1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EL DECAMERÓN (XXXVI)

Jornada trigésimo sexta: estado de alarma-sutra

El fascismo era una XXXXXX. El postfascismo, lo mismo. Pero hace reír. Hasta que no

Guillem Martínez Madrid , 6/05/2020

<p>El control como planta que requiere cultivo</p>

El control como planta que requiere cultivo

G. M.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- Pues aquí. Micropiso. Conviviendo con mi yo adolescente. Concretamente, el peor de todos. El que vino de Berlín tras vivir en Kreuzberg varios meses. Un marilisti del anarquismo internacional. He intentado reintegrarme a mi vida normal en MAD. Sin éxito. Mis duchas adolescentes de 6 horas ahora se ven limitadas por las duchas adolescentes de 12 horas de mi yo adolescente. Si golpeo la puerta del baño en ese periodo, me llama fascista. Resulta difícil hasta comer, pues todo pasa por asamblea. En la asamblea de hoy, por ejemplo, mi propuesta de menú, tachada de fascista, era comernos las uñas. La suya, oursinade à la mode de Bologne sur Mer. No, si el mamón tiene estilo. Pero lo que ni él ni yo tenemos son erizos. Ni, de hecho, nada en la nevera. La hora del deporte en el micropiso ha sido muy tensa. Todos los deportes que proponía eran tachados de competitivos. Y, lo habrán adivinado, de fascistas. Finalmente, aprovechando que le estaba berreando con la boca abierta, ha zanjado la discusión metiéndome en ella un objeto extraño, en forma de pequeño papel secante. Nos pasamos el resto de la tarde mirándonos las manos. Él me habla del fascismo internacional, que quiere que trabajemos y no miremos las flores que nacen del cabello de las chicas en el trance de hacerles el amor. Y yo me acuerdo de Ilse, llenando la habitación del piso ocupado de Kreuzberg con las flores que surgían de su cabello. Y de su voz. Que era azul. Recuerdo la libertad más absoluta. La de las flores. Y digo flores y azul. Y, luego, maldito fascismo. Mi yo adolescente sonríe. Sus pupilas son flores puras. 

2- Chorrocientas horas después, empiezo este artículo. Estado de alarma y post-facismos. Se han colado. Como en cada biotopo, a partir de una lógica y un pasado interno, despenalizado, con trade-marks democráticos. Los de aquí: nacionalismos, constitucionalismo y procesismo. He dudado varias semanas en llamar a todo ese compendio por su nombre. La razón: ese nombre impide el diálogo. Pero, total, ya no hay diálogo. Si una parte de la sociedad espera que la otra vuelva, espera en vano. No hay pastillas para eso. Si exceptuamos las de mi yo adolescente. Que como que no. Hace años que no se produce el diálogo. Esta pandemia, en vez de facilitar ese dirigirse la palabra, ha radicalizado la propaganda. Es decir, la realidad paralela de la que se nutren los postfacismos. Igual puede ayudar llamar por su nombre a las cosas, explicar que responden a una lectura sentimental de la información, a la creación de marcos restrictivos, y que sólo conducen a la represión –a la amenaza física, incluso– y penalización de una parte de la sociedad. O igual no sirve para nada. Yo qué sé. En todo caso, no es mi problema. Bueno. Estado de alarma.

3- Esp ha sido el único Estado de la UE que lo ha proclamado. Es el nivel de estado raruno más leve. Otros Estados han optado por el estado de emergencia sanitario. O por algún símil. Las diferencias en la UE han sido pocas, en ese sentido. Fundamentalmente, restricción al derecho de circulación y de reunión, e implementación de una autoridad sanitaria, que no ha intervenido los sistemas autonómicos o federales. De alguna manera, todas esas restricciones han sido consensuadas en la sociedad. Sin ese consenso social, sin la idea íntima de que era necesario quedarse en casa, el estado de alarma hubiera sido un pitote. No lo ha sido –bueno, no se pierdan el punto 4–. Ha sido el confinamiento más riguroso de Occidente. Ha sido casi oriental. O sin el casi en algunos tramos –que no se pierdan el punto 4–. Respondía, supongo, a diversas interiorizaciones de la sociedad. Una, la más conservadora, respondía a la obediencia. Es decir, al miedo. En el otro extremo, en el que me incluyo, respondía a esta percepción: nos hemos quedado en casa para no saturar un sistema sanitario colapsado ya desde los recortes, de manera que ese sistema sanitario salvara cuantas más vidas pudiera. Hemos renunciado a la libertad de movimiento y de reunión por una clase política que, en la anterior crisis, reformó la CE78, negándole el Bienestar. Y recortó todo lo que pudo, continuando con sus negocios. De manera aún más acusada en MAD y Cat. 

4- Pero el estado de alarma ha sido más cosas. En su lado negativo, ha sido interpretado por el TC/ el deep State/esa joya como un estado de excepción, que impedía manifestaciones, por ejemplo. El Gobierno tampoco ha estado muy fino al respecto, otorgando al Ejército funciones informativas, coreográficas y de imagen que no son adecuadas en un estado de alarma. Y que le hacen poner a uno cara de póquer. Durante semanas, incluso, especuló con la idea de que Ejército y GC patrullaran juntos. Mientras las flores salían de sus respectivos rizos. Lo que hubiera supuesto cruzar una frontera infranqueable en democracia.

5- En su lado mal-rollo-pero-no-tanto, ha supuesto la desfederalización de uno de los pocos ámbitos más o menos federales. La Sanidad. No se han intervenido las CC.AA. –cuidadín–, simplemente se les ha puesto bajo una autoridad sanitaria. Supongo que era una medida contra el trumpismo autonómico. Que podía ser llamativo en Murcia, Cat y MAD. Sólo lo fue en Cat y MAD. Tal vez se hubiera tenido que recurrir a otras medidas que premiaran la responsabilidad federal –o peor, la responsabilidad a secas– por encima del suicidio sanitario, en comunidades como Euskadi, Navarra, País Valencià, Balears o Asturies, que lo han bordado. Esto es, exactamente, algo parecido a lo que se intenta en esta renovación del estado de alarma –no se pierdan el punto 12-.

6- Sobre el trumpismo. Y para reír. Ha consistido, en los USA, en decir chorradas para impedir hablar de muertos. Es decir, de responsabilidad política. El “esto se quita con lejía” de Trump, es el pollo por las 1.714 mascarillas de Torra, o el “la gente se muere en accidentes de coches y nadie prohíbe circular” de Ayuso. Esas declaraciones acientíficas y en modo los-payasos-de-la-tele impiden ver el drama proponiendo otro. El drama: no había ni capacidad, ni posibilidades, ni ganas, pues el trumpismo no accede al poder para esas cosas. Es un saqueo, vamos. Nadie vota saqueo, lo que implica un cambio descomunal en los discursos y en la información. 

7- En su lado positivo-luminoso, el estado de alarma ha posibilitado un exotismo. En la crisis del 2008 las primeras medidas del Gobierno –PSOE– fueron a) agilizar la cosa judicial para la cosa desahucios –se dice rápido–, y reformar la CE78, de manera que fue la primera Consti post-45 que dejó de serlo –se dice rápido, indeed–. En esta, han gastado entre el 1,6 y el 1,7 del IPB en medidas para PYMEs, autónomos, ERTEs y rentas bajas. “Eso es una miseria. Es fascismo”, dice mi yo adolescente. Es una miseria, le digo, pero no es miserable, como en 2008. Todo dependerá en el futuro de cómo se lo monte la UE con ese deuda, que podrá aumentar. O frenarse en seco. Mañana me lo cuenta, por cierto, Isidro López.

8- Estas medidas descansan en el estado de alarma. Se justifican en eso. En una gran alarma. No alarma = no medidas de gasto. Sí, se podrían llevar vía decretazo. Pero perderían agilidad y universalidad. A falta de responsabilidad federal –muy compartida; nadie la tiene en todo el Estado, snif– y de responsabilidad a secas, podría ser un –otro– instrumento de odio y propaganda y desigualdad en algunas comunidades. Ojo, que hablamos de postfascismos. No de ONGs.

9- Votar la tradicional renovación del estado de alarma en el Congreso era una votación netamente ideológica. Consistía, indirectamente, en prolongar en el tiempo las medidas de gasto social. O no. Por lo mismo consistía en finiquitar la autoridad sanitaria. En dejar a las CC.AA. a su bola en el momento desconfinación. Es decir, a MAD y Cat, dos comunidades que, a pesar de sus discursos de radicalidad sanitaria y confinamiento chino, jamás los han intensificado, salvo de manera oral, y para marcar distancias propagandísticas ante el Gobierno. Se votaba volver a la normalidad rapidito y con el menor número de cambios, gestionando la normalidad y los cambios y la propaganda. El relato de lo sucedido. Un chollo.

10- Ha sorprendido la entrada de ERC en el campo semántico del neolib, cada vez con mayores ejes y comportamientos postdemocráticos. Hay varias razones. Se las enumero.

11- ERC lleva, en la Gene, las Consellerias que deberían haber coordinado y paliado la cosa –Sanitat y Benestar Social–. Quizás por eso mismo, Torra ha potenciado que todo pase por Interior –ole–, Conselleria consagrada al discurso postfascista europeo. A la emisión de trumpismos, propaganda, guerra cultural y odio y enfrentamiento social. Propuestas estilísticas con las que ERC no ha tenido grandes problemas, por otra parte. La gestión de la pandemia por parte de ERC ha sido o mala o nefasta –lo tendremos que evaluar con tranquilidad–. Ha primado el odio –el bicho viene de fuera, y las medidas para combatirlo; ayer trascendió que, de los 170.000 PCRs anunciados por la Gene, en realidad se hicieron unos cuantos menos; sólo 32; es posible que a miembros del Govern, por tanto–. Cuando esto se tranquilice, vendrá la cosa judicial. A tope en Austria –una estación de esquí, que es posible foco europeo de contagio, no se cerró para no provocar pérdidas–. En Francia, Irlanda, Italia y Esp van a tope. Fiscalía tiene abiertos expedientes en más de 140 centros en todo el Estado –Cat y MAD, brillan–, a los que hay que sumar las demandas privadas por lo de las residencias, o por la negativa de la Gene, en plena escabechina, a abrir hospitales militares. Los herederos de los que mintieron a su sociedad hace tres años, en todo caso, han vuelto a hacerlo en una pandemia. Y, esta vez, a diferencia de la anterior, los delitos convocados pueden ser verosímiles. A ERC sólo le queda asumir su obra y explicarla a la sociedad. O tirar hacia adelante, como en anteriores ediciones, con las herramientas propagandísticas del procesismo. El clientelismo, el marco, y el fake, mediatizado –en lo que es la gran diferencia con Vox y PP– por unos medios de comunicación públicos y concertados que harían pasar a Urdaci como un desviacionista Kerenski. Parece, visto lo visto hoy en el Congreso, que van por ahí. 

12- La segunda opción de la negativa de ERC a votar el estado de alarma es tardía. Desde ayer, cuando el Gobierno, vía Ciudadanos –que lo está dejando– y PNV, se garantizó el estado de alarma y se hicieron públicos los criterios gubernamentales para el desescalonamiento en fases. No los cumplirá ni la Esp Vacía más vacía. El medidor será la autoridad sanitaria, que cortará el bacalao, con datos objetivos. E inasumibles, diría. Es decir, que las CC.AA. que opten por la propaganda para defenderse de su ineptitud no se librarán de ser visualizados como entes que no cumplen con sus objetivos sanitarios. Tal vez sólo se puede librar Cat de eso, que tiene una industria del fake llamativa.

13- Por lo demás, ERC hoy ha votado junto con Vox. Y, por los pelos, junto a PP, que en el último momento le ha llegado la astucia de la abstención. La mayoría gubernamental pierde a ERC, tal vez forever. Pero gana a Ciudadanos, un mal rollo, si bien ahora provisto de astucia. PNV, con su sí crítico, y Bildu, con una abstención crítica y sustentada en derechos, han brillado con luz propia, y con una lógica cabal. Si pasa algo sexy en lo territorial, vendrá de esos dos partidos vascos y del pack valenciano. Cat ha dejado de emitir, salvo propaganda, por primera vez en la historia. Comuns, víctima estos días de su tercera guerra cultural perdida –las repaso, para que vean el percal del postfascismo: primera: el saqueo del procesismo de una expo sobre Franco, porque estaba edificada en territorio sagrado; ese mismo 2017, la segunda: el saqueo por el procesismo de una expo de arte degenerado, por estar edificada en un territorio etc; la tercera: lograr suspender un concierto del Ajuntament, porque todo es territorio sagrado–, ha estado, por fin, crítico ante el carácter derechista de los ulteriores referentes de ERC. La CUP, otra anécdota ideológica, pero no comunicativa, ha votado en contra. Por el despilfarro, entre otros dadaísmos. Las izquierdas del Primer Mundo son un lío, en tanto no se agarran al mundo, sino al léxico. “Rayos, había algo que no me cuadraba de Berlín, ¡y era eso!”. Sí, lo aprendimos ahí.

14- Casa. Asamblea pro-cena. Discusión. Boca abierta. Papel secante. Manos. Flores. Azul. El fascismo era una XXXXXX. El postfascismo, lo mismo. Pero hace reír. Hasta que no. 

 

1- Pues aquí. Micropiso. Conviviendo con mi yo adolescente. Concretamente, el peor de todos. El que vino de Berlín tras vivir en Kreuzberg varios meses. Un marilisti del anarquismo internacional. He intentado reintegrarme a mi vida normal en MAD. Sin éxito. Mis duchas adolescentes de 6 horas ahora se...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí