la dignidad del trabajo turístico y otros… Es una actividad sin chimeneas, relacionada con el ocio, como si no tuviera que tener nada malo. Ese el discurso dominante en las escuelas de turismo. Se enseña solo a servir al cliente, y tiene que haber un cambio, enseñar a trabajar para el orgullo y la dignidad de los profesionales”, señala. Concuerda con él Asun Blanco, geógrafa de la UAB y presidenta del grupo de trabajo de Turismo de la Asociación de Geógrafos españoles, quien además recuerda que la Organización Mundial del Turismo –la única agencia de la ONU en manos privadas– llegó a afirmar que “el turismo es la última alternativa de los pobres”.

Blanco, como Blázquez, como los otros entrevistados de este reportaje, pertenecen a una creciente corriente de académicos –geógrafos, antropólogos, sociólogos– que investigan cómo fomentar otros modelos turísticos, y que, en algunos casos, luchan desde el activismo en asociaciones como la Assamblea de Barris pel Decreixement Turístic o Grup Balear d'Ornitologia i Defensa de la Naturalesa. Algunos, como Iván Murray, también geógrafo en la UIB, centran su mirada en la historia económica del turismo. Su libro Capitalismo y turismo en España. Del milagro económico a la gran crisis es un ensayo, pero se lee como una novela de terror. Por él desfila la cadena de sucesos que nos convirtió en el proverbial “país de camareros”: desde la incorporación de España al capitalismo moderno por la vía del sol y playa fordista de la mano de la peseta barata, pasando por una transición y modernización marcadas por la transición al neoliberalismo, en el que la economía del país, y más después de la entrada en el Mercado Común, tiende a ser cada vez más financiera y menos productiva, y más precarizadas las condiciones de trabajo, pese a los fastos del 92.

La llegada de Aznar consolida lo que ya venía haciendo el gobierno de González, y el ladrillo (a golpe de reurbanizaciones) y la banca se convirtieron en los ejes de la carreta

La llegada de Aznar consolida lo que ya venía haciendo el gobierno de González en este sentido, y el ladrillo (a golpe de reurbanizaciones) y la banca se convirtieron en los ejes de la carreta (mientras las cadenas hoteleras españolas ‘redescubrían’ América plantando su bandera a pocos metros de donde lo hizo Colón, en la República Dominicana). El euro tapará muchos pecados: allá donde la peseta era débil, este permitió que entrara capital de todo el mundo encantado de especular con todo ese nuevo suelo disponible. Cuando Zapatero llegue a la Moncloa, poco variará en política económica, excepto que los vientos volverán a soplar a favor gracias a, tristemente, el terrorismo islámico, y a la entrada de algunos ilustres exmiembros del gobierno en la industria turística. La costa española se convierte en la tierra podrida que retrata Rafael Chirbes en Crematorio, una orgía de construcción donde, cito a Murray, “el 80% de los billetes de 500 euros que circulaban por el Estado (y el 20% de los de la UE) se localizaban en la Costa del Sol, Madrid y el Levante peninsular”. Muchos de ellos, procedentes de capital internacional. El turismo ya no iba desde hacía décadas al hotelito familiar en la playa, y, de hecho, puede que si viajaba a un hotel lo hiciese a un “todo incluido”, donde el grueso del presupuesto no se gastará nunca fuera del recinto hotelero. Pero la lógica, al menos hasta la covid-19, era la de hacer crecer el turismo residencial –las segundas residencias– o, más aún, la mercantilización turística de espacios urbanos. Vamos, la escapada con estancia en airbnb, excepto en los archipiélagos, donde los touroperadores seguían en pleno esplendor.

Una pandemia a las puertas de otra

Las imágenes de las Ramblas vacías o de los aeropuertos desiertos no pueden hacernos olvidar cuál era el estado de las cosas en la última década y media. Los intereses del lobby turístico habían ido de la mano de los del sector inmobiliario. Sin embargo, y a veces, el uno se había enfrentado al otro en algunas comunidades, si bien finalmente siempre han tendido a converger. Exceltur, el principal grupo de presión de la industria, pedía en 2007 una especie de plan Renove, el Pridet (Proyectos de Reconversión Industrial de Destinos Turísticos), a base de créditos blandos. El reajuste llegó por la vía de reducir los costes, y en particular, los laborales. De hecho, se sigue insistiendo en ello. Hace apenas unos mes el presidente de Exceltur y consejero delegado de Melià Hoteles, Gabriel Escarrer, advertía de que derogar la reforma laboral y aumentar el salario mínimo podía tener “consecuencias muy graves”. 

La lógica, al menos hasta la covid-19, era la de hacer crecer el turismo residencial o, más aún, la mercantilización turística de espacios urbanos 

Ernest Cañada, investigador especializado en turismo responsable y coordinador del grupo Albasud, ha centrado buena parte de su trabajo en describir los mecanismos que sustentan la precariedad del empleo turístico. “Existen dos discursos sobre esto. Uno dice que la precariedad es una leyenda negra, otro que no existe alternativa a ella para que siga habiendo turismo. Ambos son erróneos. La precariedad se da por las propias dinámicas del sector –oscilaciones de la demanda, anclaje a un territorio muy concreto, teóricas pocas necesidades formativas–; por una transformación del sector –donde antes solo había un hotel, ahora alguien gestiona la marca, otra empresa los servicios, y otra las dirige a todas controlando las finanzas con mirada cortoplacista–; y por la irrupción del capitalismo de plataforma que erosiona las relaciones laborales”. Cañada, quien ha escrito por ejemplo sobre las reivindicaciones de las kellys, pone de manifiesto que esta precarización se ha dado en casi todos los niveles de la cadena, y señala como ejemplo que en determinadas empresas turísticas en ciudades con escuelas potentes de hostelería, la plantilla puede estar formada hasta en un 80% por alumnado en prácticas.

Blanco, a su vez, recuerda que el turismo participaba también de las dinámicas polarizadoras que se vivían en otros ámbitos. “Se hablaba por ejemplo del overtourism, la masificación, que antes era la idea del sol y playa sin planificar, y que parecía que ya no existía porque se había focalizado en unos enclaves muy concretos tipo Lloret o Magaluf, aunque en realidad se estaba desplazando al turismo cultural, urbano y rural. Este daba la sensación de que no iban a provocar problemas, pero se estaba masificando igual que el resto. Con el añadido de que en este tipo de destinos los turistas están mezclados con el día a día de los residentes. Es entonces cuando se comenzó a hablar de ‘turismofobia’, aún cuando el conflicto estuviera en zonas muy localizadas”. 

La… ¿caída?

Este era el panorama. Y llegó la pandemia. El motor de movimiento perpetuo se caló, prácticamente de un día para otro. Ahora que lentamente se vuelve encender, cabe preguntarse cómo e incluso si no hay alternativas a él. Han abundado estos días los artículos sobre cómo serán los hoteles postcovid, sobre los cambios en los gustos de los turistas, sobre las medidas higiénicas que se deberán adoptar en restaurantes y aviones. Y vuelven también las dinámicas antiguas. El gobierno de Baleares ya ha pedido una fase piloto para poder acoger a tres mil turistas desde mediados de junio, algo que preocupa a Blázquez, así como otras iniciativas desreguladoras en el ámbito medioambiental. “Nos podemos encontrar una gran desigualdad tanto en condiciones sanitarias como en laborales. Podemos atraer por un lado a turismo de borrachera, sin ninguna preocupación ni responsabilidad por la situación sanitaria, y que ocupa enclaves de explotación intensiva, y por otra a turismo de lujo encerrado en sus villas, lo que tampoco es óptimo”. Concuerda con él Blanco, quien recuerda que “el turismo de golf se percibía como la panacea, cuando en realidad no gasta apenas y produce una enorme cantidad de externalidades negativas”.  

Pese a la crisis, el mismo día que se anunció que las fronteras españolas se reabrirían al turismo sin una cuarentena obligatoria, las acciones de Meliá Hoteles se revalorizaron en un 26,5% y las de NH Hoteles un 27%. Y la banca Goldman Sachs ha recomendado comprar acciones de Aena, que considera un valor sólido. “Se intenta vender como decrecimiento, pero en realidad se busca el ‘business as usual’”, comenta Blázquez. 

Cuando se anunció que las fronteras se reabrirían al turismo sin cuarentena obligatoria, las acciones de Meliá Hoteles se revalorizaron en un 26,5% y las de NH un 27%

Tampoco se muestra optimista Murray, quien apunta que “las posibilidades de que esta crisis suponga un cambio real son prácticamente nulas, porque todo el capital turístico está entrelazado con una estructura organizada de capital financiero. Esperar que a partir de una crisis el propio capital reflexione y rectifique es extremadamente ingenuo. Tenemos sobre la mesa un ejercicio de presión enorme por parte de los poderes económicos, y los territoriales, que los representan para que el Estado rescate a las grandes empresas, como estamos viendo por ejemplo con las compañías aéreas. Y tampoco veremos una bajada de los alquileres porque entren ahora más pisos en el mercado: al contrario, lo que veremos es una estrategia de los inversores para pasarse al circuito residencial haciendo más vulnerables a los inquilinos, con cambios normativos que todavía reforzarán más esto”. Murray cree que la razón es que “el sector sabe que se aproximan más crisis. Hay zonas turísticas que desaparecerán en veinte años por el cambio climático”. Y advierte también contra la tentación de trasladar los problemas del turismo a zonas que aún no los viven. 

El turismo doméstico, por otra parte, no parece tampoco mucho más que un parche, en un escenario en el que su potencial cliente posiblemente esté pisando por primera vez una cola del hambre. “En las zonas turísticas hay que contar con la subsistencia de los trabajadores. No se les puede decir que el turismo debe decrecer si su única vía de empleo es limpiar en un hotel o tener una pequeña tienda de souvenirs”, comenta este investigador.

Blanco añade otras preocupaciones a la maleta: “En las zonas no turistificadas, el turismo se sigue percibiendo como una alternativa, y se reconvierten los enclaves buscando algún punto de interés, no siempre de manera ordenada ni coordinada. Ni unos ni otros quieren oír hablar de decrecimiento, pero es que además las ciudades no tienen incidencia en los reguladores, en puertos y aeropuertos, por ejemplo. Si se quiere gobernar de un modo distinto, esto implica que se den procesos de gobernanza desde abajo. La planificación, aunque pueda parecer intervencionista, funciona. El sector al final solo acaba proponiendo siempre ampliar infraestructuras para crecer más, y es lo que intentará hacer ahora. Me da miedo la tentación del laissez faire”. Cierto es que los hoteleros habían entonado ya antes de la covid un leve mea culpa, apuntando a la necesidad de ir a un modelo más sostenible, tanto porque los resultados ya no era tan buenos como por los propios signos de fatiga del sector. Pero nada apuntaba que la senda del decrecimiento se fuera a tomar en breve. “Sería el momento idóneo para terminar con la turismodependencia”, dice Blanco, “pero sinceramente no creo que ocurra”.

Uno de los sectores económicos, si no el sector, que en España más rápidamente ha notado el embate de la covid es el turismo. No es de extrañar: el “país de camareros” debía  a esta industria, a finales de 2019, el 12,3% de su PIB, y un 12,7% de sus puestos de trabajo. Un peso económico que, sin embargo, se...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Mar Calpena

Mar Calpena (Barcelona, 1973) es periodista, pero ha sido también traductora, escritora fantasma, editora de tebeos, quiromasajista y profesora de coctelería, lo cual se explica por la dispersión de sus intereses y por la precariedad del mercado laboral. CTXT.es y CTXT.cat son su campamento base, aunque es posible encontrarla en radios, teles y prensa hablando de gastronomía y/o política, aunque raramente al mismo tiempo.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí