1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

'Mi' criminal de guerra

Empatía por el diablo

La escritora Jessica Stern pasó de publicar un libro exitoso sobre el terrorismo islámico a cuestionar el genocidio de los bosnios musulmanes y quedarse prendada de Radovan Karadžić, responsable de la masacre de miles de personas

Rafia Zakaria (The Baffler) 26/05/2020

<p>La escritora Jessica Stern, autora de <em>My War Criminal </em>y Radovan Karadžić, condenado por genocidio y crímenes de guerra.</p>

La escritora Jessica Stern, autora de My War Criminal y Radovan Karadžić, condenado por genocidio y crímenes de guerra.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“Me convierto en un auténtico soldado cuando estoy bajo una amenaza real. Si el avión se está estrellando, querrás que yo esté al mando”, escribió Jessica Stern, la magistral decodificadora de las mentes terroristas, en su memoria de 2010. El libro, que presentaba el declarativo título de Negación: Memorias del terror [Denial: A Memoir of Terror], se publicó siete años después del volumen que la permitió ganarse un lugar privilegiado entre el plantel de expertos en terrorismo: Terror en nombre de Dios: Por qué matan los militantes religiosos [Terror in the Name of God: Why Religious Militants Kill]. Stern se granjeó el respeto generalizado, seguido de numerosos elogios, tras los atentados del 9/11, cuando la fiebre por explicar el misterio de los militantes estaba en pleno auge. Ese libro, como muchos otros del mismo género, relacionaba someramente el terrorismo religioso (léase islamismo) con algo específico e inherente a la ideología, en lugar de relacionarlo con una avaricia ordinaria por el poder. El éxito del libro le produjo generosos réditos: dio clases en Harvard y con el tiempo terminó obteniendo una cátedra en la facultad Frederick S. Pardee de Estudios Globales de la Universidad de Boston. Stern, que aparecía con regularidad en programas de radio y televisión, había conseguido crear una marca personal, como Jessica Chastain en La noche más oscura, con la que podía salvar a Estados Unidos porque había descifrado a los terroristas.

El espectáculo de mujer que susurra a los terroristas funcionó a las mil maravillas durante más de una década. Eran los años del terrorismo islámico, una época muy eficaz a la hora de justificarlo todo: dos guerras y el asesinato de cientos de miles de iraquíes y afganos, en nombre de acabar con el terrorismo. Sus memorias profundizaban en las razones que le habían llevado a estudiar a los terroristas, y vinculaban la fascinación que sentía por ellos con los abusos y agresiones sexuales que había sufrido durante su infancia. Era esa habilidad para reconocer en los terroristas que estudiaba a las personas que habían abusado de ella lo que hizo que fuera tan hábil a la hora de poder entenderlos de verdad, según decía ella misma. En 2015 Stern publicó otro libro, ISIS: El estado del terror [ISIS: The State of Terror], escrito junto con J.M. Berger, que demostraba que la decodificación de terroristas seguía siendo una empresa lucrativa.

Más recientemente, la “derrota” de ISIS y la aparición de un terrorismo nacional de supremacistas blancos rebajaron el perfil de la camarilla de expertos en terrorismo islámico, Stern incluida. Algunos sucesos personales, como nos cuenta en su último libro Mi criminal de guerra: Encuentros en persona con un arquitecto del genocidio [My War Criminal: Personal Encounters with an Architect of Genocide], también contribuyeron a ese proceso. El nacimiento de su hijo provocó que su vieja afición por salir a la búsqueda de terroristas fuera insostenible. (“Me prometí no volver nunca más a correr ese tipo de riesgos”). La solución que adoptó Stern fue cambiar a los terroristas por criminales de guerra ya capturados y condenados. “Algunos años atrás decidí que la mejor forma de hacer uso de esta habilidad era concentrarme en los terroristas presos”, escribe, puesto que sería “más seguro que entrevistar a terroristas sobre el terreno” y, al mismo tiempo, no tendría que dejar “mi trabajo de toda la vida”.

A los pocos minutos de que comience su primera cita en una sala de la cárcel de La Haya, Stern ya se ha quedado prendada

El criminal de guerra que eligió Stern fue Radovan Karadžić, la persona responsable de diseñar la masacre de miles de hombres y niños musulmanes en Srebrenica en julio de 1995. Como demostrar las motivaciones de “su” criminal de guerra (el pronombre posesivo le sobrevino naturalmente durante las conversaciones “intensas y excepcionalmente prolongadas” que mantuvo con Karadžić) es una tarea lógicamente menos cargada de acción que la caza de terroristas musulmanes, Stern añade su propia teatralidad. Karadžić, el hombre que se presenta a las entrevistas con una “camisa marrón con la que podría haber dormido perfectamente y un raído jersey de viejo”, y que sostiene una caja de fruta llena de golosinas, se vuelve alto y amable, con unos “rasgos sorprendentes”, y una figura que “se eleva por encima de su entorno”. Exuda un poder que atrae a Stern, aunque tampoco tiene que esforzarse mucho; a los pocos minutos de que comience su primera cita en una sala de la cárcel de La Haya, Stern ya se ha quedado prendada. Tal y como lo describe ella: “Esa fue la primera vez que conecté. Y duró una larga temporada”. En encuentros posteriores tienen lugar unas sesiones de curación de energía que rebosan una marcada tensión erótica: “Bajo su atenta mirada, experimenté una regresión. Hacía lo que me decía, como una niña obediente o una estudiante modelo”, narra Stern. Aunque esto no es motivo para preocuparse, ya que todo forma parte de la táctica de Stern, que conlleva “imbuirse de la subjetividad del terrorista”, porque eso es lo que le permite “llegar a entender por completo lo que piensa”.


No obstante, más allá de la vergonzante extrañeza que produce, esas confesiones dan ligeras pistas de que Mi criminal de guerra no es una recopilación de la historia de Karadžić, ni de sus motivaciones, sino de una seducción, una en la que un asesino venido a menos consigue cautivar a una académica, y hacerla ingresar en el ámbito de la duda y la absolución. De hecho, con el tiempo, Stern comienza a repetir como un loro algunas alarmantes negaciones del genocidio por el que se condenó a su criminal de guerra.

En la página 41 ya plantea lo que suena demasiado como un argumento que tiene en cuenta a “ambas partes” para justificar un genocidio que claramente fue diseñado por una sola. Uno de los caminos hacia el odio que ella racionaliza “se produce cuando un grupo étnico dominante teme perder su estatus y sus privilegios. Tal y como los serbobosnios temieron perder su estatus como grupo demográfico dominante”. Sean cuales sean los trucos mentales que Stern pueda estar utilizando, esa conclusión es “equívoca”, según explica el académico Edina Bećirević de la Universidad de Sarajevo, que la propia Stern cita en su libro.

La peor parte viene cuando Stern alega que los propios bosnios musulmanes fueron los responsables de al menos algunas de las matanzas

Lo mismo sucede con su alcance. Cuando trata el asedio de Sarajevo, Stern recurre a unas expresiones que describen la ciudad como un “icono contemporáneo de atrocidades”, que atrae a unos periodistas que más tarde presentan la impotencia de la población como un relato binario del bien contra el mal. La verdad no es lo que les motiva, sino un espíritu emprendedor y arribista que busca el sensacionalismo. Cuando menciona las 14.000 muertes de Sarajevo, no puede evitar añadir que en el lugar del genocidio habitaban “emprendedores morales” que habían acudido a la ciudad en tropel durante las atrocidades. Es la mercantilización de la violencia en ese momento, y no la verdad del genocidio, lo que le aporta la fama a Sarajevo.

La peor parte viene cuando Stern alega que los propios bosnios musulmanes fueron los responsables de al menos algunas de las matanzas, que supuestamente perpetraron para “convencer a la comunidad internacional de que apoyara una intervención militar”. Según dice: “Hubo una serie de casos en los que los investigadores concluyeron que los bosnios musulmanes habían lanzado ataques para que pareciera que habían sido los serbios”. Hace falta rastrear minuciosamente las referencias del libro para descubrir que la investigación del académico que ella cita es la de Bećirević, el cual ha escrito una denuncia categórica del libro de Stern y del uso que hace de sus investigaciones en el mismo.

A pesar de ser una superviviente de abusos sexuales, Stern demuestra no sentir mucha empatía por aquellos que han sufrido otro tipo de traumas en Sarajevo

Negar el genocidio está de moda hoy en día. Peter Handke, un declarado negacionista de la masacre de los bosnios musulmanes, recibió el año pasado el Premio Nobel de Literatura; al final resultó que dos miembros del Comité Noruego del Nobel se habían visto influenciados por ciertas teorías de la conspiración que afirmaban que se habían exagerado los crímenes serbios. Lo que se puede deducir después de leer el relato de Stern es un reflejo de lo autoindulgentes que pueden llegar a ser los académicos de élite solo para desarrollar su marca y la de sus investigaciones. Stern retuerce el efecto del trauma para convertirlo en una especie de método de investigación, y todos aquellos que han participado en el libro, desde la casa editorial hasta el editor, parecen haber estado de acuerdo. El resultado es terrible. Siendo indulgente, el libro de Stern es el ejemplo de un antiguo académico especializado en terrorismo que no sabe qué hacer en esta época de posterrorismo, y que es capaz de utilizar el acceso que ha tenido a un criminal de guerra en cautividad para escribir un libro cuya conclusión última es poner en duda unos hechos demostrados.

Es una perniciosa mezcla: un relato histórico adulterado por los instintos subjetivos que Stern desarrolló en respuesta a un trauma infantil. A pesar de ser ella misma una superviviente de abusos sexuales, Stern demuestra no sentir mucha empatía por aquellos que han sufrido otro tipo de traumas en Sarajevo. Su adoración la reserva en cambio para el arquitecto de esos traumas. Si en su anterior libro el islam constituía el fundamento para producir terroristas, ahora, en su último libro, los musulmanes son en cierto modo cómplices de su propio genocidio.

El interludio chapucero e indulgente de Stern para tratar los crímenes de guerra habla muy poco del sufrimiento o del mal. Al comienzo de uno de los primeros capítulos, llega casi a compararse con Hannah Arendt, que también escribió un libro sobre un criminal de guerra: Eichmann en Jerusalén. La comparación es algo grandilocuente, pero típica de Stern. En su magistral estudio, Arendt aborda la banalidad del mal; pero en la poco convincente obra de Stern, la banalidad pertenece al esfuerzo de una académica en el final de su carrera, cuya trascendencia en declive enturbia e induce al error, que además vende su propia confusión moral como si fuera una complejidad psicológica.

---------

Traducción: Álvaro San José.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en The Baffler.

Rafia Zakaria es la autora de La mujer de arriba: una historia íntima de Pakistán [The Upstairs Wife: An Intimate History of Pakistan. Beacon, 2015] y Velo (Veil. Bloomsbury, 2017). Es columnista de Dawn en Pakistán y escribe con asiduidad para Guardian, Boston Review, The New Republic y The New York Times Book Review.

Autora >

Rafia Zakaria (The Baffler)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí